Jueves, 19 Julio 2018
BREAKING NEWS
El amor todo lo puede

El amor todo lo puede Destacado

Gilma Ramjak Peñalba, una mamá que superó los obstáculos y se levantó por amor a sus hijas.

Dicen que el ser mamá es uno de los mejores trabajos del mundo, y aunque no es remunerado económicamente, muchas mujeres que se dedican a este oficio, señalan que la sonrisa de sus hijos, estar siempre a su lado y verlos crecer, es el mejor pago que pueden recibir.

De igual manera Gilma Ramjak Peñalba, comparte este sentimiento de ser mamá. Ella es oriunda de Panamá, madre soltera de dos hermosas y talentosas hijas, Aschley (su hija mayor) y Amber Ramjak. La relación que ellas mantienen, va mas allá de madre a hija. Gilma asegura que también son mejores amigas, cómplices y que siempre hablan con la verdad, independientemente la situación que enfrenten.

“Desde que me casé, siempre tuve el deseo de ser mamá. Lamentablemente en aquel tiempo no podía tener hijos, la verdad no se a que se debía. Fui al doctor, pero me comentó que todo estaba bien. Fue algo complicado, ya que anhelaba con toda mi alma ser mamá. Pasó el tiempo y gracias a Dios, me di cuenta que estaba embarazada, aunque mi embarazo fue de alto riesgo. Antes de que naciera mi primer hija, estuve hospitalizada seis veces. Por eso siempre digo que Aschley es un milagro de Dios. Cuando la vi en mis brazos, tan pequeña, sabía que mi vida no sería la misma y que haría lo posible por darle todo mi amor”, compartió la señora Gilma Ramjak.

Gilma Ramjak Peñalba, comenzaba a sentirse completa, estaba logrando todos sus objetivos, tenía un trabajo que disfrutaba y una familia que amaba. Pero tristemente Gilma enfrentaría uno de los momentos más difíciles.

En el año 1995, comienza a trabajar como asistente de maestra en las escuelas públicas de Oklahoma. En el año 2000 cuando nació su segunda hija, decide retirarse de su trabajo para dedicarse al cuidado de las pequeñas Aschley y Amber; y al mismo tiempo abre una guardería en su casa. Todo iba bien, hasta el año 2004;  se divorcia y todo empieza a cambiar. Ahora tendría que poner mas esfuerzo y seguir adelante sola con sus dos hijas.

“Estuve casada por muchos años con el padre de mis hijas, pero ciertas situaciones me llevaron a divorciarme. Fue un momento triste. Yo tenía un castillo hermoso, pero ese castillo de un día para otro se derrumbó. Sufrí, lloré y pensé que no superaría ese dolor, pero al final me sequé las lágrimas, y por mis hijas me levanté y seguí adelante. Ellas fueron mi razón y el motivo para continuar”, confesó.

Poco a poco Gilma logró salir de la situación tan difícil que enfrentaba. Continuó su trabajo en la guardería que había iniciado en el año 2000. El cuidar de sus hijas y otros niños la ayudó. También comenzó a hacer donaciones a organizaciones y ayudar al prójimo, dar regalos al necesitado en tiempo de navidad y convivir con personas que no tienen hogar.

“La vida me puso obstáculos y cosas tristes, pero nunca me di por vencida; me di cuenta que al final de todo lo malo, había una luz que me daría la salida. Esa luz fueron mis hijas. Como madre, siempre traté de que mis hijas estuvieran haciendo cosas positivas y estaba al pendiente ayudándolas y aconsejándolas”, mencionó Gilma, quien además asegura que el Día de las Madres, lo disfruta con sus hijas en la iglesia y posteriormente van a cenar a un restaurante.

“Yo y mis hijas, somos como los tres mosqueteros. Siempre nos ayudamos mutuamente. Hemos llorado, sufrido, reído y disfrutado, pero siempre juntas. Si yo pudiera dar un consejo a las mamás, les diría que desde el principio que sepan que tienen en su vientre un bebé; ámenlo y cuando lo tengan en sus manos, siempre prométanse luchar por ellos, sin importar las situaciones”, señaló.  

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Dale Play

    Limayre y Adonay "Bulla" Mendoza, lanzan su primer disco musical, donde compartirán un mensaje positivo tanto para la sociedad como a las iglesias. El lanzamiento musical de “Dale Play”, será el próximo 21 de julio a partir de las 6:30 de la tarde en la Iglesia Visión Familiar Meridian, ubicada en el 8601 N Council Rd. OKC, OK 73132. Puede seguir la música y eventos de estos jóvenes artistas a través de las redes sociales Adonay Bulla.

  • Valor y talento

    Nacido en San José, Costa Rica, Carlos Andrés Barboza García emigró a los Estados Unidos a la edad de 10 años. Su llegada al país del norte, no fue tan complicada, ya que asegura estaba aprendiendo inglés en la escuela y eso facilitó su adaptación.

  • Vacunas a su alcance

    Desde 1994 The Oklahoma Caring Foundation ha estado sirviendo a la comunidad de Oklahoma, a través de su programa Oklahoma Caring Van, el cual proporciona vacunación gratuita para niños de 6 semanas de nacidos hasta los 18 años de edad. Dicha fundación es administrada por Blue Cross y Blue Shield of Oklahoma como una donación en especie.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento