Sábado, 16 Diciembre 2017
BREAKING NEWS
Zika: riesgo epidemiológico inminente

Zika: riesgo epidemiológico inminente

Se entiende que este virus se extendera en todo Latinoamerica y el sur de usa y estara provocando riesgos de malformaciones en los bebés recién nacidos

varios paises estan bajo la amenaza.

La  microsefalia es una malformacion que afecta a los bebes que nacen con cabesa chica y que algunas veces provoca la muerte

los sintomas del virus zika son:

* Fiebre interminente

* Manchas rojas en la frente

* Dolores musculares y fuerte dolor de cabesa

es importante recalcar que no existe tratamiento ni cura para este virus

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Cómo Evitar las Intoxicaciones por Monóxido de Carbono

    El monóxido de carbono (CO) es un gas sin olor ni color, muy peligroso. Se encuentra en los elementos producidos por calderas, vehículos, generadores portátiles, cocinas, linternas, estufas de gas, carbón o madera encendidos que al acumularse en espacios semicerrados o cerrados, sin una buena circulación de aire fresco, los humanos y los animales, pueden intoxicarse y morir al inhalarle.

    Cada año, alrededor de 50.000 personas acuden a la sala de emergencia por este problema y 430 personas mueren en los Estados Unidos por intoxicación accidental con monóxido de carbono según el CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades)

    La mayoría de accidentes causados por envenenamiento con monóxido de carbono se produce en los hogares, cuando desarrollamos nuestras actividades diarias, ya sea al cocinar, en los automóviles, con la calefacción u otra actividad parecida, con el objeto de abrigarnos en el frio, especialmente cuando ha habido alguna falla en el sistema eléctrico o usando artefactos que estén defectuosos.

    Para la mayoría de las personas, las primeras señales de exposición a concentraciones de CO incluyen dolores de cabeza y falta de aliento cuando hacen ejercicios moderados. La exposición continua puede producir síntomas como: fuertes dolores de cabeza, mareos, cansancio, náuseas, confusión, irritabilidad y pensamiento confuso, falta de memoria y coordinación. Sin embargo, algunas personas pueden no tener síntomas y estar expuestas a niveles bajos de CO; pero la continua y baja exposición puede causar alteraciones a la salud a largo plazo, estos efectos incluyen daños neurológicos, como dificultad para aprender y retener datos en la memoria, efectos emocionales y de personalidad y trastornos sensoriales y motores.

    Para prevenir este grave problema debemos: Instalar alarmas de CO cerca de los dormitorios. Inspeccionar y limpiar todos los años los sistemas de calefacción y chimenea. Instalar y utilizar un extractor de aire sobre las cocinas de gas y abrir el conducto de humo cuando usemos la chimenea y verificar que las puertas de la estufa de leña cierren bien. Si usa generadores portátiles déjeles fuera y lejos de la vivienda. Nunca deje el automóvil encendido en el garaje. No use una parrilla de carbón en interiores, ni siquiera en la chimenea. Nunca caliente su casa con un horno de gas.

    Si usted siente que tiene síntomas de intoxicación por monóxido de carbono, salga inmediatamente a un ambiente con aire fresco, abra puertas y ventanas para que la casa se ventile, cierre y apague estufas, hornos, calentadores y todo aparato de este tipo. Llame inmediatamente al 911 y/o busque atención médica de inmediato. La intoxicación por monóxido de carbono es prevenible, proteja a su familia informándose.

  • El Sida y el Cáncer

    Como habíamos comentado en el artículo anterior, el Sida (Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida) provocado por un agente extraño (VIH) ataca el sistema de defensa del cuerpo, y este se va poco a poco deteriorando hasta volver a la persona muy susceptible de enfermar en general y de desarrollar ciertos tipos de cánceres.

    Hay particularmente tres tipos de cánceres asociados al VIH -Sida:

    1.- El sarcoma de Kaposi; según el Instituto Nacional del Cáncer las personas con VIH-Sida tienen 500 veces más riesgo que la población normal de padecer Sarcoma de Kaposi; que antes del Sida se veía especialmente en hombres de edad avanzada, rara vez en mujeres mayores. Era una enfermedad de evolución lenta, que puede afectar la piel, el tubo digestivo, pulmones y otros órganos. En la actualidad puede ser la enfermedad que nos lleve al diagnóstico de SIDA ya que se presenta en personas jóvenes y su comportamiento es diferente.

    2.-El linfoma No Hodgkin de células B de alta malignidad, pacientes con VIH_SIDA tienen 12 veces más susceptibilidad que la población normal. Es un cáncer del tejido linfático, que se encuentra en los ganglios linfáticos, el bazo y otros órganos del sistema inmunitario. Los glóbulos blancos llamados linfocitos se encuentran en el tejido linfático y ayudan a prevenir las infecciones; la mayoría de los linfomas comienza en un tipo de glóbulo blanco llamado linfocito o célula B. Se presenta en personas con el sistema inmunitario debilitado que se han sometido a trasplantes o que viven con VIH. Hay varios tipos de linfoma no Hodgkin esto depende del grado de diferenciación celular y a la velocidad de propagación.

    3.-En las mujeres, el cáncer cérvico uterino, tiene 3 veces más probabilidad de ser diagnosticado que en el resto de la población femenil, por lo que se les sugiere examinarse con regularidad y vacunarse contra el papiloma si esta en edad hasta los 26 años.

    Otro cáncer que se debe poner atención es en personas que viven con VIH – Sida, es el cáncer anal, que tiene 19 veces más probabilidad de ser diagnosticado; por lo que toda lesión anal o perianal debe ser tratada ya que no existe un examen específico para detectar las lesiones anales pre-malignas, algunos especialistas sugieren un Pap de las lesiones.

    Para disminuir las estadísticas crecientes de SIDA en la comunidad hispana y especialmente evitar el cáncer asociado a la enfermedad, las personas deben conocer su estado de salud, es decir hacerse la prueba si está en situaciones de riesgo, tomar terapia antiretroviral combinada según esté prescrito por el profesional de salud especialista en la materia, ya que esto reduce significativamente la posibilidad de enfermar y/o padecer estos cánceres. Tener un estilo de vida saludable, alejados del tabaco, alcohol y otras sustancias, incorporar o incrementar en la dieta frutas y vegetales, hacer ejercicio diario, puede hacer la diferencia en una persona que vive con VIH. Su vida puede ser mejor si se informa.

  • Sin riesgo y daño

    Estudio refuta conexión entre autismo y riesgo de heridas.

    Un estudio de la Universidad de Colorado refuta que el autismo esté entre las principales razones de riesgo de heridas moderadamente serias entre menores de cinco años, y considera que sí lo están, por el contrario, el déficit de atención y la hiperactividad.

    Tras analizar los casos de 2.000 niños de todo el país, los investigadores determinaron que, a pesar de lo que comúnmente se cree, los niños con autismo no son más propensos que quienes no padecen de esa condición a sufrir de heridas que requieran atención médica, es decir, visitas a salas de emergencia u hospitalización.

    A la vez, ese tipo de heridas resulta habitual entre niños con el desorden de déficit de atención e hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés). Aparentemente, según los investigadores, el hecho que un 30 % de niños con autismo también padecen de ADHD habría llevado a la errónea conclusión sobre la conexión entre riesgo de heridas infantiles y autismo.

    Las investigaciones se basaron en datos de unos 6.000 niños compilados durante varios años para el Estudio para Explorar el Desarrollo Temprano (SEED, en inglés) del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

    “Los problemas de atención parecen contribuir al riesgo de heridas. La relación existente (entre autismo y ADHD) puede explicar por qué algunos estudios encontraron un riesgo más alto de heridas en niños con autis mo”, indicó la Dra. Carolyn DiGuiseppi, supervisora del nuevo estudio y profesora de epidemiología y pediatría en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Colorado en Denver. Específicamente, DiGuiseppi y sus colaboradores de otras universidades analizaron reportes incluidos en SEED de información provista por adultos a cargo de niños de edades entre 30 y 68 meses que sufrieron heridas que necesitaron atención médica. Algunos de esos niños tienen autismo, otros padecen de desórdenes de desarrollo y otros fueron agrupados como “población en general”.

    El análisis de los datos sobre las circunstancias en que resultaron heridos permitió establecer que el 32,3 % de los niños con autismo había tenido heridas, en comparación con el 30,2 % de niños en la población en general y con el 27,8 % de niños con otros desórdenes.

    Pero al tener en cuenta otros elementos, como el contexto socio-demográfico, la salud, el coeficiente intelectual y las diferencias de conducta de los menores, los investigadores concluyeron que “las probabilidades de heridas en los casos de niños con autismo, aunque significativamente más altas que las del grupo de control de niños con otros desórdenes, son similares a las de los niños de

    la población en general”.

    En definitiva, no sería el autismo, sino otros factores, como el nivel de educación de los padres, la calidad de los cuidados maternales, los ingresos de la familia, problemas de conducta infantil o ciertas enfermedades los que generarían el riesgo de heridas.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento