Sábado, 17 Abril 2021
BREAKING NEWS
Zika y Río 2016: los organizadores dicen que los Juegos son seguros

Zika y Río 2016: los organizadores dicen que los Juegos son seguros

Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro pasaron a la ofensiva el martes, tratando de apagar las voces que insisten en que el virus del Zika plantea un riesgo de salud para la competencia.
En rueda de prensa, los organizadores pusieron diapositivas que muestran que el número de casos de zika ha caído más rápido a medida que llegan los meses más fríos del invierno. También lo ha hecho el número de otros virus transmitidos por mosquitos como el dengue y la chikungunya.
"Estamos 110% seguros con que podemos proteger a todo el mundo que viene a ver las competiciones", dijo Mario Andrada, director de comunicaciones de Río 2016.
El mes pasado, 150 científicos y médicos han publicado una carta abierta pidiendo que los Juegos de 2016 se se pospongan o cambien de sede.
"Se plantea un riesgo innecesario cuando 500.000 turistas extranjeros procedentes de todos los países asisten a los Juegos, pudiendo adquirir esa cepa, y volver a casa a lugares en los que puede llegar a ser endémica", escribieron.
Pero el martes, el médico jefe de Río 2016 citó un estudio que muestra que el escenario más probable durante los Juegos Olímpicos de 2016 es que el zika afecte a 1,8 personas por cada millón de turistas.
Aunque parece que hay desacuerdo dentro de la comunidad médica, la OMS ha restado importancia a los temores de que los Juegos Olímpicos de Río provoquen una epidemia mundial.
"Cancelar o cambiar la ubicación de los Juegos Olímpicos de 2016 no alterará significativamente la propagación internacional del virus del Zika," dijo la OMS.
"Brasil es uno de los casi 60 países y territorios que a la fecha reportan una transmisión continua del Zika por los mosquitos. Las personas siguen viajando entre esos países y territorios para una variedad de razones. La mejor manera de reducir el riesgo de enfermedad es seguir los consejos de salud pública en viajes".
Las autoridades brasileñas han argumentado el riesgo de infección se reducirá seriamente durante los Juegos, ya que se llevan a cabo en el mes de agosto, en medio del invierno sudamericano, cuando las poblaciones de mosquitos tienden a morir.
Según la Secretaría de Salud de Río de Janeiro, la ciudad ha registrado un total de 26.576 casos de zika en lo que va de año, con un pico en febrero de 7.232 casos. En mayo se registraron 702 casos reportados.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Oklahoma despide a un gran líder

    Las despedidas siempre son tristes y mayormente cuando se trata de alguien que con su ejemplo inspiró y ayudó a muchas personas. Don Ramiro, fue un hombre que siempre se mostró positivo y solidario, en cada oportunidad que le fuera posible trataba de contribuir con la comunidad hispana, sin importar la necesidad. 

    El día 16 de octubre, Ramiro Vásquez, lamentablemente perdió la batalla contra el cáncer y desde el primer momento que la comunidad se enteró de la triste noticia, comenzaron a expresar su agradecimiento por lo que hizo en vida este gran líder.

    El Nacional de Oklahoma se une al gran dolor y tristeza que familiares, amigos y conocidos han hecho notar por la pérdida del señor Vásquez. Por tal motivo, queremos dedicar esta página “Impulsando La 29”, puesto que sabemos que don Ramiro, fue pieza fundamental para el crecimiento de este distrito.

    Compartimos una entrevista realizada por Josué Ramos, el 18 de octubre del 2018 a Ramiro Vásquez Padilla, quien compartió los momentos que formaron parte de su historia…

    Originario del estado de Oaxaca, México, Ramiro Vásquez asegura que tuvo una infancia muy feliz y que desde muy pequeño fue enseñado a trabajar, amar a su familia y comunidad. Hijo del señor Rufino Vásquez y la señora Petra Padilla (fallecida), Ramiro es el tercer hijo de siete que tuvo el matrimonio Vásquez Padilla. Desde los siente años de edad, don Ramiro comenzó a trabajar en el negocio familiar, el cual era   una panadería, comenta que su primera labor fue ayudar a mover las canastas del pan que estaban vacías y posteriormente fue enseñado a hacer el delicioso pan.

    A la edad de catorce años Ramiro Vásquez llega a los Estados Unidos, aunque con un poco de miedo, ya que venía solo. Gracias a los consejos de su padre, quien ya había estado trabajando en este país, logró mantenerse positivo y con ánimos para buscar trabajo y poder enviar dinero a su familia en México.

    “Llegué al estado de California, pero la verdad no me impresionaba muchas cosas, quizás lo que se me hacía más fascinante eran los restaurantes y la comida que preparaban. Comencé a buscar trabajo, pero nadie me quería contratar, era muy difícil, ya que tenía catorce años y no me daban la oportunidad. Me decían que fuera a la escuela, así que de tanto que insistieron les hice caso y decidí estudiar. Tenía dieciséis años cuando me gradué de la preparatoria y posteriormente logré conseguir un trabajo estable”, compartió en su momento el señor Vásquez.

    Aunque Ramiro Vásquez tenía tiempo residiendo en los Estados Unidos, siempre guardaba la ilusión de regresar a su México querido, y así lo hizo. Pero lamentablemente no logró realizar sus planes, los cuales eran tener una panadería, por tal razón, decide probar suerte nuevamente en las tierras del norte, pero ahora junto a su esposa.  

    “Cuando regresé a México me encontré con Guadalupe, mi esposa. Comenzamos a salir, nos hicimos novios y a los tres meses de noviazgo decidimos juntarnos y hacer un proyecto de vida. Pasaron cinco meses y tomamos la decisión de venir a los Estados Unidos. A Oklahoma llegamos porque mi esposa tenía familiares aquí, y aunque al principio no me gustaba tanto, pude visualizar que podía hacer algo para tener un buen futuro, así que tomamos la decisión de quedarnos”, mencionó don Ramiro durante la entrevista realizada el 18 de octubre del 2018.

    Al decidir quedarse en Oklahoma City, un nuevo reto llegó para Ramiro y su esposa Guadalupe. Comentó que sus inicios fueron cocinar pan dulce para un negocio local, pero al pasar el tiempo, decidieron emprender su propio negocio al que le llamaron “La Oaxaqueña Bakery”, lugar que se ha convertido en uno de los restaurantes y panaderías favoritos de los residentes de esta ciudad.

       “Bueno…actualmente estoy viviendo un proceso difícil. He sido diagnosticado con cáncer, pero trato de ser positivo. Creo que es parte de la vida pasar por situaciones de esta magnitud. Quizás hay personas que lo experimentarán diferente, pero sin duda…todos en algún momento nos tendremos que enfrentar a un gran obstáculo. En mi caso es el cáncer, pero estoy consciente de la situación que estoy viviendo, la cual es un poco delicada, pero al mismo tiempo lucho por levantarme cada día y no dejarme vencer. No puedo dejar que lo que me diga un doctor penetre hasta mi cerebro y me haga desfallecer. Sigo las indicaciones que me da el doctor, pero no dejo que esta circunstancia marque mi destino”, aclaró en su momento don Ramiro, quien, aunque en ese tiempo se preocupó por lo que estaba sucediendo en su cuerpo, nos dijo que el miedo no logró apoderarse de él y que luchaba día con día para vencer este mal.

    “Que te den una sentencia de muerte no es fácil, pero con el tiempo tienes que aprender a superarla. Solo Dios sabe la hora y el momento en que tu vida tenga que terminar, y mientras tenga vida, seguiré luchando, manteniendo la humildad y ayudando a mi gente”, nos dijo don Ramiro Vásquez.

    Ramiro Vásquez Padilla, partió de este mundo para encontrarse con su creador, y aunque su partida deja un inmenso dolor y tristeza a su amada esposa Guadalupe, a sus bellos hijos Nelson, Emmanuel, Isabel, Ramiro Jr. y Ángel, a sus familiares y amigos. También sabemos que cada uno de ellos, continuará ese legado que dejó don Ramiro.

    Descanse en paz… Ramiro Vásquez Padilla (1969-2019)

  • Una misma visión

    Con el propósito de compartir con las nuevas generaciones, las tradiciones y cultura de los diversos países que son representados por nuestra comunidad hispana en el estado de Oklahoma, la iglesia Visión Familiar, la cual dirige el pastor Elio Arteaga, lleva 5 años celebrando el evento denominado “Fiesta de las Naciones”, en el cual participan diversos representantes de países como: Guatemala, Honduras, México, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá entre otros.

    El evento fue totalmente gratuito y se llevó a cabo el sábado 28 de septiembre, en la ciudad de Yukon, Oklahoma. Las familias asistentes pudieron disfrutar de un día lleno de actividades, presentaciones artísticas y deliciosa comida.

    “Es importante para nosotros poder celebrar nuestras tradiciones. Nos alegra ver a miles de familias participar de este evento, aproximadamente fueron 4000 mil personas que se reunieron no solo para manifestar su orgullo por sus países sino para agradecer a Dios por todas las cosas que nos ha permitido realizar en los Estados Unidos”, compartió Oscar Rodríguez, quien fue uno de los organizadores de este evento y que además está trabajando con las autoridades mexicanas correspondientes para que, muy pronto se de la apertura de una oficina consular de México en Oklahoma City.

    Durante el evento “Fiesta de las Naciones”, los asistentes pudieron disfrutar de la música del Mariachi “Reyes de Jalisco”, de las bellas danzas de la Agrupación Folklórica Q’anil OKC, asimismo los Luchadores de la Fe estuvieron presentes para promocionar el deporte de lucha libre, y diversos grupos de danza cristiana de la iglesia Visión Familiar, expusieron su arte.

     

    Fotografías por: Leo Ochoa.

  • Contrabando a gran escala

    Actualmente, Venezuela es uno de los países más pobres de América, donde su pueblo no tiene medicinas, alimentos, gas para cocinar, educación, ropa, trabajo y seguridad social, este escenario obliga a los venezolanos que habitan en todo el territorio nacional a viajar a la frontera colombo-venezolana, ubicada en el estado Táchira- Venezuela y el Departamento Norte de Santander- Colombia.

    La comunidad venezolana, viaja a la frontera a comprar lo que puede, porque el dinero no alcanza, con una moneda llamada Bolívar Soberano, devaluada ante el peso colombiano y pulverizada ante el dólar. Pero, la historia de este viacrucis no termina aquí, porque los venezolanos deben caminar por las trochas (es decir, puentes artesanales hechos con piedras sobre el Río Táchira), entre las trochas más conocidas se encuentran: Los Mangos, La Invasión, Llano Jorge y Los Tribunales, entre otras, estos caminos ilegales están controlados por grupos irregulares, que extorsionan a cada transeúnte.

    Imagínese el escenario, tener que pagar 5 mil pesos para pasar por la trocha en el sentido (Venezuela-Colombia), pero de regreso la gente viene con su mercancía comprada en Colombia, pues también debe pagar vacuna (sobornar) a los grupos delincuentes como Los Bota de Caucho, Los Urabeños, Peluzos, Tren de Aragua, ELN, Paracos, FARC, organismos de seguridad de Venezuela y Colombia, quienes tienen licencia para extorsionar.

    Según la Cámara de Integración Económica Venezolano Colombiana (CAVECOL), en el año 2008 se registró un intercambio comercial entre Venezuela y Colombia de 480.00 millones de dólares, 11 años después, no existen relaciones comerciales formales, el contrabando se encriptó y apoderó del submundo fronterizo, a través de la extorsión a manos de grupos delictivos que controlan el tránsito de mercancías en las trochas.

    Pasaron a la historia los titulares que señalaban a Venezuela y Colombia, como la frontera más dinámica de América Latina, por su intensa actividad comercial, con puntos geográficos donde existía una integración social y comercial que lleva a muchos a definirla como “frontera viva”. Uno de esos puntos es el triángulo que forman las ciudades de San Antonio y Ureña, en el estado Táchira, en los Andes venezolanos y la de Cúcuta, capital del Departamento colombiano de Norte de Santander.

    Lamentablemente, el próximo 19 de agosto del año 2019, el Gobierno de Nicolás Maduro Moros cumple 4 años de haber cerrado el tránsito vehicular en la frontera colombo-venezolana, en los pasos fronterizos del Puente Internacional Simón Bolívar ( San Antonio del Táchira- Barrio La Parada, Cúcuta), Puente Internacional Francisco de Paula Santander (Pedro María Ureña-Barrio El Escobal de Cúcuta), Puente Internacional Las Tienditas ( Pedro María Ureña-Cúcuta) y el Puente Internacional Unión (Boca del Grita, Venezuela- Puerto Santander, Colombia), donde se encuentran instalaciones modernas de la Aduana Principal de San Antonio del Táchira y sus aduanas subalternas, pero ya no existe un comercio bilateral formal entre Colombia y Venezuela, desde el 22 de febrero de este año está cerrada para el comercio internacional.

    Nace la Aduana de San Antonio en el siglo XIX

    La que fue llamada la “frontera más dinámica de América Latina”, está conformada por la Aduana Principal de San Antonio del Táchira, una de las aduanas más antiguas que tiene Venezuela, en el presente artículo nos adentraremos un poco en la historia, para poder entender porque esta zona fronteriza colombo venezolana, posee singularidades que perduran en el tiempo.

    Según los registros conocidos, fue creado en el año 1842, el asiento de la aduana fronteriza con la República de Colombia, el primer administrador de la Aduana, fue el General y Presbítero José Félix Blanco, prócer de la independencia e ilustre varón que se distinguió en diversas ramas del saber humano, su designación la hizo el General Carlos Sublette, quinto presidente de la República de Venezuela.

    Es importante destacar, que desde el siglo XIX el gobierno central ha designado a gentes ajenas al Táchira, pues son contadas las veces que un administrador de la Aduana ha sido oriundo del Táchira, y haya desempeñado tal cargo.

    Según Arturo Muñoz, quien realizó una profunda investigación sobre el funcionamiento de la aduana de San Antonio, en su trabajo “El Táchira Fronterizo”, da cuenta de la negligencia del gobierno nacional, que caracterizó la administración pública en tiempos otroros.

    Un ejemplo evidente de la anterior afirmación, se hizo patente en la dirección de la Aduana de San Antonio, pues desde sus inicios promovió el contrabando a gran escala.

    La anomalía más patética consistía en que los bienes producidos en Venezuela y enviados al Táchira, a través de la principal ruta comercial de aquel entonces, es decir pasando por el territorio colombiano tenían que pagar impuestos en San Antonio.

    Los funcionarios aduaneros hicieron la respectiva advertencia al Ministerio de Hacienda, precisando que “Los bienes producidos en Caracas, Valencia, Puerto Cabello y Maracaibo, son introducidos libremente en Colombia, en condición de tránsito, pero son obligados a pagar impuestos en la Aduana, como si vinieran de Europa o Estado Unidos”.

    Vale recordar, que el transporte de mercancías y viajeros del Táchira a Caracas y viceversa, para la época se hacía a través de Cúcuta, Río Zulia, Río Catatumbo, Lago de Maracaibo, Mar Caribe, Curazao, Puerto Cabello y La Guaira.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Clasificados

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento