Viernes, 25 Mayo 2018
BREAKING NEWS
Concierto Banda MS en OKC

Concierto Banda MS en OKC

La Banda MS de Sergio Lizárraga, llegó a la ciudad de Oklahoma el pasado 23 de Noviembre para llevar a cabo un concierto en su recorrido por los Estados Unidos. Miles de personas disfrutaron cantando y bailando todos sus éxitos en el Cox Convention Center.


Medios

About Author

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • "El Cholo" Saucedo en OKC

    Alex "El Cholo" Saucedo, llegó a la ciudad de Oklahoma, para promover su próxima pelea, compartir con sus seguidores e invitar a todos, a no perderse la oportunidad de asistir a esta pelea histórica, el día 30 de junio en el Chesapeake Energy Arena.

  • La actitud ante los problemas

    Aprendamos a ver los problemas como una oportunidad para fortalecer el carácter y facilitar el proceso de su resolución. Cuando las cosas se dificultan y los problemas se acumulan, la manera más efectiva de salir adelante, no es buscar culpables, ni hacerse la víctima sufriendo porque la vida no es como uno esperaba. La actitud más efectiva es reconocer que todo lo que sucede tiene como único fin hacer conciencia y mejorar le carácter de la persona. Es mejor tomar el problema como un momento difícil, con una posible solución positiva y con un beneficio futuro y un desenlace prometedor. Los problemas no son un castigo, el universo no toma venganza personal contra nadie.

    Hay ocasiones en las cuales la persona tomó decisiones equivocadas por lo que se producen consecuencias complicadas, en otras ocasiones personas llegan a caer en situaciones difíciles y desafortunadamente no cuentan con las herramientas emotivos necesarias para sobreponerse y se crean problemas que parecen obstáculos, o se puede dar el caso de que existen condiciones sobre las que no se tiene el control, por lo que simplemente se debe de aceptar la realidad dejando de luchar por aquello que no se pueden resolver.

    Una manera constructiva de ver y trabajar con los problemas y los obstáculos cuando estos se llegan, será visualizarlos como pruebas que se requieren para poder afinar el carácter y aprender lecciones de vida. Las pruebas no se escogen, llegan sin pedirlas y cuando uno menos las necesita. Lo importante es que cuando tocan  su puerta, hay que poderlas reconocer, captarlas y hacer lo mejor de ellas; a pesar del enojo, frustración, e impotencia que causan, estas pruebas vienen a confrontar con los más profundos sentires, brindada la oportunidad de crecer y ver el mundo con una visión renovada y más madura.

    Las pruebas marcan el carácter por siempre y sería bueno percibir el problema como la cima de una prueba oculta que viene a dar una lección importante. A cada persona le toca una prueba y un reto, nadie necesita la misma lección.

    Hay personas que tienen que aprender a vivir sin lujos o con problemas de dinero, otros tendrán que luchar contra su fuerza de voluntad, habrá quienes deban superar alguna enfermedad y otros deberán aprender a manejar sus relaciones personales. Pero sin duda alguna, tarde que temprano cada uno tendremos un problema y debemos tener la mejor actitud para enfrentarlos, y salir pronto de la situación.

  • El amor todo lo puede

    Gilma Ramjak Peñalba, una mamá que superó los obstáculos y se levantó por amor a sus hijas.

    Dicen que el ser mamá es uno de los mejores trabajos del mundo, y aunque no es remunerado económicamente, muchas mujeres que se dedican a este oficio, señalan que la sonrisa de sus hijos, estar siempre a su lado y verlos crecer, es el mejor pago que pueden recibir.

    De igual manera Gilma Ramjak Peñalba, comparte este sentimiento de ser mamá. Ella es oriunda de Panamá, madre soltera de dos hermosas y talentosas hijas, Aschley (su hija mayor) y Amber Ramjak. La relación que ellas mantienen, va mas allá de madre a hija. Gilma asegura que también son mejores amigas, cómplices y que siempre hablan con la verdad, independientemente la situación que enfrenten.

    “Desde que me casé, siempre tuve el deseo de ser mamá. Lamentablemente en aquel tiempo no podía tener hijos, la verdad no se a que se debía. Fui al doctor, pero me comentó que todo estaba bien. Fue algo complicado, ya que anhelaba con toda mi alma ser mamá. Pasó el tiempo y gracias a Dios, me di cuenta que estaba embarazada, aunque mi embarazo fue de alto riesgo. Antes de que naciera mi primer hija, estuve hospitalizada seis veces. Por eso siempre digo que Aschley es un milagro de Dios. Cuando la vi en mis brazos, tan pequeña, sabía que mi vida no sería la misma y que haría lo posible por darle todo mi amor”, compartió la señora Gilma Ramjak.

    Gilma Ramjak Peñalba, comenzaba a sentirse completa, estaba logrando todos sus objetivos, tenía un trabajo que disfrutaba y una familia que amaba. Pero tristemente Gilma enfrentaría uno de los momentos más difíciles.

    En el año 1995, comienza a trabajar como asistente de maestra en las escuelas públicas de Oklahoma. En el año 2000 cuando nació su segunda hija, decide retirarse de su trabajo para dedicarse al cuidado de las pequeñas Aschley y Amber; y al mismo tiempo abre una guardería en su casa. Todo iba bien, hasta el año 2004;  se divorcia y todo empieza a cambiar. Ahora tendría que poner mas esfuerzo y seguir adelante sola con sus dos hijas.

    “Estuve casada por muchos años con el padre de mis hijas, pero ciertas situaciones me llevaron a divorciarme. Fue un momento triste. Yo tenía un castillo hermoso, pero ese castillo de un día para otro se derrumbó. Sufrí, lloré y pensé que no superaría ese dolor, pero al final me sequé las lágrimas, y por mis hijas me levanté y seguí adelante. Ellas fueron mi razón y el motivo para continuar”, confesó.

    Poco a poco Gilma logró salir de la situación tan difícil que enfrentaba. Continuó su trabajo en la guardería que había iniciado en el año 2000. El cuidar de sus hijas y otros niños la ayudó. También comenzó a hacer donaciones a organizaciones y ayudar al prójimo, dar regalos al necesitado en tiempo de navidad y convivir con personas que no tienen hogar.

    “La vida me puso obstáculos y cosas tristes, pero nunca me di por vencida; me di cuenta que al final de todo lo malo, había una luz que me daría la salida. Esa luz fueron mis hijas. Como madre, siempre traté de que mis hijas estuvieran haciendo cosas positivas y estaba al pendiente ayudándolas y aconsejándolas”, mencionó Gilma, quien además asegura que el Día de las Madres, lo disfruta con sus hijas en la iglesia y posteriormente van a cenar a un restaurante.

    “Yo y mis hijas, somos como los tres mosqueteros. Siempre nos ayudamos mutuamente. Hemos llorado, sufrido, reído y disfrutado, pero siempre juntas. Si yo pudiera dar un consejo a las mamás, les diría que desde el principio que sepan que tienen en su vientre un bebé; ámenlo y cuando lo tengan en sus manos, siempre prométanse luchar por ellos, sin importar las situaciones”, señaló.  

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento