Miércoles, 18 Septiembre 2019
BREAKING NEWS
Viernes, 13 Septiembre 2019 10:04

No discrimines

En la actualidad, es muy común que existan personas que rechacen e incluso odien a otras personas por su color de piel, religión, orientación sexual, gustos, preferencias y de más.

Discriminación es el acto de separar o formar grupos de personas a partir de un criterio o criterios determinados. En su sentido más amplio, la discriminación es una manera de ordenar y clasificar. 

Puede referirse a cualquier ámbito, y puede utilizar cualquier criterio. Si hablamos de seres humanos, por ejemplo, podemos discriminarlos entre otros criterios, por edad, color de piel, nivel de estudios, conocimientos, riquezas, color de ojos, etc. Pero también podemos discriminar fuentes de energía, obras de literatura, animales y mucho más. 

Otra definición: Discriminación es el acto humano más puro que existe, negarlo, es negar la condición humana. “Todos discriminamos o somos víctimas de ello en algún momento de nuestra vida en mayor o menor presencia”, es lo que dicen algunos estudios, pero, ¿es esto es cierto?

Ser diferente es difícil, pero ser diferente de una forma clara, evidente e imposible de esconder puede ser estresante y agotador. Las personas con ciertas características y orientaciones, deben afrontar un prejuicio que se extiende por todas las sociedades.

Hay que levantar la cabeza y mirar hacia arriba para casi todo; Hay que soportar miradas de compasión o de burla, miradas desde arriba, miradas por encima del hombro, porque la cabeza del pequeño siempre está por debajo de cualquier hombro.

¿Te imaginas estar dentro de una pecera en donde todo mundo te observa? En donde queda la parte del respeto y la tolerancia?Recuerda que “Lo que menos puedes ver, en tu casa lo has de tener”, ¿quién te garantiza que jamás tendrás en tu familia o en tu entorno a alguien que sufra discriminación. Recuerda que hay enorme diferencia entre un “Yo respeto” y un “Yo te acepto y te quiero”. 

La discriminación es uno de los problemas que hoy en día, lastiman al planeta. ¿Por qué? Porque la educación comienza desde el hogar, pero también tiene que ver nuestro entorno social.Desde nuestros antepasados, cuando esclavizaban a personas de color, viéndolos como “raza inferior”. ¿Ustedes creen que el valor de una personas está en su color de piel? ¡por supuesto que no!

Respetemos las ideas de los demás, sentimientos, convicciones, creencias de todos los seres humanos. Todos los seres vivos, somos seres hermosos, únicos, e irremplazables, porque por muchas razones estamos aquí, en este lugar llamado vida, independientemente si nacimos en los Estados Unidos o en otro lugar. Inclusive dejemos de causar división entre nosotros como hispanos, aprendamos a soportarnos, aunque nos cueste un poco más, porque para lograr avanzar, necesitamos de nuestro prójimo.

Publicado en Opinion
Jueves, 29 Agosto 2019 14:11

Enfrentando nuestros errores

Si pudiéramos contar los errores que hemos cometido en nuestra vida, ¿cual sería la suma de estos? Muchas veces nos hemos equivocado, pero ¿cuántas veces hemos podido enfrentar nuestros errores y seguir adelante?

Los errores no son un símbolo de debilidad o de ser una persona tonta o inadecuada. Los errores son parte de la vida. Estos son, simplemente un indicador de que se está intentando algo nuevo, que se tiene curiosidad, o se busca otra solución. Cuando uno logra aprender de sus propios errores, uno se supera y mejora su percepción personal. Los aprendizajes de los errores ofrecen lecciones que rara vez se llegan a olvidar.

El problema que sucede cuando uno se equivoca es que, automáticamente, uno se siente mal con uno mismo por haberse equivocado. Entonces, surge el sentimiento de incomodidad, como si se hubiera cometido un crimen mortal. La culpa y vergüenza se amplifican en la mente, de tal forma que la persona siente que su equivocación fue grave y, además, pareciera que es difícil, casi imposible reparar el daño causado. Por si fuera poco, uno se equivoca sin querer y sin planearlo, así que las consecuencias de los errores llegan sin avisar y nunca se ven venir.

Ser noble con uno mismo cuando uno comete un error puede ser la manera más sabia de actuar. Poder entender el valor que el error aporta es, en si, una actitud más efectiva.

Cabe aclarar que no se trata de hacer errores y elogiarlos pretendiendo que no pasa nada y que son maravillosos. Obvio que hay que prevenirlos al máximo, planear y cuidar todos los detalles con el fin de minimizar el riesgo de la equivocación. Pero hay que reconocer que, aun planeando, cuidando, etc., hay cosas que están fuera de nuestro control y desde luego los errores muchas veces son inevitables.

Lo importante aquí es crear un ambiente seguro en donde la persona que comete el error no se sienta criticado. Al contrario, que sienta que hay una apertura en donde se puede reconocer el error y se puede entender el porqué sucedió para así, encontrar nuevas y mejores alternativas.

Entender las consecuencias, descubrir donde falló la visión que impidió lograr los resultados esperados es una victoria personal. Soltar la culpa y la incomodidad que la equivocación provoca y enfocarse en la manera de aprender del error, es sin duda una manera de aprender a ser mejor persona.

Enfrenta tus errores, aprende de ellos y trata de evitar que sucedan, pero si acaso te vuelves a equivocar, no dejes que ese error detenga el rumbo de tu vida, avanza y logra tus metas.

Publicado en Opinion
Jueves, 22 Agosto 2019 12:59

Amor y Odio, los dos extremos

Estar y permanecer en equilibrio emotivo, siempre ha sido una gran batalla en cada relación del ser humano. En esta ocasión, ponemos de ejemplo el amor y el odio, dos extremos que muchos de nosotros vivimos. Así como podemos amar demasiado a alguien, también por alguna situación, llegamos a odiarlo con la misma fuerza.

Un claro ejemplo de estos dos extremos es la relación entre padres e hijos, y es que no hay padres perfectos, pero tampoco los hijos lo son. En medio del amor más puro, pueden generarse resentimientos y enojo/odio, por más feo que este concepto se escuche. Por un lado, se encuentra el amor incondicional, puro, desinteresado, así como esta misma relación, genera piques, luchas de poder y diferencias muchas veces inconciliables.

La naturaleza proporciona el sentimiento de protección, responsabilidad y cariño por los hijos, y a pesar de esto, existen varias relaciones donde los hijos sienten un rechazo, enojo y frustración por no sentirse aceptados o queridos como ellos creen que deberían de serlo.

Las expectativas y las suposiciones, así como la imposición de respeto, en conjunto con las ocasiones que la comunicación es lastimada, resultan en una relación compleja donde hay discusiones y problemas que no se resuelven fácilmente, aunque exista amor y gratitud ambas partes.

El problema inicia cuando cualquiera de las personas nutre más el sentimiento del odio que del amor. Por lo que se enfoca y se apega a sus carencias, a los aspectos negativos y disfuncionales de la relación. Entonces, el enojo, la decepción y el resentimiento impiden ver la generosidad y el cariño que también existe.

Poder integrar la versión negativa de las expectativas y las carencias con la posición positiva del amor, la gratitud y el reconocimiento de todo lo bueno que uno recibe, es lo que se llama el proceso de sanar las relaciones. Aceptar que a pesar de todo lo que molesta o enoja, hay mucho más que ese sentir, porque también hay un gran amor que permite sanar y reconciliar las diferencias.

Si la persona decide quedarse enfrascada con su enojo y resentimiento, entonces, vivirá sintiéndose miserable, por lo tanto, perderá la oportunidad de sanar sus relaciones, aislándose e ignorando o evitando a sus padres, despreciándolos y odiándolos. Solo cuando se siente más odio que amor, y se quiere vivir mejor, entonces se tiene que aprender a reconocer y apreciar lo que se ha recibido, y lo que tiene gracias a esa relación, así, se logra la paz mental y tranquilidad el alma, condiciones necesarias para lograr una conexión sana con la persona y con el mundo, tornando el odio en amor y respeto.

Recordemos que las personas que más nos lastiman, son aquellas que se encuentran cerca de nuestro corazón, por lo tanto, el sentir amor por alguien, es también arriesgarse a ser lastimado e inclusive a que el odio se apodere de nuestro ser. Pero como ya lo hemos dicho anteriormente, se debe luchar para no permitir que los malos pensamientos confundan y corroan su alma.

Publicado en Opinion
Viernes, 16 Agosto 2019 09:24

Tranquilos y Atentos

Herramientas para que niños hiperactivos puedan encontrar un espacio de relajación.

Comenzaron las clases nuevamente y con ellas, nuevos desafíos que enfrentarán nuestros hijos. Quizás para muchos, es su primera vez en la escuela o para otros el cambio de grado, volver a hacer nuevos amigos, acostumbrarse a una nueva rutina, puede ser estresante. Mucho más para los niños que son hiperactivos y que en ocasiones, no sabemos cómo actuar ante dicha situación. Por tal motivo, queremos compartir algunos consejos que podrán ayudarlos en esta nueva etapa.

Cuando un niño es inquieto por demasiado tiempo o se presenta en momentos inapropiados, puede ser útil aprender técnicas que nos enseñen cómo calmarlo.

Las causas de la agitación pueden ser numerosas. Algunas de ellas son:

LA DIETA.

Alimentos como el gluten, los huevos y la leche, pueden causarles una reacción alérgica que genera la liberación de anticuerpos que interrumpen el funcionamiento de neurotransmisores como la dopamina, cuya función es estimular las regiones cerebrales de atención, el sentido de organización y el control del movimiento.

LA TECNOLOGÍA.

Es posible que el mayor uso de computadoras, teléfonos móviles y videojuegos por parte de los niños a expensas de reducir el contacto con la naturaleza, explique el estrés de su comportamiento.

CAMBIO DE AMBIENTE.

Un cambio significativo en la escuela o en el hogar, o no sentirse a gusto en un nuevo ambiente, pueden ser motivos de irritación en un niño, y como el pequeño no sabe cómo canalizar ese sentimiento, puede experimentar ansiedad o inseguridad, que finalmente lo manifiesta en su comportamiento.

¿CÓMO AYUDAR A UN NIÑO A ESTAR MÁS TRANQUILO?

Implementar rutinas podría brindarle estabilidad física y emocional. Algunas pueden ser:

PROMOVER UN SUEÑO TRANQUILO

Un niño en edad escolar debe dormir por lo menos de 10 a 11 horas por noche.

VIGILAR SU ALIMENTACIÓN.

Asegúrate de que se esté alimentando lo suficientemente bien.

ESTIMULAR SU ACTIVIDAD FÍSICA

Un niño debe tener al menos 60 minutos de actividad física al día. Anímalos a practicar deportes.

DISMINUIR EL USO DE PANTALLAS

Evite el uso excesivo de computadoras, dispositivos móviles y la televisión antes de ir a la cama.

AYUDARLO A EXPRESARSE

Ayuda a tu hijo a expresarse e identificar sus emociones. Cuando le leas un cuento, pregúntale acerca de las emociones que experimentan los personajes o cómo se habría sentido en esa situación

Publicado en Opinion
Jueves, 08 Agosto 2019 11:39

Lamentable

Cuando miré la información e imágenes que circulaba en redes sociales y en diversos medios de comunicación, tras el tiroteo en El Paso, Texas, la tristeza me invadió y comencé a pensar en la sociedad que estamos construyendo en la actualidad y la cual dejaremos de herencia a nuestros hijos si no cambiamos nuestra manera de pensar y actuar.

El odio, racismo, discriminación, humillación, etc., siempre ha existido, aunque si bien es cierto, en los últimos años esto ha ido en aumento, afectando más a todos los que dejamos nuestro país y familias, para buscar un mejor futuro en los Estados Unidos, podemos notar que en ocasiones no somos bien vistos por otras comunidades.

Es terrible enterarse que los tiroteos masivos no se detienen, que el gobierno, las autoridades y otras agencias, no pueden hacer nada para erradicar este tipo de actos. Durante este fin de semana, en tan solo 13 horas, tiroteos en El Paso, Texas y Dayton, Ohio, dejaron 32 personas muertas y muchos heridos. Sin contar otras que siguen surgiendo alrededor de la nación. 249 tiroteos masivos se han registrado en todo el país en 220 días que llevamos en este 2019. Son cifras preocupantes y situaciones que reflejan el mundo actual.

Ahora, debemos de entender que este problema va más allá de un conflicto entre razas, ya que muchos quieren hacernos creer eso. No solo es una lucha de poder entre comunidades, puesto que no me dejarás mentir que tenemos amigos de otras partes del mundo, con los podemos compartir buenos tiempos. Es como aquella frase que decimos: “No por uno, la llevamos todos”. Este problema radica en cada individuo y afecta a toda la sociedad.

En redes sociales por ejemplo. Es fácil notar la envidia y las opiniones (en ocasiones negativas más que positivas) que surgen respecto a un tema, profesión, negocio etc., comentarios que inclusive suben de todo y comienza a tener como respuesta la humillación. Es bueno querer ser mejor y buscar la excelencia en todo lo que emprendes, pero no a base de despreciar o pisotear al prójimo.

¿Qué está pasando en el mundo? ¿Qué podemos hacer para que todo esto se detenga?

Como mencionaba al principio, este sentimiento de odio, seguirá presente en nuestra sociedad, pero por favor, empecemos realmente a analizar y reflexionar las acciones que estamos haciendo individualmente. Cambiemos nuestra manera de pensar y al hacerlo, nuestra manera de vivir será diferente.  Enseñemos a nuestros hijos a respetar, compartir, ser agradecidos, honestos, etc. Si queremos cambiar nuestra sociedad, necesitamos empezar por nosotros mismos y nuestra familia, de lo contrario todo seguirá como antes o peor.

Publicado en Opinion
Viernes, 26 Julio 2019 09:51

Etapa Difícil

La adolescencia es una etapa importante en el desarrollo de la persona. Es en este momento cuando el niño/a inicia el camino hacia su independencia, donde experimenta y busca entender quién es y cómo debe de actuar.

El problema más grande que tienen los adolescentes generalmente es con sus padres, porque a pesar de que ellos quieren lo mejor para sus hijos, por no entender lo que está sucediendo, sin querer crean conflictos, lastiman la comunicación y esperan que los adolescentes actúen como ellos desean.

A pesar de que no todos superan la etapa de la adolescencia, la mayoría de las personas, crecen, maduran y se convierten en adultos exitosos y felices, ya que logran sanar muchas de las cicatrices causadas por los malentendidos, la rebeldía y el exceso de control que les imponen sus padres y las normas sociales.

Las luchas de poder, los cambios repentinos, las hormonas, los miedos, angustias, confrontaciones y la rebeldía crean conflictos, frustraciones y mucha incertidumbre. Los adolescentes necesitan espacio para crecer, libertad para conocer, oportunidades para hacer sus elecciones.

Como padres, soltar el control y la estabilidad del hogar no solo duele, también espanta. Y aunque es difícil, desengancharse del joven inexperto, la misión de los padres como adultos responsables es educar y formar a su vez adultos responsables e independientes, por lo que es importante ayudarles a aprender a comunicarse con respeto, darles libertad con limites y explicar con claridad las posibles consecuencias de las malas decisiones. Es importante dejar a un lado las críticas severas, los castigos, las humillaciones o imposiciones con el fin de demostrar autoridad.

“De los errores se aprende”, cuantas veces no hemos escuchado esa frase. La adolescencia es eso, aprendizaje no solo para la persona que lo experimenta, sino también para los padres. Es una etapa que nos llevará a aprender y a buscar que nuestros hijos se dirijan a un mejor camino, y aunque durante esa trayectoria cometan errores, recuerda que no es el final de su destino.

Hay que nutrir la relación, recordar el amor incondicional que se les tienes, a pesar de las peleas continuas y, sobre todo, es crucial convertirse en el ejemplo que inspira y motiva a ser mejor persona. Hay que dejar de pensar que es el adolescente el que tiene que aprender a escuchar, entender y a cooperar.

Una buena recomendación para tratar con hijos adolescentes es el recordar que esta es una etapa pasajera. Hay que tener paciencia e inteligencia para sobrevivir la crisis y aprender a construir una relación con el nuevo adulto que se está formando.

Publicado en Opinion
Jueves, 11 Julio 2019 13:25

Todos somos valiosos

Escuché hace poco a alguien decir: “valemos porque existimos”, y la verdad que tiene toda la razón, aunque muchos piensen lo contrario. Ya que en esta sociedad, nos enfrentaremos a personas que piensan, que por tener una posición social, negocio, premios y demás, se creen mejores.

El dinero, en un mundo moderno donde todo tiene precio, se ha convertido en un recurso material esencial, sinónimo para tener una buena calidad de vida. Por lo tanto, y para muchos, el dinero "es" la base que sostiene su seguridad y estabilidad física y emocional. Tristemente, el dinero, para muchos, representa el respeto y reconocimiento que recibe, el valor personal que cree tener, el aprecio social que se busca con desesperación.

Para vivir se requiere tener algo de dinero y cumplir con compromisos básicos. Pagos esenciales para asegurar techo, comida, ropa, educación, cuidados de salud etc., pero el dinero no lo es todo. Toda persona es valiosa e importante.

No importa si tiene un peso o 1000 millones de dólares. Toda persona necesita sentirse valorada por lo que hace y no por lo que valen sus propiedades o sus cuentas bancarias. Otorgarle valor excesivo al dinero, solo distorsiona la realidad y contamina las relaciones interpersonales. Los logros propios, la integridad, lealtad, bondad, gratitud, buena disposición y la sinceridad con la que las personas se mueven por la vida, son valores que marcan el tipo de individuo que es.

El tener mucho dinero puede hablar de la astucia, de organización personal, así como de la manera de conducirse en los negocios o en su trabajo, aunque no siempre. Además, no es lo único que importa para determinar el valor personal. Las personas que no se sienten valoradas, las personas que envidian y resienten el éxito de los demás, las personas que codician o que solo buscan el dinero insistiendo que la fortuna que no tienen les va a dar el nombre, el honor, el reconocimiento y hasta el amor que carecen, viven en una constante desilusión.

Su pelea interna es terrible, ya que insisten que el mundo no es justo y que ellos no tienen lo que merecen. Hay pobres, muy ricos y ricos muy pobres. El dinero debe de ser un medio para ser intercambiado, para compartir y para ayudar a quien no tiene. Hay que saber cuidar el dinero y desde luego usarlo con sensatez y recordar que el dinero no determina el valor humano.

El mundo es tan abundante como uno lo quiera percibir. La riqueza proviene del interior de cada uno, se relaciona con su integridad, no con la cantidad de dinero que se tiene.

Y aunque el dinero no es malo, en ocasiones nos puede alejar de cosas muy que realmente tienen valor, por ejemplo la familia o los amigos. Así que, valoremos a cada persona, ya que de todos y de todo podemos aprender y disfrutar.

Publicado en Opinion
Jueves, 27 Junio 2019 10:44

¿Por qué miente la gente?

¿Cuantas veces nos han mentido?, quizás es difícil llevar una estadística de las ocasiones en que un amigo, familiar o pareja nos han mentido, o inclusive si te preguntara ¿Cuántas veces has mentido?, podríamos ser honestos y decir realmente las mentiras que hemos hecho y a quienes.

Es difícil entender porqué mienten las personas. Desde luego que no es justo decir que todos mienten por una misma razón, sin embargo, hay algunas características que se encuentran presentes en la mayoría de las situaciones.

Una persona miente porque siente vergüenza de alguna mala decisión que tomó. Miente porque no tiene valor para enfrentar su realidad. Porque no se acepta a sí mismo y siente la necesidad de fabricar otra personalidad con "mejores atributos para poder impresionar. Porque quiere conseguir la atención, el cariño o el respeto de otras personas; o simplemente, por querer cumplir las expectativas de personas que ha defraudado con anterioridad.

Hay personas que mienten porque han crecido en un mundo turbio, lleno de mentiras y de traiciones, por lo que les es imposible distinguir la verdad, de la falsedad. Estos mienten cada vez que tienen una buena oportunidad. Se dice que hay ocasiones que se miente por no ofender o no faltar al respeto.

El evitar herir los sentimientos de personas que, a pesar de sus buenas intenciones y sus lindas atenciones, su comida, sus combinaciones, sus elecciones, su presentación, etc. no es la mejor. Existen las personas que mienten por miedo, por temor de ser castigadas o por incomodidad a confrontarse con una persona que los puede lastimar. Así, la mentira sirve como escudo y protección emocional.

Finalmente hay personas que mienten por lealtad o por ganarse la confianza del núcleo equivocado de amigos. Hay mentirosos que son elocuentes, ingeniosos e inteligentes, que cuando mienten son profesionales, es imposible detectar la mentira. Dominan el uso de la palabra y conocen a la perfección a las personas que los escuchan.

Pero tarde o temprano nadie les termina creyendo a los mentirosos, porque, aunque en su mente su intención nunca fue lastimar, terminan causando más daño del que estaban preparados para manejar.

El castigo más grande que un mentiroso puede tener es que aún cuando dicen la verdad, ya nadie les cree. Los mentirosos cavan su propia tumba, mienten, se creen sus propias mentiras y finalmente terminan haciéndose mucho daño a sí mismos, más que a los demás.

Además el mentir suele en ocasiones ser muy complicado, ya que cuando mentimos hay momentos en el cual no recordemos lo que en realidad le dijimos a esa personas y por ende el resultado por mentir, suele traer graves consecuencias.
 
Pull quote: “La mentira tiene fecha de caducidad, al  final todo se descubre y al mismo tiempo la confianza muere para siempre”

Publicado en Opinion
Jueves, 13 Junio 2019 10:20

Un buen padre…

La paternidad es el trabajo más antiguo del mundo, la vocación con más retos y probablemente con el sueldo más bajo. Una labor que nunca termina. Ser padre es sin duda el rol, más difícil y más importante que una persona pueda tener. El amor, generosidad, paciencia y la protección de un padre, aunado con la capacidad de perdón incesante, así como el entendimiento profundo de los valores y las necesidades individuales de cada hijo, hacen que cada padre pueda y sepa servir de guía y de ejemplo para que sus hijos sean buenos seres humanos.

Un buen padre es una persona satisfecha y agradecida con la vida que sabe valorar y puede compartir lo que tiene. Es la persona que sabe reconocer las fortalezas y las debilidades de sus hijos. Entiende lo que ellos necesitan para que puedan crecer como seres independientes, seguros y estar contentos.

Un buen padre, tiene una relación única con sus hijos, no es la persona perfecta e infalible que nunca se equivoca o que sabe más que los demás. Ni siquiera se trata de una persona que da todo lo que sus hijos le piden. De hecho, hay ocasiones en las que ni siquiera les puede dar lo que necesitan y sin embargo, puede seguir siendo un padre extraordinario.

Ser un buen padre, se refiere a la calidad de la relación que se crea entre padre e hijo, tiene que ver con tiempo y la atención que le dedica a sus hijos.

Un buen padre, es una persona que está presente en cada momento de la vida. No necesita ser millonario, o tener títulos universitarios, ni siquiera se refiere a ser una persona exitosa o ser un visionario emprendedor que tenga grandes negocios.

Para ser un buen padre, se necesita tener tiempo y quererlo compartir con sus hijos, tener la capacidad de entender a sus seres queridos, con el fin de poderlos guiar y ayudarlos a que ellos conviertan en personas responsables e independientes y puedan encontrar su propia felicidad.

Ser un buen padre es ser la mejor versión de uno mismo con el fin de vivir en paz y armonía con la vida. Es tener la tranquilidad de saber que los hijos tienen un buen ejemplo, ya que ellos procuran ser la mejor versión de sí mismos.

Ser un buen padre, es ser una persona que deja una huella y un legado en este mundo.
Por tal razón, a todos aquellos buenos padres, queremos desearles un gran día. Que disfruten en compañía de todos sus hijos y asimismo agradecerles su dedicación, esfuerzo, tiempo  y consejos, ya que gracias a ellos se forman mejores individuos en nuestra sociedad.

Publicado en Opinion
Jueves, 06 Junio 2019 09:23

Adiós al rencor

La vida se pasa demasiado rápido, en un abrir y cerrar de ojos, los pequeños resentimientos sin importancia se convierten en rencores difíciles de reconciliar. Si uno no limpia su corazón, el vivir se convierte en una carga pesada y muy solitaria. Uno puede decidir vivir con rencor, enojo y amargura o buscar la manera para encontrar valor, aceptar, dejar ir y vivir en armonía.

La elección es personal y cada uno tiene el poder para reconciliarse consigo mismo y sanar su alma. Pareciera que uno se ofende por lo que le dicen, pero en realidad, uno se ofende por lo que escucha. Más específicamente, uno se enoja, por lo que interpreta y por lo que está esperando escuchar. Esta interpretación personal tiene que ver directamente con el sentir interno de cada persona, el cual provoca cierta reacción que, a su vez, desencadena sentimientos de enojo y rencor a raíz de lo que cada quien ha interpretado.

Esta interpretación muchas veces puede estar lejos de la realidad o ser una clara reflexión de lo que está sucediendo. De hecho, no tiene importancia si lo que provocó el sentimiento es real o es una suposición inventada sin bases reales, ya que el rencor y los resentimientos son elección personal que tocan fibras íntimas y que remueven emociones que no se quieren confrontar.

Así, el recuerdo amargo y doloroso que se revive una y otra vez en la mente torna a los pensamientos en un equipaje pesado. Impregna al alma de reproches y sentimientos que amargan y contaminan las relaciones.

El resentimiento es terrible: desintegra familias, rompe con amistades, deshace parejas, etc. En sí, vivir con rencor es como "vivir con una herida abierta y no dejarla cicatrizar jamás". Una buena solución será dejar de interpretar las palabras de los demás, evitar las suposiciones y tener el valor de escuchar sin juzgar.

Es posible que la otra persona también tenga sus problemas y vea el mundo con otros ojos. Es necesario aprender a dejar de reaccionar con carga emotiva y partir de un punto de vista neutral.

Para transformar el futuro, hay que empezar a limpiar la mente y dejar de reflejar los problemas personales en otros. La lección que el resentimiento deja es que cuando se vive con rencor, amargura y dolor al final del día, solo se pasa la vida.

No dejes que el rencor te aleje de las personas que amas. Suelta todo resentimiento y perdona. Ya que a través de ese perdón lograrás la libertad que tu alma necesita y podrás vivir mejor.

Publicado en Opinion
Página 1 de 17

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento