Imprimir esta página
Batalla política

Batalla política Destacado

“Covid-19” vs, “La ley y el orden”, los temas elegidos por los candidatos para atacarse.

 

Al terminar toda una semana de ataques contra Biden por parte de los republicanos, el candidato demócrata retoma su campaña en los estados indecisos y publica una avalancha multimillonaria de anuncios que critican la manera en que el presidente Donald Trump ha manejado la pandemia.

Esto ocurre cuando la campaña por la presidencia llega a sus diez últimas e importantísimas semanas. Es una apuesta que hace Biden a que prevalezca el enfoque en la Covid-19 sobre el énfasis que ha puesto Trump en “la ley y el orden” y su intento por presentar a Biden como una herramienta de la “izquierda radical”. Los anuncios de Biden también conmemoran la historia de las manifestaciones pacíficas.

El equipo de Biden dejó en claro que estaba decidido a evitar que Trump centrara el debate en los disturbios violentos en algunas ciudades y que harían todo lo necesario para evitar que se consolidara la narrativa del presidente.

“En definitiva, no vamos a dejar de abordarlo”, afirmó el representante de Luisiana Cedric Richmond, quien preside la campaña de Biden. “Creo que los estadounidenses saben que es mentira, y nosotros vamos a asegurarnos de que sepan cuál es nuestra postura”.

Los asesores de Trump dijeron que su línea de ataque no cambiaría. Planean subrayar una y otra vez el conocido mensaje de Trump de “la ley y el orden” y están seguros de que se beneficiarán políticamente si estalla la violencia en algunas manifestaciones.

Biden ha acusado a Trump de “incitar a que haya más violencia” y sus asesores dicen que usarán ese argumento al tiempo que Biden brinda su respaldo a los manifestantes pacíficos. Las convenciones políticas nacionales establecieron las líneas de batalla para lo que resta de la contienda electoral. Trump y sus aliados pasaron cuatro noches atacando a Biden con afirmaciones engañosas y casi siempre falsas sobre su historial en el combate a la criminalidad y el apoyo a la policía. En contraste, Biden ha atacado a Trump por su falta de liderazgo, sobre todo con respecto al manejo de la pandemia, por lo cual los estadounidenses otorgan una mala calificación al mandatario. Es probable que el argumento que el pueblo estadounidense perciba como más apremiante tenga una participación primordial para decidir el resultado en noviembre.

Trump siguió con sus ataques lapidarios durante una escala de la campaña en el hangar del aeropuerto de Nuevo Hampshire, donde calificó a Biden como “el peor candidato” en la historia de Estados Unidos y como un amigo de la “mafia de la izquierda” que “anda merodeando por nuestras ciudades”.

Los asesores de Trump señalaron que tenían planeadas dos giras en autobús de manera permanente con sus representantes. Estos autobuses —uno con el nombre de “Mujeres a favor de Trump” y el otro llamado “Equipo de Trump en gira” — estuvieron en el área de Las Vegas y Colorado, donde hicieron paradas en las oficinas de campo e invitaron a los medios de comunicación locales. Existe un amplio consenso en el grupo de Biden de que es probable que las elecciones se ganen o se pierdan principalmente por el tema del liderazgo en el manejo de la pandemia y no por los temas divisorios. El total de decesos ya ha superado los 180.000 estadounidenses, hecho al que, en su mayoría, los republicanos le restaron importancia, pero que Biden está utilizando como la pieza central de su campaña. Pese a que Trump subrayó en su discurso el crecimiento económico previo a la pandemia, millones de estadounidenses siguen sin empleo y muchas empresas han cerrado en todo el país. Trump y los republicanos también se concentraron en los disturbios sociales y las manifestaciones en contra de la brutalidad policial en Kenosha, Wisconsin, e insinuaron que los incidentes de violencia ahí muestran el tipo de desintegración del orden que podría proliferar bajo el mandato de Biden. Afirmaron, sin tener razón, que Biden está a favor de que se le retire financiamiento a la policía.

Biden denunció un racismo sistémico y también expresó que está en contra de las manifestaciones que se tornan violentas. Lo que sucedió en Kenosha, luego de que un oficial de la policía le disparó varias veces a un hombre negro, Jacob Blake, le llevó a consultar de inmediato a sus aliados con respecto a esos sucesos y a analizar cómo debía abordarlos.

Algunos demócratas creen que Trump ya no podría ganar las elecciones, pero les preocupa que Biden pueda perderlas. Tad Devine, quien ha sido asesor de los demócratas durante mucho tiempo, se refirió a algunas encuestas que muestran que más del 50 por ciento de los electores dicen que no votarán por el actual presidente.

“No veo ninguna salida para alguien en esa situación”, comentó Devine. Pero añadió que sería bueno que la campaña de Biden solo “mantuviera el rumbo sin arriesgarlo demasiado” y se concentrara en lo que podría ser el último elemento importante de estas elecciones: los tres debates.

Artículos relacionados (por etiqueta)