Miércoles, 18 Septiembre 2019
BREAKING NEWS
Lunes, 13 Junio 2016 10:55

Creando los líderes del mañana

El Campamento Anytown de la OCCJ.

“El campamento Anytown es un entrenamiento de liderazgo para estudiantes que se encuentran cursando la High School que se enfoca en temas de justicia social...” señaló en entrevista Moisés Echeverria, coordinador de programas de la OCCJ (Oklahoma Center for Community and Justice).
Moisés hizo mención que este campamento se ha venido realizando anualmente en el estado de Oklahoma con el fin de crear a futuros líderes para la comunidad: “Anytown comenzó en el año de 1994 y cada año envía líderes jóvenes de regreso a sus escuelas y comunidades para implementar cambios que beneficien a todos. Buscamos a jóvenes de todo el estado de Oklahoma  que vayan a entrar en el año 10, 11, y 12 de la High School y que han demostrado liderazgo. La aplicación es sencilla, pero requiere una carta de recomendación por parte de un adulto que haya supervisado al joven que desea integrarse al campamento, ya sea un coach de deporte, un maestro, el líder de grupo de la iglesia o cualquier otro”.
Al preguntarle sobre el objetivo de este campamento, Echeverria contestó: “Camp Anytown Leadership Institute se creó con el fin de capacitar a jóvenes y crear líderes que respeten las diferencias de todos los individuos y que promuevan el respeto, la colaboración y la inclusión de todos los miembros de la comunidad. Hoy en día desafortunadamente, muchas personas en posiciones de liderazgo promueven el odio y el temor hacía diferentes grupos, incluyendo a los inmigrantes y organizaciones religiosas. Sabemos que cuando todas las personas de la comunidad se sienten bienvenidas, aceptadas y valoradas, la comunidad prospera. Camp Anytown ayuda a que los jóvenes aprendan a valorar las diferencias de todos y aprender a como defender a los grupos marginados. Parte de la experiencia del campamento es de exponer a los jóvenes a otros que sean muy diferentes que ellos. Nos enfocamos en tener diversidad no solamente de cultura o raza, pero también de experiencias de jóvenes que viven en la ciudad y jóvenes que viven en zonas rurales. Por esta razón jóvenes de todo el estado pueden aplicar una solicitud para participar”.
Al preguntarle sobre los avances que ha notado en la comunidad gracias a este campamento, Moisés indicó: “Los estudiantes que participaron en el primer campamento en el año de 1994 ahora tienen entre 35 y 40 años. Muchos de ellos actualmente son abogados, doctores, maestros y muchos otros profesionales. Ellos aún recuerdan las lecciones que aprendieron en el campamento Antytown y dedican su tiempo en ayudar a los demás y a promover los principios de tolerancia y respeto diariamente”.
Sobre los requisitos para participar, Echeverría destacó: “Cada año aceptamos 60 estudiantes de todo el estado de Oklahoma. La solicitud para Anytown se encuentra disponible a través de nuestra página de Internet que es www.occjok.org. Los requisitos son que los estudiantes vayan a entrar al  grado 10, 11, y 12 para poder calificar para participar y una carta de recomendación de un adulto que haya supervisado al joven. Tenemos becas disponibles para cubrir los gastos del campamento. La fecha límite para inscribirse es hasta el próximo 8 de Julio; sin embargo, recomendamos que los jóvenes se inscriban lo más pronto posible para asegurar que sean aceptados al programa. El campamento toma lugar del 31 de Julio al 6 de Agosto en St. Crispin's Camp en Seminole, Oklahoma. Nosotros proveemos transporte desde las ciudades de Tulsa y Oklahoma City. Si alguien tiene cualquier pregunta en español pueden llamar a la oficina de la OCCJ y preguntar por mí al número de teléfono 918-583-1361”.
Para terminar la entrevista, Moisés Echeverría ofreció el siguiente mensaje para los lectores: “Yo recibí una beca para participar en el campamento en el 2012 cuando estaba en el décimo grado en la East Central. Fue una experiencia fenomenal que me ayudó a desarrollarme como líder en mi escuela. Fue una de las mejores experiencias que tuve en mi vida a esa edad. Cada año, los jóvenes que participan dicen lo mismo acerca de su experiencia. Las cosas que aprendí y las amistades que hice las he llevado conmigo por 14 años y me ayudan a ser un líder con visión y respeto para todos los demás. Espero que los lectores puedan ayudar a que sus hijos tengan la misma experiencia y oportunidad de participar en el Camp Anytown”.

Publicado en Tulsa
Viernes, 27 Mayo 2016 15:04

Sirviendo con honestidad y orgullo

El ser un soldado de los Estados Unidos es algo muy grande.

El Sargento Daniel Barba cuenta con más de diez años de servicio en el ejército de los Estados Unidos de América, desde el 2013 comenzó como reclutador en el estado de Oklahoma. Aunque él nació en el estado de California, Estados Unidos, nos comentó que su familia es originaria del estado de Jalisco, México.
El Sargento Barba nos explicó que durante su carrera dentro del ejército estadounidense ha estado en varios lugares del mundo, tales como Japón, Hawai, Corea del Sur, entre otros: “Inicié en el ejército en marzo del 2006, fue cuando comencé a entrenar, terminé mi entrenamiento en diciembre del 2007, mi primera estación fue en Okinawa, en Japón”.
Al preguntarle cual fue el motivo de enlistarse en el ejército, nos dijo: “Cuando estaba joven, mi papá nos decía que no nos debíamos de meter al Army, mi hermano siempre tuvo la idea de enlistarse a la fuerza aérea, pero mi papá nunca lo dejó. Aunque nací en los Estados Unidos, yo crecí en México, así que cuando regresé a este país tenía el objetivo de entrar a la universidad, por lo que trabajé durante dos años y medio para ahorrar dinero, pero lo que ahorré no era suficiente para hacer nada debido a los gastos de la renta y las utilidades, por lo que no podía hacer nada. Recuerdo que cuando estaba en California observe un letrero para reclutar de las fuerzas armadas que decía que si me enlistaba podía conseguir el beneficio económico para asistir a la escuela, así que decidí ir a preguntar, cuando entre vi a un muchacho que me preguntó que quería, yo le comente que deseaba enlistarme en el ejército, volteó, me miró y me dijo - ¡Estás muy gordo, regresa después! – así que comencé a correr con el objetivo de ponerme en forma, logrando perder hasta veinte libras, así que fui de nuevo para enlistarme, en esta ocasión si me aceptaron, así que tuve que tomar una prueba en Sacramento que logré superarla, seguí con todos mis trámites y me enlisté en el ejército. Posteriormente comencé con mi entrenamiento, cuando comienzas no sabes que va a pasar, conoces mucha gente, yo nunca había estado con tantas personas, conocí muchachos que lloraban en la noche porque nunca se habían separado de su familia. El entrenamiento fue difícil, pero después de nuestro entrenamiento básico, cuando pudimos salir después de diez semanas de estar encerrados sin poder comunicarse con la civilización, lo primero que fui a hacer fue comprar un café, por que no podíamos tomarlo cuando estábamos en entrenamiento, luego regresamos para continuar con nuestra preparación para el trabajo que íbamos a realizar en el Army, eso tomó alrededor de un año y medio. Cuando me hice Sargento regresé a los Estados Unidos, es cuando me di cuenta de que las personas aprecian a quien lleva el uniforme, los americanos sienten un gran respeto por los integrantes del ejército, cuando vas a comer y llevas el uniforme puesto, en algunas ocasiones pagan tu cuenta y no te dicen, así es como algunas personas muestran su aprecio hacía nosotros, desafortunadamente no mucha gente piensa así, cuando estoy en uniforme me he encontrando con personas que me dicen muchas gracias por mi servicio, pero cuando no estoy en uniforme es diferente, porque obviamente hablo español, soy de tez morena y he escuchado a algunos decir cosas como que no debiera de estar aquí, aunque personalmente no me he sentido discriminado. Actualmente como reclutador es como me he dado cuenta de que este tipo de situaciones existen, hay prejuicios por parte de algunos, pero la mayoría de las veces aquellos que demuestran su prejuicio tienen a ser menos educados. Sin embargo, el beneficio de ser un soldado de los Estados Unidos es muy grande, no es comparable con cualquier otro trabajo, sobre todo en el orgullo que sientes cuando las personas te agradecen por lo que haces. También me he dado cuenta como muchas personas quieren ser parte de este gran país por la libertad que les ofrece”.
Para terminar la entrevista, el Sargento Daniel Barba ofreció el siguiente mensaje para la comunidad: “Si comienzan a hacer algo termínenlo, nunca dejen las cosas a la mitad, por que si no tienen la disciplina para continuar, nunca harán nada con su vida”.

Publicado en Tulsa
Viernes, 27 Mayo 2016 15:01

En búsqueda de los culpables.

Detectives del Tulsa Police Department buscan información sobre el sospechoso del ataque contra joven hispano.

Detectives del Tulsa Police Department solicitaron ayuda a la comunidad para identificar a los sospechosos de haber perpetrado el ataque contra José Emmanuel Vega que se produjo el domingo 15 de mayo alrededor de las 8:40 p. m. en el estacionamiento de una conocida farmacia ubicada cerca de la esquina de Lewis y 15th en esta ciudad de Tulsa. Después de un breve encuentro dentro de la tienda, tanto el sospechoso como la víctima salieron al estacionamiento cuando se produjo el asalto y vandalismo por parte del hombre de la camisa de tirantes blanca, quien gritó insultos sobre la raza de la víctima y la orientación sexual durante el ataque.
El vehículo parece ser  un Chevy Malibu de finales de los 90 o principios del año 2000. Los dos últimos dígitos de la placa son VE. El vehículo era conducido por una mujer blanca con el pelo rubio, la mujer afroamericana de la foto era un pasajero que fue testigo del incidente
Cualquier persona con información puede llamar a la línea de Crime Stoppers al número telefónico 918-596 - COPS (2677).
Demita Kinard, oficial de educación comunitaria del Tulsa Police Department realizó una serie de recomendaciones para las personas de la comunidad si llegarán a presenciar una situación similar a la ocurrida durante el ataque que sufrió el conocido líder de la comunidad hispana José Vega: “Si ocurre una agresión, lo primero que tienes que hacer es mantener la distancia, alejarse de la persona y mantenerse seguro, cuando estés a salvo, llama inmediatamente al 911 para solicitar ayuda. Es de suma importancia reportar este tipo de delitos al departamento de policía, puesto que si otras personas logran identificar que ese agresor cometió otros ataques, se puede establecer un patrón y poner en marcha un plan de acción para que este tipo de situaciones no vuelvan a ocurrir. Si las personas no reportan los delitos a las autoridades, nosotros no podemos saber que los delitos están ocurriendo, por lo tanto no podemos tomar acciones para evitarlos. Cada caso que sea reportado con evidencia y que se cuente con un sospechoso será procesado, incluso los casos que no cuenten con un sospechoso, se puede utilizar la información para apoyar en otros casos que se estén investigando. Pero quisiera reiterar, si las personas no reportan los delitos, no podemos hacer nada para evitar que estos sigan sucediendo, por favor llamen y reporten a la policía los crímenes”.

Publicado en Tulsa
Viernes, 27 Mayo 2016 14:59

Crimen de odio en Tulsa

Conocido activista hispano fue agredido física y verbalmente.
José Emmanuel Vega pensaba que el domingo 15 de mayo sería un día común, nunca hubiera imaginado lo que le iba a pasar en esta fatídica fecha cuando fuera agredido física y verbalmente por una persona.
“Ese domingo a las 8 de la mañana desperté con gripa, toda la noche no pude descansar debido a eso, así que decidí ir a la Walgreens que está ubicada en la esquina de las calles 15th y Lewis. Cuando estaba en la tienda leyendo los datos de las medicinas para averiguar cual me iba a beneficiar más, elegí mi medicamento y me fui al área para pagar, cuando iba caminando hacía la registradora, seguía leyendo el medicamento, así que me puse en fila y atrás de mí escuche la voz de un hombre diciendo en Inglés: -Si este pendejo cree que me va a cortar en línea, está loco- después me tocó en el hombro y me dijo -yo estaba en frente de ti- así que le comenté que no lo había visto y le pedí disculpas. En ese momento solamente había una sola fila de cajeros, unos momentos después abrieron otra fila y el se fue para que lo atendieran en la otra caja registradora, pero escuché que alcanzó a decir – Voy a esperarlo afuera – y se fueron. Así que yo pagué mis cosas y caminé hacía afuera, en cuanto salí de la tienda me di cuenta que el estaba estacionado a un lado de mi vehículo recargado sobre su carro, en cuanto me vio empezó a decirme en Inglés –Jodido mexicano, no me vuelvas a ver o hablar, te crees mejor que yo- para evitar problemas solo miré hacía el piso y lo ignoré, el continuó hablando y me empezó a decir en Inglés –pinche joto te voy a partir la madre- el siguió diciendo cosas hasta que me subí a mi carro, en cuanto estuve a bordo de mi vehículo se acercó a mi ventana y comenzó a golpearla y escupirla, todavía seguí ignorándolo, yo pensaba que estaba protegido en el interior de mi vehículo, así que decidí irme de ahí, en cuanto puse mi vehículo en reversa para retirarme del lugar el procedió a patear mi espejo retrovisor izquierdo, quebrándolo y mandándolo a volar, así que puse mi automóvil en parking de nuevo y saqué mi celular para grabar lo que estaba pasando, en cuanto el agresor se dio cuenta que tenía mi teléfono, abrió la puerta de mi carro y me comenzó a golpear en la espalda y en el brazo, yo estaba muy asustado y temblando mientras el estaba lanzándome golpes e intentando quitarme mi celular, comencé a caminar hacia atrás para alejarme de él, en cuanto tuve suficiente espacio para lograr ver las placas de su vehículo, mi intención era tomar una fotografía de sus placas y me empezó a decir que no grabara sus placas y brincó arriba de su carro con los pies colgando mientras le decía a la mujer con la que andaba que manejara para alejarse de ahí, por lo que solo alcancé a agarrar las dos últimas letras. Hubo testigos que vieron lo que estaba pasando, lo que me gustaría pedirles a las personas que si ellos están viendo que alguien esta siendo abusado o golpeado, no tengan miedo de interferir, ayúdenlos para que aquel que está abusando se de cuenta que hay más gente y quizás reaccione, si tienes miedo de interferir, dentro de tu carro protégete llama a la policía y si puedes graba lo que está pasando, porque ayuda mucho tener la imagen de la cara del sospechoso o de las placas del vehículo. Me gustaría decirles a las personas que si llegan a vivir algo parecido a lo que me paso a mi, yo les recomiendo que los ignoren, no los vean, eviten el contacto visual, pero si llega a escalar como lo que paso conmigo, estúdialo por si acaso tiene alguna arma y empieza a correr, métete a algún lugar seguro, toma tu teléfono y avisa a la policía”.

Publicado en Tulsa
Viernes, 27 Mayo 2016 14:46

Eliminando el tabú.

“He conocido muchos casos de personas hispanas que no conocen ninguna información sobre el VIH y no tienen la más minima idea de cómo se contrae esta enfermedad”.

Originaria de Lima, Perú, Pamela Herrera Castro trabaja como especialista de alcance para la organización HOPE de Tulsa, quien nos platicó su historia y como llegó a los Estados Unidos de América: “Llegue a Tulsa, Oklahoma en el año 1991 cuando tenía tan solo siete años de edad en compañía de mi mamá, donde he vivido desde entonces, recuerdo que en ese tiempo no había hispanos aquí en Tulsa. La razón de mudarnos hacía este país fue debido a la situación económica que mi mamá vivía en Perú, ya que era madre soltera de dos hijos, por lo que era muy difícil mantenerse, además teníamos una tía que vivía acá, por lo que ella invitó a mi mamá para que nos viniéramos a vivir con ella. Primero trajo a mi hermano,  después se vino ella y posteriormente llegue yo, vivimos en Owasso durante un tiempo con mi tía. Cuando llegamos no había hispanos, llegue a creer que solo mi hermano y yo éramos los únicos, no sabíamos ingles, así que tuvimos que aprender el idioma en la escuela, recuerdo que me tuvieron que retrasar un año escolar debido a que no hablaba el lenguaje. Cuando cumplí doce años de edad regrese a Perú, donde me quede hasta que tuve catorce, luego volvimos de nuevo a Tulsa mi hermano y yo, pero mi mamá no se regresó, ella se quedó allá en Perú. Desde ese entonces he vivido aquí, donde continué realizando mis estudios, actualmente estoy estudiando en la universidad una carrera para ser Infectious Disease Nurse, para trabajar con personas que sufran de enfermedades como el VIH”.
Sobre los cambios que ha sentido cuando llegó por primera vez a los Estados Unidos a la actualidad, Herrera Castro destacó: “Uno de los principales cambios que he visto es que actualmente hay más hispanos, antes no había y ahora estamos en todos lados, algo que me parece muy bien”.
Al preguntarle si había conocido algún caso de discriminación durante todo este tiempo, comentó: “Personalmente no he sufrido este tipo de casos, pero recientemente creo que se han visto más de los mismos, el otro día fue a la graduación de mi prima y un señor blanco me grito que el iba a votar por un conocido candidato para que sacara a todos los latinos del país, esa fue la única vez que he sentido algo así, aunque no me discriminaron me dijeron algo que no es muy amable. Sin embargo, siento que aquellos que hablamos dos idiomas tenemos más ventajas para conseguir trabajo, pues nos cuidan más debido a nuestras cualidades. Inclusive, antes de estar en HOPE yo trabaje durante dos años en el hospital St. John con una doctora, donde también veía a pacientes que sufrían de VIH, por lo que siempre he estado relacionada con este tipo de actividades. Actualmente dentro de la organización HOPE en la que trabajo hacemos mucha investigación, vamos a las cárceles, bares, clubs nocturnos, refugios para gentes sin hogar, trabajamos con niños y adolescentes que tienen problemas con drogas, que no tienen un hogar, entre muchas cosas más”.
Para finalizar la entrevista, Pamela Herrera Castro ofreció el siguiente mensaje para la comunidad hispana: “Me gustaría decirle a las familias hispanas que entablen comunicación con sus hijos sobre la importancia de la educación sexual, el que no se hable de ella no significa que no este presente, es mejor que los padres hablen con los hijos y les expliquen las consecuencias de cada acto que hagan y lo que pueden contraer, por que muchas veces en las escuelas no se profundiza lo necesario sobre las enfermedades de transmisión sexual que existen, hablen con ellos y explíquenles sobre ello, por que si no lo aprenden a través de su familia, quizás lo aprendan a través de otras personas que posiblemente les ofrezcan la información incorrecta. He conocido muchos casos de personas hispanas que no conocen ninguna información sobre el VIH y no tienen la más minima idea de cómo se contrae esta enfermedad.”

Publicado en Ritmo de Tulsa
Lunes, 16 Mayo 2016 12:05

Poniendo su granito de arena

Veterano de la Navy, hombre de familia y empresario  orgulloso de sus raíces latinas.

Aunque nació en El Paso, Texas, Pedro Pérez Jr. se siente orgulloso de sus raíces latinas y nos platicó un poco sobre su historia: “Mis abuelos eran originarios de los estados de Chihuahua y Jalisco, en México, pero mis padres nacieron en El Paso, Texas, aquí en los Estados Unidos. Yo crecí allá, donde era un ambiente muy diferente a Tulsa, puesto que en El Paso la mayoría de la población son hispanos, donde es muy difícil ver casos de racismo, totalmente diferente a Tulsa, donde actualmente se siguen viendo casos de discriminación, he conocido gente que ha sido victima de racismo, sin embargo están cambiando poco a poco la situación, aunque en ocasiones parece que van para atrás de nuevo. En El Paso viví hasta que tuve 18 años de edad, por que luego me inscribí al servicio militar, específicamente en la Navy, donde me desempeñe como ayudante de médico durante cuatro años, en los cuales pude visitar una gran cantidad de lugares, tales como San Diego, Los Ángeles, Japón, Okinawa y muchos lugares más de todo el mundo. Sin embargo, en ese tiempo yo pensaba diferente, no me gustaba que me dijeran que hacer, además yo tenía otros planes también, así que yo solicite al ejército para ir a la escuela y estudiar para farmacéutico, pero me lo negaron debido a que me necesitaban en el barco porque era el encargado de la farmacia y era el único que sabía sobre eso, pero yo no deseaba renovar mi contrato, así que termine mi servicio en la Navy y posteriormente regrese a El Paso, Texas donde me dedique a hacer extracciones de sangre para una compañía, posteriormente esa compañía con la que trabaje hizo que me mudara hacía Las Vegas, Nevada. Posteriormente mis hermanos comenzaron a mudarse hacía Tulsa, Oklahoma, donde teníamos a una tía que vivía aquí y era dueña de una compañía que se dedicaba a la fabricación de papel, por lo que poco a poco el resto de mi familia se mudaron hacía Tulsa, hasta que solo quedamos mi esposa y yo, así que decimos mudarnos también en el año 2002. A mi me gusta mucho Tulsa, aunque a muchas personas no les agrada el clima, a mi si me gusta, por que donde yo vivía en El Paso, Texas no era tan verde, casi no llovía, no nevaba, no nada… a diferencia de Oklahoma donde todo esta muy verde, que fue algo que me gusto cuando lo vi por primera vez.”
Al preguntarle si recordaba algún caso de discriminación, Pedro Pérez comentó: “Recuerdo algo que paso en el 2005, donde hubo muchos problemas con algunos que son muy racistas cuando había una celebración para un 5 de Mayo, donde había muchas personas con banderas de México por la 21st y la Garnett, cuando los racistas se enojaron y se comenzaron a quejar de los hispanos. También recuerdo cuando se aprobó la ley 1084 que perseguía a las personas indocumentadas, por fortuna actualmente ya se ha calmado un poco, pero debido a los mensajes racistas que se están manejando en las campañas presidenciales, parece que ha regresado de nuevo en ciertos sectores, pero ojala que no pase a mayores”.
Pedro Pérez hizo mención que el siempre esta dispuesto para apoyar a la comunidad latina cuando lo necesite: “Mucha gente me conoce por que les ayudo cuando necesitan apoyo para algún tramite de papelería, como cartas poder, traducciones, placas, títulos, cambios y muchas cosas diferentes. O en ocasiones solamente vienen a platicar conmigo sobre una gran cantidad de temas distintos”.
Para terminar la entrevista, ofreció el siguiente mensaje para la comunidad hispana: “Cualquier problema, duda o algo que necesiten, aquí estoy yo para ayudarles, si necesitan de algún amigo con quien hablar cuenten conmigo, lo importante es mantenernos unidos y apoyarnos como comunidad”.

Publicado en Tulsa
Lunes, 16 Mayo 2016 11:57

Creando presencia

Los hispanos tenemos que dar el ejemplo de que estamos en este país para aportar.

Originario de Caracas, Venezuela, Héctor Pérez estudió la carrera de comunicación social en la East Central University en Ada, Oklahoma, aquí en los Estados Unidos, actualmente trabaja con la organización “Camp Fire” de Tulsa y nos platicó un poco sobre su historia: “Yo llegue a los Estados Unidos en enero del 2012. He jugado béisbol durante gran parte de mi vida, lo cual ha sido una de mis grandes pasiones de toda la vida, se podría decir que es mi primer gran amor. Una vez que terminé la High School en Venezuela, esta pasión por el béisbol me llevó a pensar sobre que iba a hacer y una de las oportunidades que se me presentaron fue averiguar sobre el sistema universitario de los Estados Unidos, lamentablemente entré en una organización, como tantas que hay en toda Latinoamérica que te ofrecen “A” y te terminan dando “B”, a la cual yo le pagué dinero para que me asesoraran para recibir una beca, pero cuando llegué a la universidad East Central University de Ada, Oklahoma en la primavera del 2012, me di cuenta que todo era una estafa, el entrenador del equipo de béisbol no sabía quien era yo, por lo que en ese momento no pude jugar béisbol, pero en el siguiente semestre pude entrar en el equipo, además conseguí trabajo en el periódico de la universidad, fue cuando tome la decisión de dedicarme a una carrera profesional más estable, así que comencé mi carrera en el periodismo como escritor para ese medio de comunicación, llegando a convertirme en editor del periódico, esta fue una experiencia bastante grata. Una vez que me gradué en mayo del 2015, decidí mudarme a Tulsa por que era una de las ciudades del estado que eran un poco más baratas, grandes y con bastantes oportunidades. Una de las principales razones de moverme hacía Tulsa fueron las oportunidades de trabajo debido a que en Ada, realmente no había mucha estabilidad del trabajo”.
Héctor Pérez comentó sobre su experiencia cuando llegó a Tulsa: “Me encuentro con la dura realidad que es la vida de un adulto, tener que pagar las cuentas, buscar un apartamento y todo lo demás que eso conlleva, eso fue un shock muy fuerte para mí, por que yo vine a los Estados Unidos cuando tenía 17 años de edad, pero gracias a eso me ayudó a madurar mucho más rápido de lo que en otras circunstancias hubiera madurado, yo creo que eso fue un incentivo para prepararme, por que yo me vine de tener a mis padres todos los días y de tener comida caliente en la casa, a tener yo que buscarme todo lo que necesitaba, prepararme mi comida, lavarme mi ropa y todo lo que necesario durante cuatro años. Para mi fue un shock salir de los dormitorios de la universidad a buscar un apartamento y encargarme de pagar la renta, la electricidad, el agua y el Internet, pero ya me siento preparado para eso, además el hecho de buscar trabajo fue algo bastante duro, donde aplicas para mil trabajos y ninguno te contesta, o aplicas y te salen las entrevistas, te preparas para ellas y resulta que no te dan el trabajo, ese tipo de experiencias de vida adulta fueron un shock para mi”.
Sobre las diferencias que sentía entre Venezuela y los Estados Unidos, Pérez señaló: “Hay muchísimas diferencias, Venezuela es un país bonito, pero el hecho de tener accidentes geográficos no garantiza el éxito de un país, la cultura y la sociedad es lo que garantiza el bienestar de la población. Venezuela es mi país, lo amo y extraño los sabores y los olores, pero está atravesando por una crisis económica, política y social de niveles exorbitantes como nunca antes. Cuando yo me vine no estaba en la crisis que esta actualmente donde no hay comida, agua o luz, pero si sentía muchísimo la inestabilidad política y económica del país. Llegue a Estados Unidos desde un país subdesarrollado, con mucha pobreza y muchos problemas, pero al llegar aquí, aunque no es perfecto, tiene un sistema más avanzado, otra manera de ver la vida y de hacer las cosas, aunque lleva tiempo la adaptación para asimilar la cultura, el lenguaje, el conocer nuevas personas y adaptarte a ellos, es un cambio bastante drástico.”
Para finalizar la entrevista, Héctor Pérez ofreció el siguiente mensaje para la comunidad hispana: “Yo creo que los hispanos pasamos de ser una minoría para convertirnos en un grupo bastante importante en la comunidad, si uno sale puede encontrarse negocios y profesionales hispanos que trabajan y aportan a la comunidad, entonces es importante que nos hagamos parte de la sociedad, si una persona es hispana y tiene nacionalidad estadounidense, es importante que vote. Existen muchas personas que no ejercen el derecho al voto, pero tiene que hacerlo, si están violando sus derechos, tienen que alzar la voz, tenemos que defender nuestros derechos pero también cumplir nuestros deberes. Los hispanos tenemos que dar el ejemplo de que estamos en este país para aportar conocimientos, experiencias y mejorar la economía, para hacer de este país cada vez mejor.”

Publicado en Tulsa
Lunes, 16 Mayo 2016 11:45

Una fiesta muy mexicana

Hispanos celebran el 5 de Mayo.

Este viernes 6, sábado 7 y domingo 8 de mayo se llevó a cabo la tradicional celebración del festival del “5 de Mayo” en la ciudad de Tulsa, conmemorando el combate librado el 5 de mayo de 1862 en las cercanías de la ciudad de Puebla, entre los ejércitos de la república Mexicana, bajo el mando de Ignacio Zaragoza, y del Segundo Imperio Francés, dirigido por Charles Ferdinand Latrille, conde de Lorencez, durante lo que se conoce como la Segunda Intervención Francesa en México, cuyo resultado fue una victoria importante para México, ya que con unas fuerzas armadas consideradas como inferiores, lograron vencer a uno de los ejércitos más experimentados y respetados de su época.
Es importante destacar que este es el quinto año consecutivo que se realiza este festival en esta ciudad organizado por parte de la cámara de comercio hispana de Tulsa, donde los asistentes pudieron disfrutar de música en vivo, bailables de ballet folklórico, juegos mecánicos, gran variedad de alimentos y muchas cosas más.
Judith Pérez, quien acudió por primera vez a este festival, nos platicó su experiencia: “Me parece muy bien que se hagan este tipo de eventos en la comunidad, yo tengo poco tiempo viviendo en Tulsa pero hasta ahora he quedado sorprendida con tantas actividades que se llevan a cabo en la ciudad, sobre todo este tipo de festivales donde se puede sentir ese toque hispano que nos recuerda tanto a nuestros países de origen”.
Francisco Treviño, presidente de la cámara de comercio hispana de Tulsa nos comentó sobre como percibió la celebración del 5 de mayo: “En esta ocasión el festival ha estado muy bonito, hemos recibido mucha gente y bastantes familias han acudido a la celebración durante el viernes y sábado, a pesar de que el domingo estuvo bastante nublado, las personas asistieron con gusto a los festejos. Me gustaría comentar que este año no tuvimos que hacer ninguna llamada para conseguir patrocinadores, todos llamaron a la oficina de la cámara preguntando cuando haríamos la celebración y mostrando su interés para convertirse en patrocinadores, preguntando como podrían convertirse en exhibidores o para vender alimentos, eso fue algo muy bueno por que el festival ha mejorado anualmente. Este es quinto que realizamos el festival del 5 de mayo, pero anteriormente hacíamos un festival hispano en el downtown, por lo que este sería mi año número dieciocho elaborando este tipo de festivales. Me gustaría comentar que en este año tuvimos más respuesta por parte de la gente, quienes ya estaban esperando con ansias que iniciaran las festividades del 5 de mayo, aunque para realizar un evento de tres días es complicado el conseguir grupos y voluntarios, pero afortunadamente tanto en Tulsa como en Oklahoma City existen muchas organizaciones que vienen a donar parte de su tiempo, porque la mayoría de los grupos locales que participan no cobran para tocar durante la celebración del festival, así es como ellos dan ese apoyo para la comunidad y que puedan fomentar su arte y música. Quisiera decirle a la comunidad hispana que sean más abiertos hacia este tipo de eventos y festivales que se realizan en la ciudad, nosotros tenemos mucho tiempo haciendo este evento para la comunidad, se requiere de muchos fondos para poder realizar un evento como este gratuito para todos, obviamente si los asistentes desean consumir alimentos o las atracciones mecánicas si conlleva un costo, pero el festival es gratuito para que la gente pueda venir a caminar, a disfrutar de la música, del ambiente completamente familiar, hay niños y adultos mayores que acuden a la celebración, hay personas que tienen viniendo cada año para disfrutar de este gran evento que estoy orgulloso que se realice por parte de la comunidad latina”.

Publicado en Tulsa
Lunes, 16 Mayo 2016 11:40

Adiós a las clases

“Juntos” celebró con una gran fiesta el fin del año escolar.

Con mucho entusiasmo, emociones y risas se llevo a cabo la fiesta de “Quinceañeras” para despedir el año escolar por parte de los integrantes del programa “Juntos” para los jóvenes y sus familias que participan en este programa que apoya a las futuras generaciones de Tulsa.
El evento se realizó el lunes 9 de mayo a partir de las 5:30 de la tarde en las instalaciones de la escuela East Central Junior High contando con una amplia participación, donde los presentes pudieron disfrutar de una gran variedad de alimentos, música para bailar, pero sobre todo de un ambiente para convivir.
En entrevista con Ingrid Carola Muñoz de Cote, coordinadora del programa “Juntos” de Tulsa, nos comentó sobre este evento y el motivo de su realización: “Esta fue una noche de familias, pero la quisimos llamar como “La quinceañera de Juntos” debido a que casi todos los jóvenes que participan en el programa cumplen aquí sus quince años, siendo una de las fiestas que más acuden, además como celebración por el final del año escolar, la mayoría ya terminaron las clases, así que podemos celebrar sus logros y metas obtenidas para la clausura de este año escolar. Quisiera destacar que cada noche familiar que hemos realizado tuvieron diferentes temas, tales como seguridad, educación, como alcanzar los sueños, maneras de obtener grados de educación más altos a través de becas, prevención de adicciones, educación sexual, entre muchos otros temas más. Por eso decidimos que esta última noche familiar fuera un momento para que los jóvenes se relajaran, disfrutaran y celebraran todo lo que han aprendido durante el año, dando las gracias a los padres por su constancia, por que finalmente aquí están ellos apoyándolos, por eso decidimos brindarles una fiesta con alimentos para demostrar nuestro agradecimiento y cerrar el año escolar con un broche de oro festejando todos juntos. Esta es la primera vez que hacemos este evento, por que aunque tenemos cada mes por parte del programa de “Juntos” las noches familiares, nunca habíamos hecho anteriormente una fiesta de clausura, hasta ahora que se nos ocurrió, ya habíamos tenido la idea de hacer esta noche de quinceañera, por que hay muchachas que si celebran este tipo de fiestas, pero quizás hay otros que nunca lo han festejado, así que decidimos celebrarlos a todos los quinceañeros en conjunto que participan en este programa. Quisiera decirles a los jóvenes que participan en el programa de “Juntos” que no dejen ir este tipo de oportunidades ni de grupos donde ellos pueden encontrar apoyo, pueden encontrar recursos, donde si tienen una duda de cómo seguir estudiando, de cómo seguir adelante, siempre van a tener en nosotros alguien los ayude y que les tienda la mano cuando más lo necesiten, así que nunca se queden con ninguna duda, si se llegan a encontrar en algún problema nunca busquen la salida fácil, hay siempre opciones que pueden ser buenas para ustedes. También quiero agradecer a las familias y la comunidad por apoyarnos, en especial a los patrocinadores por donar su tiempo y sus recursos para los jóvenes, por que sin su apoyo no podríamos llevar a cabo este tipo de eventos, así que… ¡Muchas gracias a todos!”
Es importante señalar que el programa “Juntos” fue creado para apoyar a las familias hispanas, empezando principalmente con los padres, a los cuales se les explica el funcionamiento del sistema educativo en los Estados Unidos de America, fomentando entre los jóvenes la importancia del Servicio Comunitario, con el objetivo de que ellos conozcan la importancia de participar con su propia comunidad hispana y se den cuenta del valor que representa hacer este tipo de acciones, así cuando terminen la highschool podrán seguir con esa pasión por apoyar a la comunidad.

Publicado en Tulsa
Lunes, 16 Mayo 2016 11:34

Encendiendo la llama.

Camp Fire de Tulsa ofrece un espacio educativo e incluyente para la comunidad.

“Camp Fire de Tulsa es una organización de desarrollo que proporciona programas para después de clases y de verano para niños, somos incluyentes y nos apasiona el aprendizaje de todos niños, sobre todo a través de actividades al aire libre” señaló en entrevista Deric Williams, director de este conocido programa que apoya a una gran cantidad de jóvenes de la población.
“Debido a la amplia diversidad de la comunidad, Camp Fire de Tulsa ha intentando conseguir personal que sea tanto bilingüe como bicultural, para ofrecer este espacio para la comunidad hispana y generar una conexión tanto con los niños como con sus familias, donde la diferencia del idioma o la cultura no represente una barrera para ellos, un paso importante para poder avanzar es crear estos lazos entre las familias y el programa.” comentó Deric Williams.
Sobre como ha sido la respuesta de la comunidad hispana hacía el programa Camp Fire, Williams respondió: “Abrumadoramente positiva, hemos presenciado el compromiso de los chicos hacía el programa, además ha crecido la participación de las familias hispanas en las actividades que hemos llevado a cabo”.
Deric Williams hizo hincapié que Camp Fire de Tulsa es un programa que guía a los jóvenes en el camino hacía su autodescubrimiento, donde podrán identificar cuales son sus vocaciones y sus potenciales, trabajando en conjunto para que se conviertan en personas excepcionales y con la motivación para hacer todo lo que se propongan. Además, ofrece un espacio de inclusión donde todos los jóvenes y las familias son bienvenidas, enfocándose especialmente en aquellos en situaciones de riesgo y vulnerabilidad cuyas familias enfrentan dificultades asociadas con la pobreza.
Fátima Linares y Héctor Pérez, coordinadores de la sección hispana de Camp Fire de Tulsa comentaron sobre las experiencias que han obtenido trabajando con las familias hispanas: “Han sido bastante satisfactorias, cuando vemos a los niños en el salón, podemos recordar cuando nosotros teníamos esa edad entre la infancia y la adolescencia, donde los chicos no pueden tener un contacto con sus padres debido a que están trabajando, en esa edad tan difícil es bueno contar con un apoyo extra, más allá de los profesores o de la administración de la escuela, eso es lo que tratamos de hacer aquí, ser más que un maestro o un adulto más, convertirnos en sus amigos a quienes pueden contarnos todo lo que ellos quieran y nosotros vamos a intentar ayudarlos en lo que podamos, si las familias tienen algún problema o un chico esta teniendo dificultades, ellos pueden contactarnos y nosotros los apoyaremos. Conocemos la importancia que significa involucrarse directamente con los jóvenes, es bastante importante que ellos comprendan que los profesores o tutores no representan una figura rígida, sino que es un ser humano más que los escuchara, los apoyara e intentará resolver los problemas que se presenten, que esta aquí para prestar un servicio para la comunidad y las familias, sin ser más o menos que nadie, solo una persona más que esta dispuesto a escuchar y servir”.
Sobre el impactó que ha tenido este programa entre los jóvenes hispanos de la comunidad, Linares y Pérez destacaron: “Hemos presenciado un cambio significativo donde ahora se puede ver otra cara de los asistentes a este programa. Cuando inició, solamente contábamos con niños angloparlantes, pero actualmente es notoria la presencia hispana, eso ha sido un cambio muy grande, puesto que ahora que llevamos a cabo diferentes eventos, se pueden escuchar muchos jóvenes hablando español. Esta fue una misión que nos propusimos dentro del programa para ofrecer un espacio para las familias latinas, lo cual hemos podido lograr y planeamos continuar haciéndolo, donde los jóvenes aprenderán algo nuevo, puesto que en los países latinoamericanos este tipo de actividades que no son algo común de llevarse a cabo, así que prácticamente estamos combinando dos culturas diferentes en un ambiente unificado”.
Para terminar la entrevista, Deric Williams ofreció el siguiente mensaje para la comunidad hispana: “Todos los niños y familias son bienvenidas a Camp Fire Tulsa, acudan con toda confianza y participen en este programa que ofrece a los jóvenes la oportunidad de alzar su voz y descubrir quienes son”.

Publicado en Tulsa

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento