Viernes, 15 Diciembre 2017
BREAKING NEWS
La icónica bandera del 11S, desaparecida durante años, regresa a Nueva York

La icónica bandera del 11S, desaparecida durante años, regresa a Nueva York

El 11 de septiembre de 2001, en medio de las cenizas del World Trade Center, tres bomberos de la ciudad de Nueva York levantaron una pequeña bandera estadounidense retirada de un yate cercano. Eran las 5 de la tarde de un día que iba a cambiar radicalmente el curso de la historia.
La imagen, captada por un fotógrafo de The Bergen Record, se convirtió en un símbolo de esperanza y capacidad de recuperación frente a la tragedia.
Pero pocas horas después, la bandera desapareció del sitio del World Trade Center.
Quince años después, la icónica bandera regresó a la ciudad.
Estará en la entrada del National September 11 Memorial and Museum, construido en la zona cero.
Su reaparición es tan misteriosa como su desaparición.
Una película de CNN documentó la desaparición
El misterio de lo que ocurrió con la bandera fue el tema de la película de CNN The flag (2013).
La bandera original fue "extraviada, robada o escondida en el caos de la zona cero", según Michael Tucker, quien produjo, escribió y dirigió la película con su esposa, Petra Epperlein.
Cuando un funcionario fue enviado a recoger la bandera original, una semana después de 11 de septiembre, al parecer recibió una más grande, que fue desplegada en eventos posteriores, dijo el director de la película.
La bandera original reaparece misteriosamente
La bandera original finalmente reapareció en Everett, Washington.
Un hombre que solo identificado solamente como un marine retirado llamado "Brian" la devolvió a una estación de bomberos local en noviembre de 2014.
La única información que dio Brian fue un hombre le había recibido la bandera en el Día de los Veteranos de 2007. Ese hombre la había recibido de la viuda de un bombero del 11S, dijo el jefe de policía adjunto de Everett, Mark St. Clair. Después, Brian se desvaneció.
Entre las personas que murieron ese fatídico día había 343 bomberos.
Las pruebas forenses confirmaron la autenticidad
En el laboratorio de la Patrulla Estatal de Washington, el científico forense William Schneck pasó semanas analizando las fotos, las fibras de la bandera y miles de partículas de polvo, comparándolas con una muestra pura del polvo del World Trade Center tomada de un camión de bomberos de la ciudad de Nueva York en la zona cero.
La composición de material coincidía. De acuerdo con el informe del laboratorio, la bandera y sus cuerdas habían estado expuestas a la nube de polvo del World Trade Center en septiembre de 2001.
Un oficial de policía de Nueva York retirado que ahora trabaja con el Departamento de Policía de Everett sostuvo la bandera mientras era empaquetada para su envío a Nueva York.
"En realidad agarró esa bandera, la llevó hasta su rostro y la olió, me miró y dijo: "'Ese es el olor que recuerdo de ese día'", contó el detective Michael Atwood.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Contra las tradiciones

    Crece en Estados Unidos la oposición a tradicionales decoraciones navideñas.

    Los pesebres, como se conocen las tradicionales representaciones del nacimiento de Jesús, antes presentes cada diciembre en lugares públicos del país, ya no generan reacciones estrictamente positivas como en el pasado, sino que causan todo tipo de complicados y costosos enredos legales. “Los cristianos no son los dueños de diciembre”, declaró Dan Barker, copresidente de la Fundación para Liberarse de la Religión (FFRF), una organización con sede en Madison, Wisconsin.

    Barker, autodeclarado ateo y expastor cristiano, no se opone a los pesebres o nacimientos. Simplemente no quiere verlos y mucho menos frente a o dentro de edificios gubernamentales.

    “Nadie dice que uno no pueda celebrar la Navidad como uno quiera. Celebra como tú quieras. Pero no le pidas a mi gobierno que te ayude con mis impuestos a exhibir sus belenes en un lugar público. Eso es descortés y desagradable”, agregó.

    Esa postura, hasta hace una década minoritaria en Estados Unidos, ahora representa el sentir de más de la quinta parte (22 %) de los adultos del país, quienes, según el Foro Pew de Religión y Vida Pública, se identifican como ateos, agnósticos o no afiliados con ningún grupo religioso.

    En esta época del año esos grupos celebran el Día de los Derechos Constitucionales(15 de diciembre) y el Solsticio de Invierno (21 de diciembre), pero además los budistas festejan el Día de Buda (8 de diciembre), los judíos Hanukkah, el festival de las luces, y los afroamericanos Kwanza. “Nosotros

    no les quitamos la alegría a las fiestas de los cristianos. Sólo pedimos que ellos no nos quiten la alegría de nuestras fiestas”, aseveró Baker.

    Incluso personas con firmes convicciones religiosas, como el Dr. Brian Grim, presidente y fundador de la Fundación de Libertad Religiosa y Negocios (RFBF, en Annapolis, Maryland), piden moderación con las decoraciones navideñas. “Es difícil diseñar decoraciones que adecuadamente reflejen todas las expresiones de fe e incluso a aquellos sin afiliación religiosa. Por eso, el consejo es reemplazar los símbolos religiosos, como las escenas del Nacimiento o los Menorah (candelabros judíos) con imágenes como copos de nieve”, dijo Grim.

    Y aunque ese enfoque fomenta la inclusión de todos en las fiestas decembrinas, precisamente por eso, sostuvo Grim, parece excluir de esas fiestas a quienes las celebran por motivos religiosos.

    Es ahí donde comienzan las batallas legales, tanto contra el gobierno como contra negocios o comercios.

    Por ejemplo, en un caso aún no resuelto y que data de 2015, la FFRF demandó en una corte federal al gobernador de Texas, Greg Abbott, y a otros altos funcionarios de ese estado, por haber ordenado la remoción de una exhibición sobre el “Nacimiento de los Derechos Civiles”.

    Esa exposición fue colocada por FFRF, con los permisos correspondientes, en el Capitolio Estatal en Austin, donde en el mismo momento había un pesebre, el cual se quedó donde estaba.

    En 2016 FFRF instaló una exhibición similar en el Capitolio Estatal de Des Moines, Iowa, a pocos metros de un nacimiento tradicional, para expresar que ese espacio era público y como tal estaba abierto al uso de todos los interesados. En Des Moines no hubo problemas legales, pero sí los ha habido en Belén (Nuevo México), donde la escena de la Natividad se exhibe todo el año, en Franklin (Pennsylvania) o en San Antonio (Texas), y han costado decenas de miles de dólares.

    Según Barker, esas demandas no se presentan en contra de los pesebres, sino en contra de quienes no distinguen entre espacios públicos y espacios privados, y en contra de quienes no aceptan o no entienden que “no todos tienen los mismos sentimientos o reacciones emocionales” al ver esas decoraciones.

    Esta polémica no ha privado por ahora a algunas ciudades de las tradicionales figuras de Jesús, María, José, los pastores y el buey y la mula.

  • El rostro del mal

    Muere el temido criminal Charles Manson a los 83 años.

    Charles Manson, uno de los criminales más famosos del siglo XX, falleció a los 83 años en un hospital de California. Manson estremeció a EE.UU. en agosto de 1969 con una sangrienta espiral de violencia en la que él y los seguidores de su secta, conocidos como “la familia Manson”, asesinaron a siete personas para provocar una guerra racial.

    Aquellos crímenes conmocionaron a la sociedad estadounidense y marcaron simbólicamente un punto y aparte en la contracultura de los años 60 y el movimiento hippie.

    Entre los asesinados figuraba la actriz Sharon Tate, que estaba a punto de dar a luz a su primer hijo, fruto de su relación con el director Roman Polanski.

    Los asesinos utilizaron la sangre de sus víctimas para escribir mensajes en las paredes, mientras seguían las instrucciones que creían escuchar en la canción “Helter Skelter”, obra de The Beatles.

    Manson sumaba centenares de sanciones por mal comportamiento en la cárcel, donde también se grabó en el entrecejo un tatuaje en forma de una cruz gamada.

    El asesino en serie murió en un hospital de la localidad de Bakersfield, explicó a TMZ la hermana de la propia Tate tras recibir una llamada telefónica de oficiales de Corcoran State, la prisión donde permanecía encerrado Manson, que fue condenado en 1971 por su papel en la organización y planificación de los asesinatos perpetrados por sus seguidores. Manson fue sentenciado a morir en la cámara de gas en 1971. La pena capital fue conmutada a cadena perpetua después de que los tribunales declararan inconstitucional castigar con la muerte a los reclusos en el estado de California. Tras siete años en prisión fue declarado elegible para obtener la libertad condicional, pero le fue repetidamente denegada después de que autoridades concluyeran que era un preso aún muy peligroso.

    En los últimos 20 años, Manson siempre se negó a comparecer en sus vistas para la libertad condicional y en una entrevista concedida a Vanity Fair en 2011 se describió como un hombre “mezquino, sucio, forajido y malo” y aseguró que fue condenado por “ser la voluntad de Dios”.

    En un reportaje publicado en 1970 por la revista Rolling Stone sobre los asesinatos perpetrados por “La familia”, se le consideró entonces “el hombre vivo más peligroso”.

    Leslie Van Houten, la miembro más joven de ese clan, explicó en su momento que Manson les había “lavado el cerebro” con sexo, LSD, lecturas constantes de pasajes de la Biblia, repetidas escuchas del disco “White Album”, de The Beatles, y otros textos sobre su deseo de lanzar una revolución. En julio pasado se dio a conocer que la próxima película de Quentin Tarantino girará en torno a la figura de Manson y a los asesinatos de sus fanáticos seguidores en California.

  • Perfil de un asesino

    Devin Kelley, de mísero maltratador a histórico asesino en masa. Una tragedia más en Estados Unidos

    Tras una vida digna del olvido, en la que el maltrato a su pareja y su consiguiente expulsión de las Fuerzas Aéreas fueron los hitos más destacables, Devin Patrick Kelley entró ayer en la historia negra de EEUU al perpetrar el quinto peor tiroteo masivo en los anales del país.

    Para sorpresa de los millones de estadounidenses que este domingo oyeron hablar por primera vez de Kelley, quien presuntamente se quitó la vida tras matar a 26 feligreses de la iglesia First Baptist Church en el pueblo de Sutherland Springs, éste parecía encontrarse en una etapa de cierta estabilidad emocional en su vida.
    A sus 26 años, este tejano estaba casado con la madre de sus dos hijos, Danielle Kelley, quien en su página de Instagram aún hace gala de ser la esposa de su “mejor amigo”.

    Al menos, esa parece ser la imagen oficial que ofrecía la pareja a través de las redes sociales, pero que no parece concordar con lo que se va descubriendo tras empezar a escarbar en el suceso de ese pequeño municipio del condado de Wilson, que en apenas unos minutos perdió a cerca del 5 % de su población

    a manos de Kelley.

    Según informa la prensa local, entre 2009 y 2013, Danielle impartió clases a niños pequeños en este

    modesto templo, a los que les hablaba de Dios.

    No fue la primera vez que este exmilitar tuvo que hacer frente a las consecuencias de sus actos. Años antes de conocer a Danielle, en abril de 2011, Devin contrajo matrimonio con Tessa K. Kelley, con quien tuvo un hijo.
    Sin embargo, este primer matrimonio apenas duró unos meses debido a los malos tratos sufridos tanto por

    ella como por su hijo, según denunció Tessa en 2012 ante las autoridades locales.
    Esta actitud no pasó desapercibida para las Fuerzas Aéreas estadounidenses, de las que el tejano formaba parte desde 2010, que optaron por someterle a una corte marcial por malos tratos a su familia, que le acabó costando doce meses de arresto, ser degradado y, finalmente, ser licenciado por mala conducta.
    Kelley distaba mucho de ser un piloto y sus funciones se limitaban a tareas logísticas, en la base aérea de Holloman, en Nuevo México, según fuentes del Pentágono consultadas. Sin embargo, pese a no haber tenido la opción de combatir en primera línea de fuego, o tal vez precisamente por este motivo, la afición de Kelley por las armas era bien conocida por sus allegados.
    Medios locales han publicado que el tirador disfrutaba largas temporadas en casa de sus padres, en una propiedad en las afueras de San Antonio de más de diez mil metros cuadrados, donde pasaba las horas muertas afinando su puntería. Como es habitual en estos casos, las fuerzas del orden están registrando tanto su residencia como la de sus padres, en busca de pruebas que puedan arrojar algo de luz sobre la matanza.
    Más allá de sus antecedents policiales y de sus vínculos con la iglesia de Sutherland Springs, son las redes sociales las que están aportando algunas de las claves de este veinteañero de ojos verdes y pronunciadas

    entradas.
    Una de sus imágenes que más llaman la atención es la de un Kelley disfrazado de El Cuervo, uno de los grandes personajes góticos por excelencia, un hombre asesinado que volvió de entre los muertos para vengar la muerte de su novia.
    dato.No está claro todavía si el vecino que le hizo frente con su propia arma al salir de la iglesia vio en Kelley a un loco al

    que ya conocía o simplemente se encaró con una persona trastornada que abandonaba una parroquia con un rifle de asalto.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento