Viernes, 05 Marzo 2021
BREAKING NEWS
Jueves, 14 Junio 2018 10:51

Marimba para papá

Una historia ejemplar, llena de amor y de sacrificio familiar
De la aldea Las Brisas, Sibilia, Quetzaltenango en Guatemala. Donde la agricultura, la crianza de animales y los quehaceres del hogar, fueron parte de la niñez del señor Benvenuto Barrios. Los consejos de su padre lo forjaron a ser un hombre que no se rinde, honesto, trabajador, que ama a su familia y un apasionado por la música.
Hijo de Paulino Barrios y Elena Girón, Benvenuto es el mayor de ocho hermanos. Padre de familia, abuelo y el fundador de Marimba Estrella Chapina. El es un pilar, no solo para su hogar si no para la comunidad guatemalteca en Oklahoma.
“Desde muy pequeño comencé a trabajar en el campo, ayudando a mis padres, pero sin dejar de estudiar. En el año 65 cuando terminé la primaria, tuve la oportunidad de viajar a los Estados Unidos en una gira artística, con la agrupación Santa Teresita, donde tocaba la marimba. Viajamos por muchas ciudades, incluyendo Oklahoma. Al terminar la gira regresé a mi país. Estuve en Guatemala por un año, luego volví a Estados Unidos, estudié la preparatoria y aprendí inglés, pero la verdad comencé a extrañar a mi familia y nuevamente decidí volver a Guatemala”, platicó Benvenuto Barrios.
Después de dos años y medio, el señor Barrios intentó ingresar a una escuela de música, pero no tuvo los recursos necesarios para hacerlo, ya que era muy costosa. Así que otra vez decide viajar a los Estados Unidos y comenzar de nuevo. Esta tercera ocasión, fue definitiva. Benvenuto Barrios comienza una nueva aventura en el país extranjero. Aunque fue difícil, logra encontrar trabajo y con
el tiempo se compró su casa. A los 27 años, el amor tocó su corazón y decide casarse. Leticia y Bennette Barrios, fueron los hijos que procreó. Tristemente después de 12 años de casado, el matrimonio de Benvenuto y Lina terminó.
“Fue muy difícil la separación con mi esposa. Mis hijos eran adolescentes y aunque en ese momento querían quedarse conmigo, no pudieron. Cuando cumplieron la mayoría de edad, regresaron a mi lado, pero ellos al igual que yo, sufrieron mucho el divorcio. Especialmente mi hijo, pasó un proceso de rebeldía, en ocasiones no sabía que hacer con él. Solo puedo decir que Dios me ayudó y me dio la sabiduría. Como padre he vivido situaciones muy duras, pero también he aprendido mucho. Creo que en todo momento debemos estar firmes en lo que queremos, no concentrarnos en lo que está pasando, si no estar consientes de que algún día las situaciones difíciles terminarán. Debemos tener paciencia en todo tiempo”, sentenció el señor Barrios.
Benvenuto no solo se hizo cargo de sus hijos, después de que cumplieron la mayoría de edad, también ha sido parte fundamental para su nieto, a quien ha criado como si fuera su hijo.
“No entiendo a veces porqué las cosas suceden, pero a mi hijo le pasó lo mismo que a mí. Su esposa lo abandonó cuando mi nieto tenía 60 días de nacido y tuve que ayudar a cuidarlo, ya que mi hijo no sabía que hacer y se frustraba. Todo lo que he hecho por ellos, ha sido con amor. A pesar de vivir cosas muy difíciles estoy feliz, no me hace falta nada, me siento completo. Dios me ha dado todo lo que necesito. Quizás en algún tiempo me dejó si nada, pero con el
pasar de los años, él mismo se encargo de multiplicarlo”, señaló don Benvenuto Barrios, quien asegura que ser papá es difícil, pero no imposible y que el amor por los hijos, hace que todo pueda superarse.
“En los próximos días estaremos celebrando el Día del Padre y si me preguntaran ¿cual sería el mejor regalo para mí? Lo único que quisiera,
es estar reunido con mi familia, hacer una cena y que no falte el sonido de Marimba. También quiero aprovechar y decirle a todos los papás, que deseo de corazón, que Dios siga bendiciendo sus vidas y que si tienen problemas, búsquenlo y Él les dará la salida”, compartió.

Publicado en Oklahoma City
Jueves, 24 Mayo 2018 10:26

¡De cita con el Ortodontista!

El cuidado bucal es de suma importancia.

Gabriela Restuccia Buccarelli, ortodontista venezolana quien ejerce en la ciudad de Oklahoma City para la clínica Orthondontics Exclusively, expresa la importancia y las particularidades que tiene esta especialidad de la ortodoncia para el cuidado de los dientes desde temprana edad.

“Hay muchas cosas que influyen, la genética obviamente juega un rol importante en cual va a ser la posición definitiva de tus dientes, tanto superiores como inferiores, pero por ejemplo si durante ese comienzo de los dientes primarios y dientes permanentes no existe un cuidado de los dientes en el niño, este puede desarrollar infecciones como las conocidas caries”, comentó Gabriela.

Para Gabriela Restuccia, esta mismas infecciones son las que causan la pérdida en la mayoría de los dientes, y conlleva a los pacientes acudir a un ortodontista.

“Una vez que se empieza a perder piezas dentarias, comienza haber otros problemas porque los dientes comienza a moverse a posiciones que no son las adecuadas, y es ahí cuando el paciente va a necesitar un tipo de aparato o algún tipo de retenedor que el ortodontista lo puede ayudar”, expresó Gabriela, quien también asegura que este tipo de problema le suele suceder a niños que toman biberón por muchos años.

La tecnología ha ayudado mucho en el avance de los instrumentos de la ortodoncia, sin embargo los aparatos tradicionales para los pacientes siguen siendo muy usados.

“Los aparatos tradicionales todavía se usan, es lo que normalmente llamamos ‘bracers’ (Inglés) o frenillos como se le conoce en Venezuela, pero si, han avanzado muchísimo, estos mismos aparatos ahora cuentan con una gran tecnología, y existen nuevos diseños”, Gabriela comenta que hoy en día también existen nuevas opciones para el paciente adulto, como la de los “retenedores“ cuyo diseño es transparente.

Por otro lado, el alto costo de las consultas junto con el tratamiento son factores que a muchos pacientes se les hace difícil de entender al momento de costear sus visitas. Gabriela Restuccia explica el por qué.

“Todo depende del caso, estamos hablando de que un tratamiento de ortodoncia en promedio tarda entre año y medio a dos años, y esto conlleva a las citas constante al ortodontista en donde hay que activar los aparatos y a su vez cambiarlos”, Gabriela considera que son un conjunto de recursos que se necesitan (tomar radiografía, tomar fotos, escanear los dientes, etc.) para un buen tratamiento sobretodo todo en la fase inicial.

A pesar del aspecto económico poco favorable para algunos de los pacientes en Oklahoma City, Gabriela Restuccia junto a su equipo, trabajan en un proyecto nuevo y comunitario llamado “Embrace” que servirá a los pacientes costear los tratamientos de ortodoncia.

“Esta fue una de las razones por la que me uní a la clínica Orthondontics Exclusively…este es un programa en el que vamos a permitir a quien no pueden costear tratamientos de ortodoncia para sí mismos o para sus hijos. El programa principalmente lo queremos enfocar en niños y adolescentes que realmente necesitan ortodoncia”, Restuccia asegura que mediante este programa de alguna manera servirá para ayudar de esos niños que sufren de bullying o burla por sus dentaduras.

Una comunidad que sin duda también desea servir Gabriela, es a la comunidad hispana en Oklahoma City.

“Estamos tratando, de hecho queremos empezar con nuestra página web en español y las redes sociales…queremos crear todas las redes sociales en paralelo en español”, comentó Gabriela quien asegura que por ser hispana y su perfil de trabajo, era exactamente lo cual la clínica Orthondontics Exclusively buscaba.

Gabriela Restuccia Buccarelli, nació en Caracas, Venezuela, Se graduó de odontólogo en la Universidad Central de Venezuela en el 2011, y obtuvo su maestría en ortodoncia en la Universidad de Oklahoma en el 2016. Actualmente trabaja para la clínica Orthondontics Exclusively ubicada en la calle 1516 SW 119th Street, en la ciudad de Oklahoma City.

Gabriela también es profesora en el departamento de ortodoncia de la Universidad de Oklahoma. Uno de los reconocimientos más importantes y recientes en la carrera de Gabriela Restuccia, fue al ser nombrada por su labor, como mejor ortodontista en este 2018 en las ciudades de Moore y South Oklahoma City,

Publicado en Ritmo de OK
Jueves, 10 Mayo 2018 10:29

El amor todo lo puede

Gilma Ramjak Peñalba, una mamá que superó los obstáculos y se levantó por amor a sus hijas.

Dicen que el ser mamá es uno de los mejores trabajos del mundo, y aunque no es remunerado económicamente, muchas mujeres que se dedican a este oficio, señalan que la sonrisa de sus hijos, estar siempre a su lado y verlos crecer, es el mejor pago que pueden recibir.

De igual manera Gilma Ramjak Peñalba, comparte este sentimiento de ser mamá. Ella es oriunda de Panamá, madre soltera de dos hermosas y talentosas hijas, Aschley (su hija mayor) y Amber Ramjak. La relación que ellas mantienen, va mas allá de madre a hija. Gilma asegura que también son mejores amigas, cómplices y que siempre hablan con la verdad, independientemente la situación que enfrenten.

“Desde que me casé, siempre tuve el deseo de ser mamá. Lamentablemente en aquel tiempo no podía tener hijos, la verdad no se a que se debía. Fui al doctor, pero me comentó que todo estaba bien. Fue algo complicado, ya que anhelaba con toda mi alma ser mamá. Pasó el tiempo y gracias a Dios, me di cuenta que estaba embarazada, aunque mi embarazo fue de alto riesgo. Antes de que naciera mi primer hija, estuve hospitalizada seis veces. Por eso siempre digo que Aschley es un milagro de Dios. Cuando la vi en mis brazos, tan pequeña, sabía que mi vida no sería la misma y que haría lo posible por darle todo mi amor”, compartió la señora Gilma Ramjak.

Gilma Ramjak Peñalba, comenzaba a sentirse completa, estaba logrando todos sus objetivos, tenía un trabajo que disfrutaba y una familia que amaba. Pero tristemente Gilma enfrentaría uno de los momentos más difíciles.

En el año 1995, comienza a trabajar como asistente de maestra en las escuelas públicas de Oklahoma. En el año 2000 cuando nació su segunda hija, decide retirarse de su trabajo para dedicarse al cuidado de las pequeñas Aschley y Amber; y al mismo tiempo abre una guardería en su casa. Todo iba bien, hasta el año 2004;  se divorcia y todo empieza a cambiar. Ahora tendría que poner mas esfuerzo y seguir adelante sola con sus dos hijas.

“Estuve casada por muchos años con el padre de mis hijas, pero ciertas situaciones me llevaron a divorciarme. Fue un momento triste. Yo tenía un castillo hermoso, pero ese castillo de un día para otro se derrumbó. Sufrí, lloré y pensé que no superaría ese dolor, pero al final me sequé las lágrimas, y por mis hijas me levanté y seguí adelante. Ellas fueron mi razón y el motivo para continuar”, confesó.

Poco a poco Gilma logró salir de la situación tan difícil que enfrentaba. Continuó su trabajo en la guardería que había iniciado en el año 2000. El cuidar de sus hijas y otros niños la ayudó. También comenzó a hacer donaciones a organizaciones y ayudar al prójimo, dar regalos al necesitado en tiempo de navidad y convivir con personas que no tienen hogar.

“La vida me puso obstáculos y cosas tristes, pero nunca me di por vencida; me di cuenta que al final de todo lo malo, había una luz que me daría la salida. Esa luz fueron mis hijas. Como madre, siempre traté de que mis hijas estuvieran haciendo cosas positivas y estaba al pendiente ayudándolas y aconsejándolas”, mencionó Gilma, quien además asegura que el Día de las Madres, lo disfruta con sus hijas en la iglesia y posteriormente van a cenar a un restaurante.

“Yo y mis hijas, somos como los tres mosqueteros. Siempre nos ayudamos mutuamente. Hemos llorado, sufrido, reído y disfrutado, pero siempre juntas. Si yo pudiera dar un consejo a las mamás, les diría que desde el principio que sepan que tienen en su vientre un bebé; ámenlo y cuando lo tengan en sus manos, siempre prométanse luchar por ellos, sin importar las situaciones”, señaló.  

Publicado en Ritmo de OK
Jueves, 26 Abril 2018 11:03

La princesa Andrea

Niña Hispanidad Oklahoma 2017, asegura que nuestra voz es el arma más poderosa.

Al conversar con Andrea Ramírez, te das cuenta desde el primer momento, el gran talento, humildad, madurez y simpatía que tiene. A pesar de su corta edad, Andrea es un ejemplo a seguir para muchos. Actualmente es la ganadora del concurso de belleza local Miss Hispanidad Oklahoma, en la categoría Niña Hispanidad Oklahoma 2017-2018.

Esta bella niña, es nacida en esta ciudad de Oklahoma, pero de padres guatemaltecos, quienes le han enseñado no solo amar la cultura de Guatemala, sino valores que han servido para que Andrea sea una niña y estudiante exitosa.  

“Mis padres me han enseñado a ser una persona honesta y no tener envidia de alguien más. Gracias a sus consejos yo he podido lograr cosas grandes, como por ejemplo el concurso de belleza. Recuerdo que cuando gané, me sentí muy feliz, ya que era mi segunda vez participando en este tipo de eventos y logré ganar el primer lugar”, manifestó la actual Niña Hispanidad Oklahoma.

El ganar este concurso de belleza, para Andrea fue más que obtener una corona. Para ella ha sido una plataforma que le ha permitido darse a conocer con líderes de nuestra comunidad, ha participado en eventos sociales y hasta ha realizado comerciales para negocios locales.

“Ya tengo pensado lo que quiero ser cuando sea grande. Mi primera opción es ser maestra de niños con discapacidades diferentes. Tengo una hermanita que se llama Magali, ella tiene Síndrome de Down y entiendo lo que necesita en la vida, así que quiero poder ayudar a otros niños. La otra profesión que quiero es, ser estilista o dedicarme a la moda, ya que es algo que me fascina”, compartió.

Al preguntarle a Andrea, que es lo que más disfruta de la vida, su mirada cambió, sus ojos brillaron y sin titubear dijo que jugar con su hermana Magali. Ya que asegura que con ella puede pasar horas bailando, jugando a las princesas, ir al parque o disfrazarse de algún personaje de televisión.

“Realmente estoy disfrutando mi momento como Niña Hispanidad Oklahoma. Agradezco a la señora Silvia Martínez, por darme la oportunidad de representar este concurso y por toda su ayuda. Aunque debo confesar que estoy por vivir un momento agridulce, ya que pronto tendré que entregar la corona a otra niña, y mi ciclo terminará; pero estoy feliz que alguien mas podrá disfrutar de esta experiencia”, comentó Andrea Ramírez.

En cuanto a los planes que esta simpática niña tiene, es seguir formado parte de los eventos que se realizan en nuestra comunidad, ayudar a otras niñas y una participación en una película llamada “La Nación de las Mariposas”.

“Quiero decirle a todos los niños, que sigan sus sueños y recuerden que su voz es el arma mas poderosa que tienen”, afirmó Andrea Ramírez, Niña Hispanidad Oklahoma.

Publicado en Ritmo de OK
Jueves, 19 Abril 2018 11:43

Motivada por la necesidad

“Aprender a vivir es tener balance entre lo que hacemos y lo que debemos vivir”.

Al ver el dolor de las personas, especialmente de aquellas que vivían en áreas rurales e inclusive como muchos de ellos morían por no tener las posibilidades de recibir un servicio médico. La doctora Carmen Romo, sintió la necesidad de dedicarse a la medicina. Recuerda que durante sus vacaciones servía en misiones médicas en la selva amazónica de su amado Ecuador, recorría lugares inhóspitos, donde comenzó a darse cuenta que no necesitaban una gran tecnología para ayudar y servir sino solamente el deseo de querer hacerlo.

“Recuerdo que después de graduarme, comencé mis prácticas en el campo de medicina rural. Era mucha la necesidad que existía que cuando el paciente ingresaba, teníamos que decirle que esperara un poco para atenderlo, así que lo enviábamos a comprar medicamento para que no se agravara su situación. El problema que tenemos en cuanto a salud es mundial, especialmente en los países sub desarrollados. Es desesperante”, mencionó la doctora.

Carmen Romo es originaria de la ciudad de Machala en Ecuador. Un lugar que ella misma describe con bellos paisajes, gran calidez humana, y un lugar donde se tiene que hacer mucho para que los sueños se cumplan. De su infancia la doctora Romo recuerda con gran alegría, las horas que pasaba junto a su padre y hermanos leyendo libros en un cuarto de su casa, el cual su padre convirtió en biblioteca.  

“Teníamos un cuarto donde las cuatro paredes estaban llenas de libros, así que era una obligación semanal leer, ya que el fin de semana mi padre se reunía con nosotros para que le expresáramos un resúmen de lo que habíamos leído. Así que el hábito de la lectura fue algo que formó parte de mi infancia. Realmente fueron jornadas muy lindas y que recuerdo con gran amor”, compartió.

Dieciocho años fue el tiempo que Carmen Romo, ejerció su profesión en su natal Ecuador. Posteriormente se muda a los Estados Unidos junto a su familia, donde asegura no fue nada fácil para ella, ya que tuvo que comenzar de nuevo y buscar oportunidades en el campo de la medicina.

“De ser una persona que trabajaba 16 o 18 horas diarias y llegar a este país y pasar los primeros días encerrada en mi casa, fue un cambio muy difícil. A los 20 días de estar residiendo aquí, tuve un accidente vehicular y viví experiencias muy desagradables. Tiempo después tuve que tomar la decisión de continuar con mi profesión, así que contacté a un doctor que conocía gracias a mis participaciones en cursos internacionales. Le pedí que me diera la oportunidad de apoyar su trabajo, él aceptó y de esa manera llegué al hospital Integris”, señaló la doctora.  

Carmen Romo comenzó en el Hospital Integris, sirviendo como voluntaria en el programa llamado Iniciativa Hispana, entre los años 2003-2004. Tiempo después los directivos de esta organización vieron la necesidad de crear una línea telefónica que atendiera a sus pacientes en el idioma español, así que la doctora Romo se hizo cargo de este desafío. Durante su trabajo en el programa, tuvo la oportunidad de conocer a la señora María Charqueño quien junto a un sub comité de la Cruz Roja iniciaron la Feria Hispana de Salud en 1988, así mismo tuvo la oportunidad de trabajar con la doctora María Aymat, quien continuó el trabajo de la señora Charqueño hasta el año 2012. Después de la muerte de la doctora María Aymat, la doctora Romo se hizo cargo de la Iniciativa Hispana de Integris y de seguir realizando la Feria Hispana de Salud.

“Soy de las personas que piensan que todos los comienzos son difíciles y llenos de aprendizaje. El cambiar mi profesión fue un golpe muy duro inicialmente, después me di cuenta que todo era realmente una oportunidad de seguir creciendo y aprendiendo de otras situaciones en cuestión de salud. Pasé muchas cosas para llegar a donde estoy, conocí muchas personas que me han ayudado a mejorar cada día. Cuando uno tiene la capacidad de aprender inclusive de los problemas, al final del camino te sientes satisfecho, ya que todo lo que pasa en tu vida, son experiencias que te ayudan mas adelante”, aseguró la doctora Carmen Romo.  

Cuando se trata de apoyar a nuestra comunidad hispana no solo a través de programas de salud, la doctora Romo siempre está dispuesta. Pero cuando ella no participa de alguna actividad, asegura que disfruta mucho leer un buen libro, hacer jardinería y tejer.

“En cuanto a la salud personal, lo que yo puedo aconsejar a mi comunidad, es tener un médico familiar. En nuestra ciudad hay muchas opciones, inclusive hay médicos que cobran menos que un estilista. Si voy a que me corten el cabello, a veces pago más allí que ir a una cita con el doctor. Así como externamente queremos estar bien, más aún debemos hacer un esfuerzo por estar mejor internamente”, aconsejó la doctora Romo.

Publicado en Ritmo de OK
Jueves, 12 Abril 2018 10:21

Otra manera de contar historias

Felipe Restrepo Pombo, reconocido periodista colombiano comparte la importancia de un periodismo narrativo.

La narración literaria a través de historias es algo que el periodista colombiano Felipe Restrepo Pombo hace con minuciosa práctica. Su pasión por el periodismo y la literatura han hecho de su carrera ganar el reconocimiento dentro del mundo artístico y literario.

Para Restrepo, es difícil  expresar su manera de practicar el periodismo.

“No podría definir el momento que me hizo irme por este camino, yo creo que tiene que ver sobre todo con el placer de la lectura, yo desde muy joven he leído y he encontrado en la lectura una posibilidad de entender el mundo, y una forma diferente de hallar las cosas”, Restrepo también expresó que la relación de su familia con el periodismo jugó un papel importante en sus inicios.

El gran trabajo de Felipe Restrepo lo ha llevado a trabajar en distintos países, desde su país natal Colombia, como a Francia, y ahora en México. Por otra parte, Restrepo considera que su experiencia periodística en otras culturas no le hacen ver una diferencia en la manera en que se ejerce el periodismo.

“En el ejercicio mismo del periodismo no hay diferencias enormes, quizás en algunas cosas de metodología, de cómo se tratan las fuentes, como se estructuran y presentan las historias, pero básicamente hay una diferencia de recursos”, comentó Felipe, quien al mismo tiempo advierte que en Latinoamérica, el periodismo es muy básico con una capacidad de acción muy condicionada y esto se debe a aspectos socio-políticos, económicos o hasta en ocasiones, de corrupción.

Una de las tareas más cautelosas en la práctica del periodismo, es la que tiene el editor en una sala de redacción. Para Felipe Restrepo, los medios de comunicación no aprecian la importante tarea y el espacio que estos merecen.

“En los medios tradicionales se ha llegado a una conclusión errónea, de que hay que publicar rápido, de que todo tiene que salir en un segundo, en cinco segundos… y los editores no sirven de nada y son como unas figuras arcaicas… y no, yo creo que el editor de un reportero es la persona que no solamente  corrige títulos y la manera en que escribe. El editor es quien acompaña y quien lleva al autor a cómo debe contar su historia y potenciar su talento”, asegura que lo que se quiere al final a través del editor, es que el reportero no cometa un error que perjudique su carrera.

La experiencia adquirida durante años tanto como autor, editor y periodista literario han dejado en Felipe anécdotas memorables que han marcado su carrera. Estas mismas experiencias formaron la manera peculiar de Restrepo al momento de hacer sus entrevistas.

“Yo creo que una entrevista rápida termina siendo como un interrogatorio policial y esto no te permite conocer a la persona, incluso me gusta pensar en el ejercicio de la entrevista, así como el de poder compartir con la persona en sus actividades, y es que me parece muy interesante no solo lo que dice una persona en una entrevista, sino como lo dice, como se comporta, como se mueve”, afirmó Restrepo, quien se puede tomar hasta meses conociendo a un personaje previo a una entrevista.

Una de las entrevistas más destacadas para Felipe fue la realizada hace dos años al presidente de Colombia, Manuel Santos.

“Lo acompañé buena parte del año mientras se organizaba el proceso de paz con la FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) en Colombia, y el presidente debo decirlo fue muy generoso en darme acceso, y en permitirme estar con él en reuniones de gabinete, en viajes, en negociaciones… fue muy importante porque hay personajes que crean una figura pública y a quien se les hace muy difícil salir de ellas, son los políticos”, afirmó el periodista colombiano.

Mucho del éxito de Felipe Restrepo Pombo se debe al privilegio de haber aprendido   trabajando junto al glorificado y ahora fallecido escritor, el colombiano Gabriel García Márquez en su etapa para la revista Cambio. Restrepo quien a lo largo de su carrera ha escrito libros como 16 Retratos Excéntricos, Nunca es Fácil ser una Celebridad, Francis Bacon: Retrato de una Pesadilla, y uno de los más recientes, Formas de Evasión.

Su dedicación y entrega al periodismo y la literatura, le permitió estar en la aclamada lista Bogotá39, lista que refleja a los mejores escritores de Latinoamérica con menos de 40 años, y que es organizada por el evento de literatura y arte, “Hay Festival”. También obtuvo la oportunidad de ser invitado como editor para la prestigiosa revista francesa Paris Match, y ha contribuido en distintas publicaciones para las revistas el Soho, Travesia, GQ, entre otras. Actualmente es el Director Editorial de la revista Gatopardo, en México.

A diferencia de Daniel Samper Pizano quien estuvo también por Oklahoma y quien afirmó durante su visita, que prefiere el estilo convencional y práctico del periodismo, Felipe Restrepo asegura que las nuevas tecnologías, si mejoran y seguirán desarrollando la práctica del periodista.

“Las nuevas tecnologías se deben aprovechar y son un vehículo estupendo para que el buen periodismo pueda llegarle a muchísima más gente”, concluyó Felipe Restrepo Pombo.

Publicado en Ritmo de OK
Jueves, 05 Abril 2018 10:53

Una vida de aprendizaje

“Una educación débil solamente puede garantizar un estado débil”

Era el año de 1992 cuando Irma Pérez de Sandoval emigró a los Estados Unidos, para ser exactos, a la ciudad de Los Ángeles, California, donde residió por tres años. Posteriormente comenta que se mudó a Las Vegas, Nevada, donde se estableció por 17 años de su vida. Por último un nuevo viaje la traería al estado de Oklahoma en el 2012, a la ciudad de Tulsa, donde junto a su esposo e hijos emprendieron un nuevo reto.

“Vine a los Estados Unidos con mi esposo en busca de mejores oportunidades de empleo. En el 2010, mientras vivía en Las Vegas con mi esposo y mis hijos, él se quedó sin empleo debido al estado económico del país en ese entonces. Siendo que tenemos familiares aquí en Tulsa, mi esposo vino a buscar trabajo a ésta ciudad. Un año más tarde en el verano del 2012, mis hijos y yo nos mudamos a Tulsa también”, mencionó.

Irma Sandoval es una inmigrante que siempre está en busca de oportunidades, y además se define como una persona que encuentra la manera de sobrepasar las barreras que aparecen en su camino. Originaria de un pueblo, llamado El Molino en el estado de Zacatecas, México. Ahí fue donde Irma comenzó su educación desde primaria hasta la secundaria, debido a que en aquel poblado no había una preparatoria. Cuando llega a los Estados Unidos Irma Sandoval, continúa su educación. Estudió inglés como segundo idioma en una escuela para adultos, durante las noches, y posteriormente obtuvo su GED el cual es equivalente a estudios de escuela preparatoria. Enseguida tomó un curso técnico en el colegio comunitario y trabajó como técnico farmacéutico en un hospital alrededor de diez años.

“En el 2007 decidí inscribirme en la universidad y estudiar para ser maestra de escuela primaria. Continúe trabajando en el hospital mientras estudiaba por las noches. Más adelante estudié una maestría para enseñar un segundo idioma”, manifestó Irma Sandoval, quien actualmente es directora de una escuela primaria en la ciudad de Tulsa, Oklahoma, llamada Dual Language Academy.

En cuanto a los retos que ha tenido que superar, la señora Irma Sandoval mencionó que uno de los más desafiantes sin duda fue el terminar sus estudios universitarios, ya que mientras trabajaba tiempo completo, era madre, esposa y ama de casa.

“Muchas personas me han inspirado a seguir adelante, pero una persona que para mi es digno de admirar es el Dr. Alfredo Quiñones Hinojosa, porque me identifico bastante con él. Al igual que yo, vino a Estados Unidos indocumentado, aprendió inglés y obtuvo su educación universitaria en este país”, señaló.

Con relación al tema de educación y las problemáticas que atraviesa el estado de Oklahoma, la directora de Dual Language Academy, compartió su punto de vista.

Lo que hace falta para mejorar el nivel académico es poder compensar y mantener a nuestros buenos maestros en el salón de clases enseñando a nuestros niños. En mi opinión, la definición de lo que es necesario para que nuestros estudiantes obtengan un nivel académico adecuado ya existe. Los estándares educativos del estado son rigurosos. Sin embargo, con la situación que tenemos en Oklahoma donde los maestros con experiencia se van a otro estado donde les paguen mejor o simplemente cambian de profesión, nos deja con maestros nuevos o maestros que no han sido preparados para dar clases y educar a nuestros niños. Me preocupa el desinterés por invertir en la educación que existe en nuestro estado. No entiendo cómo es que las personas en la legislatura no pueden ver que los estudiantes que tenemos ahora en las aulas serán los que nos atenderán y cuidarán en nuestra edad avanzada. La habilidad para leer, escribir y resolver problemas matemáticos que nuestros estudiantes obtengan ahora en la escuela afectará el cuidado que ellos serán capaces de darnos en el futuro. La educación es la base de toda sociedad. Una educación débil solamente puede garantizar un estado débil”, puntualizó.

Como ya hemos mencionado Irma Sandoval, es una persona que llegó a éste país luchando para alcanzar un gran futuro, aprendiendo de los errores y aprovechando cada día las oportunidades que tocaban su puerta.

“Este país está lleno de oportunidades para los que sabemos aprovecharlas. Es importante apreciar y valorar lo que este país nos ofrece, pero también debemos mantener nuestra lengua, nuestras tradiciones y nuestra cultura; y enseñar a nuestros hijos a valorarlas”, afirmó.

Publicado en Ritmo de OK
Jueves, 22 Marzo 2018 09:06

“Mientras hay vida, hay esperanza”

Matapán, es la segunda ciudad mas grande del departamento de Santa Ana, la cual se encuentra localizada en la zona occidental de El Salvador. Una ciudad agropecuaria, donde se cultiva café, frutas cítricas, caña de azúcar, entre otros granos. De ese lugar es originaria Alma Villanueva, quien a pesar de no haber residido toda su vida en aquel lugar, se siente orgullosa de sus raíces y tradiciones.

Alma llegó a los Estados Unidos, siendo una niña de 4 años de edad. Su madre Margarita Riverol, fue quien la trajo a este país a ella y a sus cuatro hermanos, ya que en su país natal no podían soñar con el futuro deseado para la familia.

“No fue nada fácil venir a este país. Mi madre es madre soltera, así que luchó mucho para que nosotros pudiéramos prosperar, recuerdo que en ocasiones no la mirábamos, ya que trabajaba duro para poder mantenernos. A pesar de las cosas difíciles que vivió, nunca la he visto triste, frustrada o derrotada. Si me preguntan a que persona admiro, sin duda sería mi madre. Agradezco a mi mamá porque siempre estuvo conmigo y gracias a su ejemplo yo he podido vencer mis adversidades”, compartió la señora Alma Villanueva.

Uno de los momentos más difíciles que la señora Alma experimentó, fue la depresión, asegura que en ocasiones hasta sentía querer quitarse la vida.

“Me fui de Oklahoma por algún tiempo, me mudé a Maryland. Cuando llegué a ese estado comencé a experimentar una depresión muy dura, sufrí ataques de pánico y ansiedad. En ese momento sentí que perdí el balance de mi vida, pensé que nunca iba a salir de esta complicada situación, en ocasiones creía que iba a morir; pero gracias a Dios pude librarme de este problema y superarlo. Cuando pensaba que ya había pasado los momentos difíciles, no fue así. En marzo de 2017, fui a una revisión médica rutinaria y me llama el doctor diciéndome que tenía células anormales precancerosas. Algo que me impactó y sentía nuevamente que mi esperanza de vivir se perdía, pero gracias a amigos de la iglesia y familia, mi fe creció y mi confianza en Dios llegó. Los doctores comenzaron a ayudarme y remover los tejidos que estaban afectando mi salud. Ahora me siento bien, en el mes de junio iré nuevamente a revisarme y creo que recibiré buenas noticias”, afirmó la señora Villanueva.

A pesar de estos momentos difíciles que vivió, no se ha rendido. Actualmente ella acaba de celebrar su quinto año, trabajando como supervisora en el Departamento de Salud de la ciudad y el condado de Oklahoma.

“Me encanta trabajar con una organización que promueve la salud en la comunidad. A través de este trabajo he conocido y ayudado a muchas personas. Los programas de salud que realiza el Departamento de Salud de la ciudad y el condado de Oklahoma son muy buenos y en ocasiones son gratuitos y lo mejor de todo es que no importa el estatus migratorio de los solicitantes, lo único que queremos es que ellos reciban ayuda”, señaló.

Toda su vida Alma Villanueva ha tenido que superar obstáculos, el primero fue cuando era muy pequeña. Recuerda que al ingresar a la primaria no sabía el idioma inglés, así que su primer reto fue aprenderlo. Tanto era su pasión por educarse que hoy en día, habla tres idiomas. Español, inglés y francés. Estudió en la Universidad Estatal de Oklahoma (OSU) la carrera de maestra y actualmente en esa misma universidad está estudiando enfermería.

“Todo es un sacrificio para alcanzar nuestros sueños. Muchas veces le decimos a nuestros hijos, tu puedes hacerlo mejor, tus sueños se pueden hacer realidad, y es cierto; pero ahora que he crecido me he dado cuenta, que también tienes que darle las gracias a Dios, ya que con Él todo se puede. Si queremos lograr el éxito una de las cosas que también debemos atesorar, es siempre escuchar los consejos de nuestros padres y seguirlos. Al menos a mi me han servido en la vida”, compartió Alma Villanueva, quien también añadió. “La vida es solo una y tenemos que disfrutar los momentos con nuestra familia, amigos y compañeros. Si tienes algún problema es importante buscar ayuda lo mas pronto posible. Todo en la vida tiene una salida, no importa lo que estés pasando”.

Publicado en Ritmo de OK
Jueves, 15 Marzo 2018 09:19

La lucha por el éxito

Como latinos que somos siempre tenemos que luchar por algo más”.

Yoanse Mejías es un luchador de La Universidad de Oklahoma, quien nació en La Habana, Cuba y llegó desde muy pequeño con su madre al estado de la Florida, en los Estados Unidos.

Su pasión por los deportes comenzó desde muy chico. La madre del pequeño Mejías tuvo que inscribirlo en distintas actividades deportivas debido al déficit de atención que éste padecía.

“Empecé a practicar varios deportes a una edad muy temprana por problemas psicológicos, ADHD (siglas en Inglés), falta de atención. Entonces mi mamá me puso en varios deportes, jugué baseball, hice karate alrededor de 7 a 8 aaños, pero cuando empecé la lucha, a los 9 o 10 años fue que me enamoré de ese deporte, y la disciplina que tuve que tener”, comentó Yoanse, quien considera la lucha como un deporte de gran exigencia.

Mejías desde niño ya comenzaba a despertar más y más pasión por la lucha y desde entonces trabajaba con mucho esfuerzo en cada entrenamiento.

“Ya era tercero en el estado, en Cuba… Y como tú sabes, en un punto cuando vives en estos países, no hay mucho futuro y esas son las únicas salidas, es la música o el deporte”, aseguró Yoanse, quien sabía que ser luchador era lo que tenía que hacer para ayudar su familia y darle un mejor futuro.

Al tener como objetivo, ser luchador profesional, Yoanse continuó persiguiendo su sueño a nivel universitario en Northern Iowa University. Al mismo tiempo, su madre era quien lo guiaba a seguir este camino.

“Mi mamá siempre me ha apoyado en todo, ha sabido ponerle aceleramiento y freno a las cosas, y como ella es una mamá soltera, siempre está trabajando duro y por eso siempre ha sido mi ejemplo”, aseguró Mejías, quien agregó que no fue fácil para su madre y él cuando llegaron a los Estados Unidos, ya que su madre tenía hasta dos trabajos para poder mantenerlos.

En su primera etapa de universidad, a Yoanse no se le hizo difícil crecer como luchador. Sin embargo, él se dio cuenta desde el inicio que la competencia a nivel universitario era de mucho compromiso.

Además de esto, Yoanse admite que como Latino no tuvo dificultades para hacerse un espacio y destacar sus cualidades como luchador.

“Hay muchas personas que van a utilizar su raza o de donde son, ya sea porque son latinos o porque son de otro país, pero eso para mí sinceramente nunca me ha afectado ya que había puertorriqueños, colombianos, venezolanos en los distintos deportes”, afirmó Yoanse, muy tranquilo.

El querer ir por más y ser el mejor luchador a nivel universitario fue lo que llevó a Yoanse Mejías a buscar una educación superior y una universidad más competitiva. Al transferirse a la Universidad de Oklahoma, Yoanse se dio cuenta que había encontrado el lugar perfecto para que su carrera diese ese salto de calidad.

“A ese nivel tu no decides a donde ir, tus resultados hablan por ti mismo, yo tuve que entrenar bastante, tuve que sacrificar bastantes cosas, adaptarme a ciertas dietas, a ciertas disciplinas”, comentó Mejías, quien cambió su vida por un régimen más estricto en el momento en que decidió tener el objetivo claro. Llegar a división uno.

No solo el nivel competitivo y la gran historia de la Universidad de Oklahoma fueron las responsables de atraer y entusiasmar a Yoanse en la selección de esta reconocida institución. También lo atrajo la fácil adaptación y aceptación que esta comunidad académica le brindó a pesar de ser hispano. La Universidad de Oklahoma ha tenido un notable crecimiento en cuanto a admisiones de estudiantes hispanos en los últimos años.

“La comunidad hispana ha crecido bastante en este estado, y sinceramente fue una transición bien fácil para mí”, afirma Mejías, quien da gracias a Dios por esta gran oportunidad que se le ha presentado.

Yoanse Mejías en su ultimo año como luchador, obtuvo una temporada espectacular con el equipo de lucha de Los Sooners, con un record 25-6. Desafortunadamente Mejías quedó eliminando en el pasado torneo de la Conferencia Big12 que se llevó a cabo el 3 y 4 de marzo, lo que lo deja sin aspiraciones de poder cumplir su meta de convertirse en campeón nacional.

A pesar de la derrota, Yoanse Mejías, no es solo un luchador en el tapiz de pelea, también es un luchador del día a día, que siempre se levanta y se sacude el polvo hasta cumplir sus sueños y obtener el éxito.

Publicado en Oklahoma City
Jueves, 08 Marzo 2018 10:14

Un periodismo sin rumbo concreto

“La forma en que se hace periodismo va a cambiar”

El periodista colombiano, Daniel Samper Pizano en su visita por la Universidad de Oklahoma, compartió un poco de su trayectoria y su perspectiva de cómo ha cambiado el periodismo en los últimos años en Latinoamérica y en el mundo. También en la entrevista expresó su preocupación por la pérdida de la esencia en el periodismo.

Daniel Samper quien comenzó su trayectoria de periodista luego de haberse graduado de derecho, asegura que desde niño siempre tenía una gran atracción por escribir y por la profesión del periodismo.

“El periodismo siempre fue mi vocación, aunque haya estudiado derecho, y es que trabajé exactamente cincuenta años para el periódico, El Tiempo (Colombia)… El día que entre y el día que me retiré fueron exactamente el mismo día, con una diferencia de cincuenta años”, comentó Pizano, quien asegura haber sido feliz a lo largo de su profesión.

El ejercer periodismo en Colombia no solo trajo muchas alegrías para Samper Pizano sino también muchas consecuencias. Motivo que lo llevó a tomar la decisión de dejar lo que más le apasionaba, el periodismo.

“He sufrido mucho en esta profesión, algo que es normal en nuestros países cuando te dedicas al periodismo. Tuve que exiliarme en España por cosas que publiqué sobre y contra del narcotráfico”, aseguró Daniel, fundador de la Unidad Investigativa de El Tiempo. Misma unidad que sirvió para desmantelar muchos de los crímenes organizados por el narcotráfico en el país cafetero.

A pesar de vivir en España por más de treinta y dos años, Daniel Samper Pizano, todavía se siente más que orgulloso de ser colombiano.

“Cuando a mí me pregunta que, si me siento más español que colombiano, siempre respondo, eso no resuelve con documentos, eso se resuelve en una final de fútbol, Colombia contra España”, expresó entre risas el periodista, quien luego de varios años de estar exiliado, ya viaja a Colombia frecuentemente.

Volviendo al tema del periodismo. Para Pizano, el cómo se ejerce la profesión en Latinoamérica todavía continúa siendo una ocupación difícil de realizar.

“Yo creo que no solo en Suramérica, pero en los países que no tienen condición de seguridad importantes, el periodista, sobre todo el de investigación corre riesgo. Por ejemplo, hay que ver en Rusia como han muerto varios periodistas por hacer periodismo”, comentó Pizano, quien también asevera que en Estados Unidos han ocurrido casos de periodistas asesinados, como el caso de Don Bolles quien trabaja para el Arizona Republic.

Pizano concluye que el periodismo de investigación en general, es totalmente de alto riesgo. Sobre todo, en países como Venezuela y México. Al mismo tiempo, declara que el periodismo a nivel mundial está atravesando cambios fuertes que alteran su práctica.

“El periodismo en todo el mundo atraviesa la crisis de no saber bien que es lo que vamos hacer… y no solo eso, también las redes sociales han creado miedo en la profesión”, para Samper, el viejo modelo con el que se formaban a los grandes periodistas del New York Times, Washington Post, ha quedado atrás.

Una cosa que, si está clara para Daniel Samper Pizano, es que el futuro del periodismo es incierto.

“No sé ni a dónde va el periodismo, ni a dónde va el mundo, ni mucho menos a donde va América Latina, pero en veinte años todo puede cambiar… quien iba a decir que en treinta años después, la máquina de escribir se vende en lugares de viejo como un adorno para la sala”, comentó Pizano muy interesado en como las nuevas generaciones y la nueva tecnología siguen cambiando las distintas tareas de la vida cotidiana.

En cuanto a la grave crisis política-social que enfrenta el país hermano, Venezuela, Samper expresó que Colombia debe hacer más por acoger los venezolanos. Ya que Venezuela hizo lo mismo, en su momento, en la época de las guerrillas en Colombia.

“Ahora es el momento que Colombia tiene que recibir a los venezolanos con los brazos abiertos como lo ha hecho hasta ahora”, contestó Daniel con temor, ya que considera que la derecha colombiana puede terminar uniéndose al grupo de xenófobas que ya existe en el país.

Daniel Samper Pizano, nació en Bogotá en 1945. Se graduó en la escuela de derecho en la Universidad Javeriana (Colombia). Realizó una maestría en ciencias (Periodismo) en La Universidad de Kansas, en los Estados Unidos. Trabajó por cincuenta años (1964-2014), como escritor y editor, en unos de los periódicos más grandes de Colombia, El tiempo. Ha ganado distintos premios como, el Premio Simón Bolívar (Colombia), Premio Rey de España (España), entre otros Maria Moors Cabot que otorga la prestigiosa Universidad de Columbia. Es autor de alrededor de 35 libros, entre los más destacados, Lecciones de histeria de Colombia, Viagra, Chats y otras pendejadas del siglo XXI, y uno de los más recientes, Breve historia de este puto mundo.

 

 Colaboración:Pablo Angulo

Publicado en Oklahoma City

Clasificados

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento