Viernes, 22 Junio 2018
BREAKING NEWS
Jueves, 07 Junio 2018 15:36

Tramo Difícil

Mi depresión, entender mi fe y relación con dios y valorar mi familia”.
Joel A. Salazar es nacido en esta ciudad de Oklahoma de padres mexicanos. Para este joven todavía hay muchas metas por cumplir y sueños que aún no se hacen realidad, pero continúa trabajando por ellos. Lo que él ha vivido no ha sido fácil, pero poco a poco ha logrado salir adelante con la ayuda de Dios, amigos y familia.
Hace 10 años este joven vivió uno de los momentos más difíciles y posterior a esto una serie de situaciones que casi hacen que dejara de valorar su vida. A la edad de 17 años, el padre de Joel se suicida, algo que por supuesto fue un gran impacto en su vida hasta el día de hoy.
“Tengo lindos recuerdos de mi padre, teníamos una buena relación, compartíamos tiempo juntos; íbamos mucho al gimnasio, jugábamos fútbol y nos gustaba ver películas. Pero de pronto eso se fue acabando. Recuerdo que era un verano, mi mamá me preguntó si la quería acompañar al restaurante donde mi papá trabajaba, ya que tenía que hablar con él, yo tenía mucha tarea así que decidí no ir. Pasaron 30 minutos desde que mi mamá se fue a ver a mi papá, cuando recibo una llamada y me informaban que fuera al restaurante porque algo muy grave estaba sucediendo”, mencionó con voz tenue Joel Salazar, al recordar el acontecimiento.
Al llegar al restaurante, Joel se encuentra con un panorama desalentador. Su padre Rodrigo Campos minutos antes, había disparado a su madre Magaly García. Por suerte la bala dio en su pierna y los médicos pudieron actuar de inmediato y evitar una tragedia mayor.
Mientras Joel se encontraba con su madre, el señor Rodrigo conducía su automóvil, huyendo de la escena, sin percatarse que su hijo menor, Cristopher, se encontraba en el interior del vehículo. Su padre se dirigió al Lago Overholser, localizado en Bethany, Oklahoma, donde se disparó en la cabeza; mientras que el automóvil comenzó a hundirse, pero el equipo de bomberos llegó a tiempo para salvar al menor.
“Ha sido un proceso muy duro. Parecía que cumplí 40 años en lugar de 17, puesto que tuve que madurar muy rápido en base a la situación que vivía. No tuve tiempo de pensar en lo sentía, simplemente tratar de ayudar a mi familia a superar el momento. Me concentré en estudiar, trabajar y olvidar mis emociones y no hablar de lo que había pasado. A raíz de esto comencé a tener depresión y vivir una vida desubicada. No me importaba lo que hacía o mi comportamiento y muchas veces pasó por mi mente quitarme la vida”, afirmó el joven, quien al igual mencionó que aunque todavía sigue su lucha con la depresión, ha mejorado en los últimos meses y que el maratón realizado en el mes de abril con motivo de recordar las víctimas del atentado al edificio federal Alfred P. Murrah, fue un nuevo comienzo en su vida.
“Era de las personas que comenzaba un proyecto pero nunca lo terminaba. El maratón tiene un gran significado para mi. Creo que nunca me había sentido tan feliz como ese día. El competir en este maratón fue un sueño que quería terminar. Me preparé varios
meses, y aunque muchas veces pensé que no llegaría al día de la competencia, lo hice. Cuando me miré en ese lugar listo para correr, me sentí un ganador ya que por primera vez estaba terminando algo. Me di cuenta que yo podía lograr las cosas, la mayor sorpresa es que no solo corrí el ma- ratón, si no que llegué en el cuarto lugar de cientos de personas que participaron”, señaló Joel Salazar.
Este joven hispano, cruzó la meta del Memorial Marathon en cuarto lugar, logrando un tiempo de 2 horas 45 minutos y 27 segundos. Alcanzando así un logro personal, de terminar la carrera en menos de 3 horas.
“Creo que nunca había llorado tanto, como lo hice ese día. En esa carrera no solo sentí que corrí una carrera y dejaba atrás a los competidores, en ese día deje mu- chas cosas de mi pasado, fue como sentirme libre y encontrar nuevamente la felicidad”, agregó.
Joel A. Salazar, actualmente trabaja en el hospital Intregris Health, estudia en Oklahoma City Community College y  posteriormente planea ir a la Universidad para estudiar medicina.
De igual manera sigue entrando para competir en un próximo maratón, que se realizará en la ciudad de Tulsa, Oklahoma.

Publicado en Oklahoma City

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento