Sábado, 17 Agosto 2019
BREAKING NEWS
A Beneficio de la salud

A Beneficio de la salud

El Campus de Aprendizaje y Bienestar Southern Oaks estará ofreciendo servicios de atención médica general por medio de la clínica de OU, clínica de WIC (Women, Infants and Children), servicios de OCCHD como lo son: Vacunación, Pruebas de ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual), salud mental, banco de alimentos, demostraciones de cocina, eventos comunitarios y mucho más.


Medios

About Author

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • El Ruido y la Audición

    No es raro salir en las noches o los días feriados y encontrar en reuniones frente a casas, parques y en vehículos música estridente, y en ocasiones la vibración se expande a los carros al pasar. El ruido fuerte puede causar pérdida auditiva, al momento o mucho tiempo después de haber estado expuestos y esta puede ser temporal o definitiva.

    Según la Organización mundial de la salud: “360 millones de personas en todo el mundo padecen de pérdida de la audición, de las cuales 32 millones son niños”. Las causas para este problema son de origen congénito y adquirido, entre las que se citan: infecciones, por medicamentos, envejecimiento, traumatismos y la exposición al ruido. Un 60% de los casos de sordera pueden y deben ser prevenidos; por lo que informarse puede hacer la diferencia.

    La exposición al ruido excesivo de tipo – laboral, como por ejemplo, entornos con maquinarias que generan mucho ruido -recreacional, aparatos personales con sonido muy elevado, gimnasios, películas, música en discotecas, fiestas, conciertos, etc., constituyen factores determinantes. Diariamente oímos estos sonidos a niveles que no afectan nuestra audición. Sin embargo, los ruidos muy altos pueden ser dañinos, aunque duren poco o mucho tiempo. Estos ruidos pueden alterar las estructuras delicadas del oído interno, causando pérdida de audición. La exposición a niveles dañinos de ruido puede ocurrir a cualquier edad, tanto niños, adolescentes, adultos jóvenes y las personas mayores pueden desarrollar pérdida de audición inducida por el ruido.Todos podemos pensar que oír la explosión de fuegos artificiales y/o asistir a eventos deportivos y conciertos con volumen alto son las causas; sin embargo, las actividades cotidianas, como usar herramientas eléctricas, cortar el césped o ir a una clase en el gimnasio con música fuerte, pueden dañar la audición.

    La pérdida de la audición puede ser leve, moderada y grave o profunda; afecta a uno o a los dos oídos, dando problemas a la persona que los sufre para entablar una conversación; hablar y escuchar cuando hay un ambiente con bulla.

    El sonido se mide por decibeles (dB). Una conversación normal se valora cerca de 60 dB; el sonido del motor de una motocicleta 95 dB. Un ruido mayor de 120dB aun por un periodo corto de tiempo puede producir daño inmediato. No hay cura para la pérdida auditiva; las células del oído interno dañadas no se recuperan. Si usted ha tenido problemas auditivos realícese una audiometría; que es un examen que evalúa su capacidad para escuchar sonidos. Recuerde la prevención es la base de una vida saludable. Proteja su audición, evite el ruido.

  • ¿Por qué se hinchan las piernas, tobillos y pies?

    Hinchar en el argot médico significa edema; el edema es una condición clínica causada por acumulación o exceso de agua en los tejidos. El edema puede ser general, afecta a todo el cuerpo o localizado, se ubica en cualquier parte del cuerpo, siendo más notorio a nivel de los párpados, manos, piernas tobillos y pies.

    El edema puede producirse por muchas causas, algunas conocidas como leves: estar sentado o de pie durante mucho tiempo, una dieta con exceso de sal, el embarazo, el síndrome premenstrual, etc. En algunas ocasiones el edema puede ser un signo de una enfermedad grave.

    El edema secundario es consecuencia de muchos factores como: la toma de medicamentos (para la hipertensión arterial, esteroides, estrógenos, etc.) enfermedades crónicas como: desnutrición (deficiencia de proteínas) insuficiencia cardiaca, enfermedades renales, problemas hepáticos como la cirrosis, alteración de los ganglios linfáticos, (después de algunas cirugías como la mastectomía) por insuficiencia venosa.

    El edema de las piernas, tobillos y los pies es un problema frecuente especialmente en tiempo de calor, ya que este, contribuye a dilatar las venas y por ende a enlentecer el retorno venoso, si a esta condición se añade el estar mucho tiempo sentado o parado, el edema aumentará provocando insuficiencia de las venas de las piernas, las que no pueden bombear adecuadamente la sangre desde las extremidades al corazón. El edema es frecuente en adultos mayores, personas con sobrepeso o embarazadas.

    Entre los signos están: piel estirada brillante, inicialmente no dolorosa que forma un hoyuelo (fóvea) después de ejercer unos cuantos segundos presión sobre ella. Se debe consultar al proveedor de salud a fin de evitar las complicaciones especialmente si siente dolor, enrojecimiento, fiebre, dificultad para caminar, rigidez, etc. La única manera de tratar el edema es conociendo su causa, el proveedor de salud puede recomendarle diuréticos, que ayudan a eliminar el exceso de líquido, al mismo tiempo que atenderá la causa que lo está provocando.

    Cuando la hinchazón de las piernas tobillos y pies es por presión se recomienda elevar las piernas cuando está sentado o acostado, usar medias de compresión que las puede adquirir en las farmacias, tratar de no estar sentado o parado durante largos periodos de tiempo, ejercitar las piernas, pues ayuda a bombear los líquidos desde las piernas al corazón. Tenga una dieta balanceada, limitando la cantidad de sal que consume, cuando viaje tome descansos y camine alrededor, use ropa cómoda que no ejerza compresión en el área de los muslos, baje de peso si necesita.

    Si cree que ciertos medicamentos que está tomando le están causando el edema no deje de tomarlos y consulte a su proveedor de salud para que tome acción.

  • Infecciones de Transmisión Sexual

    El verano nos invita a las vacaciones, a la vida al aire libre, la playa, las fiestas, los amigos. Tiempo para relajarse, saborear comidas especiales y sobre todo, tiempo para poner atención a las infecciones de transmisión sexual (ITS).

    Las infecciones de transmisión sexual se contraen por contacto sexual, los microorganismos que las causan pueden llegar a las personas a través de la sangre, semen, fluido vaginal y otros líquidos corporales.

    Algunas de las enfermedades de transmission sexual no presentan síntomas durante largos períodos de tiempo, lo que hace que las personas ignoren que están enfermas y diseminen estas infecciones a sus compañeros sexuales.

    Puedes contraer una infección de transmisión sexual (ITS) al tener relaciones sexuales vaginales, anales u orales. Cualquier persona sexualmente activa puede contraer una infección de transmisión sexual. Ni siguiera es necesario hacer el acto sexual completo es decir tener relaciones sexuales anales o vaginales, para contraer una ITS. Esto se debe a que algunas de estas infecciones, como el herpes y el VPH, se propagan por el contacto de piel a piel. Además, se pueden contagiar estas infecciones a través de las transfusiones de sangre no controladas, por compartir agujas contaminadas, y una madre puede embarazada puede transmitir la infección a su niño.

    Las infecciones de transmisión sexual, pueden ser provocadas por bacterias (gonorrea, sífilis, clamidia, en algunos casos shiguela); parásitos (tricomona, giardia) virus (del papilloma humano, herpes genital, VIH (Sida) de la hepatitis A, B, C etc.)

    Los síntomas de las infecciones de transmisión sexual pueden ser diversos: desde no presentar signos y síntomas hasta dolor y molestias en el área vaginal y abdominal, ardor y dolor al orinar, secresiones genitales de mal olor, dolor al tener relaciones sexuales, ganglios inflamados, llagas o bultos en los genitales o en la zona bucal o rectal y erupciones cutáneas entre otros.

    Cuando estos síntomas aparecen es necesario consultar a su proveedor de salud para su diagnóstico y tratamiento inmediato. Las ETD/ITS causadas por bacterias, hongos o parásitos, pueden ser tratadas exitosamente con antibióticos, antimicóticos y antiparasitarios. Las infecciones producidas por virus pueden recibir tratamiento para limitar su avance, evitar complicaciones y disminuir el riesgo de contagio; pero no se erradica como en el caso del VIH y del herpes genital.

    La mejor forma de controlar estas infecciones de transmisión sexual es la prevención, especialmente si eres sexualmente activo/a. Vacúnate (papiloma humano, Hepatitis A, B). Evita la promiscuidad sexual (múltiples compañeros) así como relaciones sexuales sin protección, usa condones y protégete para el sexo oral. Aléjate del alcohol y las drogas que te predisponen a comportamientos riesgosos, no compartas agujas y objetos cortopunzantes. Las parejas al planificar tener hijos deben controlarse para saber si son portadoras de estas infecciones. Sobre todo, infórmate para que tomes la mejor decisión, sabiendo que estás poniendo en riesgo tu salud y en algunos casos tu vida misma.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento