Viernes, 20 Julio 2018
BREAKING NEWS

Este es el lema que nos ha  guiado  en Abril, mes Nacional de la Salud de las Minorías.  En todo este mes se ha desplegado una serie de actividades para motivar a los ciudadanos a tomar la responsabilidad de informarse, educarse y trabajar conjuntamente con las autoridades para lograr el gran objetivo: “Mejorar la  salud de las  comunidades diversas”
Tener una buena salud es la clave para vivir bien, poder desarrollarse y crecer; muchas veces tenemos información errada y pensamos  que la salud es responsabilidad del gobierno de turno, del grupo social, cultural o de trabajo al que pertenecemos o de la iglesia a la que atendemos;  la salud es un compromiso de todos y cada uno de las instituciones mencionadas, dirigidas y guiadas por nuestros propios intereses manifestados a través de nuestras necesidades de aprender y mejorar en forma permanente.
La oficina de Minorías y el CDC (Centro de Control de Enfermedades por sus siglas en inglés) están fomentando la equidad de salud; entendiendo por equidad la oportunidad de que todas las comunidades que conforman esta gran nación se mantengan lo más saludables posible, de esta manera se estará garantizando el bienestar colectivo,  que incide directamente en el progreso social y económico de las diversidades, a fin de disminuir las disparidades de salud, que  son las diferencias en los resultados de salud y sus causas entre los grupos raciales.
¿Pero cómo mantenernos saludables en un sistema como el nuestro, en el que las disparidades de salud son marcadas?  Para mantenernos saludables, tenemos que educarnos en todos los aspectos, saber más y concientizarnos de nuestra responsabilidad con nosotros mismos y con los demás.  Tener un médico familiar, que guie nuestro cuidado (hay muchos en la ciudad hablan  nuestro idioma) y poner en practica la información que recibamos.  Empezar a conocer cuáles son los programa preventivos a los que podemos acceder y cuándo y cómo realizarlos, (algunos de ellos se ofrecen sin costo o a costos reducidos) saber cuáles son nuestros antecedentes familiares, recordando que la prevención es la clave para no enfermarse o detectar a tiempo problemas de salud que puede complicarse y convertirse en serios contratiempos para cada uno de nosotros.
La educación en salud se hace necesaria en todas las comunidades para  disminuir las disparidades y  tomar ventaja de los servicios médicos de tal manera que dudas e inquietudes sean aclaradas y seamos participantes activos de nuestro cuidado y el de nuestras familias. Si bien es cierto abril es el mes en el que se trabaja más en este objetivo, para nosotros como comunidad responsable debe quedarse como parte de nuestro diario vivir. ¡Edúcate en salud!

Publicado en Salud

Igual que la salud general, “la salud sexual es el estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad”

Las estadísticas sobre las enfermedades de transmisión sexual en los Estados Unidos son realmente alarmantes: en el 2016 de han detectado 1.59 millones de casos de Clamidia, 468.514 casos de Gonorrea y 27.814 casos de Sífilis. Una de cada seis personas entre 14 y 19 años tiene herpes genital, y 39.782 personas recibieron nuevos diagnósticos de VIH; por citar algunas reportados por el CDC.

Entendiendo que la sexualidad es parte fundamental en la vida del ser humano y le brinda muchos beneficios para la salud como: mejora el sueño, la autoestima, disminuye el estrés, la tensión, aumenta el contenido de endorfinas que bloquean el dolor y dan la sensación de bienestar; en ciertas edades, cuando la actividad sexual es mayor, es importante estar alertas para no ponemos en situaciones de riesgo, por no estar informados y evitar estas graves enfermedades de transmisión sexual.

En la salud sexual el cuidado preventivo es la base; conocer nuestro cuerpo, realizar controles regulares y dar atención en el momento que se inicia un problema puede hacer la diferencia y no convertirnos en una estadística más.

El control ginecológico implica que una mujer sexualmente activa (21 años) visite al ginecólogo por lo menos una vez al año, para efectuarse un examen pélvico regular; así el médico podrá inspeccionar los órganos reproductivos iniciando en la vulva luego, vagina, útero, ovarios trompas etc. para detectar algún problema infeccioso local o pélvico. Los varones debe acudir a su proveedor de salud para un examen genital exhaustivo, que incluya: pene, testículos escroto, próstata, de acuerdo a la edad y a la necesidad que presenten. En la actualidad la boca es incluida en estos exámenes.

Otro de los factores importantes en prevención es tener sexo seguro con un compañero (a) establecido (a), planificar los embarazos, disfrutar del placer sexual de acuerdo a tu orientación, usar condones o preservativos, hacerse pruebas para enfermedades de transmisión sexual de vez en cuando y si crees que has tenido la posibilidad de contagiarte. La comunicación con la pareja es importante, de la misma manera que con tu proveedor de salud; para que el cuidado que te brinden sea efectivo. Finalmente si te has contaminado con alguna de ellas infórmate, hazte las pruebas correspondientes consulta a tu médico, toma los medicamentos que te han prescrito o recomendado para que no tengas complicaciones que pueden afectar gravemente

Publicado en Salud
Jueves, 26 Abril 2018 15:42

Semana Mundial de la Inmunización

Las enfermedades infecciosas fueron serios desafíos de salud en la antigüedad; poblaciones enteras fueron diezmadas a causa de infecciones y los médicos ya en ese tiempo buscaban remedios que combatan estos problemas. En la China en el siglo XI se tuvo la idea de sensibilizar a las personas para una determinada enfermedad; luego siglo XVIII, Jenner un médico inglés gran observador, estuvo muchos años estudiando cómo desarrollar un método de inmunización, que culminó con la creación de la vacuna contra la viruela. Posteriormente en el siglo XIX Pasteur reafirmó este concepto y desarrolló en forma eficiente vacunas para otras enfermedades infecciosas.

De allí en adelante el crecimiento de la microbiología y la inmunología como ciencia abrió al mundo la posibilidad de lograr mucha más prevención e inclusive erradicar algunas enfermedades graves como la viruela.

La vacunación es la protección contra enfermedades infecciosas tanto en niños como en adultos. Una vacuna contiene un agente que se asemeja a un microorganismo causante de la enfermedad, pero que es inocuo (es decir no afecta). El agente estimula el sistema inmunológico del cuerpo que al reconocerle como una amenaza lo destruye, guardando un registro de mismo.

Las vacunas nos protegen de 26 enfermedades, además permiten reducir la propagación de la resistencia a los antibióticos, al evitar que nos enfermemos. Las vacunas son seguras y efectivas, refuerza tus defensas y en muy pocos casos pueden existir reacciones adversas.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud las vacunas evitan alrededor de dos a tres millones de muertes al año, por esta razón, se ésta haciendo la última semana de Abril, una campaña intensiva para recordar a la ciudadanos la importancia protegernos contra estos problemas de salud, que nos pueden llevar a la muerte, como es el caso de la rabia, el tétanos, la neumonía, la poliomielitis, etc. Sin embargo todavía hay millones de personas que no reciben las vacunas adecuadas de acuerdo a la edad, múltiples son las causas, el poco acceso, pensar que las enfermedades ya no están y no hay riesgo de infección, creencias religiosas, etc. En la comunidad Hispana, la alta incidencia de personas no vacunadas se debe al menor acceso a los servicios de salud y a la falta de información necesaria para acceder a la vacunación, lo que ha permitido que todavía estemos entre el número de vacunados más bajos de herpes zoster (culebrilla), papiloma humano, tétanos, etc., después de los afroamericanos en comparación con los blancos (CDC).

Los padres de familia tienen la necesidad de informarse con relación a la vacunación de sus hijos, ya que desde muy temprana edad necesitan adquirir defensas contra las infecciones producidas por virus y bacterias que causan enfermedades, e incluso la muerte. Dichas problemas tienen un gran impacto económico y traen como consecuencia consultas médicas, hospitalizaciones y muertes prematuras. Además, las enfermedades de los niños también pueden hacer que los padres pierdan días laborables, afectando su trabajo y por ende la economía del hogar. Recuerda infórmate y toma la decisiones adecuadas, vacunándote y vacunando a tu familia.

Publicado en Salud

Igual que la salud general, “la salud sexual es el estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad”

Las estadísticas sobre las enfermedades de transmisión sexual en los Estados Unidos son realmente alarmantes: en el 2016 de han detectado 1.59 millones de casos de Clamidia, 468.514 casos de Gonorrea y 27.814 casos de Sífilis. Una de cada seis personas entre 14 y 19 años tiene herpes genital, y 39.782 personas recibieron nuevos diagnósticos de VIH; por citar algunas reportados por el CDC.

Entendiendo que la sexualidad es parte fundamental en la vida del ser humano y le brinda muchos beneficios para la salud como: mejora el sueño, la autoestima, disminuye el estrés, la tensión, aumenta el contenido de endorfinas que bloquean el dolor y dan la sensación de bienestar; en ciertas edades, cuando la actividad sexual es mayor, es importante estar alertas para no ponemos en situaciones de riesgo, por no estar informados y evitar estas graves enfermedades de transmisión sexual.

En la salud sexual el cuidado preventivo es la base; conocer nuestro cuerpo, realizar controles regulares y dar atención en el momento que se inicia un problema puede hacer la diferencia y no convertirnos en una estadística más.

El control ginecológico implica que una mujer sexualmente activa (21 años) visite al ginecólogo por lo menos una vez al año, para efectuarse un examen pélvico regular; así el médico podrá inspeccionar los órganos reproductivos iniciando en la vulva luego, vagina, útero, ovarios trompas etc. para detectar algún problema infeccioso local o pélvico. Los varones debe acudir a su proveedor de salud para un examen genital exhaustivo, que incluya: pene, testículos escroto, próstata, de acuerdo a la edad y a la necesidad que presenten. En la actualidad la boca es incluida en estos exámenes.

Otro de los factores importantes en prevención es tener sexo seguro con un compañero (a) establecido (a), planificar los embarazos, disfrutar del placer sexual de acuerdo a tu orientación, usar condones o preservativos, hacerse pruebas para enfermedades de transmisión sexual de vez en cuando y si crees que has tenido la posibilidad de contagiarte. La comunicación con la pareja es importante, de la misma manera que con tu proveedor de salud; para que el cuidado que te brinden sea efectivo. Finalmente si te has contaminado con alguna de ellas infórmate, hazte las pruebas correspondientes consulta a tu médico, toma los medicamentos que te han prescrito o recomendado para que no tengas

Publicado en Salud
Jueves, 30 Noviembre 2017 17:32

Sin riesgo y daño

Estudio refuta conexión entre autismo y riesgo de heridas.

Un estudio de la Universidad de Colorado refuta que el autismo esté entre las principales razones de riesgo de heridas moderadamente serias entre menores de cinco años, y considera que sí lo están, por el contrario, el déficit de atención y la hiperactividad.

Tras analizar los casos de 2.000 niños de todo el país, los investigadores determinaron que, a pesar de lo que comúnmente se cree, los niños con autismo no son más propensos que quienes no padecen de esa condición a sufrir de heridas que requieran atención médica, es decir, visitas a salas de emergencia u hospitalización.

A la vez, ese tipo de heridas resulta habitual entre niños con el desorden de déficit de atención e hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés). Aparentemente, según los investigadores, el hecho que un 30 % de niños con autismo también padecen de ADHD habría llevado a la errónea conclusión sobre la conexión entre riesgo de heridas infantiles y autismo.

Las investigaciones se basaron en datos de unos 6.000 niños compilados durante varios años para el Estudio para Explorar el Desarrollo Temprano (SEED, en inglés) del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

“Los problemas de atención parecen contribuir al riesgo de heridas. La relación existente (entre autismo y ADHD) puede explicar por qué algunos estudios encontraron un riesgo más alto de heridas en niños con autis mo”, indicó la Dra. Carolyn DiGuiseppi, supervisora del nuevo estudio y profesora de epidemiología y pediatría en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Colorado en Denver. Específicamente, DiGuiseppi y sus colaboradores de otras universidades analizaron reportes incluidos en SEED de información provista por adultos a cargo de niños de edades entre 30 y 68 meses que sufrieron heridas que necesitaron atención médica. Algunos de esos niños tienen autismo, otros padecen de desórdenes de desarrollo y otros fueron agrupados como “población en general”.

El análisis de los datos sobre las circunstancias en que resultaron heridos permitió establecer que el 32,3 % de los niños con autismo había tenido heridas, en comparación con el 30,2 % de niños en la población en general y con el 27,8 % de niños con otros desórdenes.

Pero al tener en cuenta otros elementos, como el contexto socio-demográfico, la salud, el coeficiente intelectual y las diferencias de conducta de los menores, los investigadores concluyeron que “las probabilidades de heridas en los casos de niños con autismo, aunque significativamente más altas que las del grupo de control de niños con otros desórdenes, son similares a las de los niños de

la población en general”.

En definitiva, no sería el autismo, sino otros factores, como el nivel de educación de los padres, la calidad de los cuidados maternales, los ingresos de la familia, problemas de conducta infantil o ciertas enfermedades los que generarían el riesgo de heridas.

Publicado en Salud
Jueves, 19 Octubre 2017 14:21

Cerrando el Mes de la Herencia Hispana

Desde el 15 de Septiembre al 15 de Octubre hemos celebrado el mes de la Herencia Hispana. Iglesias, instituciones de servicio público, privado, sin fines de lucro, se han vestido de gala para entregar este mes una serie de actividades de orden cultural, educacional, de salud y esparcimiento a la comunidad. Nos preguntamos ¿qué nos ha quedado de estas festividades?   Si bien éstas son para hacer notar nuestra presencia, lo importante de nuestra cultura y aporte a este gran país, también tienen un mensaje personal para cada uno de nosotros sobre nuestra responsabilidad social, como miembros de este bloque cultural, que cada vez es la minoría de mayor crecimiento.

Se nos ha informado y educado sobre diferentes tópicos de salud, nos han ofrecido inmunizaciones gratuitas, hemos disfrutado del colorido de las danzas típicas de muchos de nuestros países, y hasta hemos tenido la oportunidad de saborear nuestros platillos tradicionales. Realmente estas festividades nos han acercado a nuestras raíces, dándonos una inyección de bienestar. Sin embargo las disparidades de salud entre hispanos son muy marcadas, lo cual tiene un fuerte impacto en nuestra comunidad, que está mejorando lentamente en estos últimos años, con el esfuerzo mancomunado de los que hacemos salud en Oklahoma. La expectativa de vida ha mejorado para muchas personas en los Estados Unidos, los grupos minoritarios raciales, sufrimos todavía altas tasas de enfermedades y muertes, debido a padecimientos crónicos.

Según el CDC, los hispanos tenemos 50% más probabilidad de morir de diabetes y enfermedades del hígado; 22% menos posibilidades de tener controlada la presión arterial en relación a los blancos no hispanos. Así mismo la comunidad hispana se realiza un 28% menos pruebas de detección temprana de cáncer colorrectal que los blancos no hispanos y la tasa de diagnóstico de diabetes es, 66% más alta que entre los blancos no hispanos, además tenemos prevalencia de obesidad.

Con esto queremos decir que aunque hemos progresado, nos falta mucho por hacer a cada uno de nosotros como personas y comunidad responsable de nuestra salud. Ventajosamente hay a nuestra disposición programas de educación y prevención de salud alrededor del estado de los que podemos aprender lineamientos básicos para estar bien. “Comer saludable, beber suficiente agua todos los días, hacer actividad física regular y sobre todo fomentar las relaciones familiares mediante la resolución clara de las situaciones estresantes”

La responsabilidad es nuestra; obtener la información y hacer uso de ella aplicándola a nuestra vida diaria va a ser la única vía que nos permitirá ser una comunidad hispana saludable y lograr no convertirnos en una estadística más. Recuerde la prevención es la base de una buena salud.

Publicado en Salud

Cada año mueren unas 430 personas por intoxicación por Monóxido de Carbono en los Estados unidos según el CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades), Alrededor de 50.000 personas van a la sala de emergencia cada año, por intoxicación accidentales con CO, todas estas problemas pueden ser prevenibles. La vida media en personas sanas que respiran aire contaminado por monóxido de carbono, varía entre 3 a 4 horas.

El monóxido de carbono es un gas venenoso, sin color ni olor. Se produce por la combustión incompleta del carbono presente en materiales tales como leña, carbón de leña, gas, kerosene, alcohol, gas aceite, nafta, etc. También se encuentra en los gases que emiten los generadores portátiles, motores de automóviles, estufas, linternas. El gas se acumula en los espacios cerrados, intoxicando a las personas que se encuentran dentro. El envenenamiento ocurre porque el monóxido de carbono reemplaza al oxígeno en el torrente sanguíneo, y esta falta de oxígeno daña el corazón, el cerebro y el cuerpo. Los signos y síntomas pueden variar de una persona a otra, sin embargo los más comunes son: dolor de cabeza, debilidad, dificultad respiratoria, nauseas, vómito, dolor en el pecho, convulsiones, somnolencia, fatiga, confusión, shock, etc.

La intoxicación por monóxido de carbono afecta más fácilmente a niños, ancianos, personas con problemas cardiacos y respiratorios, hasta los bebés en el útero pueden ser dañados por éste gas. Los animales también pueden ser envenenados por monóxido de carbono y ellos presentan síntomas más rápidamente que los humanos.

Cuando usted sospeche que una persona está siendo intoxicada por monóxido de carbono, por favor llévele a que respire aire fresco y busque atención médica de inmediato.

Pronto estaremos en invierno y muchas veces por las tormentas invernales usamos medios de calefacción suplementarios, ya sea porque se perdió la electricidad o por la intensidad del clima, que pueden convertirse en armas mortales. La prevención puede reducir el riesgo de estas intoxicacionespara ello debemos tomar acción.

Instale detectores de monóxido de carbono, particularmente cerca de los dormitorios y  hornos o estufas que funcionan con leña; nunca deje su auto en marcha en un garaje (aun cuando la puerta del garaje esté abierta) No use una parrilla de carbón vegetal o a gas propano, un brasero o una estufa portátil para camping en interiores o en un área cerrada. Nunca use el horno para calentar su cocina o su casa. Programe una inspección de sus detectores de monóxido de carbono, artefactos que funcionan electricidad o con gas en forma anual. Recuerde la prevención es la base para

Publicado en Salud
Jueves, 10 Agosto 2017 14:42

Herpes Zoster, Shingles o Culebrilla

El herpes zóster o culebrilla, es una enfermedad causada por el virus de la varicela zoster. Después de sufrir de varicela el virus permanece en el cuerpo en forma latente, sin causar problemas por muchos años. Cuando se envejece, por razones aún no muy conocidas, el virus puede activarse y causar el herpes zoster. Aunque es más común en mayores de 50 años de edad o cualquier persona que haya tenido varicela está en riesgo.

Según el CDC (Centro de control de enfermedades) 1 de cada 3 estadounidenses están en posibilidad de contraer herpes zoster en algún momento de su vida y cerca de 1 millón de personas que viven en los Estados Unidos tienen esta afección cada año. A medida que se envejece, aumentan las probabilidades de contraer la enfermedad. Más o menos la mitad de los casos de culebrilla ocurren en personas de 60 años o más.

Los primeros signos de herpes zóster incluyen ardor o dolor punzante y hormigueo o picazón, generalmente en un lado del cuerpo o la cara. El dolor puede ser leve o severo. Las erupciones o ampollas se presentan entre 1 y 14 días después. Si aparece en la cara puede afectar la vista o el oído. La erupción y las ampollas pueden desaparecer pronto pero el dolor puede durar semanas, meses o incluso años después de que las ampollas han sanado. Esto se llama neuralgia pos- herpética o NPH. Esta es la complicación más común del herpes zoster o culebrilla. El riesgo de contraerla y de presentar neuralgia pos-herpética aumenta a medida que se envejece.

La culebrilla no se puede transmitir de una persona a otra; para hacerlo debe tener la enfermedad activa y en este caso si puede pasar el virus a los demás. Las personas que se infectan con el virus del herpes zoster por primera vez tendrán varicela y no culebrilla. El virus se propaga por contacto directo con las secreciones. Si usted está infectado por favor mantenga las lesiones cubiertas, evite tocarse, lávese las manos con frecuencia, no esté en contacto con bebés prematuros, mujeres embarazadas o persona con el sistema inmunológico deprimido, y siga las indicaciones de su médico familiar.

Para el tratamiento del herpes zoster se usan varias medicinas antivirales, las que son efectivas para acortar la duración y la gravedad de la enfermedad, siempre que se empiecen lo más pronto posible. La vacuna ayuda a reducir el riego de infección, la intensidad de los síntomas y las complicaciones, como la neuralgia post- herpética. Se recomienda la administración de la misma, a los adultos de 60 años una sola dosis, adultos de 50 a 59 años pueden recibirla en forma opcional.

Publicado en Salud
Jueves, 19 Enero 2017 15:59

El Virus del Papiloma Humano

Los virus del Papiloma humano (HPV) son más de 200 considerados bajo y alto  riesgo de cáncer, de los cuales 40 tipos pueden transmitirse directamente por contacto sexual (vaginal, anal y oral)  produciendo papilomatosis vaginal, oral y cervical.
Según el CDC, más del 90% de hombres y un 80% de mujeres sexualmente activas serán contaminados con papilomatosis una vez en sus vidas y casi la mitad de éstas son producidas por virus de alto riesgo, pero no todos desarrollan la enfermedad.
Los virus de bajo riesgo (no producen cáncer) desarrollan la verruga en la piel y en mucosas, alrededor del ano, vagina y garganta, conocidas como condiloma. Pueden también desarrollar una papilomatosis en las vías respiratorias (nariz, boca y pulmones)
Los virus  de las sepas 16 y 18 son considerados peligros (alto riesgo) ya que son los causantes de la mayoría de cánceres  por virus del HPV. Un gran porcentaje   de estas infecciones ocurren sin sintomatología y desaparecen en 1 - 2 años, en algunos  casos  puede persistir por mucho tiempo y es ahí cuando empiezan a producir los cambios celulares que evolucionan a cáncer.
Los cánceres pueden ser de: cuello uterino, ano y  orofaringe (garganta, paladar blando, base de la lengua y amígdalas) y otros menos comunes como vagina, vulva y genital masculino.
La vacunación contra los Virus del HPV puede reducir el riesgo de infección, ya que muchas de las lesiones no están cubiertas por el condón.
Según la FDA deben vacunarse mujeres de 9 a 26 años y en hombres 13 a 21 años con algunas consideraciones específicas para los dos sexos.
Las vacunas  estimulan en el organismo la producción de anticuerpos de tal manera que frente a los virus, éstos actúen destruyéndolos. No se utilizan para tratar y curar la enfermedad. Las personas deben continuar sus controles  médicos regulares ya que las vacunas los inmunizan de las cepas virales más frecuentes, pero no de todas las existentes.
La vacunación para el HPV es un importante paso para la prevención de estos problemas de salud, especialmente para  disminuir el riesgo de cáncer cervico- uterino y oral.  Usemos esta valiosa herramienta de salud.

Publicado en Salud
Jueves, 19 Mayo 2016 17:19

Informémonos sobre el virus del Zika

El virus del Zika, de la familia de los flavivirus es un peligro real que puede presentarse en nuestro país debido a la facilidad con la que las personas nos desplazamos alrededor del mundo. Siendo originario de África y Asia, el virus se propagó en el 2014  hacia diferentes partes del mundo causando severos problemas,  especialmente en  Centro  y Sur América, aunque también está presente en Norte América y Europa.
 La picadura del mosquito Aedes Aegypti es el que transmite el dengue, la chikungunya (chicunguña)  y  la enfermedad del Zika; por lo que una buena información sobre cómo prevenir su proliferación será la clave para evitar enfermarnos.
Los mosquitos dejan sus huevos en las cubetas con agua estancada, maceteros, floreros, llantas, etc. ya sea dentro o fuera de la casa en donde se desarrollan. Los mosquitos pican agresivamente durante el día y la noche y si lo hacen a una persona contaminada ellos pueden infectarse y pasar el virus a una persona sana.
No todas  las personas contagiadas por el Zika virus desarrollan síntomas, una de cada 5 tiene problemas  muy parecidos a las formas leves de dengue que incluyen, fiebre,  dolor articular, erupción en la piel  y conjuntivitis; los síntomas  comienzan después de 2 a 7 días de haber sido picados por el zancudo contaminado.
También se habla de otras formas de contagio como la transmisión sexual, transfusión sanguínea, y  la de madre infectada a su hijo, lo cual hace que la enfermedad se propague y sea grave especialmente con los recién nacidos quienes pueden desarrollar microcefalia y otras alteraciones que están todavía en estudio.
NO existe aún una vacuna para prevenir la enfermedad del Zika, por lo cual el CDC recomienda entre otras cosas: eliminar los criaderos de mosquitos, controlar las aguas estancadas, ya sea dentro y fuera de casa, usar repelentes si tiene necesidad de estar en áreas de riesgo, vestir con ropa que le cubran brazos y piernas, usar mosquitero para dormir si está en sitios en dónde no disponga de aire acondicionado.
Los viajeros son una población de riesgo especialmente si ellos van a zonas  afectadas por la enfermedad.  Si tiene el virus del Zika recuerde que  en los primeros 7 días, la infección se puede encontrar en la sangre, por lo que se recomienda que cuando regresen,  aunque no hayan experimentado síntomas de la enfermedad deberían tomar medidas para prevenir las picaduras de mosquitos durante 3 semanas para no transmitir el Zika a mosquitos que podrían propagar el virus a otras personas. Evitar tener sexo y o  usar condón.
Para más información visite la página CDC Zika prevention.

Publicado en Salud

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento