Lunes, 20 Noviembre 2017
BREAKING NEWS
Taylor busca ser elegido

El mejoramiento y la seguridad de la cárcel más grande del estado están entre las preocupaciones más importantes de Taylor.

El martes 12 de septiembre, los residentes del condado de Oklahoma tendrán la oportunidad de votar por el próximo alguacil. Aunque P.D. Taylor no es el alguacil oficial, él ha hecho numerosos cambios en los pocos meses en los que ha ejercido el puesto interino, y se ha ganado el apoyo de muchos residentes y oficiales del condado. Taylor está registrado como republicano, y tendrá dos oponentes durante esta elección, el independiente Ed Grimes, adjunto de alguacil del condado Canadian y el demócrata Mike Hanson, el oficial que actualmente está a cargo del departamento en el que Taylor busca el puesto principal.

El alguacil interino P.D. Taylor ha trabajado en agencias policíacas durante casi toda su vida adulta. Trabajó durante 26 años en el Departamento de Policía de OKC y tiene ahora 20 en el Departamento de Alguacil del condado, sirviendo esta última década como adjunto de alguacil.

Taylor fue nombrado alguacil interino cuando su predecesor, el alguacil John Whetsel, inesperadamente se jubiló algunos meses después de su reelección, en medio de criticismo relacionado con la administración de presupuesto y de muertes de presos ocurridas en la cárcel del condado.

Durante nuestra entrevista con el alguacil, Taylor expresó preocupación acerca de la sobrepoblación en la cárcel y la falta de recursos. Taylor supervisa en promedio alrededor de 1,000 empleados y 2,200 presos. Él administra un presupuesto de 34 millones de dólares, pero menciona que una gran parte de dicho fondo se ocupa en el cuidado médico de los presos debido a que muchos de ellos no gozan de buena salud al llegar. Las necesidades para la salud mental también agotan aún más los fondos disponibles, y el sobrante para hacer mejoras es mínimo. Las instalaciones actualmente tienen un contrato de servicios médicos de $650,000 mensuales para proporcionar cuidado a los detenidos.

Taylor dice que la cárcel, que abrió en 1991, fue diseñada para albergar a no más de 1,200 presos. Actualmente alberga en promedio a 2,200 y recientemente durante algún tiempo albergó hasta 3,100 con muchas celdas ocupadas por 3 presos. Taylor explicó que ciertos presos necesitan albergarse por separado ya que pueden presentar afiliación a pandillas, problemas de salud mental u otras cuestiones. Estos factores provocan que la cárcel utilice más espacio de lo que fue planeado originalmente. La mala construcción del edificio ha causado problemas constantes con moho, inundaciones y asuntos de seguridad.

Mientras su predecesor insistía en que la única opción era una cárcel nueva, Taylor puede ver un futuro con una cárcel nueva o mejorada en la cual los presos pueden tener actividades recreacionales al aire libre, instalaciones para entrenamiento, un edificio por separado para tratar enfermedades mentales, espacio para una clínica médica operacional y otros cambios que mejorarían la seguridad, aliviarían los problemas de sobrepoblación y facilitarían la administración de la cárcel. Taylor dice que la cárcel necesita hacer un mejor trabajo para relacionarse y utilizar otras agencias para alcanzar un objetivo en común.

Un problema grave que Taylor ve en la cárcel es el tiempo que se toma para procesar un detenido y soltarlo o enviarlo a otra cárcel de largo plazo con mejores recursos y actividades para presos. Menciona que no es raro que un preso tenga que esperar 8 o 9 meses para ser procesado.

Taylor ve la necesidad de implementar un impuesto de venta del condado y menciona el hecho de que el condado de Oklahoma es el único condado en Oklahoma que no cuenta con este ingreso para financiar la cárcel más grande del estado. Él cree en la necesidad de organizar un esfuerzo verdadero de mercadotecnia similar a MAPS para convencer a residentes de que un fondo adicional para la cárcel es prioridad principal para el condado.

Conjuntamente con el liderazgo de OKCPD, Taylor siente una gran apreciación por la comunidad Hispana del condado, se compromete a no utilizar sus limitados recursos para actuar como una agencia de inmigración, y desea no cambiar esta perspectiva.

“Si tratas a la gente con respeto, tu recibirás de vuelta ese mismo respeto el 99% de las veces,” dice Taylor. Es una creencia muy importante para él.

Entre sus muchas distinciones, Taylor está orgulloso de haber fungido como presidente de la Orden Fraternal de Policías (FOP por sus siglas en inglés) durante muchos años durante su servicio en el OKCPD.  Él fue elegido como Policía del Año, por la Orden Fraternal Nacional de Policías en 1995.  Nacido y criado en OKC, P.D. Taylor es graduado de Putnam City High School, clase de 1964, y obtuvo su grado asociado en ciencias policiacas del Oklahoma City Southwestern College. Mientras servía en el U.S. Army de 1966-1968, Taylor estuvo estacionado en Vietnam, obteniendo el rango de sargento. Se unió al Departamento de Policía de Oklahoma City en 1968. Tiene 3 hijas, 3 nietos y lleva 40 años de casado.


Medios

Visto 273 veces Modificado por última vez en Viernes, 08 Septiembre 2017 16:47
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento