Miércoles, 03 Marzo 2021
BREAKING NEWS
Jueves, 28 Enero 2016 14:50

De botas y sombrero

Desde mi punto de vista Oklahoma tiene un fuerte sector de amantes de los caballos, la cultura vaquera, el rodeo y todo lo que tenga que ver con este estilo. Las tiendas de ropa vaquera se han convertido en una necesidad en nuestra comunidad, es por esa razón que podemos ver varias en diferentes lugares inclusive una en seguida de la otra.

No se diga a la hora de festejar o cuando se realizan eventos en nuestra comunidad o los desfiles donde no pueden faltar los charros en sus caballos, las botas, los sobreros, la música country al puro estilo “CowBoy” o el regional mexicano de acordeón y bajo sexto. Creo que es una cultura que nunca dejará de existir.

Personalmente soy alguien que aprecia esta pasión, ya que desde muy pequeño al igual que muchos estuve rodeado de caballos, vacas, gallinas, etc.; El tener un caballo era indispensable para realizar las múltiples actividades, desde usarlo para arrear el ganado como para poder cargar cosas que se necesitaban en el hogar.

Creo que muchos de ustedes que nos leen tendrán sus historias de esta tradición y recordarán aquellos tiempos en que nuestros abuelos o padres nos enseñaron a subirnos a un caballo. Yo tengo varias experiencias pero la primera vez que lo hice obviamente el miedo estaba allí, ya que cualquier cosa podía pasar, pero poco a poco le “agarras es gusto” y suele ser un pasatiempo por agradable y relajante.

El fin de semana la emoción de esta cultura llegó a nuestra ciudad, ya que Oklahoma fue testigo de las competencias nacionales de PBR(Professional Bull Riders), la competencia más importante que existe y el cual el ganador se lleva la suma de un millón de dólares. En fin, durante el anuncio de estas competencias la gente empezó a tocar el tema y aunque los boletos iban desde los 15 dólares hasta los 400 dólares el Cheaseapeke Arena fue muy concurrido durante los tres días.

Lo que más pude disfrutar es ver a las familias reunidas y sonriendo emocionadas por el espectáculo, algo que a veces es difícil de ver en estos tiempos. Los niños tomados de las manos de sus padres y con su carita de “yo quiero ser como uno de ellos” (al mirar a los famosos jinetes), era algo emotivo.

 Los sombreros y las botas era la vestimenta principal de la noche, tanto en adultos como en los niños.

Puedo decir que cultura y las tradiciones no solo son para recordar, inculcarlas y emocionarnos con ellas, creo que es una manera de volver a unirnos como familia, y no solo tradiciones de nuestros países sino de aquellas que nos enseñaron nuestros viejos, el amor a nuestro prójimo, el respeto a los demás, el luchar por nuestra familia a pesar de las circunstancia difíciles o el saber valorar el tiempo que pasamos con ellos.

Al menos este evento me pudo ayudar a recordar aquellos tiempos y saber que todavía es posible pasar un tiempo lindo con las personas que aprecias, puede ser en un evento como el del fin de semana que hace que nos unamos como familia o una reunión social; lo importante es disfrutar y seguir cultivando las tradiciones que nos unen.

Publicado en Opinion
Página 7 de 7

Clasificados

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento