Sábado, 18 Agosto 2018
BREAKING NEWS
Enero es el mes de Concientización sobre el Acoso.

Enero es el mes de Concientización sobre el Acoso. Destacado

Una de cada 6 mujeres y uno de cada 19 hombres ha experimentado acoso en algún momento de su vida.

Acoso es la acción de acosar perseguir con empeño sin dar tregua. Acosador es un individuo que molesta en forma física o psicológica, o mediante el uso de tecnologías. (Ciberacosador)

La acción o el acto de acosar es un comportamiento agresivo y no deseado que puede variar desde un acoso escolar, entre amigos, laboral, sexual, etc., utilizando tácticas amenazadoras que generalmente crean temor o preocupación en la seguridad de la víctima o sus familias. Cuando nos referimos al acoso debemos reconocer estos componentes: un desequilibrio de poder entre la persona que molesta y la que es molestada y que se sea repetitivo. Tanto el acosado como el acosador son personas que tienen problemas psicológicos.

Los que sufren acoso generalmente son vulnerables, tímidos e introvertidos, a veces con algún defecto físico o con baja autoestima, que tienen dificultad para relacionarse socialmente y están convencidos que alguien de sus allegados puede salir lesionado o muerto si no se sacrifican. Además están en estrés continuo, lo que puede ponerles en riesgo de desarrollar enfermedades tales como el asma, síndrome de colon irritable, hipertensión, entre otras.

El acosador puede ser una persona conflictiva, con carencias afectivas, baja autoestima, que obtiene satisfacción del sufrimiento que produce, lo que hace que se sienta superior, fuerte, importante, con un comportamiento arrogante y tiene la necesidad de ser admirado, etc.

Hay varias señales que nos pueden dar una pista de que se está sufriendo de acoso: lesiones inexplicables, pérdida de pertenencias, dolores de cabeza frecuentes u otras enfermedades, no conciliar el sueño, bajas calificaciones en el caso de los niños o escolares en general, distanciamiento de los amigos, sentimientos de impotencia, comportamiento auto destructivo, etc., lo grave de esta situación es que las personas que sufren de acoso no lo denuncian, no buscan ayuda; en el caso de los niños no hablan con personas mayores, lo que conlleva graves consecuencias sicosociales que ya son bien conocidas.

Hablemos con nuestros hijos; démosles la información adecuada, creámosles, hagámosle saber que como padres siempre estaremos allí para ayudarles; que si hay situaciones en la escuela, iglesia, deportes, trabajo, hogar, en las que se sientan incómodos o que algo no está normal, con familiares, maestros, pastores, médicos, consejeros, etc. lo digan, que lo consulten con un adulto, o una persona de confianza, ya que a tiempo, siempre hay una manera de solucionarlas.

Si ponemos en alerta a nuestros hijos sobre este grave problema, serán menos los niños y adultos que sufrirán de acoso.

Visto 680 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento