Viernes, 24 Noviembre 2017
BREAKING NEWS
Jueves, 07 Septiembre 2017 14:40

Taylor busca ser elegido

El mejoramiento y la seguridad de la cárcel más grande del estado están entre las preocupaciones más importantes de Taylor.

El martes 12 de septiembre, los residentes del condado de Oklahoma tendrán la oportunidad de votar por el próximo alguacil. Aunque P.D. Taylor no es el alguacil oficial, él ha hecho numerosos cambios en los pocos meses en los que ha ejercido el puesto interino, y se ha ganado el apoyo de muchos residentes y oficiales del condado. Taylor está registrado como republicano, y tendrá dos oponentes durante esta elección, el independiente Ed Grimes, adjunto de alguacil del condado Canadian y el demócrata Mike Hanson, el oficial que actualmente está a cargo del departamento en el que Taylor busca el puesto principal.

El alguacil interino P.D. Taylor ha trabajado en agencias policíacas durante casi toda su vida adulta. Trabajó durante 26 años en el Departamento de Policía de OKC y tiene ahora 20 en el Departamento de Alguacil del condado, sirviendo esta última década como adjunto de alguacil.

Taylor fue nombrado alguacil interino cuando su predecesor, el alguacil John Whetsel, inesperadamente se jubiló algunos meses después de su reelección, en medio de criticismo relacionado con la administración de presupuesto y de muertes de presos ocurridas en la cárcel del condado.

Durante nuestra entrevista con el alguacil, Taylor expresó preocupación acerca de la sobrepoblación en la cárcel y la falta de recursos. Taylor supervisa en promedio alrededor de 1,000 empleados y 2,200 presos. Él administra un presupuesto de 34 millones de dólares, pero menciona que una gran parte de dicho fondo se ocupa en el cuidado médico de los presos debido a que muchos de ellos no gozan de buena salud al llegar. Las necesidades para la salud mental también agotan aún más los fondos disponibles, y el sobrante para hacer mejoras es mínimo. Las instalaciones actualmente tienen un contrato de servicios médicos de $650,000 mensuales para proporcionar cuidado a los detenidos.

Taylor dice que la cárcel, que abrió en 1991, fue diseñada para albergar a no más de 1,200 presos. Actualmente alberga en promedio a 2,200 y recientemente durante algún tiempo albergó hasta 3,100 con muchas celdas ocupadas por 3 presos. Taylor explicó que ciertos presos necesitan albergarse por separado ya que pueden presentar afiliación a pandillas, problemas de salud mental u otras cuestiones. Estos factores provocan que la cárcel utilice más espacio de lo que fue planeado originalmente. La mala construcción del edificio ha causado problemas constantes con moho, inundaciones y asuntos de seguridad.

Mientras su predecesor insistía en que la única opción era una cárcel nueva, Taylor puede ver un futuro con una cárcel nueva o mejorada en la cual los presos pueden tener actividades recreacionales al aire libre, instalaciones para entrenamiento, un edificio por separado para tratar enfermedades mentales, espacio para una clínica médica operacional y otros cambios que mejorarían la seguridad, aliviarían los problemas de sobrepoblación y facilitarían la administración de la cárcel. Taylor dice que la cárcel necesita hacer un mejor trabajo para relacionarse y utilizar otras agencias para alcanzar un objetivo en común.

Un problema grave que Taylor ve en la cárcel es el tiempo que se toma para procesar un detenido y soltarlo o enviarlo a otra cárcel de largo plazo con mejores recursos y actividades para presos. Menciona que no es raro que un preso tenga que esperar 8 o 9 meses para ser procesado.

Taylor ve la necesidad de implementar un impuesto de venta del condado y menciona el hecho de que el condado de Oklahoma es el único condado en Oklahoma que no cuenta con este ingreso para financiar la cárcel más grande del estado. Él cree en la necesidad de organizar un esfuerzo verdadero de mercadotecnia similar a MAPS para convencer a residentes de que un fondo adicional para la cárcel es prioridad principal para el condado.

Conjuntamente con el liderazgo de OKCPD, Taylor siente una gran apreciación por la comunidad Hispana del condado, se compromete a no utilizar sus limitados recursos para actuar como una agencia de inmigración, y desea no cambiar esta perspectiva.

“Si tratas a la gente con respeto, tu recibirás de vuelta ese mismo respeto el 99% de las veces,” dice Taylor. Es una creencia muy importante para él.

Entre sus muchas distinciones, Taylor está orgulloso de haber fungido como presidente de la Orden Fraternal de Policías (FOP por sus siglas en inglés) durante muchos años durante su servicio en el OKCPD.  Él fue elegido como Policía del Año, por la Orden Fraternal Nacional de Policías en 1995.  Nacido y criado en OKC, P.D. Taylor es graduado de Putnam City High School, clase de 1964, y obtuvo su grado asociado en ciencias policiacas del Oklahoma City Southwestern College. Mientras servía en el U.S. Army de 1966-1968, Taylor estuvo estacionado en Vietnam, obteniendo el rango de sargento. Se unió al Departamento de Policía de Oklahoma City en 1968. Tiene 3 hijas, 3 nietos y lleva 40 años de casado.

Publicado en Oklahoma City

Improvements and safety among biggest Taylor’s concerns for State’s largest jail.

On Tuesday, September 12, Oklahoma County residents will vote on who will be our next Sheriff.  Although PD Taylor is not the official Sheriff, he has made numerous changes in the few months he has held the interim position and has gained the support of many county residents and officials.   Republican registered Taylor faces 2 other opponents this election, Independent Ed Grimes, Undersheriff of Canadian county and Democrat Mike Hanson, current officer of the department for which he seeks top position.

Interim Sheriff PD Taylor has served in law enforcement for most of his adult life.  He spent 26 years with the OKC Police Department and now has 20 years with the County Sheriff’s Department, the last decade as Undersheriff.

Taylor was named interim Sheriff when his predecessor Sheriff John Whetsel, retired unexpectedly months after his reelection but amidst criticism over budget management and inmate deaths at the county jail.

During our interview with the Sheriff, Taylor expressed concern about jail overcrowding and a shortfall of resources.  Taylor oversees about 1000 employees and 2200 inmates on average.  He manages a 34 million dollar budget but says that a large portion of that is spent on healthcare of inmates due to the fact that many inmates are not in good health when they arrive.  Mental health needs also further drain the budget with not much left over for improvements.  The facility currently contracts for $650,000 a month in medical services to provide care for detainees.

Taylor says that the jail, which opened in 1991, was designed to house no more than 1200 inmates, currently holds about 2200 on average and at one point recently had held as many as 3100 with many cells occupied by 3 inmates.   Taylor explained that certain inmates must be housed separately due gang affiliations, mental health problems and other issues.  Those factors cause the jail to use more cell space than is accounted for.   Poor construction of the building has caused constant issues with mold, flooding and security issues.

While his predecessor demanded a new jail or else, Taylor sees a future with a new jail or an improved jail where inmates have outdoor recreational facilities, training facilities, a separate mental health facility, space for a operational medical clinic and other improvements that would impact safety, alleviate overcrowding issues and make for a more efficient run jail.  Taylor says the jail needs to do a better job of working with and reaching out to other agencies to move toward this common goal.

A serious issue at the jail Taylor sees is the time it take for detainees to be processed and either released or sent to a more long term facility with more resources and activities for inmates.   He says that its not uncommon for inmates to wait 8 or 9 months to be processed.

Taylor sees the need for a county sales tax and cites the fact the Oklahoma County is the only county in Oklahoma not to provide this revenue for the State’s largest jail.  He believes the need for a real marketing effort similar to MAPS to convince residents that additional jail funding is a top priority for the County.

Much like OKCPD leadership, Taylor expresses an appreciation for the Hispanic community in the county and pledges not to use its limited resources to become an immigration enforcement agency and has to desire to change that perspective.

“If you treat people with respect, you will get the same respect back 99% of the time,” Taylor says.  It’s a belief that Taylor holds dear.

Among his many distinctions, Taylor is proud to have served as the Fraternal Order of Police (FOP) Chairman for many years during his time with the OKCPD.  He was elected as Policeman of the Year, by the National Fraternal Order of Police in 1995.  Born and raised in OKC, P.D. Taylor is a graduate of Putnam City High School, the Class of 1964, and he obtained his associate degree in police science from Oklahoma City Southwestern College.  While serving in the U.S. Army from 1966-1968, Taylor was stationed in Vietnam, attaining the rank of sergeant.  Taylor joined the Oklahoma City Police Department in 1968.  Taylor has 3 daughters, 3 grandchildren and has been married for 40 years.

Publicado en Oklahoma City

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento