Miércoles, 18 Septiembre 2019
BREAKING NEWS
Jueves, 22 Agosto 2019 13:17

“Los Chávez”

A pesar de los obstáculos, familia hispana mantienen la unión, integridad y amor.

Entre risas, bromas, muestras de cariño y miradas que manifestaban la complicidad, el amor y la unión familiar, la familia Chávez se dispuso a compartir sus experiencias y el secreto que los mantiene unidos a pesar de los momentos difíciles que han tenido que pasar.

Ignacio Chávez, patriarca de esta familia, desde muy joven llegó a los Estados Unidos con el deseo de cumplir todas sus metas, entre ellas, formar un hogar. En su natal Guatemala, el señor Ignacio, siempre mostró habilidades en fútbol, lo cual lo llevó a pertenecer a las fuerzas básicas de un equipo profesional de fútbol, aunque este deporte era su pasión, las oportunidades eran muy pocas, así que, a sus 19 años decide dejar su país y emprender un viaje a Los Ángeles, California. Tiempo después llega a Oklahoma City, donde conoce a la señora Erica, con quien decide casarse y cumplir su sueño de tener una familia.

A la vida de Ignacio y Erica, llegaría Julio César Chávez, su hijo mayor y dos años después, la princesa de la familia, Belén Chávez. La historia de esta familia apenas comenzaba a escribirse, ya que con el paso de los años, llegarían situaciones donde las decisiones se volverían más importantes y cambiarían su destino.

“Soy muy bendecida con mi familia, mis hijos son joyas muy especiales. Julio César, desde muy pequeño nos sorprendió. A los 8 meses comenzó a caminar y patear el balón, pensábamos que quizás a eso se iba a dedicar, ya que su papá fue futbolista. Mi hija Belén siempre se interesó por el arte, le gustaba actuar y cantar, por lo que sabíamos que muy pronto tendríamos que hacer lo posible por ayudarlos a cumplir sus sueños, pero lo que no imaginábamos era que Dios tenía un plan para nuestra familia, el cual llegaría muy pronto”, compartió la señora Erica Chávez.

Desde su corta edad, Julio César comenzó a desarrollar habilidades en la televisión, participó desde muy pequeño en el programa “Fiesta Deportiva”, el cual conducía el periodista Matías Menis y su esposa Diana Miller, quienes la familia asegura, fueron los que impulsaron a Julio a desafiarse a buscar oportunidades en el séptimo arte.

“Desde su participación en televisión, Julio César se interesó por el cine. Así que, decidimos llevarlo a realizar un casting en la ciudad de Dallas, Texas, observamos que tenía talento y futuro en esta profesión, por lo que tomamos la decisión de mudarnos a Los Ángeles, California, para apoyar su sueño”, comentó el señor Ignacio Chávez.

Al llegar a California, la familia Chávez en su búsqueda de oportunidades que le dieran a su hijo, la plataforma de incursionar en el cine, enfrentarían una experiencia muy difícil, la cual amenazó su unión familiar.

“Llegamos a Los Ángeles con mucha ilusión y ganas de salir adelante, pero lamentablemente, el estilo de vida era muy diferente al que teníamos en Oklahoma, tuvimos que alquilar un lugar muy pequeño y dormir en el piso, ya que no nos alcazaba para más, el dinero empezó a faltarnos y la comida se terminó. Al ver la situación por la que pasábamos, nuestra ilusión comenzó a desvanecerse y con ella los problemas aparecieron. Un día encontré a mi esposa llorando y con sus maletas en la puerta de aquel cuarto, ella estaba decidida en regresar a Oklahoma. Estuvimos muy cerca de rendirnos, pero algo me decía que continuáramos, entendía que si Dios nos había permitido llegar hasta este momento, él nos daría la salida y la fortaleza para pasar esta prueba”, compartió Ignacio Chávez.

A pesar de este difícil episodio, la familia Chávez decidió no rendirse y seguir unidos por aquel sueño. Al poco tiempo comenzaron a ver que las cosas empezaron a cambiar positivamente y Julio César, fue llamado a grabar una película, a partir de allí, vendrían muchos proyectos más y la situación comenzó a mejorar.

“La vida nos ha enseñado que a pesar de los momentos difíciles, el amor familiar es indispensable para vencer cualquier obstáculo. Amo mucho a mi familia, ellos son muy fuertes. Mis padres dejaron todo en Oklahoma para ayudarme a lograr mi sueño. También soy muy privilegiado de tener a una hermana como Belén, quien siempre me está ayudando”, añadió Julio César Chávez.

“Mi familia ocupa un lugar muy importante en mi corazón y se que gracias a ellos, puedo llegar a cumplir mis metas, ya que en todo momento me han brindado su ayuda. Mis padres son un gran ejemplo y sin ellos nada de lo que hemos hecho, hubiera sido posible”, señaló la joven Belén Chávez.

Actualmente la familia Chávez reside en Los Ángeles, California, puesto que Julio César continúa realizando proyectos en cine y televisión y su hermana Belén en estos momentos está enfocada en la música, trabajando para próximamente sacar su primera grabación musical.

Publicado en Oklahoma City

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento