Viernes, 24 Noviembre 2017
BREAKING NEWS
Los Adolescentes y el Sueño

Los Adolescentes y el Sueño Destacado

En promedio los adolescentes necesitan entre 8 a 9 horas de sueño para reparar sus tejidos y estar desenvolviéndose normalmente en sus actividades diarias. Desafortunadamente los adolescentes no duermen lo suficiente, lo cual hace que no puedan rendir bien en la escuela por falta de concentración, no estudian ni hacen su trabajo en forma eficaz, lo que les puede llevar a una depresión o algún trastorno del sueño.

Las causas son variadas, desde cambios fisiológicos normales que se dan en el adolescente, como el reajuste a su ritmo circadiano (reloj biológico interno), con una producción retardada de la melatonina (hormona asociada al sueño), que hace se duerman un poco más tarde, hasta pasar mucho tiempo en la computadora, televisor, enviando mensajes de texto, chateando, jugando, etc. es decir expuestos grandemente a la luz articial y a estímulos electrónicos que les mantienen despiertos hasta media noche o más.

Estos cambios en el horario del sueño ponen en riesgo al adolescente de padecer problemas en la escuela. Al bajo rendimiento académico, se asocian otras situaciones como: hiperactividadcambios en el estado de ánimo, tristeza, irritabilidad y cólera, actitudes negativas hacia sí mismos y hacia el entorno, dificultad para controlar las emociones, aumento de la impulsividad e incremento de los problemas en el hogar.

Para prevenir las alteraciones del sueño en los adolescentes, expertos recomiendan: Tener un horario para acostarse y levantarse - evitar las actividades estimulantes a la hora de dormir, como el uso de la computadora, el teléfono, el televisor –evitar el consumo de sustancias estimulantes como la café, té, el chocolate, nicotina, alcohol, etc.- convertir la habitación en un sitio para descansar- realizar ejercicio físico y tener una alimentación saludable de acuerdo a la edad – leer o tomar un baño y aprender a relajarse entre otras.

El papel de los padres es clave: “deben crear una educación afectiva, compartida y responsable, huyendo de la sobreprotección y sabiendo que los niños y los adolescentes necesitan normas y límites". Actualmente, los padres rehúyen y no comentan con sus hijos problemas de los horarios, uso de teléfonos, computadoras; y no lo hacen por miedo a enfrentarse a ellos y porque no saben cómo abordarlos, pensando erróneamente que están manteniendo la paz en el hogar. Es importante que los padres busquen ayuda profesional para establecer el diagnóstico, cuándo se observa que el adolescente duerme poco o se queda dormido en las clases, tiene ataques de sueño en el día y no mejora con las recomendaciones generales de higiene del sueño, en este momento, el médico hará una evaluación completa para determinar el tipo de tratamiento que el adolescente necesita; ya sea con intervenciones psicológicas y o farmacológicas. Pongamos atención en nuestros hogares a estos problemas del sueño que a menudo pasan desapercibidos y se nos presentan cuando ya se han agravado. Recuerda la prevención es la base de una buena salud.

Visto 61 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento