Viernes, 22 Febrero 2019
BREAKING NEWS
Jueves, 21 Febrero 2019 09:22

Cáncer de Ovario

Como es conocido el sistema reproductor femenino está formado entre otras estructuras por los 2 ovarios, que están situados uno a cada lado del útero, conectados a través de las trompas de Falopio. Son estructuras glandulares pequeñas, del tamaño de una almendra y su función es la producción de los óvulos, para liberarlos cada 28- 30 días dependiendo del ciclo menstrual femenino. Además, produce las hormonas llamadas; estrógenos (encargada de los caracteres sexuales femeninos) y progesterona (prepara el útero para albergar al óvulo fecundado y mantenerlo durante su desarrollo).

El cáncer de ovario es un crecimiento anormal de las células del ovario y del extremo más distante de las trompas de Falopio (Cancer American Society). Es el quinto cáncer más común en las mujeres y provoca más muertes que cualquier otro cáncer del sistema reproductor.

Las causas como en la mayoría de los cánceres son aún desconocidas, pero hay que recalcar los llamados factores de riesgo entre los que se citan:  la maternidad tardía, y pocos hijos. Antecedentes familiares de cáncer de mama, ovarios, o colorrectal. Mujeres sometidas a estrogenoterapia sola, durante más de 5 años. La edad es un factor determinante, personas de más de 55 años están también en riesgo. Sin embargo, hay que anotar que muchas mujeres sin estos antecedentes también pueden enfermar de cáncer de ovario, especialmente si fuman, consumen alcohol o tienen sobrepeso u obesidad o todos los factores juntos.

El cáncer de ovario en sus inicios rara vez presenta síntomas. Pero si estamos informados y sabemos que se tienen factores de riesgo hay que poner atención y consultar con nuestro proveedor de salud. El cáncer de ovario en etapas avanzadas puede causar algunos síntomas no específicos, que se suelen confundirse con afecciones benignas frecuentes; entre los que se citan: hinchazón, inflamación o dolor abdominal bajo, molestias en la pelvis, sensación de saciedad rápida al comer, adelgazamiento, cambios en los hábitos intestinales, necesidad de ir al baño frecuentemente. Hay otros síntomas que pueden estar presentes en otros problemas, pero no por ello debemos desatenderlos como: ciclos menstruales anormales, dolor de espalda, sangrado vaginal entre periodos pérdida o aumento de peso, crecimiento excesivo del vello, etc.

El diagnóstico del cáncer de ovario se hace en base a un examen físico abdomino pélvico, que con frecuencia es normal, especialmente en los estadios tempranos, en etapas avanzadas el proveedor de salud puede encontrar el tumor en el abdomen, e inclusive liquido abdominal (ascitis)

Los auxiliares diagnósticos como el examen de sangre, buscando el antígeno del cáncer 125 (CA125). Los test para comprobar química sanguínea; el hemograma completo, la prueba de embarazo, pueden ser de gran utilidad diagnóstica. La tomografía computarizada o resonancia magnética abdomino-pélvica, ultrasonido, biopsia laparoscópica, etc. Son exámenes que ayudan a confirmar el diagnóstico.

No existe una forma de prevenir específicamente el cáncer de ovario.  Sin embargo, puede haber maneras de reducir el riesgo. Tener un médico familiar hacerse controles periódicos de acuerdo con la edad, consultar sobre el uso de anticonceptivos orales, conversar a cerca de los antecedentes familiares puede ser de gran ayuda. Recuerda prevenir es la mejor manera de estar saludable.

Publicado en Salud
Jueves, 14 Febrero 2019 09:06

Cáncer de cuello Uterino

El cáncer del cuello uterino es una enfermedad que se caracteriza por un crecimiento descontrolado de las células del cuello del útero, que inicialmente se acumulan y dañan el cérvix, para luego expandirse hacia otros órganos del cuerpo.

El cuello uterino, es la parte inferior del útero que se encuentra en unión con la vagina, está formada por dos grupos celulares diferentes - el primero, está cerca del cuerpo del útero, se llama endocérvix y está cubierto por células secretoras o glandulares -el segundo, está cerca de la vagina, se llama exocérvix y está tapizado por células escamosas, separadas por una lámina ligera llamada zona de transición.

Igual que en la mayoría de los cánceres, en el cáncer cérvico uterino no hay una causa directa, está claramente asociado a algunas cepas del virus del papiloma humano (HPV); sin embargo, no todas las mujeres infectadas por papiloma virus desarrollan la enfermedad; por lo que algunos autores puntualizan que el estilo de vida es un factor preponderante en el desarrollo de la enfermedad.
A más del virus del papiloma humano, se citan otros los factores de riesgo de desarrollar cáncer cérvico uterino; como el -el tabaco, las mujeres fumadoras doblan la posibilidad de desarrollar cáncer cervical -La infección por el virus de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) hace que las defensas del cuerpo estén bajas y por ende no cumplan su función de proteger del organismo. La inflamación crónica en general juega también un papel importante en el desarrollo del cáncer cérvico uterino (muchas parejas sexuales, vida sexual activa a muy temprana edad, infecciones y enfermedades de transmisión sexual a repetición, uso indiscriminado de anticonceptivos orales y locales, etc.)

El cáncer cérvico uterino en su inicio no da síntomas, cuando la enfermedad avanza se manifiesta con: secreción vaginal sanguinolenta, espesa y de mal olor, sangrado luego de las relaciones sexuales, entre el ciclo menstrual o después de la menopausia, acompañado de dolor pélvico.

Ante la sospecha de cáncer cérvico uterino, el ginecólogo, realizará una citología cervical llamada también examen de Papanicolau, colposcopia, biopsia, conización, cirugía, quimioterapia o radioterapia, según el grado de desarrollo del cáncer. Los tumores del cuello uterino pueden ser clasificados de la siguiente manera. -Estadio I, cuando el cáncer esta solamente en el cuello. -Estadio II, cuando el cáncer está en el cuello y la parte superior de la vagina. -Estadio III, la enfermedad se ha diseminado a la vagina, pared de la pelvis y a nivel interno. -Estadio IV, el cáncer a migrado a la vejiga y/o el recto y a otras partes del cuerpo. (Clínica Mayo)

Como en todas las enfermedades en el cáncer cérvico uterino, la prevención es la herramienta fundamental para mantenerse saludable, observar si estamos en el grupo de riesgo y tomar acción para mejorar. Recibir la vacuna para el virus del HPV si se está dentro de la edad o realizarse la prueba para detectarlo en caso de sospecha, un examen de Papanicolau periódicamente es básico. En general, cambiar el estilo de vida, empezando por los hábitos alimenticios, incorporar a la dieta frutas y vegetales, incrementar la actividad física, dormir entre 6 a 8 horas diarias y dejar de fumar puede ser un paso fundamental para disminuir el riesgo de ésta y muchas otras enfermedades. Recuerda la prevención es salud.

Publicado en Salud
Jueves, 07 Febrero 2019 09:46

El Cáncer

Según la Organización Mundial de la Salud, el cáncer fue el responsable en el 2015 de alrededor 8,8 millones de muertes alrededor del mundo, siendo los más frecuentes: el cáncer de pulmón, hepático, colorrectal, gástrico y el de pecho.

En los Estados Unidos los cánceres más comunes son: de pecho, pulmón y bronquios, próstata, colon y recto, melanoma de piel, vejiga, linfoma no Hodgkin. En el 2015 se estimó que hubo 15.5 millones de sobrevivientes de cáncer y cerca de 38,4 % de mujeres y hombres recibieron un diagnóstico de cáncer en algún momento de sus vidas (Instituto Nacional de Cáncer).

Aunque el cáncer es una de las causas de muerte importante entre hispanos que viven en los Estados Unidos (21%), sin embargo los cánceres más frecuentes entre hispanos están relacionados a agentes infecciosos como: el cáncer de hígado, estómago y cuello uterino, etc. (Cancer American Society).

El cáncer es un grupo de enfermedades caracterizadas por un crecimiento anormal de células en un órgano determinado del cuerpo, tomando el nombre del sitio en el que se originan;  por ejemplo: hígado, cáncer de hígado, cuello uterino, cáncer cérvico uterino; mama, cáncer de mama o pecho, etc. Las células cancerosas se pueden propagar hacia otras partes del cuerpo, lejos donde se iniciaron;  esta migración de células se llama metástasis.

No todos los cánceres tienen igual comportamiento, unos crecen rápidamente y se propagan; otros por el contrario son de crecimiento lento, así mismo unos son más sensibles que otros a los tratamientos. Por lo que en cáncer la actitud más saludable es la prevención.

La mayoría de cánceres forman tumores, que son  pequeñas masas en crecimiento, que se localizan anormalmente en los órganos y tejidos, sin embargo hay que tomar atención, ya que, no todas las masas o tumores son cancerosos, la mayoría son tumores benignos, de allí la importancia de la intervención del médico familiar.

Ante la presencia de síntomas que no son habituales en tu cuerpo: como un cambio de color en un lunar, alteración de sus hábitos intestinales, diarrea alternadas con estreñimiento, presencia de sangre en las heces, tos persistente que no cede  a tratamiento convencional, sangrados anormales, especialmente después de la menopausia,  o un bulto en cualquier parte del cuerpo que no tenías antes. Acude a tu proveedor de salud; el sabrá recomendarte los exámenes necesarios para descartar un problema serio, no todos los síntomas son indicativos de la enfermedad, sin embargo deben tomarse como señales que el cuerpo envía, para que pongamos atención y apliquemos el correctivo necesario. De manera especial, si estamos rodeados de factores de riesgo como: el cambio de nuestro estilo de vida por la adaptación a este nuevo país, obesidad,  el humo de cigarrillo de primera, segunda o tercera mano, el hecho de no haber recibido vacunas adecuadas (HPV, hepatitis B, etc.) no contar con un proveedor de salud, para nuestros cuidado anual, de acuerdo a la edad y sexo, tener antecedentes familiares de cáncer, etc.

Por nuestro bienestar y el de nuestra familia, acude a tu chequeo médico anual, no temas a la presencia de los señales; y aprendamos a descartar la posibilidad de desarrollar el cáncer. Recuerda la ¡prevención es la base de la buena salud!

Publicado en Salud
Viernes, 28 Septiembre 2018 10:26

¿Qué es el cáncer? ¿Cómo podemos prevenirlo?

El cáncer es el nombre que se da al crecimiento anormal de células que se dividen sin control y que pueden invadir órganos y tejidos del cuerpo.

Para entenderlo mejor diremos que el cuerpo está formado por una serie de células de diferentes tipos, que crecen y se dividen en una forma controlada para mantenerlo sano. Cuando las células envejecen, éstas inmediatamente son reemplazadas por nuevas, sin embargo, algunas veces este proceso se altera por diferentes causas (sustancias tóxicas, como las del tabaco) y las células no mueren, se altera este equilibrio, acumulándose y formando los tumores.

El cáncer no es sólo una enfermedad. Este nombre se usa para muchas enfermedades de acuerdo al órgano o sistema en el que se presenten, por ejemplo, si el cáncer está en la piel será cáncer de piel, o si está en el colon, será cáncer de colon.

Entre los cánceres diagnosticados más frecuentes en la comunidad hispana se citan: cáncer de seno, pulmón, próstata, cáncer de colon y recto, linfoma, cáncer de hígado y cuello uterino, estos dos relacionados con agentes infecciosos. En Estados Unidos, las tasas de incidencia y mortalidad de estos cánceres son más altas entre los hispanos, especialmente entre inmigrantes de primera generación

Cáncer de vesícula biliar, éste es uno de los pocos cánceres que ocurren con más frecuencia entre las mujeres que entre los hombres. En los Estados Unidos las mujeres hispanas tienen incidencia más alta que cualquier otro grupo racial.

La mejor manera de evitar el cáncer es previniendo. Para hacer una correcta prevención debemos mantenernos informados, de nuestros antecedentes familiares y de los riesgos laborales que tenemos; así como también de otros factores que son determinantes en el desarrollo de cáncer.

Es también importante aprender a reconocer las señales que nuestro cuerpo envía con relación a los determinados cánceres, por ejemplo: una herida que no cicatriza, un sangrado persistente que no cede a tratamiento convencional necesita ser investigado. Los diferentes exámenes que se practican pueden ayudar a determinar lesiones precancerosas o un cáncer inicial, los cuales son muy sensibles al tratamiento.

De allí la importancia de recalcar el acudir al médico familiar para un chequeo anual que nos permita ser investigados en forma específica dependiendo del riego relativo que tengamos, y que se determinará mediante la suma de la información, que podamos recopilar de la familia y de nuestra vida en general.

Si desea informarse sobre cómo prevenir los principales cánceres en la comunidad hispana, acuda el martes 2 de octubre, a una interesante conferencia informativa, en el local de la Iniciativa Hispana de INTEGRIS Health. Para información llamar al 405-636-7458.

Publicado en Salud
Jueves, 26 Julio 2018 11:04

Lazos de amor

 Familia Maya comparte su experiencia en la lucha contra el cáncer.

Para la familia Maya los últimos meses no han sido fáciles, pero a pesar de los días donde la esperanza pareciera agotarse, siempre la unión, el amor y fe reaparecen y continúan luchando por un mejor mañana. Ana Maya junto a su pequeño Andrew, nos compartió su historia y la situación que viven en este momento.

“Somos una familia de seis, muy unida, nos gusta el fútbol, ir a la iglesia y si tenemos que salir algún lado, siempre lo hacemos juntos. Soy muy bendecida en tener a Andrew, Melanie, Sebastián y a mi esposo Esteban en mi vida, y aunque no todo ha sido felicidad, seguimos juntos en cada obstáculo que tenemos”, mencionó la señora Ana Maya.

Durante el mes de enero, la familia Maya, recibió una noticia que nunca imaginaron. Los médicos habían detectado un tumor en el hígado del pequeño Andrew Mata.

 “Todo comenzó en el mes de diciembre. Mi hijo se quejó de dolor en el estomago, así que lo llevé a diferentes hospitales de la ciudad, pero nadie pudo ayudarme, solo me decían que era un virus o que estaba estreñido. Decidí ir con su pediatra, el cual le realizó exámenes de sangre, los cuales dieron positivo hepatitis A y B, posteriormente fuimos al hospital y le hicieron un ultrasonido donde percataron que había un tumor de 10 cm invadiendo el hígado. Desde ese momento todo cambió”, manifestó Ana Maya.

La preocupación y desesperación invadieron a los padres de Andrew. Ellos aseguran que comenzaron a cuestionarse el porqué estaba sucediendo esta situación en la familia.

 “Cuando me dieron la noticia, me solté llorando, no podría creer que meses antes mi hijo estuviera jugando, corriendo y hoy se siente cansado, triste, y con dolor. Su color de piel ha cambiado, su cabello se ha caído y su peso ha disminuido. Es muy triste lo que estamos viviendo”, señaló la madre de Andrew.

Desde el mes de abril, Andrew ha recibido quimioterapias, el tumor se ha reducido 1cm, pero todavía faltan tratamientos que realizar, ya que el cáncer está en etapa tres y ha invadido el vaso sanguíneo. Andrew Mata fue aceptado en el Texas Children’s Hospital en la ciudad de Houston, Texas. Él junto a sus padres viajan constantemente para seguir con el tratamiento, situación que comienza a generar gastos inesperados en la familia, ya que no cuentan con la economía suficiente para poder suplir sus necesidades. Por esa razón piden a aquellos que sientan el deseo de ayudar, brinde apoyo a la familia.

 “Es muy difícil, ya que nos hemos atrasado en pagos del hogar, debido que tenemos que realizar gastos que el hospital no cubre. Hay personas que nos han estado ayudando, lo cual agradezco mucho. El equipo de fútbol donde participa mi esposo, hicieron playeras con la foto de mi hijo y reunieron dinero con los equipos de la Liga Latina”, mencionó.


 Si usted desea ayudar a la familia Maya, puede comunicarse con ellos al (405) 409-3016,  comunicándose a través de correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o realice su donación en https://www.gofundme.com/andrew-maya-fighting-canser?fbclid=IwAR1pS0gvTXEGAjHFjEAykIzJxd1mNqXQOQ2AKwWFHmgzPziVm7OcWGB0VXo 

Publicado en Oklahoma
Jueves, 21 Junio 2018 08:53

El Cáncer del Hígado

Mucho se ha relacionado al cáncer del hígado con las enfermedades virales llamadas Hepatitis. La OMS define a las  hepatitis Viral,  como una inflamación del hígado producida por uno de los 5 virus de la Hepatitis ya  sea A, B, C, D y E. siendo las más frecuentes la B,C.
Hepatitis A: causada por el virus de la hepatitis A, se trasmite de persona a persona por vía fecal-oral (agua o alimentos contaminados). No evoluciona a enfermedad crónica, se previene a través de la vacunación y las medidas higiénicas.
Hepatitis B: es una enfermedad grave causada por el virus B, se transmite a través de los líquidos corporales (semen, sangre, saliva y otros)   provocar una infección aguda que puede mejorar y en algunos casos el virus permanece en el cuerpo en forma crónica, es decir para toda la vida. La Hepatitis B puede causar: cirrosis (cicatrización), cáncer del hígado, falla hepática y muerte. La mejor manera de prevenir esta enfermedad es a través de la vacunación.
Hepatitis C: La hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por el virus hepatitis C (VHC) que se encuentra en la sangre y líquidos corporales de las personas con la enfermedad. Se transmite mediante el contacto con la sangre de un individuo infectado a otro, a través de jeringuillas y otros objetos punzantes.  Puede convertirse en una enfermedad crónica que llega a la insuficiencia hepática, cáncer y o a la muerte. No existe vacuna para la Hepatitis C.
El Hígado puede desarrollar cáncer en forma primaria  cuando la enfermedad  se presenta inicialmente en él, es decir las células hepáticas sanas cambian y empiezan a crecer sin control formando las llamadas masas o tumores. Los varones desarrollan esta enfermedad más que las mujeres, constituyendo la 5ta causa de muerte por cáncer; en cambio en las mujeres es la 8ta causa de muerte por cáncer.  Se habla de cáncer de hígado secundario cuando el hígado recibe el cáncer  que se ha desarrollado en  otros órganos como: el páncreas, colon estómago, mama, etc. lo que se conoce como metástasis. El cáncer de hígado es una enfermedad que está aumentando considerablemente en los últimos años.  
Los factores de riesgo de riesgo de cáncer de hígado son: las Hepatitis B y C, consumir alcohol en grandes cantidades, la cirrosis, obesidad, diabetes,  edad,  sexo, factores ambientales como la exposición a sustancias químicas, etc. Los factores de riesgo son acumulativos es decir, si tenemos más de un factor, la posibilidad de desarrollar cáncer hepático aumenta. Por ejemplo una persona obesa que tenga hepatitis B y que ingiera alcohol; tiene mayor riesgo que aquellas que solamente son obesas.
La forma más importante de evitar cáncer de hígado es a través de la  prevención; consultar con su  médico personal sobre su riesgo, vacunarse, evitar la contaminación con los virus de las hepatitis B, C,  usar medidas de seguridad en los trabajos en donde se manejan sustancias toxicas, tener un  estilo de vida saludable que incluya una buena nutrición, ejercicio físico regular, manejo adecuado de las emociones  y alejarse del alcohol y drogas. Está en sus manos ser saludable, edúquese  en salud.

Publicado en Salud
Jueves, 07 Junio 2018 09:33

Sobreviviente de Cáncer

Para muchos, suena muy simple ser un sobreviviente de cáncer, y a medida que pasan los años aún el mismo sobreviviente, quiere olvidarse de ese padecimiento y mira su diagnóstico a lo lejos desaparecer, como la estela de un mal sueño.

La metamorfosis de la mariposa es el ejemplo natural del viaje del paciente de cáncer por el diagnóstico y tratamiento hasta conseguir la remisión completa.

Metamorfosis significa cambio; las mariposas pasan del estadio de huevo, a larva o gusano, luego pupa (estado de latencia) hasta emerger como una hermosa mariposa adulta.

Muchos de nosotros pasamos por la vida, sin dar la verdadera importancia al cuidado de salud y aunque sabemos y decretamos que para morir nacemos; sin embargo un diagnóstico de cáncer afecta de tal manera que la única forma de superarlo es fortaleciéndose y apoyándose en lo que se conoce y sabiendo claramente lo que se quiere hacer. Exactamente igual que la oruga, la larva y pupa, que tienen una vida agitada que luchan y superan múltiples obstáculos aferrados a su meta “emerger como una hermosa mariposa”, para la persona con un diagnóstico de cáncer, el primer impacto es muy fuerte: la obliga a moverse y buscar información tratando de hacer la mejor decisión para su tratamiento; se mezclan en forma paradójica los rumores con la información valorable, hasta que logran estabilizarse, y se encierra en sus propios pensamientos y reflexiones, cumpliendo a cabalidad con las propuestas, hasta que un buen día recibe la noticia de que se está libre de cáncer. Entonces emerge a la vida coma la hermosa mariposa, con una visión diferente, valorando los sencillos detalles que otra hora pasaban desapercibidos; se siente fortificado y se une a grupos de apoyo con el fin de ayudar a otros en base a su propia experiencia.  

El primer domingo de junio se reconoce al sobreviviente de cáncer, celebrado su vida, su doloroso y persistente viaje hasta lograr la recuperación. El fin de una cadena de decisiones tomadas a tiempo y el inicio de una nueva fase, llena de luz y viviendo a plenitud, con optimismo aprovechando todos los días como si fueran los últimos.

Si en nuestras familias tenemos antecedentes de algún problema de cáncer, tomemos ventaja de esta información y trabajemos en prevención. Consulte a su médico familiar al respecto, vea las posibilidades, practíquense los exámenes de control ajustados a cada caso. La ciencia ha avanzado grandemente y ahora se pueden inclusive hacer pruebas genéticas y/o inmunológicas, para determinar nuestro potencial, personal riesgo de desarrollar estas enfermedades. “Eduquémonos en salud

Publicado en Salud

El colon o intestino grueso y el recto son las partes finales del aparato digestivo. Es un tubo muscular que tiene diferentes nombres, dependiendo del área en el que se encuentra. La conexión entre el intestino delgado y grueso o colon se llama ciego, que se conecta con el colon ascendente, continuando con el colon transverso y descendente, para finalizar en el sigmoides y luego el recto.

En el colon se realizan funciones digestivas importantes como la absorción de líquidos y de vitaminas como la A, complejo B y vitamina K, esta última es producida por las bacterias que viven en él. El recto, en cambio, almacena los productos de desecho (heces) para ser eliminadas con la defecación.

El cáncer colon rectal se forma cuando las células que revisten el intestino grueso o colon empiezan a crecer en forma descontrolada, en relación con las células normales, lo cual dificulta o interfiere con sus funciones.

La mayoría de problemas colorectales se inician con un crecimiento llamado pólipo, si bien estos pólipos pueden no dar molestias, en algunos casos estos se convierten en cáncer con el paso del tiempo. El cáncer se inicia en la capa más profunda llamada mucosa, de allí se expande hacia los vasos sanguíneos, linfáticos y a otros órganos del cuerpo. Esta etapa de extensión se llama metástasis. Hay varios tipos de cáncer de colon, depende de la línea celular a la que afecte.

El cáncer de colon no da síntomas específicos en sus inicios, luego pueden presentarse: cambios en los hábitos de evacuación, es decir diarrea y/o estreñimiento alternado con reducción del diámetro de las heces, sensación de necesitar evacuar después de haber defecado, sangrado rojo brillante cuando afecta al recto y obscuro cuando es del colon; dolor abdominal, cansancio, debilidad, pérdida de peso, etc. En casos especiales el cáncer de colon no da síntomas hasta que está avanzado y/o emigrado a otros órganos.

La única manera de diagnosticar cáncer de colon temprano es haciéndose los exámenes de prevención, especialmente si estamos frente a un grupo familiar en donde se ha presentado en algunos miembros. Para toda persona después de los 50 años es mandatorio una prueba de detección de cáncer colorectal.

La Feria de Salud Hispana de la Salud Hispana, les ofrece este recurso de prevención en forma anual y sin costo, tanto a varones como a mujeres. Hagamos nuestro plan de cuidado de salud, aprovechemos los recursos existentes en la comunidad y acudamos el sábado 14 de Abril a la Feria Hispana de la Salud y hagamos uso de todos los exámenes que allí se ofrecerán. Para reservaciones llamar al 405-951-2277 # 2 para español.

Publicado en Salud
Viernes, 23 Febrero 2018 09:35

Prevención de Cáncer

El cáncer es una enfermedad que se caracteriza por un crecimiento desordenado y sin control de células del cuerpo, pudiendo localizarse en  los diferentes órganos, e invadir hacia los tejidos circundantes y/o distantes. En la actualidad la probabilidad que se presenten muchos cánceres,  ha sido reducida y/o evitada,  debido a las diferentes  campañas  de concientización que se realizan  todo el año,  a fin de que esta enfermedad que viene siendo la segunda causa de muerte en los Estados Unidos, cobre menos víctimas cada vez. La mayoría de nosotros hemos tenido un familiar, amigo o alguna persona cercana que ha sido diagnosticada de cáncer. Por ello es importante el trabajo preventivo conjunto de la sociedad y las instituciones que se dedican a cuidado de la salud.
Para poder hacer una campaña de prevención efectiva  se debe contar con el apoyo y la participación responsable de cada persona. En general, no es posible saber con exactitud quien  desarrollará cáncer, sin embargo los investigadores han determinado,  por ejemplo, que la exposición a ciertas sustancias está asociada al desarrollo de la enfermedad.  El CDC tiene algunas enseñanzas que creo oportuno recordarlas, si se quiere “No” convertirse en una estadística más.
-Tenga un médico familiar que guie su cuidado; de acuerdo a la edad, peso, actividad laboral, a fin de tener los exámenes preventivos, vacunas y detectar síntomas  y signos a tiempo, identificando las lesiones precancerosas.
-Conozca sus antecedentes familiares: para poder hacer una prevención efectiva se debe conocer las enfermedades  que sufrieron con mayor frecuencia sus familiares, ya que estas pueden  presentarse en el futuro, especialmente algunos cánceres. (mama, ovario, etc.)
-Deje de consumir alcohol y tabaco: el tabaco está relacionado con el cáncer pulmonar en un  80 a 90%, y con otros cánceres en el organismo. Haga un plan para dejar de fumar, se sabe que no es tarea fácil, pero con ayuda se puede lograr. Además recuerde en que al fumar está convirtiendo a sus seres queridos  o  a  las personas que lo rodean en fumadores de segunda mano.
- Cuide su salud, especialmente  si tiene factores de riesgo modificables: Baje de peso; el sobrepeso y la obesidad en los adultos ha sido relacionado con 13 diferentes tipos de cáncer (estómago, páncreas, colon, recto, etc.) involúcrese en los programas de nutrición que facilitan a las personas los conocimientos, para elegir alimentos saludables en los lugares en donde viven,  participe en eventos recreativos, use las escaleras en lugar de elevadores, camine y juegue con sus niños, esto mejora las relaciones familiares y beneficia a su salud física y mental. Cuando tenga actividades al aire libre tome medidas de protección (bloqueador solar, sombrero, etc.)
Todavía no se ha demostrado que el cáncer pueda ser curado con medicina natural. La quimioterapia, cirugía, radioterapia  solas, o en asociación, son en la actualidad la opción curativa más importante. ¡Eduquémonos en salud! Evitemos el cáncer.

Publicado en Salud
Jueves, 07 Diciembre 2017 11:16

El Sida y el Cáncer

Como habíamos comentado en el artículo anterior, el Sida (Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida) provocado por un agente extraño (VIH) ataca el sistema de defensa del cuerpo, y este se va poco a poco deteriorando hasta volver a la persona muy susceptible de enfermar en general y de desarrollar ciertos tipos de cánceres.

Hay particularmente tres tipos de cánceres asociados al VIH -Sida:

1.- El sarcoma de Kaposi; según el Instituto Nacional del Cáncer las personas con VIH-Sida tienen 500 veces más riesgo que la población normal de padecer Sarcoma de Kaposi; que antes del Sida se veía especialmente en hombres de edad avanzada, rara vez en mujeres mayores. Era una enfermedad de evolución lenta, que puede afectar la piel, el tubo digestivo, pulmones y otros órganos. En la actualidad puede ser la enfermedad que nos lleve al diagnóstico de SIDA ya que se presenta en personas jóvenes y su comportamiento es diferente.

2.-El linfoma No Hodgkin de células B de alta malignidad, pacientes con VIH_SIDA tienen 12 veces más susceptibilidad que la población normal. Es un cáncer del tejido linfático, que se encuentra en los ganglios linfáticos, el bazo y otros órganos del sistema inmunitario. Los glóbulos blancos llamados linfocitos se encuentran en el tejido linfático y ayudan a prevenir las infecciones; la mayoría de los linfomas comienza en un tipo de glóbulo blanco llamado linfocito o célula B. Se presenta en personas con el sistema inmunitario debilitado que se han sometido a trasplantes o que viven con VIH. Hay varios tipos de linfoma no Hodgkin esto depende del grado de diferenciación celular y a la velocidad de propagación.

3.-En las mujeres, el cáncer cérvico uterino, tiene 3 veces más probabilidad de ser diagnosticado que en el resto de la población femenil, por lo que se les sugiere examinarse con regularidad y vacunarse contra el papiloma si esta en edad hasta los 26 años.

Otro cáncer que se debe poner atención es en personas que viven con VIH – Sida, es el cáncer anal, que tiene 19 veces más probabilidad de ser diagnosticado; por lo que toda lesión anal o perianal debe ser tratada ya que no existe un examen específico para detectar las lesiones anales pre-malignas, algunos especialistas sugieren un Pap de las lesiones.

Para disminuir las estadísticas crecientes de SIDA en la comunidad hispana y especialmente evitar el cáncer asociado a la enfermedad, las personas deben conocer su estado de salud, es decir hacerse la prueba si está en situaciones de riesgo, tomar terapia antiretroviral combinada según esté prescrito por el profesional de salud especialista en la materia, ya que esto reduce significativamente la posibilidad de enfermar y/o padecer estos cánceres. Tener un estilo de vida saludable, alejados del tabaco, alcohol y otras sustancias, incorporar o incrementar en la dieta frutas y vegetales, hacer ejercicio diario, puede hacer la diferencia en una persona que vive con VIH. Su vida puede ser mejor si se informa.

Publicado en Salud
Página 1 de 2

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento