Jueves, 25 Febrero 2021
BREAKING NEWS
Los primeros días

Los primeros días Destacado

Al cumplir 10 días en la presidencia de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden ha definido, desde sus primeros minutos en el cargo, el rumbo y las prioridades de su administración. Y México, como su vecino del sur y primer socio comercial, ya ha tenido importante presencia en la agenda del nuevo mandatario.

 

La migración y la estrategia contra el COVID-19 han ocupado las prioridades inmediatas a tratar entre ambas naciones. Así lo dieron a conocer por su lado cada equipo diplomático tras la llamada que sostuvieron López Obrador y Biden el pasado 22 de enero, la segunda que tienen desde que el demócrata resultó victorioso.

 

“Conversamos con el presidente Biden, fue amable y respetuoso”, destacó sobre el diálogo el mandatario mexicano, “todo indica que serán buenas las relaciones por el bien de nuestros pueblos y naciones”.

Sin embargo, otros temas como el económico y el de seguridad, también resaltan a la hora de tratar de visualizar el futuro de la relación bilateral.

 

EL COVID-19 Y EL APOYO ENTRE AMBOS VECINOS

Tanto Estados Unidos como México se han visto severamente azotados por el COVID-19; el primero suma ya 438,239 muertes por el virus, mientras que el segundo tiene un trágico acumulado de 158,074 defunciones. Se encuentran en el primer y tercer lugar, respectivamente, del listado de países con mayor número de decesos por la pandemia.

 

En el último diálogo que sostuvieron ambos jefes de Estado, según se reportó, se abordó este tema desde el enfoque de la cooperación. Trascendió que Biden garantizó a AMLO que los mexicanos en su país, al igual que los demás inmigrantes, tendrán acceso a la vacuna anti- covid, sin importar su estatus migratorio.

 

Por otro lado, de acuerdo con fuentes del semanario Proceso, el mandatario mexicano pidió ayuda a su par estadounidense para conseguir más dosis, petición a la que Biden se negó, argumentando que su prioridad en el tema es su propio pueblo.

Precisamente en el manejo de la epidemia queda claro el contraste de las posturas de ambos personajes. Mientras el presidente mexicano se rehúsa a portar cubrebocas – incluso en el video que transmitió, desde su aislamiento por ser positivo al virus, pareció sin mascarilla–, Joe Biden ha insistido hasta el cansancio a la necesidad el uso del barbijo.

 

Asimismo, en sus primeros 10 días, Biden puso restricciones a la entrada de mexicanos a su país: es obligatorio presentar una prueba negativa al coronavirus y se recomienda, una vez en ese país, hacer cuarentena preventiva.

 

MÉXICO, EL GRAN BENEFICIADO DE LAS POLÍTICAS MIGRATORIAS

Desde que estaba en campaña, Joe Biden dejó claro que el tema migratorio era una de sus prioridades. Y seguido a su entrada en la Casa Blanca, el demócrata anunció una suspensión de 100 días de las deportaciones de inmigrantes y presentó un plan migratorio que prevé regularizar a 11 millones de indocumentados, aunque ese proyecto depende del Legislativo. También nombró a Roberta Jacobson, exembajadora de Estados Unidos en México, como coordinadora de la frontera suroeste en el Consejo de Seguridad Nacional, un cargo recién creado para coordinar las cuestiones relacionadas con seguridad nacional de México y Centroamérica.

 

“El mandatario mexicano celebró el reconocimiento a las aportaciones de la comunidad migrante mexicana en Estados Unidos y reiteró la tesis de México, según la cual la solución de fondo al fenómeno de la migración pasa por la promoción del desarrollo en las comunidades de origen”, decía un comunicado de la parte mexicana sobre la llamada de López Obrador con Biden.

 

Para Raquel Saed, académica de la Universidad Iberoamericana y especialista en política y medios de Estados Unidos, detalles como el nombramiento de Jacobson, son señales claras de una “buena voluntad de parte de Biden de llevar a cabo ciertas políticas que benefician a México” y a su mismo país, “las señales son de una voluntad política, de querer participar”.

 

En mismo sentido se pronunció el Doctor en Derecho Samuel Stone, quien hizo hincapié en que México resulta totalmente beneficiado con las políticas migratorias del nuevo presidente estaounidense. “Si de por sí para México es difícil, y más en este momento por la pandemia, reintegrar al mercado laboral a los mexicanos deportados, imagínate si de repente en el transcurso de un año llegaran 800,000 personas más buscando empleo”.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Clasificados

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento