Viernes, 20 Septiembre 2019
BREAKING NEWS
Jueves, 19 Septiembre 2019 13:56

Amor por México

Para la mayoría de los que emigramos a los Estados Unidos, tener la oportunidad de expresar nuestro amor por las tradiciones y la cultura de nuestro país de origen, es siempre un orgullo. Desde que conocí a la señora Imelda Juárez, me di cuenta que cantar es una de sus grandes pasiones, puesto que, al escucharla inmediatamente te contagia con su alegría.

Con trajes típicos mexicanos, fabricados con sus propias manos, un sombrero charro y con una voz dulce pero con gran potencia, Imelda Juárez siempre sale al escenario con gran entusiasmo y dispuesta a conquistar a su público, independientemente del tipo de evento en el que esté participando.

Pero la pasión por cantar nace desde que ella tenía 10 años de edad. Cuenta que su abuelo, Manuel Valle Castillo, era músico y tenía un trío con el que tocaba durante todas las semanas en fiestas o eventos. Don Manuel, miró el talento de su nieta y la invitó a cantar en una de sus presentaciones, y desde ese momento Imelda no ha dejado de entonar bellas canciones. 

“Siempre he pensado que cuando tienes un talento, es necesario mostrarlo y no esconderlo, aunque al principio siempre será difícil. De hecho, todavía me pongo nerviosa cuando llego a una presentación, porque no sabes a que público te vas a enfrentar, pero siempre trato de dar lo mejor en cada participación. Cuando veo a las personas disfrutando y respondiendo con alegría, eso me da ánimo para seguir cantando y haciéndolo con toda libertad”, mencionó Imelda Juárez, quien asegura que aunque ama la música de mariachi y sus tradiciones mexicanas, también desea seguir creciendo artísticamente, así que actualmente está tratando de aprender la historia y música de otras culturas.

Pero cantar, es solo una parte de la vida de esta artista mexicana, ya que también es diseñadora de vestuarios y pintora.

“En mi edad de adolescente, me mudé a la ciudad de Tijuana, Baja California. En ese lugar, comencé a estudiar diseño de modas y alta costura. Pero el interés por esa profesión comenzó desde que miraba a mi madre coser. Esa fue mi primera pasión. Recuerdo que me quedaba con ella y de la tela que no usaba, yo me ponía a hacer vestidos para mis muñecas. Cuando ingresé a la escuela secundaria, tomé un curso de costura y posteriormente me gradué del instituto de diseño YANEM en la ciudad de Tijuana” manifestó la señora Imelda Juárez, quien es oriunda de Hermosillo, Sonora, México.

Actualmente Imelda, se dedica a diseñar vestuarios para obras de teatro musical y de igual manera para grupos folklóricos de esta ciudad.

“Siempre trato de hacer vestuarios de calidad, no solo por mi prestigio sino también para que el artista que lo usará, se sienta cómodo a la hora de realizar sus presentaciones. Disfruto mucho cada cosa que hago, ya sea cantar, coser o pintar, en cada una de estas tareas busco la excelencia y creo que las personas que me conocen y ven mi trabajo, son testigos de todo esto”, afirmó la artista mexicana.

Entre los sueños que la señora Imelda Juárez tiene, es lograr que todos los artistas locales, se unan para realizar un proyecto que promueva el arte latino y que en su momento, la ciudad de prioridad para que sus obras queden plasmadas para siempre en una avenida o zona de Oklahoma City.

“Nunca vamos a dejar de amar nuestro país natal. Es inexplicable lo que mi corazón siente al escuchar la música mexicana y sobretodo al interpretarla y que a través de mi arte conozcan la cultura de México. Aunque extraño mi país, creo que todos los inmigrantes que vivimos en los Estados Unidos, no podemos negar la bondad que esta nación nos ha brindado, además de las oportunidades que tenemos al conocer otro tipo de culturas, las cuales hacen que este país sea único y especial”, agregó la cantante.

Publicado en Oklahoma City
Jueves, 22 Agosto 2019 13:17

“Los Chávez”

A pesar de los obstáculos, familia hispana mantienen la unión, integridad y amor.

Entre risas, bromas, muestras de cariño y miradas que manifestaban la complicidad, el amor y la unión familiar, la familia Chávez se dispuso a compartir sus experiencias y el secreto que los mantiene unidos a pesar de los momentos difíciles que han tenido que pasar.

Ignacio Chávez, patriarca de esta familia, desde muy joven llegó a los Estados Unidos con el deseo de cumplir todas sus metas, entre ellas, formar un hogar. En su natal Guatemala, el señor Ignacio, siempre mostró habilidades en fútbol, lo cual lo llevó a pertenecer a las fuerzas básicas de un equipo profesional de fútbol, aunque este deporte era su pasión, las oportunidades eran muy pocas, así que, a sus 19 años decide dejar su país y emprender un viaje a Los Ángeles, California. Tiempo después llega a Oklahoma City, donde conoce a la señora Erica, con quien decide casarse y cumplir su sueño de tener una familia.

A la vida de Ignacio y Erica, llegaría Julio César Chávez, su hijo mayor y dos años después, la princesa de la familia, Belén Chávez. La historia de esta familia apenas comenzaba a escribirse, ya que con el paso de los años, llegarían situaciones donde las decisiones se volverían más importantes y cambiarían su destino.

“Soy muy bendecida con mi familia, mis hijos son joyas muy especiales. Julio César, desde muy pequeño nos sorprendió. A los 8 meses comenzó a caminar y patear el balón, pensábamos que quizás a eso se iba a dedicar, ya que su papá fue futbolista. Mi hija Belén siempre se interesó por el arte, le gustaba actuar y cantar, por lo que sabíamos que muy pronto tendríamos que hacer lo posible por ayudarlos a cumplir sus sueños, pero lo que no imaginábamos era que Dios tenía un plan para nuestra familia, el cual llegaría muy pronto”, compartió la señora Erica Chávez.

Desde su corta edad, Julio César comenzó a desarrollar habilidades en la televisión, participó desde muy pequeño en el programa “Fiesta Deportiva”, el cual conducía el periodista Matías Menis y su esposa Diana Miller, quienes la familia asegura, fueron los que impulsaron a Julio a desafiarse a buscar oportunidades en el séptimo arte.

“Desde su participación en televisión, Julio César se interesó por el cine. Así que, decidimos llevarlo a realizar un casting en la ciudad de Dallas, Texas, observamos que tenía talento y futuro en esta profesión, por lo que tomamos la decisión de mudarnos a Los Ángeles, California, para apoyar su sueño”, comentó el señor Ignacio Chávez.

Al llegar a California, la familia Chávez en su búsqueda de oportunidades que le dieran a su hijo, la plataforma de incursionar en el cine, enfrentarían una experiencia muy difícil, la cual amenazó su unión familiar.

“Llegamos a Los Ángeles con mucha ilusión y ganas de salir adelante, pero lamentablemente, el estilo de vida era muy diferente al que teníamos en Oklahoma, tuvimos que alquilar un lugar muy pequeño y dormir en el piso, ya que no nos alcazaba para más, el dinero empezó a faltarnos y la comida se terminó. Al ver la situación por la que pasábamos, nuestra ilusión comenzó a desvanecerse y con ella los problemas aparecieron. Un día encontré a mi esposa llorando y con sus maletas en la puerta de aquel cuarto, ella estaba decidida en regresar a Oklahoma. Estuvimos muy cerca de rendirnos, pero algo me decía que continuáramos, entendía que si Dios nos había permitido llegar hasta este momento, él nos daría la salida y la fortaleza para pasar esta prueba”, compartió Ignacio Chávez.

A pesar de este difícil episodio, la familia Chávez decidió no rendirse y seguir unidos por aquel sueño. Al poco tiempo comenzaron a ver que las cosas empezaron a cambiar positivamente y Julio César, fue llamado a grabar una película, a partir de allí, vendrían muchos proyectos más y la situación comenzó a mejorar.

“La vida nos ha enseñado que a pesar de los momentos difíciles, el amor familiar es indispensable para vencer cualquier obstáculo. Amo mucho a mi familia, ellos son muy fuertes. Mis padres dejaron todo en Oklahoma para ayudarme a lograr mi sueño. También soy muy privilegiado de tener a una hermana como Belén, quien siempre me está ayudando”, añadió Julio César Chávez.

“Mi familia ocupa un lugar muy importante en mi corazón y se que gracias a ellos, puedo llegar a cumplir mis metas, ya que en todo momento me han brindado su ayuda. Mis padres son un gran ejemplo y sin ellos nada de lo que hemos hecho, hubiera sido posible”, señaló la joven Belén Chávez.

Actualmente la familia Chávez reside en Los Ángeles, California, puesto que Julio César continúa realizando proyectos en cine y televisión y su hermana Belén en estos momentos está enfocada en la música, trabajando para próximamente sacar su primera grabación musical.

Publicado en Oklahoma City
Jueves, 08 Agosto 2019 11:51

Huellas imborrables

Bien dicen que los maestros dejan huellas imborrables en la vida de las personas y que su enseñanza dura para siempre. Por tal motivo, para la joven maestra, Yolanda Zamarripa, oriunda de Brownsville, Texas, llegar todos los días a su salón de clase, va más allá que solo enseñar una lección. Su objetivo es poder ayudar al estudiante a superar los obstáculos académicos que se le presenten y asimismo entender las situaciones personales que quizás afecten su desarrollo intelectual.

“Mi sueño era ser médico deportivo, ya que desde que tenía 4 años me encantó el fútbol, pero sabía que no sería fácil esta profesión, así que, si no lograba llegar a jugar en un equipo profesional, quería de todas maneras estar cerca de este deporte, por lo tanto ser un especialista en medicina del deporte, era una gran opción en mi vida. Al ingresar a la escuela NW Classen, logré formar parte del equipo escolar. En ellos pude encontrar no solo buenos compañeros, sino que fueron parte de mi familia, debido a que estuvieron conmigo aún en momentos muy difíciles”, mencionó la maestra.

En 2012, Yolanda Zamarripa se graduó de NW Classen High School, después ingresa a la Universidad Southern Nazarene, puesto que recibió una beca para seguir jugando fútbol en esta institución y donde además logró graduarse como médico deportivo en 2017. Al terminar su educación superior, recibe una llamada que le cambiaría su destino.

“Cindy George, entrenadora del equipo de fútbol de NW Classen High School, me llamó después de haberme graduado de la universidad y me dijo que si quería ser maestra. Comencé a sudar y sentir nervios, ya que nunca pasó por mi mente hacer esta actividad, pero era una oportunidad de trabajo y también de regresar el favor a la escuela que me dio muchas oportunidades durante mi etapa como estudiante. Hablé con mi familia y amigos, me animaron y decidí venir a NW Classen High School, quienes no dudaron en darme esta responsabilidad y desde agosto del 2017 comencé a trabajar como maestra de biología y ciencia física y además soy asistente de la entrenadora del equipo de fútbol”, comentó Yolanda Zamarripa, entusiasmada por comenzar otro ciclo escolar.

“He disfrutado mucho ser maestra y poder ayudar a mis estudiantes. Actualmente soy maestra de Inglés y ayudo a jóvenes que tienen dificultades con aprender este idioma. Es mi segundo año realizando esta tarea y he tenido muy buenas experiencias, ya que ser hispana y hablar español e inglés, ayuda a que mis alumnos se sientan en confianza”, añadió la maestra de NW Classen High School.

Sin duda que la joven maestra ha enfrentado cambios inesperados en su vida, situaciones que han sido difíciles de superar, uno de estos momentos tristes, fue en 2013, cuando su hermano Antonio Zamarripa Jr., perdió la vida en un accidente vehicular y 11 meses después su padre, Antonio Zamarripa, muere debido a una enfermedad en el hígado.

“Diciembre del 2013 y noviembre 2014, son fechas que nunca olvidaré. Mi hermano mayor falleció a los 20 años de edad, provocando un gran dolor en la familia, personalmente fue muy difícil superar esta pérdida, porque siempre estábamos juntos y compartimos muchas cosas. Luego mi padre comenzó a sentir un malestar en su hígado y lamentablemente no pudo vencer dicha enfermedad y murió. Fueron momentos de tristeza, pero también pude conocer personas que realmente aman a mi familia. Cuando todo esto ocurrió, yo estaba estudiando en la universidad, pero mi entrenadora de fútbol de NW Classen High School, se dio cuenta de la situación que estábamos pasando y empezó a juntar dinero para ayudarnos y siempre estuvo apoyándome, por esa razón, cuando me ofrecieron la oportunidad de venir como maestra a NW Classen, no pude negarme, ya que aquí me sentía feliz”, recalcó la maestra de inglés.

Como sabemos, OKCPS está pasando por un tiempo de transición, grandes cambios se están realizando en el distrito escolar y la maestra Yolanda Zamarripa es parte de todo esto, así que durante la entrevista, envió un mensaje a todos los padres que tienen dudas sobre todo lo que está ocurriendo con las escuelas de sus hijos.

“Estamos listos para dar lo mejor de nosotros como maestros, hemos tenido reuniones con educadores de otras escuelas y compartimos ideas que puedan ayudar a los alumnos a incrementar su nivel educativo. Se que hay miedo por todos los cambios que están sucediendo en el distrito escolar, pero quiero decirles que, haré todo lo posible por brindar una buena educación a sus hijos y que pueden contar conmigo si tienen una necesidad”, concretó la maestra Yolanda Zamarripa.

Publicado en Oklahoma City
Viernes, 26 Julio 2019 11:22

Brindando Esperanza

Hoy en día es necesario recordar que, alrededor nuestro existen muchas personas con necesidad, familias que buscan que alguien los apoye y les extienda la mano. Un pasaje bíblico dice: “Tuve hambre, y me diste de comer; tuve sed, y me diste de beber; fui forastero, y me recibiste; estaba desnudo, y me vestiste; enfermo, y me visitaste; en la cárcel, y viniste a mí". Por tal razón, la señora Otilia Sorto Fuentes, desde muy temprana edad tuvo el privilegio de ser educada por sus padres a servir al prójimo y dar al necesitado, sin importar cuanto sea.

En su país natal, El Salvador, Otilia Sorto creció en una familia humilde, donde su principal fuente de ingreso económico, era el trabajo de su padre Ángel María Sorto, quien era comerciante, en cambio su madre María Elia Fuentes, atendía el hogar. De su padre, aprendió a no tomar cosas ajenas y a ser respetuosa con todos, mientras que su mamá le enseñó la oración y el camino de la Fe en Dios.

“Éramos una familia de nueve personas, mis padres y mis siete hermanos. Hace algunos años falleció mi papá y mi hermano Francisco, pero siempre los recordamos con amor. Mi familia es muy unida y siempre tratamos de reunirnos, puesto que mis hermanos viven en diferentes ciudades de los Estados Unidos y otros en San Salvador, con mi madre, quien actualmente tiene 91 años”, mencionó la señora Sorto.

En 1998 Otilia Sorto, llegó a Oklahoma City para trabajar en un proyecto de la Sociedad de San Vicente de Paúl (organización caritativa católica). Al llegar a los Estados Unidos, conoce a Wilfredo Santos Rivera, quien le hizo una entrevista, puesto que, en ese momento trabajaba para un periódico católico. Desde ese momento se dieron cuenta que había una afinidad entre ambos, siguieron conociéndose y en el año 2000, se casaron.

“Wilfredo siempre me apoya en todos los proyectos, es un hombre responsable y con un gran corazón. Próximamente estaremos celebrando 19 años de casados”, comentó.

Para esta mujer salvadoreña su pasión es ayudar a los necesitados y por ese motivo, en el 2002 comenzó una iniciativa de llevar alimentos a ancianos, huérfanos y familias en El Salvador.

“Recuerdo que en una ocasión, durante fechas navideñas, me encontré a unos niños en la calle y les pregunté, que es lo que querían para Navidad; en mi mente imaginaba que dirían que un juguete, pero sin embargo me contestaron que querían comida. Fue una gran tristeza escucharlos, puesto que me di cuenta de la gran necesidad que había y fue desde entonces que decidí hacer algo por ellos y por otras personas”, afirmó Otilia Sorto, quien anualmente realiza este tipo de labor social, a través de la fundación que dirige, la cual denominó Iris Violeta (nombre que le dio, en honor a una cuñada que ella admiraba).

Cabe mencionar que la señora Otilia Sorto, también está realizando un programa para las mujeres embarazadas, proyecto que asegura tiene como propósito dar aliento y apoyo a las futuras madres, pero también crear conciencia en aquellas mujeres que están pensando en abortar.

“Cuando vivía en Honduras, leía artículos sobre el aborto y algo en mi interior me hizo reaccionar y hacer algo por las madres que esperan un bebé o que por algún motivo están pensando en abortar. En una ocasión conocí a una jovencita de 13 años, quien estaba embarazada, pero al platicar con ella me di cuenta que había mucha tristeza y rencor, debido a que fue abusada sexualmente y no quería tener a su bebé y estaba decidida a regalarlo. Durante la conversación logré que ella comenzará a acariciar su vientre y sintiera a ese pequeño ser, así que en ese momento ella logró sentir un gran amor por su bebé y decidió que nunca se separaría de él”, compartió la dirigente de la fundación Iris Violeta.  

En cuanto a los proyectos que tiene a futuro comentó que, están por construir un edificio en San Salvador, en donde realizarán un programa de apoyo laboral a madres embarazadas, un comedor para indigentes, dormitorio para personas que padecen de enfermedades renales y una capilla.

“Actualmente estamos buscando a personas que quieran apoyar estos proyectos, realizando una alguna donación económica. Por tal razón, si desea ser de ayuda a los demás, los invito a contactarse con nosotros a través del Facebook@FundacionIrisVioleta o llamando al número de teléfono 405-550-9524”, añadió Otilia Sorto, quien también dijo durante la entrevista que, agradece a todas a aquellas personas que durante todo este tiempo la han ayudado a llevar un poco de apoyo a las personas necesitadas.

Publicado en Oklahoma City
Jueves, 04 Julio 2019 11:37

Finanzas, metas y éxito

Oscar N. Quiroga y Carmen S. Quiroga reciben nombramiento de Vice Presidentes de Servicios Financieros.

Ciertamente cada persona tenemos un propósito, pero en ocasiones pareciera que es difícil conocer cual es en realidad lo que nos apasionará en la vida y que nos lleve a trazar una meta que determine nuestro éxito profesional y personal. Aunque durante el camino enfrentemos situaciones que impedirán alcanzar nuestro objetivo, debemos estar enfocados y perseverar hasta lograr nuestros sueños, los cuales debemos saber que, nunca es demasiado tarde para cumplirlos.

En la vida del señor Oscar N Quiroga, nativo de Argentina, así lo ha sido durante su carrera profesional y personal. Los obstáculos han llegado día a día, pero su determinación lo ha convertido en una persona con visión y dispuesta a conseguir sus sueños. Actualmente el señor Quiroga junto con su esposa, Carmen S. Quiroga, recibieron el nombramiento de Vice Presidentes Regionales de Servicios Financieros.

Desde 1963 Oscar N Quiroga es residente de Oklahoma. Se desempeñó en la fuerza laboral en áreas de manufactura y posteriormente como ingeniero diseñador de equipos para la industria petrolera. Los últimos 25 años de su carrera profesional sirvió como Gerente de Servicios de Ingeniería para una empresa de renombre internacional.

Sus bases educativas en la facultad de ingeniería de la Universidad de Oklahoma y también en Oklahoma City University, enfocados en estudios de ingeniería mecánica y gerencia técnica. Le permitieron lograr grandes oportunidades laborales y desempeñarse en el ámbito internacional, principalmente en Ámsterdam, Holanda y también en Monterrey, México.

En 1965 Oscar Quiroga iniciaría una nueva etapa en su vida personal al conocer a Carmen S Quiroga, con quien contrajo matrimonio en la ciudad de México y juntos formaron una bella familia de tres hijos: Carmen Alicia, Oscar Raúl y Mónica Elena.

Al retirarse del ámbito laboral, el señor Quiroga decidió emprender una nueva carrera en el área de Servicios Financieros, certificándose en áreas de seguros de vida, como así también en áreas de inversiones y ahorros.

“Mi objetivo principal es ayudar a familias que estén adecuadamente protegidas, libres de deudas y que obtengan independencia financiera”, mencionó el actual Vice Presidente de Servicios Financieros de una de las empresas financieras de alto rango nacional.

Pero el señor Oscar Quiroga no solo ha trabajado en torno a servicios financieros, sino que también se ha desempeñado en servicios voluntarios tales como: Presidente del club de fútbol de Moore, Oklahoma; Presidente del Concilio consejero al Gobernador en asuntos Hispanos y de Latinoamérica, entre otros.

Existe una frase que dice: “Nadie triunfa sin esfuerzo. Aquellos que triunfan deben su éxito a la perseverancia”. Sin duda, está frase describe la vida de Oscar y Carmen Quiroga, quienes a base de dedicación, disciplina, pasión por ayudar a las familias y a su experiencia en el ámbito financiero, hace unas semanas atrás lograron una meta más. Ser nombrados Vice Presidentes Regionales de Servicios Financieros.

Además, cabe mencionar que, el señor Quiroga es columnista de Finanzas de este periódico, donde comparte artículos relacionados con temas de finanzas del hogar y en el cual a través de sus consejos ayuda a nuestra comunidad a poder ahorrar, invertir para su futuro y proteger a su familia financieramente.

Asimismo la familia Quiroga ha logrado formar un excelente equipo de trabajo, en esta ocasión se suman a ellos la joven pareja Luis y Teresa Pantoja, quienes comparten la misma misión que los señores Quiroga.

"Nuestro objetivo es poder llegar a más familias hispanas y poder ayudarlos en sus finanzas, ya que este tema es algo que vemos y utilizamos en nuestro día a día, además la importancia de tener en orden las finanzas, da una enorme tranquilad para uno mismo y la familia", comentó el joven matrimonio. "La principal razón por la cual estamos trabajando en esto, es por una dura situación que pasamos mi familia y yo hace unos años a falta de información, por la cual no nos gustaría que ninguna familia pasara, es por eso que queremos llegar a tantas familias como sea posible para poder educarlas", añadió Luis Pantoja.

El equipo Quiroga se ha enfocado en educar a la comunidad hispana en temas financieros. Esto, a través de consultas y eventualmente clases gratuitas.

"Nos sentimos muy contentos de este nuevo nombramiento y también agradecemos a nuestro equipo por el deseo de ayudar y servir a nuestra comunidad", afirmó Oscar N Quiroga, Vice Presidente de Servicios Financieros.

Si usted está interesado en poder hablar con alguno de ellos, no dude en contactarlos y programar una cita para poder empezar a planificar su futuro financiero. Oscar y Carmen Quiroga (405) 922-1833 o Luis y Teresa Pantoja (405) 968-5705.

Publicado en Oklahoma City
Jueves, 26 Julio 2018 11:07

Nuevos retos

María Patricia Peruch, es nacida en los Estados Unidos de padres Guatemaltecos. Con tan solo 23 años de edad esta joven tiene su título universitario en Lenguas Modernas en Español y continúa estudiando la carrera de Francés y una maestría en Estudios Liberales.

“Estudié español porque, he visto la gran necesidad que existe en nuestra comunidad en cuanto a un intérprete, que no solo hable el idioma sino que tenga el conocimiento del lenguaje, por esa razón me guié por esa carrera, pero mi meta ha cambiado, ya que actualmente quiero ser abogado”, mencionó Maria Peruch, quien manifiesta que la comunidad hispana necesita que más jóvenes se sigan preparando académicamente.

“Hay una necesidad muy grande en cuanto a hispanos profesionales. Necesitamos personas que se gradúen con una carrera universitaria y que entiendan las problemáticas de los estudiantes y así crear conexiones con los demás y motivarlos a que se sigan preparando”, señaló la joven.

María Patricia Peruch, es la hermana mayor de la familia, algo que disfruta, ya que quiere seguir dando un buen ejemplo de superación para sus hermanos y padres.

“Mi familia es mi vida y me encanta pasar tiempo con ellos. El esfuerzo que mis padres hicieron para emigrar a los Estados Unidos no ha sido en vano, ya que mis hermanos y yo, luchamos cada día para ser mejores en todos los aspectos de la vida. Recuerdo que mi padre trabajaba mucho, todas las tardes después de salir de su trabajo en construcción, llegaba a casa y me pedía una limonada y se iba a su segundo trabajo, me ponía a pensar el porqué trabajaba tanto, pero sabía que lo hacía para que su familia pudiera tener un mejor futuro. Gracias a ese esfuerzo yo pude estudiar en la universidad. El no vino de Guatemala para que nosotros fuéramos personas mediocres, sino para que seamos profesionales, que se den a respetar y que respeten a los demás”, dijo María.

Durante su caminar académico, no todo ha sido fácil para esta joven. Hubo ciertos momentos en los cuales ella sufrió discriminación, pero asegura que eso nunca la desvió de sus sueños.

“Siempre he sabido que hay discriminación contra los hispanos y mujeres, así que yo sufrí eso. En una ocasión por mi etnicidad, ya que mi papá es indígena de Guatemala, de lo cual siento mucho orgullo, ya que eso hace que mi cultura sea más rica. Pero la verdad, no me enfoco en eso, a mi me gusta responder con hechos. Estoy por graduarme con mi segunda carrera profesional, tengo un buen trabajo en una escuela primaria, así que esa es mi respuesta para todos aquellos que se creen mejor que alguien mas”, expresó la joven.

Hace un tiempo María Peruch, tuvo el privilegio de ser nombrada Miss Guatemala Oklahoma 2018, algo que manifiesta le da la oportunidad de seguir mostrando su cultura a otras comunidades, así como conocer gente nueva y crear relaciones.

“Ser Miss Guatemala Oklahoma, ha sido una experiencia muy bonita. He tenido la oportunidad de conocer tanto a personas de nuestra comunidad que buscan un mejor futuro para sus familias como empresarios exitosos, y de todos he aprendido mucho. De igual manera me da la oportunidad de representar mi cultura guatemalteca”, añadió.  

María Peruch, está consiente del crecimiento de la comunidad hispana en Oklahoma y aconseja que además del éxito económico que se adquiera, deben sentirse felices con lo que hagan.

“Se que cada vez la comunidad hispana es más fuerte en la sociedad, que en un futuro seremos una comunidad doblemente exitosa. Muchas veces las personas hacen algo que no les gusta o emprenden negocios que no conocen o no les apasionan y terminan frustrados, por esa razón siempre debemos hacer lo que nos agrada, así seremos felices y haremos las cosas con amor”, agregó María Patricia Peruch.

Publicado en Oklahoma
Jueves, 26 Julio 2018 11:04

Lazos de amor

 Familia Maya comparte su experiencia en la lucha contra el cáncer.

Para la familia Maya los últimos meses no han sido fáciles, pero a pesar de los días donde la esperanza pareciera agotarse, siempre la unión, el amor y fe reaparecen y continúan luchando por un mejor mañana. Ana Maya junto a su pequeño Andrew, nos compartió su historia y la situación que viven en este momento.

“Somos una familia de seis, muy unida, nos gusta el fútbol, ir a la iglesia y si tenemos que salir algún lado, siempre lo hacemos juntos. Soy muy bendecida en tener a Andrew, Melanie, Sebastián y a mi esposo Esteban en mi vida, y aunque no todo ha sido felicidad, seguimos juntos en cada obstáculo que tenemos”, mencionó la señora Ana Maya.

Durante el mes de enero, la familia Maya, recibió una noticia que nunca imaginaron. Los médicos habían detectado un tumor en el hígado del pequeño Andrew Mata.

 “Todo comenzó en el mes de diciembre. Mi hijo se quejó de dolor en el estomago, así que lo llevé a diferentes hospitales de la ciudad, pero nadie pudo ayudarme, solo me decían que era un virus o que estaba estreñido. Decidí ir con su pediatra, el cual le realizó exámenes de sangre, los cuales dieron positivo hepatitis A y B, posteriormente fuimos al hospital y le hicieron un ultrasonido donde percataron que había un tumor de 10 cm invadiendo el hígado. Desde ese momento todo cambió”, manifestó Ana Maya.

La preocupación y desesperación invadieron a los padres de Andrew. Ellos aseguran que comenzaron a cuestionarse el porqué estaba sucediendo esta situación en la familia.

 “Cuando me dieron la noticia, me solté llorando, no podría creer que meses antes mi hijo estuviera jugando, corriendo y hoy se siente cansado, triste, y con dolor. Su color de piel ha cambiado, su cabello se ha caído y su peso ha disminuido. Es muy triste lo que estamos viviendo”, señaló la madre de Andrew.

Desde el mes de abril, Andrew ha recibido quimioterapias, el tumor se ha reducido 1cm, pero todavía faltan tratamientos que realizar, ya que el cáncer está en etapa tres y ha invadido el vaso sanguíneo. Andrew Mata fue aceptado en el Texas Children’s Hospital en la ciudad de Houston, Texas. Él junto a sus padres viajan constantemente para seguir con el tratamiento, situación que comienza a generar gastos inesperados en la familia, ya que no cuentan con la economía suficiente para poder suplir sus necesidades. Por esa razón piden a aquellos que sientan el deseo de ayudar, brinde apoyo a la familia.

 “Es muy difícil, ya que nos hemos atrasado en pagos del hogar, debido que tenemos que realizar gastos que el hospital no cubre. Hay personas que nos han estado ayudando, lo cual agradezco mucho. El equipo de fútbol donde participa mi esposo, hicieron playeras con la foto de mi hijo y reunieron dinero con los equipos de la Liga Latina”, mencionó.


 Si usted desea ayudar a la familia Maya, puede comunicarse con ellos al (405) 409-3016,  comunicándose a través de correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o realice su donación en https://www.gofundme.com/andrew-maya-fighting-canser?fbclid=IwAR1pS0gvTXEGAjHFjEAykIzJxd1mNqXQOQ2AKwWFHmgzPziVm7OcWGB0VXo 

Publicado en Oklahoma
Viernes, 17 Febrero 2017 11:02

Es tiempo de salir de la sombra

José Emmanuel Vega es oriundo de la ciudad de Tulsa, de padres mexicanos (Su papá nacido en Michoacán y su mamá de Guerrero).  José tiene una gran pasión por servir a la comunidad Hispana. Nos cuenta que su vida ha sido como una montaña rusa, con altas y bajas, pero eso le a ayudado que si en un momento de la vida hay una bajada, también hay una subida.

A la edad de 16 años tuvo que trabajar, estudiar y enfocarse en que era lo que quería ser, así que su pasión inició a los 17 años cuando tuvo la oportunidad de tener su propio programa de televisión "Tulsa Youth Talk" (Los Jóvenes de Tulsa Platican), un programa que salía al aire en 3 canales. Tulsa Gobertment Channel para la ciudad de Tulsa, Tulsa Public Schools y Tulsa Community College(en este programa el era el locutor, reportero, director, camarógrafo, etc.).

El deseo de hacer el programa era para informar a la comunidad joven de Tulsa. Los temas en los cuales se enfocaban eran: Discriminación por el color de piel y su origen; Embarazo y los Jóvenes, Drogas y Alcohol, Educación y

Becas y que necesitabas para entrar al Colegio y Universidad.

José Emmanuel Vega sabe que es imposible lograr hacer un cambio a nivel mundial, pero está consiente de que puede cambiar su mundo que es su comunidad, su familia, la comunidad que representa y la comunidad que está siendo atacada.

“Lo único que me gustaría lograr es inspirar a alguien a continuar con lo que está haciendo o ayudarle a informarse, quizás no pueda cambiar la manera de pensar de todos, pero si puedo hacerlo con solo una persona, eso es algo grande para mi”, mencionó José Emmanuel Vega.

Debido a la ola de racismo que sigue existiendo en nuestras comunidades este joven fue atacado el año pasado. En ese ataque le dañaron su auto, lo golpearon, le escupieron, pero eso no lo detuvo sino que le abrió los ojos para darse cuenta que si él lo sufrió hay mas gente que lo está sufriendo en cualquier ciudad o país. Es de ahí donde viene la pasión y el deseo de seguir defendiendo a la comunidad que sufre este tipo de injusticias.

En el tiempo libre a José le encanta correr junto a su perrita "Princess", disfruta del cine, boxeo, le encanta sentir la adrenalina al pasear en su motocicleta sin rumbo fijo y sentir la sensación de libertad del viento; también hace voluntariado, y en ocasiones ayuda con un programa para la ciudad de Tulsa llamado"Tulsa Mayor Youth Council" (Consejo de Jóvenes para el Alcalde de Tulsa), este grupo de jóvenes se reúne dos veces al mes para compartir con el Alcalde Municipal sus inquietudes, problemas y situaciones que ellos ven que afectan a los jóvenes menores de 18 años.

“Disfruto trabajar con jóvenes porque se que ellos tienen un gran potencial, son muy inteligentes y necesitamos este tipo de personas que puedan hacer historia en nuestra comunidad”, agregó José Vega.

 

 

Fotografía e información David Casas.

Publicado en Oklahoma City
Jueves, 02 Febrero 2017 09:44

Todos tenemos valor

Originario de Monterrey Nuevo León, México; Moisés Echeverría, emigró junto a su familia a los Estados Unidos cuando tenía tan solo 13 años de edad. En ese momento estaba estudiando la secundaria, así que el llegar a otro país no fue nada fácil.  

“Recuerdo que estaba en plena adolescencia. Fue un tiempo interesante para mí, tuve que a aprender otro idioma, una nueva cultura, hubo muchas dificultades, pero también muchas oportunidades. Siempre he sido una persona que trata de dar el 110 por ciento en todo lo que hago. Constantemente trataba de sacar buenas notas en la escuela, formar parte de actividades de liderazgo y todo eso se lo debo a mi familia, ya que mis padres siempre nos inculcaron esos principios”, mencionó Moisés Echeverría.

Actualmente este joven regiomontano es Presidente y CEO de OCCJ (Oklahoma Center for Community and Justice), una organización que tiene como misión lograr que todo individuo sea respetado a pesar de las diferencias y con una visión clara de trabajar para eliminar el racismo, la intolerancia y el odio. Principalmente se trabaja a través de programas en las escuelas con los Directores, Superintendentes, Maestros y alumnos tratando de concientizar y dejarles saber el peligro que lleva el discriminar a alguien.

“Algo que marcó mi vida sin lugar a dudas fue una experiencia en la preparatoria. Después de lo ocurrido el 11 de Septiembre en mi opinión noté un cambio anti-inmigrantes más presente y eso me afectó un poco, personalmente me sentí como el no ser querido en este país o no poder soñar en tener mejores cosas, etc. Un día una consejera de mi escuela me invitó a un campamento de liderazgo de la organización OCCJ, de la cual hoy soy el Presidente. Allí pude ver jóvenes de diferentes partes del mundo, mostrando su cultura sin preocuparse a ser criticados. Ese día fue la primera vez que sentí orgullo de mi cultura, poder hablar español y reflejar quien soy realmente; así que sigo tratando de que otros jóvenes al igual que yo, se sigan sintiendo orgullosos de si mismos sin importar las diferencias”, señaló el Presidente de Oklahoma Center for Community and Justice.

Moisés Echeverría sigue con la esperanza de poder ver a nuevos líderes latinos que sigan luchando por el bien de las minorías, pero no olvida a aquellos que han trabajado en el pasado poniendo el fundamento para que las nuevas generaciones caminen y continúen luchando.

“Me sorprende mucho cuando escucho a personas especialmente latinos hablar mal de otros grupos de la comunidad y generalizar. Creo que debemos ponernos a pensar un poco y no caer en el mismo mecanismo de crítica. Hay una dicho que dice: trata a los demás como quieres ser tratado. Al final del día todos queremos tener un techo sobre nuestra cabeza, tener alimento en nuestra mesa y trabamos duro para lograrlo. No tenemos las respuesta a todo, ni somos mejores que el otro, siempre podemos aprender del que está a nuestro lado. Tengo el privilegio de trabajar con personas que son cristianos, católicos, judíos o musulmanes y todos ellos me han enseñado algo especial. Por esa razón debemos respetar a las demás comunidades porque nunca sabemos que podemos aprender de ellos”, concretó Moisés Echeverría.

Publicado en Oklahoma City

Aunque actualmente es Subdirector de la Escuela Webster Middle School, y su vida ha cambiado en gran manera; Pedro Martínez, originario de Venezuela, nos compartió su paso al tener la oportunidad de servir a los Estados Unidos como Soldado y Oficial de las Fuerzas Armadas de este país.

“Todo comenzó cuando tenía 27 años de edad. Decidí servir a este país, primero porque siempre crecí con la idea de ser soldado y segundo por que sabía los beneficios que te otorgaban al formar parte del ARMY. Quería comenzar una vida nueva en los Estados Unidos y esta era una gran oportunidad que no podía desaprovechar”, comentó el actual Subdirector de la Escuela Webster Middle School.

Al pisar por primera vez un cuartel Pedro Martínez sintió miedo, ya que por su mente pasaba el que lo enviaran a la guerra, algo que el no quería hacer. Por esa razón comenzó a encomendarse a Dios para que lo protegiera y lo pusiera en un lugar donde no corriera peligro. El creer en Dios fue lo que lo mantuvo confiado y seguro durante todo el tiempo que sirvió como soldado y oficial en este país.

“Creo que si no hubiera puesto a Dios en primer lugar en mi vida quizás estaría sufriendo ataques de pánico, estuviera refugiado en el alcohol o en algún otro vicio para calmar mi ansiedad o quizás hubiera muerto. Dios me dio valor y fuerza para soportar en todo momento”, aseguró el veterano.

Uno de los trabajos que realizó el Teniente Coronel Pedro Martínez fue el ayudar en los almacenes y posteriormente ingresó al departamento de mantenimiento donde era encargado de revisar que los tanques de guerra, vehículos o armamento estuviera en las mejores condiciones. El mayor rango que alcanzó en su servicio en el ARMY fue de Teniente Coronel.

“Una de las experiencias que es difícil de olvidar es cuando fui a la guerra en Irak, el escuchar las balas y ver como las bombas y los misiles eran detonados fue terrible. Recuerdo que mi madre lloraba mucho al saber lo que yo estaba pasando en aquel momento, esa situación también fue muy difícil, pero la verdad no me arrepiento de todas las experiencias que viví ya que me enseñaron valores me han ayudado actualmente en mi vida”, mencionó.

“Es muy importante el poder celebrar y honrar a todos aquellos que han servido a este país; pienso que el festejar el día de los Veteranos es algo que no debemos olvidar nunca. Particularmente celebro junto a mi familia con una carne asada. Invito a todos los veteranos y familiares a ser agradecidos con Dios y con este país que nos ha dado la oportunidad de realizar esta inolvidable experiencia”, agregó Pedro Martínez, Ex Teniente Coronel de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos.

Publicado en Oklahoma City
Página 1 de 2

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento