Martes, 12 Diciembre 2017
BREAKING NEWS
Facebook avisará a los usuarios cuando una publicación es una "noticia falsa"

Facebook avisará a los usuarios cuando una publicación es una "noticia falsa"

Facebook dice que empezará a ponerles etiquetas de advertencia a algunas "noticias falsas" que los usuarios comparten en la red social.
Aquellos artículos que se saben que son falsos —publicados con la intención de engañar a la gente— serán marcados con lo que Facebook llama una "advertencia".

Debajo del titular aparecerá una etiqueta roja que dirá "artículo cuestionado por revisores de datos independientes".
Los usuarios podrán dar clic en un enlace que dice "Conoce por qué es cuestionado" para recibir más información al respecto.
Facebook no hará la verificación de datos. El presidente ejecutivo Mark Zuckerberg ha dicho varias veces que "no queremos ser árbitros de la verdad, sino que dependeremos de nuestra comunidad y de terceros confiables".
Esos terceros serán organizaciones dedicadas a la verificación de datos que se adhieran al Código Internacional de Principios de Verificación de Datos, recientemente establecido por Poynter, una organización periodística.
Varias decenas de organizaciones verificadoras de datos alrededor del mundo firmaron ese código de principios.
"Usaremos los reportes de nuestra comunidad, junto con otras señales, para enviarles las historias a esas organizaciones", dijo el vicepresidente de Facebook, Adam Mosseri, en una publicación del blog de la empresa el jueves. "Si las organizaciones de verificación de datos identifican que una historia es falsa, será etiquetada como cuestionada y habrá un enlace a correspondiente al artículo que explica la razón", añadió.
Facebook está dejando claro que los usuarios de todas maneras podrán publicar lo que quieran, sin importar qué tan falso sea, en sus páginas de Facebook. Pero "cuando la compartas verás una advertencia de que esa historia ha sido cuestionada", dijo Mosseri.
Y la historias cuestionadas "también podrían aparecer más abajo" en la página de últimas noticias, que funciona con base en un algoritmo.
Facebook y otras compañías de redes sociales han sido presionadas por los usuarios y los grupos de periodistas para combatir la proliferación de las llamadas "noticias falsas". Aunque el término tiene muchas definiciones, y personas de cada lado han empezado a explotar el término, un tipo específico de "noticias falsas" implica que son historias diseñadas para engañar. Un ejemplo de la elección de 2016 en EE.UU.: versiones que decían que el papa Francisco había declarado su apoyo a Donald Trump.
Mosser dijo que en ese tema Facebook se está enfocando en "lo peor de lo peor, los engaños claros difundidos por los spammers para beneficio propio".
Esos engaños han proliferado en Facebook recientemente, aunque hay un considerable desacuerdo sobre qué tan grave es el problema.
En una reciente conferencia de periodismo, representantes de la red social dijeron que atacar la propagación de las historias falsas es la prioridad número 1 para los niveles más altos de la compañía.
Zuckerberg ha dicho que no cree que las "noticias falsas" sobre la campaña electoral en Estados Unidos hayan influido el resultado de la elección de 2016. Pero en una publicación en Facebook el mes pasado, dijo que "tomamos la desinformación de manera muy seria" y prometió que la empresa hará más para combatirla.
Este jueves, Mosseri aseguró que Facebook está probando "varias formas" para reportar los engaños en la red.
"Nos hemos apoyado mucho en la ayuda de nuestra comunidad en este tema, y esto nos puede ayudar a detectar más noticias falsas", dijo.
Facebook también está trabajando en reducir los "incentivos financieros" de publicar historias falsas, concluyó.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Inteligencia que siente

    Aunque nadie quiere un robot que arme berrinches, expertos sostienen que es recomendable que la i.A manifieste empatía

    Si has visto las películas Her, Ex Machina o el programa Westworld, quizá te has preguntado: ¿Realmente queremos que los robots y su inteligencia artificial actúen como humanos, con sentimientos, emociones y dilemas morales?

    Esa misma pregunta se están haciendo en la actualidad muchos de los expertos que trabajan en áreas de la tecnología como la robótica o la inteligencia artificial. ¿Importa que los robots entiendan las emociones? ¿La inteligencia artificial debe reconocer sentimientos como el odio o la alegría? Y, ¿queremos que esta tecnología tenga emociones?

    Actualmente, la inteligencia artificial asume formas y funciones variadas.

    Las opiniones de los expertos se dividen. En un extremo están quienes consideran que la I.A. debe ser capaz de identificar los sentimientos humanos para que nos entiendan mejor, en el otro piensan que el dotar de emociones a los robots los volvería ineficientes.

    Inteligencia emocional:
    Aún en pañales En este momento, la mayoría de los sistemas de inteligencia artificial se basan en guiones fijos: códigos de programación creados por ingenieros. En este libreto que se les proporciona a los androides y asistentes virtuales, los especialistas dicen que es menester incluir algunas líneas que les permitan manifestar empatía ante determinadas situaciones humanas.

  • 8 consejos anti-adicción

    Porque nadie se libra del síndrome de abstinencia cuando sale a comer y se olvida el teléfono en el escritorio o si ha perdido el móvil, te ayudamos a superar un poco tu dependencia telefónica poco sana.
    ¿Eres de los que saca el teléfono en el cine? ¿De los que no puede evitar desbloquear el teléfono compulsivamente para ver si ha recibido una nueva notificación? ¿Respondes a los mensajes de WhatsApp incluso a mitad de la noche? ¿Reconoces haberte pasado más de una hora o dos enganchado al feed de Facebook o viendo videos en YouTube?
    Se debe ser sincero con estas preguntas.
    Tenemos 8 consejos prácticos para que mantengas a raya tu creciente relación de dependencia con ese dispositivo móvil que hace 10 años no intuías que algún día se convertiría en tu amigo inseparable:

    Desinstala Facebook u otros apps
    Un buen propósito de año nuevo hubiera sido empezar 2017 saliendo de Facebook. Si no estás preparado para dar el paso, al menos desinstala el app de tu teléfono.

    Cómprate un despertador
    Con la excusa de que utilizas tu omnipresente móvil para despertarte por las mañanas, ni siquiera has salido de la cama y ya estás comprobando el correo electrónico del trabajo o la última tontería.

    Pon distancia entre tú y tu dispositivo
    Atrévete a dejártelo en casa si sólo estás yendo a la cafetería de la esquina o a hacer un recado rápido. Sabemos que no hay nada peor que hacer cola sin la posibilidad de sacar el teléfono.

    Aprende el arte de esperar
    Llévate un libro para la consulta del dentista o si has quedado para tomar algo con un amigo impuntual. Y oblígate a no sacar tu teléfono del bolsillo cuando estés cenando o tomando algo.

    Vuelve a mirar por la ventana
    Si vas en metro, tren o autobús, mira por la ventana, chismea lo que hacen tus compañeros de vagón. El único inconveniente que tiene esto es que dedicarse a hacer de voyeur en el transporte público es mucho menos entretenido que hace unos años, porque básicamente todo el mundo va enterrado en la minipantalla de su dichoso dispositivo móvil.

    Evita usarlo en ciertos lugares
    Hay espacios en los que el uso o la presencia siquiera de tu teléfono debería estar prohibida. Y sí, el baño es uno de ellos. Tuitear mientras haces necesidades no es buena idea.

    Dale un descanso
    Trata de limitar tu uso cuando no sea necesario que estés localizable. Siléncialo por las noches, minimiza la cantidad de notificaciones.

    Mide tu uso
    Si quieres saber hasta qué punto pierdes o no el tiempo con tu teléfono, instala un app de monitorización como Moment, que te dirá cuántas horas al día usas tu móvil.

  • La base minera

    El hartazgo de los mineros y los trabajadores del acero dio a Donald Trump el triunfo en las elecciones y, ahora, como presidente, acude a su base más fiel para justificar decisiones tan criticadas como la de Estados Unidos del Acuerdo climático de París.

    “Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, y no a los de París”, dijo Trump en una frase que resume su política para poner a “EE.UU. primero” (“America First”) y priorizar la creación de empleo en zonas industriales, como Pittsburgh, por encima de cualquier compromiso internacional.

    Trump recuperó el tono populista de sus actos de campaña y, frente a una audiencia mundial, prometió que la salida de EE.UU. del “injusto” Acuerdo de París impulsará el desarrollo de un “carbón limpio” que permitirá la creación de cientos de miles de empleos en las minas, en la industria del acero y en la del automóvil.

    “Las minas-aseguró- ya están empezando a abrir, tenemos una gran apertura

    en dos semanas, en Pensilvania, en Ohio, en Virginia Occidental, en tantos lugares. Una gran apertura de una nueva mina. Eso es inaudito. Por tantos, tantos años que no ha sucedido. Me preguntaron si iba a ir y lo voy a intentar”. No mencionó el nombre de la mina en su discurso, pero inmediatamente después los jefes de la mina Acosta hicieron oficial la invitación a Trump para su ceremonia de apertura. La mina Acosta, en el oeste de Pensilvania, creará entre 70 y 100 empleos y producirá 400.000 tonela das anuales de carbón, según la empresa Corsa Coal, propietaria del yacimiento.

    Esa pequeña creación de empleo apenas servirá para aliviar la dañada industria del carbón, que ha perdido 60.000 puestos de trabajo desde 2011, en gran medida debido al “boom” de la fractura hidráulica que ha convertido al gas natural en una alternativa mucho más barata que el carbón.

    En todo caso, el Acuerdo de París y las políticas medioambientales del expresidente Barack Obama han sido percibidos como el origen de todos los males por los habitantes del cinturón de óxido de EE.UU. (“rust belt”), el corredor desindustrializado que va de Pensilvania a Minnesota y que apoyó en masa a Trump.

    “La gente no gasta el dinero como antes, hay muchos negocios que han cerrado, casas tapiadas, la gente se va todo el tiempo a buscar otras oportunidades”, retrató en declaraciones Polly Bernard, de 61 años y que vive en Gillette, en el estado de Wyoming y apodada como “la capital de la energía de la nación”.

    La ciudad de Gillette ha visto crecer el desempleo y su tasa de pobreza por encima de la media nacional en los últimos años, alcanzado un pico del 6,2% de desempleo en junio de 2016, cuando la tasa media en Estados Unidos era del 4,9%, según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales. Bernard encajó de mala gana las estocadas del declive. Se niega a abandonar su casa y tiene dificultades para llegar a final del mes y pagar la hipoteca. “He pasado 10 años en las minas, trabajé primero en una y luego en otra. Ganaba unos 72.000 dólares al año, más o menos. La empresa se declaró en quiebra y nos despidieron al mismo tiempo a entre 4.000 y 6.000 trabajadores.

    Eso es mucho, todo el mundo buscaba trabajo como loco y no había nada”, narró. Varios meses después del despido, Bernard consiguió un trabajo en una escuela infantil, donde gana unos 20.000 dólares al año. “Me encargo de lavar los platos. La verdad, es una lucha, una lucha continua, el dinero no es suficiente. Es una pena, es como si se estuviesen riendo de nosotros”, lamenta.

    La pérdida de capacidad adquisitiva de Bernard, su rabia y su cansancio, impulsa a Trump, quien en sus discursos pregona el comienzo de una nueva era de poder para la clase trabajadora, sometida al vendaval de la globalización.

    “¿Cuándo comenzó Estados Unidos a degradarse? ¿En qué punto empezaron a reírse de nosotros como país? Queremos un trato justo”

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento