Sábado, 15 Diciembre 2018
BREAKING NEWS
Una vida de oportunidades

Oscar Meléndez, trabaja en la industria petrolera y asegura que el trabajo de los hispanos es muy importante pero critico a la vez.

El sueño de Oscar Meléndez, quien es director de seguridad en una compañía local de servicios de petróleo y gas llamada R&R Oilfield Services, comenzó hace muchos años atrás, cuando, el señor Oscar junto a su esposa Francisca “Panchita” Mendoza, como cariñosamente le dicen, emigraron a los Estados Unidos en 1980. Nueve años después, Oscar llegaría a la vida de esta pareja mexicana, quienes lograron enseñarle valores como el respeto, trabajo, esfuerzo y dedicación. En el pueblo de Big Spring, Texas, nació Oscar Meléndez pero es prácticamente “oklahomense”, ya que desde los dos años de edad ha vivido en Oklahoma.

“Por necesidad, mi padres dejaron a sus familias, amigos y estilo de vida, porque creían en hacer el sacrificio no solo para ayudar a sus padres en aquel momento, sino también para preparar el futuro para sus hijos. Su sacrificio me desafía. Me reta a cuidar a mi familia, a trabajar duro en todo lo que hago y valorar mi educación porque no todos tienen las oportunidades que he tenido. Gracias a mis padres tuve y he tenido muchas de esas ventajas. Fui a la escuela secundaria en el pequeño pueblo de Ringwood, Oklahoma, recibí mi título de asociado en administración de empresas de Northern Oklahoma College en Enid, Oklahoma y actualmente estoy estudiando para recibir mi licenciatura en salud y seguridad ocupacional”, afirmó el joven Oscar Meléndez.

Gracias a los valores y motivación que sus padre le inculcaron, Oscar se desafía día a día para lograr nuevas metas, de hecho una de ellas la está viviendo actualmente como director de seguridad en una compañía de servicios de petróleo y gas. Su trabajo en la empresa es tratar de reducir los peligros potenciales que podrían provocar accidentes y también daños ambientales. Para lograr esto, lleva a cabo auditorías de prácticas y procesos de trabajo donde existen posibles peligros de seguridad.

“Nuestra gente hispana desempeña un papel tan crítico en mi empresa y en la industria del petróleo y el gas en general.  Somos los que hacen los trabajos difíciles. Ellos trabajan largas horas, pasan tiempo lejos de sus seres queridos para asegurarse de que el trabajo se realice con excelencia. Además de eso, hacemos el trabajo con gran habilidad. Nuestra gente siempre encuentra la manera de hacer un extra en su trabajo. Somos proactivos y hacemos todo lo posible para asegurarnos de que nuestro trabajo sea siempre de calidad. Así que al igual que ellos, yo trato de hacer lo mejor para mantenerlos seguros. Inspecciono los sitios de trabajo y la maquinaria para detectar posibles peligros”, señaló Oscar, quien además comenta que como hispanos debemos estar orgullosos por el gran esfuerzo que damos en cada una de las áreas en las cuales laboramos.

“Uno de los obstáculos más difíciles que he enfrentado es que, gente duda de mi capacidad simplemente porque soy parte de la minoría. No fui a una universidad grandiosa, mi familia siempre tuvo necesidades económicas, soy de un pueblo muy pequeño y la gente no siempre asume que sé lo que está pasando. Incluso, la empresa para la que trabajo es pequeña y local, y aún así algunas personas dudan en darme una oportunidad o escucharme porque piensan que no soy una persona capaz. Pero aún así con esos obstáculos, mi meta es dejar un le gado honorable y marcar mi generación”, compartió el actual director de seguridad de R&R Oilfield Services.

Oscar no solo hace lo posible por dar lo mejor en su trabajo, también le gusta ofrecer su tiempo como voluntario en organizaciones o eventos de la comunidad, además sirve en varios comités donde asegura que siempre trata de que su comunidad hispana esté bien representada.

“Tengo una carga para los jóvenes de hoy que crecieron como yo, con recursos limitados en circunstancias difíciles. Quiero mostrar a lo largo de mi vida que no estamos definidos por nuestra situación actual, sino por nuestro carácter y voluntad de luchar por nuestro destino. Dios dice que somos más que vencedores. Así que, somos capaces de lograr aún más de lo que podemos imaginarnos, si solo lo creemos y actuamos.  En esta época de diferencias políticas, debemos ser las personas que establecen el estándar. Hay que involucrarnos en nuestras comunidades, en las escuelas de nuestros hijos y en iglesias que apoyan y fortalecen a la familia”, señaló.

Visto 322 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento