Viernes, 17 Agosto 2018
BREAKING NEWS
Jueves, 19 Abril 2018 16:43

Motivada por la necesidad

“Aprender a vivir es tener balance entre lo que hacemos y lo que debemos vivir”.

Al ver el dolor de las personas, especialmente de aquellas que vivían en áreas rurales e inclusive como muchos de ellos morían por no tener las posibilidades de recibir un servicio médico. La doctora Carmen Romo, sintió la necesidad de dedicarse a la medicina. Recuerda que durante sus vacaciones servía en misiones médicas en la selva amazónica de su amado Ecuador, recorría lugares inhóspitos, donde comenzó a darse cuenta que no necesitaban una gran tecnología para ayudar y servir sino solamente el deseo de querer hacerlo.

“Recuerdo que después de graduarme, comencé mis prácticas en el campo de medicina rural. Era mucha la necesidad que existía que cuando el paciente ingresaba, teníamos que decirle que esperara un poco para atenderlo, así que lo enviábamos a comprar medicamento para que no se agravara su situación. El problema que tenemos en cuanto a salud es mundial, especialmente en los países sub desarrollados. Es desesperante”, mencionó la doctora.

Carmen Romo es originaria de la ciudad de Machala en Ecuador. Un lugar que ella misma describe con bellos paisajes, gran calidez humana, y un lugar donde se tiene que hacer mucho para que los sueños se cumplan. De su infancia la doctora Romo recuerda con gran alegría, las horas que pasaba junto a su padre y hermanos leyendo libros en un cuarto de su casa, el cual su padre convirtió en biblioteca.  

“Teníamos un cuarto donde las cuatro paredes estaban llenas de libros, así que era una obligación semanal leer, ya que el fin de semana mi padre se reunía con nosotros para que le expresáramos un resúmen de lo que habíamos leído. Así que el hábito de la lectura fue algo que formó parte de mi infancia. Realmente fueron jornadas muy lindas y que recuerdo con gran amor”, compartió.

Dieciocho años fue el tiempo que Carmen Romo, ejerció su profesión en su natal Ecuador. Posteriormente se muda a los Estados Unidos junto a su familia, donde asegura no fue nada fácil para ella, ya que tuvo que comenzar de nuevo y buscar oportunidades en el campo de la medicina.

“De ser una persona que trabajaba 16 o 18 horas diarias y llegar a este país y pasar los primeros días encerrada en mi casa, fue un cambio muy difícil. A los 20 días de estar residiendo aquí, tuve un accidente vehicular y viví experiencias muy desagradables. Tiempo después tuve que tomar la decisión de continuar con mi profesión, así que contacté a un doctor que conocía gracias a mis participaciones en cursos internacionales. Le pedí que me diera la oportunidad de apoyar su trabajo, él aceptó y de esa manera llegué al hospital Integris”, señaló la doctora.  

Carmen Romo comenzó en el Hospital Integris, sirviendo como voluntaria en el programa llamado Iniciativa Hispana, entre los años 2003-2004. Tiempo después los directivos de esta organización vieron la necesidad de crear una línea telefónica que atendiera a sus pacientes en el idioma español, así que la doctora Romo se hizo cargo de este desafío. Durante su trabajo en el programa, tuvo la oportunidad de conocer a la señora María Charqueño quien junto a un sub comité de la Cruz Roja iniciaron la Feria Hispana de Salud en 1988, así mismo tuvo la oportunidad de trabajar con la doctora María Aymat, quien continuó el trabajo de la señora Charqueño hasta el año 2012. Después de la muerte de la doctora María Aymat, la doctora Romo se hizo cargo de la Iniciativa Hispana de Integris y de seguir realizando la Feria Hispana de Salud.

“Soy de las personas que piensan que todos los comienzos son difíciles y llenos de aprendizaje. El cambiar mi profesión fue un golpe muy duro inicialmente, después me di cuenta que todo era realmente una oportunidad de seguir creciendo y aprendiendo de otras situaciones en cuestión de salud. Pasé muchas cosas para llegar a donde estoy, conocí muchas personas que me han ayudado a mejorar cada día. Cuando uno tiene la capacidad de aprender inclusive de los problemas, al final del camino te sientes satisfecho, ya que todo lo que pasa en tu vida, son experiencias que te ayudan mas adelante”, aseguró la doctora Carmen Romo.  

Cuando se trata de apoyar a nuestra comunidad hispana no solo a través de programas de salud, la doctora Romo siempre está dispuesta. Pero cuando ella no participa de alguna actividad, asegura que disfruta mucho leer un buen libro, hacer jardinería y tejer.

“En cuanto a la salud personal, lo que yo puedo aconsejar a mi comunidad, es tener un médico familiar. En nuestra ciudad hay muchas opciones, inclusive hay médicos que cobran menos que un estilista. Si voy a que me corten el cabello, a veces pago más allí que ir a una cita con el doctor. Así como externamente queremos estar bien, más aún debemos hacer un esfuerzo por estar mejor internamente”, aconsejó la doctora Romo.

Publicado en Ritmo de OK
Jueves, 19 Abril 2018 16:28

Beneficio de salud

Cientos de personas fueron beneficiados a través de la Feria Hispana de Salud.

La Feria Hispana de Salud que inició en 1988 en una escuela pública de la ciudad, hoy se ha convertido en un evento muy esperado, tanto por organizaciones como por las personas mismas que año con año aprovechan estos beneficios.

Durante el evento realizado el pasado fin de semana en el edificio de Moore Norman Technology Center, tuvimos la oportunidad de preguntar a los asistentes como ha beneficiado este evento en su vida.

“Esta feria de salud nos ayuda mucho a todos. Es evento que no solo me ayuda a conocer mi estado de salud, sino también a ahorrarme dinero; ya que si estos estudios médicos los realizó en algún hospital de la ciudad serían muy caros. Además de conocer otros servicios de salud que no sabía que existían”, manifestó Jorge Velasco, quien se realizó pruebas de glucosa y presión arterial.

La Feria Hispana de Salud, la cual dirige la Dra. Carmen Romo, no solo es una oportunidad para que las personas atiendan sus necesidades médicas, también organizaciones asisten para presentar al público el trabajo que realizan en nuestra comunidad.

“Tuve la oportunidad de compartir con otros programas de salud que se dedican a la misma área en la cual trabajo; que es prevención de fallecimiento infantil. Aquí pude dar a conocer los programas que realizamos y hacer un contacto para apoyarnos entre organizaciones”, señaló Carla Ponce, especialista de alcance materno infantil para el Departamento de Salud de la ciudad y el condado de Oklahoma.

Revisiones médicas de colesterol, glucosa, visión, presión arterial, pruebas de VIH, función respiratoria, revisión de cáncer, próstata, examen clínico de seno, entre otras; fueron las que pudieron realizarse el pasado 14 de abril en la feria de la salud. Además De disfrutar de la música, bailes y comida saludable por diversos grupos locales.

“Es la segunda vez que asisto a este evento. Me realicé una prueba de diabetes y la verdad que me ayudó mucho para darme cuenta como me encuentro de salud. Es bueno que las organizaciones estén interesadas en ayudar a nosotros los hispanos” expresó Nicolás Chico, quien era acompañado por su nieto Enas Chico.

Publicado en Salud

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento