Martes, 12 Diciembre 2017
BREAKING NEWS
¿Por qué crees todo lo que dicen tus amigos de Facebook? Esta es la explicación científica

¿Por qué crees todo lo que dicen tus amigos de Facebook? Esta es la explicación científica

Esta divertida publicación de Facebook ha estado dando vueltas por ahí:
"Facebook comenzará a robar tus calzones a la medianoche si no copias y pegas este mensaje en la siguiente hora", así comienza. "Esto es real. Tengo el mensaje de primera mano de Elvis, quien estaba almorzando con Pie Grande mientras montaban al Monstruo del Lago Ness.
"Si no reenvías este estatus, ¡el código de Facebook incendiará automáticamente su computador y le hará daño a un inocente conejo en el bosque!", continúa.
"Los usuarios de Facebook creerán cualquier cosa que sus amigos copien y peguen en su estatus", concluye la publicación.
Divertido... y verdadero.
No, Facebook no ha cambiado sus configuraciones de privacidad. No, lo que has puesto no le pertenece a Facebook en este momento.
Piensa en todas las cosas que la gente ha creído de las redes sociales sin prueba alguna. ¡Facebook ha cambiado tu configuración de privacidad y es dueña de todo lo que has puesto! ¡Facebook te cobrará cargos!
¡Ochenta y cuatro miembros del Congreso arrestados por conducir borrachos en un año! ¡Expulsan una niña de un KFC porque su cara asustaba a los clientes!
Algunas veces esto va más allá de creer. La gente le donó dinero a la familia que reclamó que su hija fue expulsada de KFC por cuenta de su cara desfigurada. (Una posterior investigación independiente contradijo la versión de la familia).
The Bey Hive matoneó en las redes sociales a la diseñadora de modas Rachel Roy porque estaban seguros de que ella era "Becky la del cabello bonito", quien supuestamente tuvo un romance con Jay Z., el marido de Beyoncé. Entonces, por supuesto que algunos fanáticos confundidos la emprendieron también contra la chef de televisión Rachael Ray.
Incluso gente superinteligente cree en lo que sus amigos dicen en Facebook.
Un estudiante graduado de psicología en Dartmouth recientemente llegó al trabajo muy excitado acerca de un nuevo tipo de fruta del que había leído en Facebook. En la parte exterior lucía como una banana, pero en el interior era un jugoso y verde kiwi.
Un profesor, Luke Chang, le dijo que no había tal cosa de un cruce entre un banano y un kiwi. Si lo hubiera, ¿no estaría en las góndolas de los supermercados?
Chang le mostró al estudiante reportes que desmontaban el fraude del "baniwi".
"Dijo "¡no puedo creer que caí en esa! Pero todo el mundo en el laboratorio aseguró "no te preocupes, también caímos", afirmó Chang, profesor asistente de Estudios Psicológicos y Cerebrales en Dartmouth.
Mauricio Delgado, profesor de Psicología en la Universidad de Rutgers, dice que es simplemente parte de nuestra naturaleza como seres humanos creer en lo que otros seres humanos dicen.
"Nuestros cerebros están conectados de esa manera", aseveró Delgado.
A continuación, veremos cinco razones del por qué nuestras psiques están diseñadas para creer en nuestros amigos en Facebook y en la vida real, incluso cuando lo que digan no necesariamente tenga sentido.
1. No creer es una tarea que implica muchas neuronas
Imagina si despiertas cada mañana preguntándote y cuestionando todo y a todos en tu vida: si puedes confiar en tu esposo o esposa, por ejemplo, o si el que conduce el autobús que tomas para ir a trabajar ha bebido mucho, o si la señora que hace tu café se ha lavado las manos. Estarías exhausto.
"Esa no es una manera muy eficiente de navegar en tu vida", dice Emily Falk, psicoterapeuta de la Universidad de Pensilvania. "No tenemos el ancho de banda para hacerlo".
2. Si no confías en otros, un oso podría comerte
Aunque no siempre lo reconozcamos en nuestro mundo moderno, hay ciertamente seguridad en números o, como dice Frank, una "ventaja de supervivencia" en el hecho de estar en un grupo.
En una conferencia reciente en las Montañas Rocosas canadienses, al economista Robert Frank y a otros asistentes se les dijo que no hicieran caminatas solitarias porque un oso podría saltarles sobre ellos. Pero si iban en un grupo de cinco o seis personas, el oso probablemente voltearía un poco y se iría.
Falk, quien también directora del Laboratorio de Neurociencia Comunicacional de la Escuela Annenberg de Comunicación, tiene otro ejemplo: si eres parte de un grupo que vaga por el bosque, otro miembro debería advertirte sobre una fuente de agua contaminada y potencialmente mortal de la que no hubieras podido saber por tu propia cuenta. "La gente exitosa casi siempre tiene éxito como miembros creíbles de equipos", dijo Frank, profesor de Economía de la Escuela de Graduados Johnson de Dirigencia en la Universidad de Cornell. "Si eres un lobo solitario, no es un buen camino para tener éxito en este mundo".
3. Si eres escéptico, podrías ser sacado del equipo
Si discutes con tus amigos, incluso si estás en lo correcto, podrías terminar siendo sacado del equipo, por lo que te quedas solo y eres la cena del oso.
"Hay escépticos que dudan de todo. Todos conocemos a esa clase de personas y pueden ser realmente cáusticas y molestas", dijo Chang. "Los escépticos podrían estar en lo correcto, pero ¿a qué costo?".
4. Creer en los demás le da a tu cerebro un cálido brillo
Hasta Chang, quien correctamente cuestionó lo del "baniwi", cree algunas veces cosas que no debería.
Cuando se hizo una pequeña quemadura mientras estaba cocinando, su madre le dijo que se pusiera clara de huevo encima. Podrías pensar que un tipo con un doctorado y que es profesor en una escuela de la Ivy League consultaría primero un manual de primeros auxilios, pero no. Sólo untó las claras de los huevos.
"Claro que lo hice, porque haría todo lo que me dijera mi mamá", aseguró Chang.
Pero ella estaba equivocada (lo sentimos, señor Chang). Las claras de huevo contienen salmonella, y no querrás tener eso en una quemadura. Chang no cuestionó a su mamá porque en el curso de su vida su cerebro ha aprendido que su madre lo ama y desea lo mejor para él. Y, además, ha tenido un buen récord en estar en lo correcto.
Estudios demuestran que nos gusta creer en otra gente. Científicos han pedido a los sujetos de estudio que jugaran con un extraño y con un amigo. El juego está arreglado para que el sujeto sea igualmente exitoso con los dos compañeros, pero en una imagen por resonancia magnética, los centros de recompensa del cerebro se encienden de forma más brillante cuando el sujeto tiene éxito con el amigo.
"Sentimos un particular cálido brillo cuando jugamos con un amigo", dijo Delgado.
Y tenemos dificultades para desprendernos de esa sensación.
Incluso cuando los psicólogos establecen el juego para que el amigo de confianza robe todo el dinero, el sujeto del estudio sigue invirtiendo con él.
"Si alguien te traiciona, tu sistema de pensamiento debería adaptarse muy rápidamente, pero no es así", asegura Delgado.
5. Amamos a "ese gran chico" o a "esa gran chica" incluso más que al dinero o a la comida
Los amigos de Facebook aman decirnos lo fabulosos que somos. Admiran nuestras fotos y nunca olvidan nuestros cumpleaños. Eso es algo poderoso.
En algunos estudios, los participantes respondieron bien, o incluso mejor, a comentarios como "¡eres genial en esto!" a como lo hicieron con estímulos como la comida o el dinero.
"Hay una real importancia en ser sociales", aseveró Delgado. "Es siempre agradable tener amigos".

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Inteligencia que siente

    Aunque nadie quiere un robot que arme berrinches, expertos sostienen que es recomendable que la i.A manifieste empatía

    Si has visto las películas Her, Ex Machina o el programa Westworld, quizá te has preguntado: ¿Realmente queremos que los robots y su inteligencia artificial actúen como humanos, con sentimientos, emociones y dilemas morales?

    Esa misma pregunta se están haciendo en la actualidad muchos de los expertos que trabajan en áreas de la tecnología como la robótica o la inteligencia artificial. ¿Importa que los robots entiendan las emociones? ¿La inteligencia artificial debe reconocer sentimientos como el odio o la alegría? Y, ¿queremos que esta tecnología tenga emociones?

    Actualmente, la inteligencia artificial asume formas y funciones variadas.

    Las opiniones de los expertos se dividen. En un extremo están quienes consideran que la I.A. debe ser capaz de identificar los sentimientos humanos para que nos entiendan mejor, en el otro piensan que el dotar de emociones a los robots los volvería ineficientes.

    Inteligencia emocional:
    Aún en pañales En este momento, la mayoría de los sistemas de inteligencia artificial se basan en guiones fijos: códigos de programación creados por ingenieros. En este libreto que se les proporciona a los androides y asistentes virtuales, los especialistas dicen que es menester incluir algunas líneas que les permitan manifestar empatía ante determinadas situaciones humanas.

  • 8 consejos anti-adicción

    Porque nadie se libra del síndrome de abstinencia cuando sale a comer y se olvida el teléfono en el escritorio o si ha perdido el móvil, te ayudamos a superar un poco tu dependencia telefónica poco sana.
    ¿Eres de los que saca el teléfono en el cine? ¿De los que no puede evitar desbloquear el teléfono compulsivamente para ver si ha recibido una nueva notificación? ¿Respondes a los mensajes de WhatsApp incluso a mitad de la noche? ¿Reconoces haberte pasado más de una hora o dos enganchado al feed de Facebook o viendo videos en YouTube?
    Se debe ser sincero con estas preguntas.
    Tenemos 8 consejos prácticos para que mantengas a raya tu creciente relación de dependencia con ese dispositivo móvil que hace 10 años no intuías que algún día se convertiría en tu amigo inseparable:

    Desinstala Facebook u otros apps
    Un buen propósito de año nuevo hubiera sido empezar 2017 saliendo de Facebook. Si no estás preparado para dar el paso, al menos desinstala el app de tu teléfono.

    Cómprate un despertador
    Con la excusa de que utilizas tu omnipresente móvil para despertarte por las mañanas, ni siquiera has salido de la cama y ya estás comprobando el correo electrónico del trabajo o la última tontería.

    Pon distancia entre tú y tu dispositivo
    Atrévete a dejártelo en casa si sólo estás yendo a la cafetería de la esquina o a hacer un recado rápido. Sabemos que no hay nada peor que hacer cola sin la posibilidad de sacar el teléfono.

    Aprende el arte de esperar
    Llévate un libro para la consulta del dentista o si has quedado para tomar algo con un amigo impuntual. Y oblígate a no sacar tu teléfono del bolsillo cuando estés cenando o tomando algo.

    Vuelve a mirar por la ventana
    Si vas en metro, tren o autobús, mira por la ventana, chismea lo que hacen tus compañeros de vagón. El único inconveniente que tiene esto es que dedicarse a hacer de voyeur en el transporte público es mucho menos entretenido que hace unos años, porque básicamente todo el mundo va enterrado en la minipantalla de su dichoso dispositivo móvil.

    Evita usarlo en ciertos lugares
    Hay espacios en los que el uso o la presencia siquiera de tu teléfono debería estar prohibida. Y sí, el baño es uno de ellos. Tuitear mientras haces necesidades no es buena idea.

    Dale un descanso
    Trata de limitar tu uso cuando no sea necesario que estés localizable. Siléncialo por las noches, minimiza la cantidad de notificaciones.

    Mide tu uso
    Si quieres saber hasta qué punto pierdes o no el tiempo con tu teléfono, instala un app de monitorización como Moment, que te dirá cuántas horas al día usas tu móvil.

  • Cámara Doble

    La empresa tecnológica Huawei lo ha hecho de nuevo y ha sacado a la venta un nuevo smartphone.
    La compañía ha lanza- do el Huawei P10, un teléfono que sigue el patrón de diseño del Huawei P9 y que introduce mejoras, como una cámara frontal con modo de retrato y nuevos modos para hacer que tus fotografías del día a día sean más atractivas.
    El Huawei P10, lanzado antes de su ciclo natural, competirá con otros gran- des del sector como el LG G6, que también tiene dos cámaras (aunque funcionan de manera diferente) y otros dispositivos que llegarán pronto, como el Samsung Galaxy S8.
    El Diseño
    El nuevo Huawei P10 no ha cambiado demasiado su estética en comparación al Huawei P9. Encontramos que el dispositivo luce muy similar, aunque el lector de huellas y botón de Inicio han pasado de la parte trasera a la delantera. A eso debemos sumar una nueva paleta de colores en alianza con Pantone, que no incluirá solo blanco, negro, oro rosa o rosado, sino también azul, negro mate y un nuevo color verde llamado “Greenery”.
    El tono negro mate nos recuerda mucho a la textura del iPhone 7 del mis- mo color, mientras que los otros de cuerpo metálico tienen texturas en la parte trasera que los protegen de rayaduras simples. Como ya es costumbre, este teléfono no puede abrirse, no tiene batería extraíble y a diferencia de la tendencia a eliminar los bordes, sigue manteniéndolos. Algo interesante de este diseño es que ni las cámaras duales traseras ni el flash de doble tono sobresalen del cuerpo del teléfono, lo que sumado a que ya no tenemos lector de huellas.
    La pantalla: aún más pequeña
    Aunque es un detalle casi imperceptible, en contra de la tendencia de tener pantallas más grandes y sin biseles, Huawei ha decidido reducir un poquito la pantalla del P10.
    Lector de huellas dactilares del Huawei
    Uno de los principales cambios estéticos y funcionales del Huawei P10 es su lector de huellas dactilares, que ha pasado de estar en la parte trasera a incorporarse debajo de la pantalla.
    Duración de la batería
    El Huawei P10 incluye una batería de 3,200mAh, que en nuestras pruebas de video continuo ha durado 11 horas y 55 minutos. En el uso diario, este teléfono no te dará problemas para llegar a casa con suficiente energía.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento