Martes, 17 Septiembre 2019
BREAKING NEWS
Los republicanos se enfrentan, sin insultos, en el último debate antes de primarias decisivas

Los republicanos se enfrentan, sin insultos, en el último debate antes de primarias decisivas Destacado

En su último debate antes de las importantes elecciones primarias y asambleas del martes en Florida, Illinois, Missouri y Ohio, los aspirantes republicanos se enfrentaron sobre una serie de cuestiones clave, como las visas de trabajo, la seguridad social, el Islam y la política exterior.

El debate estuvo marcado por un tono menos beligerante, con menos ataques personales, con respecto a los debates anteriores.

Donald Trump defendió su afirmación de que "el Islam nos odia" durante el debate de organizado por CNN el jueves.

El principal candidato del Partido Republicano suscitó una nueva controversia esta semana cuando dijo en una entrevista con Anderson Cooper: "Creo que el Islam nos odia". Afirmó que había "tremendo odio" que en parte define la religión, y que si bien Estados Unidos se centra en la lucha contra el Islam radical, "es muy difícil de definir. Es muy difícil de separar. Debido a que no se sabe quién es quién".

Cuando el moderador del debate, Jake Tapper, pidió a Trump aclarar si se refería a todos los musulmanes, el magnate respondió: "Me refiero a un montón de ellos".

"Hay un enorme odio y me quedo exactamente con lo que le dije a Anderson Cooper", dijo.

Marco Rubio, que está luchando por mantener a flote su campaña, saltó a criticar a Trump.

"Los presidentes no pueden decir lo que quieran. Tiene consecuencias", dijo el senador de Florida.

"No quiero ser tan políticamente correcto", respondió Trump. "Sería muy fácil para mí decir algo diferente, y todo el mundo diría 'Oh, ¿no es maravilloso?' Mejor podemos resolver el problema antes de que sea demasiado tarde".

Rubio replicó: "No me interesa ser políticamente correcto. Me interesa estar en lo correcto", replicó Rubio

El candidato argumentó que eliminar a Islam radical no puede ocurrir sin la cooperación de los aliados musulmanes. "Vamos a tener que trabajar con los musulmanes", añadió.

Por su parte, Ted Cruz dijo que "la respuesta no es gritar 'China es malo, los musulmanes son malos'".

Sobre política antiterrorista, Trump dijo: "Tenemos leyes que no permiten el ahogamiento simulado, debemos ampliar nuestras leyes".

"Tenemos que destruir a ISIS, hacerlo rápidamente y regresar a reconstruir nuestro país", sentenció el magnate.

Kasich planteó una opción en la estrategia contra ISIS: "Permitan que las potencias regionales redibujen el mapa si eso es lo que se necesita para detener a ISIS".

Semana decisiva para la nominación republicana

Los candidatos republicanos se dirigen a una semana que podría alterar el curso de la elección de 2016. El debate fue el último encuentro de los cuatro aspirantes antes de las elecciones en estados cruciales como Ohio, Florida e Illinois el martes.
Trump está dominando la carrera, pero aún no está claro si va a tener suficientes delegados para asegurar la nominación republicana antes de la convención republicana de este verano. Sobre los recientes rumores acerca de la posibilidad de una convención negociada o impugnada, Trump dijo que el partido debe coronar a quien logre la mayoría de los delegados.

"En primer lugar, creo que voy a tener los delegados, ¿ok?", dijo Trump. "Creo que quien tenga el mayor número de delegados debe ganar. Eso es lo que pienso".

Ted Cruz, que se encuentra actualmente en el segundo lugar en la carrera, dijo que elegir a otro que no sea el candidato con la mayoría de delegados sería "un desastre absoluto".

Baja el tono y vuelve la discusión política
Una semana después del último debate republicano, en el que Trump se jactó del tamaño de su pene, el encuentro del careció de los insultos personales que abrumaron a muchos de los enfrentamientos anteriores.
"No puedo creer lo civilizado que ha sido el debate", dijo Donald Trump.

Esa dinámica había resultado difícil para el gobernador de Ohio, que se mantuvo alejado de las refriegas entre sus rivales. Kasich tiene la esperanza de ganar el martes en su estado natal.

El tono más amable fue también un cambio para Rubio, quien la semana pasada se buró implacablemente de Trump, desde por su cabello hasta por el tamaño de sus manos. El senador parecía más cómodo después de bajar el tono.
Las únicas chispas que saltaron entre los aspirantes fueron sobre política, incluida la inmigración, la seguridad social y la política exterior.

Cruz criticó a Trump por sus comentarios anteriores de que él quiere permanecer "neutral" en el conflicto entre israelíes y palestinos.

El senador de Texas también trató de reforzar sus propias credenciales pro Israel, insistiendo en que él "no va a ser neutral" como presidente.
Trump rechazó las críticas, diciendo: "No hay nadie en este escenario más favorable a Israel que yo".

Cruz disparó de nuevo al criticar a Trump -como lo hizo en los debates anteriores- por haber colaborado con los demócratas en el pasado.

"En primer lugar, Ted estaba a favor de la amnistía", dijo Trump sobre la política migratoria.

Otra cuestión sobre Trump que se puso sobre la mesa fue la de las visas H-1B, que fomentan la inmigración legal para trabajadores altamente cualificados.
Trump es un fuerte crítico del programa, sin embargo, reconoció que lo utiliza en sus prácticas de contratación.

 

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Votos latinos

    El excongresista demócrata Luis Gutiérrez pronostica que una “revolución pacífica” de nuevos votantes jóvenes hispanos, apoyada por otros electores hartos de los comentarios y medidas racistas del presidente Donald Trump, evitará la reelección del magnate republicano en 2020.

    “Mientras más habla Trump contra los inmigrantes, y toma cada día más medidas inhumanas y crueles, más se amplía la solidaridad y la base de votantes en su contra”, declaró desde Puerto Rico, donde se radicó después de retirarse del Congreso federal.

    Gutiérrez y su esposa se mudaron en abril pasado de Chicago al municipio puertorriqueño de Vega Alta, donde colaboran con las tareas de reconstrucción de la isla y participan de la actividad política local. Durante los 26 años en que representó en la Cámara de Representantes al Distrito 4 de Illinois, Gutiérrez fue uno de los principales defensores de los inmigrantes y critico acérrimo de presidentes, incluyendo al demócrata Barack Obama, a quien le reprochó no haber hecho lo suficiente por la reforma migratoria.

    En la actualidad, el excongresista viaja por todos los Estados Unidos para hacer campaña por el movimiento Nuevos Americanos, que busca sumar un millón de nuevos votantes al caudal hispano para las próximas elecciones de noviembre de 2020.

    El principal problema que enfrentan los hispanos para naturalizarse es económico, dijo, “porque son familias grandes que muchas veces no pueden enfrentar los costos”.

    “Pero ese millón lo vamos a conseguir”, afirmó sobre una cifra que se sumaría en 2020 a por lo menos otros tres millones de nuevos votantes, “si contamos los 800.000 jóvenes que cumplen 18 años cada año y desean incorporarse a la vida política del país”, dijo Gutiérrez. Con esos jóvenes, el

    movimiento espera hacer una “revolución pacífica”, al estilo de la que obligó a renunciar recientemente al gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, acorralado por una ola de protestas tras filtrarse un chat en el que hacía comentarios homófonos, misóginos e insultantes contra contrincantes políticos, cantantes y periodistas. Los mensajes entre Roselló e integrantes de su círculo de colaboradores incluían por lo menos un comentario en tono de burla sobre las víctimas del huracán María que devastó Puerto Rico en 2017 y dejó más de 4.000 víctimas. “Yo participé en esas marchas y mi caso era una excepción, porque todos los que me rodeaban y llevaban la voz cantante eran jóvenes menores de 25 años que nunca antes se habían pronunciado”, señaló Gutiérrez.

    El actual comentarista político de la cadena CNN dijo que el paralelo entre Roselló y Trump es válido, porque, porque son dos políticos cuya actitud y comentarios “desatan reacciones en contrario que movilizan a la gente”.

    En su opinión, el presidente “no se da cuenta” que cuando dice que los mexicanos “son asesinos, narcotraficantes y violadores”, toda la comunidad latina se siente atacada y cierra filas atrás de los inmigrantes, “con o sin papeles, llegados ayer o hace cien años”, dijo.

    “Trump y sus seguidores racistas no tienen en cuenta que el 80 % de los hispanos que viven en EE.UU tienen tarjeta de residente, o pueden convertirse en ciudadanos y votar, y que esto puede llegar al 90 % si se cuenta a los jóvenes”, dijo el excongresista, quien aspira a movilizar a esta fuerza el año que viene.

    Gutiérrez entiende que hay un “sector amplio” del electorado, más allá de los hispanos, que se ha ido concienciando, y va a votar en una elección donde el tema inmigración no será exclusivo, “pero será uno de los principales factores que llevará a mucha gente a las urnas”.

    Para ampliar la base de votantes se sumó a la campaña “Un millón para 2020”, que le ha llevado a participar en actos organizados en áreas con alta presencia de puertorriqueños, como Orlando, en el centro de Florida. La idea que lleva a estos lugares es que no hay una mejor protección ni de que su voz cuente que tener la ciudadanía estadounidense, para poder votar y así defender los valores de “inclusión y diversidad”.

  • ¡Bienvenido Beto!

    El día 19 de agosto los alumnos de la escuela secundaria U.S. Grant, recibieron la visita del candidato a la presidencia de los Estados Unidos, el demócrata Beto O’Rourke, quien se encontraba recorriendo varios lugares del estado de Oklahoma, con motivo de dar a conocer su propuestas políticas e invitar a la comunidad votante a confiar en él.

    Con un letrero que decía “Bienvenido Beto”, los más de cien estudiantes presentes, mostraban su alegría por la llegada del candidato, quien fue recibido por el Superintendente de OKCPS, Sean McDaniel y el Director de la escuela secundaria U.S. Grant, Greg Frederick.

    Durante su plática con los alumnos, O’Rourke compartió su experiencia de vivir en una ciudad fronteriza, como lo es El Paso, Texas, sus desafíos como congresista de este país y defendió los derechos que tienen los inmigrantes en los Estados Unidos. Comentó que, si él llegará hacer presidente, trabajaría para crear mayor seguridad en el control de armas, programas de salud mental y justicia penal, ya que mencionó durante su visita, que no apoya la pena de muerte para los terroristas nacionales.

    “Hoy, los estudiantes de la secundaria U.S. Grant, tuvieron la oportunidad de su vida. Ellos pudieron conversar y hacer preguntas a un candidato de alto perfil y quien puede llegar a ser el próximo presidente de los Estados Unidos”, dijo Greg Frederick, director de la escuela de U.S. Grant. “Apreciamos especialmente el hecho de que el congresista O’Rourke hizo esta visita y se tomó el tiempo de escuchar a los jóvenes de la ciudad de Oklahoma. Creo que hoy es un momento en la vida de estos jóvenes que nunca olvidarán”, agregó el director.

    Aunque no fue mucho el tiempo que “Beto” O’Rourke, estuvo presente en este centro educativo, puesto que tenía un compromiso en la ciudad de Norman. Los estudiantes tuvieron la oportunidad de hacerle varias preguntas, las cuales respondió amablemente, el congresista.

    “Estoy muy orgulloso de la valentía que tuvieron nuestros estudiantes para hacerle preguntas difíciles a Beto y estoy agradecido con él por sus apasionadas respuestas. Tener la oportunidad de expresarse libremente y hacer sugerencias a un candidato presidencial, tendrá un impacto duradero en muchos de ellos”, aseguró Sean McDaniel, superintendente de OKCPS.

  • Tías migrantes

    Tías y abuelas “enojadas” de Texas ayudan a inmigrantes.

    El "enojo" por las duras políticas migratorias estadounidenses unió a un grupo de mujeres de Texas que no se conocían previamente y deseaban hacer algo por los inmigrantes, las cuales poco más de un año después siguen volcadas en ayudarles y han recibido un importante premio por su labor. Las "Tías y Abuelas Enojadas del Valle del Río Grande" dedican su tiempo libre a llevar alimentos y consuelo a las familias que llegan a la frontera entre Estados Unidos y México, para lo cual cuentan con el respaldo económico de un patrocinador.

    Antes, los inmigrantes esperaban en campamentos o cruzaban la frontera sin importarles arriesgar sus vidas, "ahora sus necesidades han cambiado y he visto el desánimo en sus rostros cuando ven regresar a cientos de ellos que son repatriados al negárseles el asilo político", dice Elisa Filippone, una de las integrantes del grupo. El desánimo no hace mella en el grupo, que a principios de junio recibió la distinción Robert F. Kennedy Human Rights Award, algo que les tomó por "sorpresa" y les anima a seguir con su labor.

    Cuando se formó el grupo eran cinco mujeres y ahora son ocho oficiales y dos voluntarias.

    Somos "muy diversas, algunas anglosajonas, hay una suiza naturalizada, cuatro latinas y nos comunicamos por chat, no nos conocemos muy bien, yo soy la única en Brownsville, pero esta causa nos une y nos hace evolucionar', destacó Filippone.

    Jennifer Harburry y Nayelly Barrios se ocupan de Puente Reynosa; Joyce Hamilton de la estación camionera de Harlingen; Susan Law y Elizabeth Cavazos de la central camionera de McAllen; Madeleine Sandefur de los centros de detención, y Cindy Candia de puente de Roma, dice Filippone, que atiende los Puentes Brownsville, la frontera con Matamoros y la central camionera de Brownsville.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento