Viernes, 20 Septiembre 2019
BREAKING NEWS
Unidos por fin

Una espera de 17 años y un viaje en autobús de 24 horas, llevan a un hombre a reunirse con su familia.

Las familias que emigran a los Estados Unidos, se enfrentan a desafíos realmente difíciles. Muchos de ellos tienen que dejar a sus familiares en su país de origen y en ocasiones, jamás los vuelven a ver.

Para la familia Barraza, oriundos de Durango México, esa situación formó parte de sus vidas por mucho tiempo. Desde hace 17 años la señora María de Jesús Barraza, junto a su esposo e hijos, emigraron a los Estados Unidos buscando el bienestar familiar. Dejar a sus padres, José Barraza y Margarita Soto, fue de las decisiones más complicadas puesto que, no estar en fechas importantes como cumpleaños, aniversarios, Navidades, etc., siempre fueron momentos que llenaban de tristeza a la familia, debido a que no podían estar reunidas como antes.

17 años pasaron para que la señora María de Jesús y su familia, se reencontraran con el patriarca de los Barraza, el señor José Barraza. Quien logró obtener su visa de turista, viajar 24 horas y llegar a Oklahoma City para abrazar, besar y disfrutar de su familia nuevamente.

“Mi hija siempre me decía que hiciera el intento de obtener una visa para visitar los Estados Unidos. La verdad nunca me animaba, pero después de tanta insistencia lo hice. Fue un viaje largo, pero valió la pena. Cuando miré a mi familia, me puse muy contento. Ellos brincaban de alegría, gritaban y lloraban. Fue un momento que nunca olvidaré. El reencontrarme con mi hija y mis nietos que eran muy pequeños cuando dejaron México y hoy son adultos, además de conocer otros nietos, fue muy lindo”, compartió entre lágrimas el señor José Barraza, quien tiene 70 años de edad y se dedica a la siembra de maíz y frijol.

Para don José Barraza Hernández, la familia es lo más importante de la vida y de las cuales uno siempre debe sentirse orgulloso y luchar por la unión de cada miembro. Desde que era muy pequeño el señor Barraza comenzó a velar por el bien de sus padres y hermanos, puesto que es el hermano mayor (hombre) de la familia.

“En aquel tiempo, al hijo mayor de la familia le correspondía ayudar a sus padres a trabajar. No teníamos la oportunidad de estudiar, aunque tuve el privilegio de que mi madre me enseñara a leer y escribir. Cuando tenía la edad de 10 años, mi papá me llevaba al campo y lo ayudaba a sembrar. Me ponía el arado y lo hacía con mucho orgullo. La agricultura es bonita y en aquellos años las familias podía sustentarse a través de este trabajo”, comenta don José, quien además asegura que sus padres siempre le enseñaron a respetar al prójimo y cuidar la relaciones de amistad.

Aunque el reencuentro de don José Barraza con su hija y nietos estuvo lleno de alegría, también hubo un poco de tristeza durante su llegada, debido a que su esposa Margarita Soto, falleció hace 9 meses y su hija María de Jesús Barraza Soto y su familia, no pudieron volver a verla. Pero sin duda a través de la visita y la compañía de “papá pepe” (como cariñosamente le dicen a don José), la recordaron.

“Es una experiencia hermosa volver a reunirme con mi padre. Agradezco a Dios por abrir esta puerta y tenerlo nuevamente a mi lado, besarlo y abrazarlo después de tanto tiempo. No hay palabras para expresar el sentimiento que siento en estos momentos. Estar lejos de sus padres, es un precio muy alto que muchos migrantes pasamos, pero con el tiempo viene la gratificación y hoy gracias a Dios que tengo la dicha de ver a mi papá. Lamentablemente no tuve el privilegio de reunirme con mi madre, pero a través del abrazo de papá, pude sentir su amor; y aunque la extraño, siempre estará en mi corazón”, compartió la señora María de Jesús Barraza, quien agradece  a Dios por tener un papá como don José.

El señor Barraza asegura que ha disfrutado un gran tiempo con su familia y aunque volverá a Durango, México para preparar el campo para la siembra. Desea regresar pronto a Oklahoma City para seguir disfrutando con sus familiares y amigos.

“Reunirse con su familia es muy bonito, y quizás muchas familias que han emigrado a este país no tengan este privilegio. Pero mi consejo es que nunca pierdan la fe. Traten de buscar la manera de arreglar un pasaporte o visa y posiblemente tengan la fortuna como yo, de volver a ver a sus seres queridos”, añadió don José Barraza Hernández.


Medios

Visto 601 veces Modificado por última vez en Viernes, 07 Junio 2019 12:53
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento