Lunes, 25 Septiembre 2017
BREAKING NEWS
Se registran enfrentamientos en un evento de Donald Trump en Nuevo México

Se registran enfrentamientos en un evento de Donald Trump en Nuevo México

Donald Trump en Nuevo México
Manifestantes irrumpieron en un evento de Donald Trump en Albuquerque, Nuevo México, la noche del martes, arrojando botellas y piedras y rompiendo una puerta en la última refriega de la campaña del candidato republicano.
En medio de tensiones entre los agentes y los manifestantes, estos rompieron una puerta de cristal. El departamento de policía dijo en Twitter que no había "confirmación" de disparos, pese a reportes previos.
Cientos de manifestantes críticos de la retórica antiinmigración de Trump se habían reunido afuera del evento del magnate en Nuevo México, algunos las cruzando las barreras de metal para tratar de entrar en el centro de convenciones.
Trump ya ha dejado el evento.
La policía informó de que piedras y botellas fueron lanzadas a sus caballos, pero minimizaron sus enfrentamientos con los manifestantes, señalando en Twitter que no se había utilizado gas lacrimógeno y ni habían detenido a ninguno de los manifestantes.
"El humo que se ha visto que no es gas lacrimógeno, sólo humo. No hemos usado gases lacrimógenos", tuiteó la policía.
No es el primer caso de violencia en un evento de Trump. En marzo, hubo choques violentos entre los partidarios y los manifestantes de Trump en Chicago, en un evento que Trump decidió cancelar.
Los manifestantes dentro de los eventos de Trump también se han enfrentado a la violencia.Uno de ellos fue golpeado en un evento en Carolina del Norte; el seguidor de Trump involucrado en el incidente enfrenta cargos criminales.
Gana las primarias de Washington
Donald Trump se acercó a alzarse con la nominación presidencial republicana el martes al ganar la primaria del estado de Washington.
Trump se convirtió en el virtual candidato a principios de este mes con una victoria decisiva en Indiana que obligó a sus rivales a abandonar la carrera y puso fin a meses de especulaciones sobre una potencial convención impugnada.
Se dirige a la primaria Washington 48 delegados tímido del 1.237 que necesita para obtener la nominación republicana.
Los 44 delegados en juego en Washington no serán suficientes para llegar este martes a los 1.237 que necesita para obtener la nominación del partido -está a 48 delegados-, pero aún tiene una lista de primarias para lograrlo: el 7 de junio en California, Nueva Jersey, Nuevo México, Montana y Dakota del Sur.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • A curar heridas

    Los habitantes de Houston empiezan a recuperar lo que queda de sus hogares.

    Los habitantes del área metropolitana de Houston han iniciado ya el camino a lo que las autoridades prevén como un largo proceso de recuperación y poco a poco retornan a sus hogares para evaluar los daños causados por el paso del huracán Harvey.

    En el condado Harris, donde se asienta Houston y que contabiliza por lo menos 130.000 estructuras afectadas por las inundaciones, a la par que aún hay zonas bajo orden de evacuación obligatoria en otras localidades sus habitantes empiezan a remover escombros y muebles inservibles de sus casas.

    “A nosotros, los que estamos cerca del retiro, la casa es el patrimonio familiar que nos da seguridad durante nuestra vejez, y a pesar del deterioro no nos queda otra que la renovación”, señala Johnny Meyberg, natural de Colombia y residente de la ciudad de Katy, al este de Houston.

    Este maestro de escuela junta los escombros y restos que se acumulan en la acera de su vivienda, en montículos de láminas de yeso enmohecidas, aislantes y pedazos descoloridos de muebles de sala, comedor y alfombras que solían reposar en los tres dormitorios del inmueble.

    Meyberg se ha abocado a la reconstrucción de su vivienda, adquirida hace 18 años y que recibió más de 3 pies (900 milímetros) de agua, una labor para la que ha contado con la ayuda de una cuadrilla de voluntarios de la Iglesia Bautista de Kingsland que tocaron a su puerta ofreciendo ayuda. “Ellos han colocado nuevas láminas de yeso y todo lo que eso conlleva, desde clavos especiales hasta la pasta para unirlas”, explica, mientras sus vecinos también arrojan escombros en los jardines de sus fachadas.

    Lo que ocurre en Katy se replica en otras partes del área metropolitana de la devastada Houston, la cuarta ciudad más poblada de Estados Unidos. En el vecindario de Meyerland, Carolina Medina, una pequeña empresaria de origen mexicano, retorna al complejo de apartamentos en el que reside desde hace dos años solo para escuchar que todavía no puede pasar la noche en su hogar. “Vivimos en una zona propensa a las inundaciones y hemos tenido muchos problemas en el pasado, pero nada parecido a lo que hemos vivido desde hace una semana”, reconoció en declaraciones.

    Relata que cuando las autoridades municipales emitieron una orden de evacuación obligatoria, decidió refugiarse en una iglesia local con su familia y sus mascotas porque “temía lo peor”. “Nos han dicho que no es posible (regresar) por la gran cantidad de moho presente, ya que podría existir algún tipo de inseguridad ambiental”, comenta Fernando Palomino, un mexicano que trabaja como guardia de seguridad y que no ha podido regresar al trabajo, entre otras razones porque su automóvil quedó bajo el agua. Palomino no ha percibido remuneración en los últimos siete días y se debate si lo poco que tiene ahorrado lo destina a pagar el alquiler, que venció el pasado 1 de septiembre, o a comprar víveres para su familia.

    “Lo peor es que no sé si hay opciones para gente como nosotros”, se pregunta Medina, cuya situación migratoria es irregular. La lucha contra los efectos de Harvey, que el pasado 25 de agosto tocó tierra en Texas como huracán de categoría 4, de un máximo de 5 en la escala de intensidad Saffir-Simpson, prosigue también en localidades como Beaumont, al este del condado Harris y cuyos habitantes no cuentan con agua potable tras el desborde del río Neches que estropeó las bombas y la planta de tratamiento.

    El distrito escolar de Houston ha informado de que el inicio de clases se pospuso hasta el 11 de septiembre y que en los próximos días concretarán la transferencia de los estudiantes cuyos planteles han sufrido daños extensivos, los cuales suman más de una veintena.

  • Marchas piden destitución

    Miles de personas participaron hoy en marchas y concentraciones convocadas en 46 Ciudades de Estados Unidos para pedir al Congreso que inicie el proceso de destitución del presidente Donald Trump. Las marchas, convocadas por activistas de derechos humanos, sirvieron además de oportunidad para protestar contra las medidas de Trump en materia migratoria, sus negocios en el extranjero, la posible injerencia rusa en los comicios presidenciales de 2016 y la supuesta obstrucción a la investigación de este caso, entre otros.

    “La obstrucción a la justicia y el haber violado la ‘cláusula de emolumentos extranjeros’ son ambas razones constitucionales para que el Congreso investigue y destituya al presidente”, declaró a Tudor Popescu, del grupo Indivisible CA D-39, principal organizador de la manifestación en Los Ángeles.

    La de esta ciudad californiana fue la más numerosa, con cerca de 10.000 participantes. Una de ellas fue la de Nueva York, donde apenas varias decenas de personas protestaron frente al Trump International Hotel, a donde también acudió un grupo que mostró su respaldo al presidente, sin que se originara incidente alguno. “Manos muy pequeñas no pueden construir el muro” de la frontera de México, gritaron los manifestantes en Nueva York, donde un hombre disfrazado del presidente ruso, Vladimir Putin, aparecía a hombros de Trump y portaba un letrero en el que se leía “No vínculos con Rusia. Créanme”.

  • Rompe Trump una tradición

    El presidente Donald Trump puso fin a una tradición de casi veinte años y no celebró en la Casa Blanca con representantes de la comunidad musulmana la cena de “iftar”, que marca el fin del ramadán. Esta es una tradición que venían celebrando anualmente los presidentes desde que en 1999 lo hizo Bill Clinton.

    El ramadán, que cae en el noveno mes del calendario lunar islámico, comenzó el 27 de mayo y concluyó a la puesta del sol del 24 de junio, que es cuando los musulmanes practicantes de todo el mundo celebran el Eid al-Fitr, la “fiesta de la ruptura del ayuno”.

    En lugar de la celebración en la Casa Blanca este año el Gobierno se limitó a la emisión de un comunicado en el que Trump, expresó su “cálida felicitación” por dicha celebración. “Los musulmanes en los Estados Unidos se unieron a los de todo el mundo durante el mes sagrado del ramadán para centrarse en actos de fe y caridad. Ahora, cuando conmemoran a Eid con sus familiares y amigos, continúan la tradición de ayudar a los vecinos y compartir el pan con gente de todas las clases sociales”, agregó.

    El anterior presidente, Barack Obama, solía invitar a la cena del fin del ayuno del ramadán a líderes musulmanes, incluidos los congresistas musulmanes. Antes que él, fueron los presidentes Bill Clinton y George W. Bush los que mantuvieron esta tradición en la Casa Blanca, aunque el primer gobernante que acogió una cena de este tipo en la Casa Blanca fue Thomas Jefferson, en 1805.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento