Miércoles, 15 Agosto 2018
BREAKING NEWS

Rincón del Pastor (88)

Latest News

El que creyere, no corra

Jueves, 19 Enero 2017 15:51 Escrito por

“Por tanto, Jehová el Señor dice así: He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure”. Isaías 28:16

“Dijo el poeta criollo: “El gaucho caminó para alcanzar la carreta, trotó para alcanzar la esposa, solo galopó para alcanzar la patria”. Y sin quererlo, estaba hablando de tres grados de velocidad, que suponen otros tantos grados de interés. Para alcanzar la carreta, caminó, para alcanzar la esposa, trotó con su caballo; para alcanzar la patria, entonces galopó por llanos y montañas y hasta sobre las olas del mar.
Durante muchos siglos la velocidad máxima del hombre fue la que podía obtener con sus pies: caminando o corriendo. Después, cuando domesticó al camello, anduvo a la velocidad del camello. Después, durante otros muchos siglos, alcanzó la velocidad del caballo.
Por fin, después de algunos milenios, logró viajar a la velocidad de la locomotora. Después, a la del automóvil; más tarde, a la velocidad del avión, y superó la velocidad del sonido. Hoy en día viaja a la velocidad de los cohetes espaciales, y anda buscando correr a la velocidad de la luz: 300.000 km por segundo.
La vida moderna, mi amigo, es una de carreras. Desde que suena el despertador en la mañana, hasta que se apagan las últimas luces en la noche, padre, madre, hijos, todos andan corriendo. Correr de aquí para allá, todo el día, consultando la libreta de citas, mirando el reloj, apretando el acelerador del auto, gritándole al ascensorista, protestando contra las esperas. Corriendo, corriendo, corriendo siempre. Cada día, cada mes, cada año, ¡la vida entera!. ¿Y todo, para qué? ¿Para caer al fin, cansado y agotado, al húmedo lecho de la madre tierra?
¿Sabe lo que dice el profeta Isaías, mi amigo? Dice: “HE AQUI YO HE PUESTO POR FUNDAMENTO UNA PIEDRA, PIEDRA PROBADA, ANGULAR, PRECIOSA, DE CIMIENTO ESTABLE, EL QUE CREYERE EN ELLA, NO SE APRESURE”. Esta piedra firme, es JESUCRISTO. Cuando uno cree en El, lo acepta como Señor y Salvador, como Maestro y Rey de la vida, ya no corre a lo loco tras los vanos afanes de la vida. Con Cristo en el corazón, el hombre se aploma, se estabiliza, se consolida, y disfruta de la existencia como quien descansa seguro en las verdades eternas.

ORACION: Sí Señor; Tú eres mi fundamento estable. Enséñame hoy a descansar en Ti. Líbrame de las ansiedades y muéstrame la belleza de la vida...

Si el grano de trigo no cae...

Jueves, 12 Enero 2017 19:12 Escrito por

“Felipe fue y se lo dijo a Andrés; entonces Andrés y Felipe se lo dijeron a Jesús. Jesús les respondió diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo el Hombre sea glorificado. De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto”. Juan 12: 22‑34

Si el grano de trigo no cae...

Cuando fueron exploradas las célebres pirámides de Egipto se halló una cosa interesante. En esas viejas tumbas, junto a jarros de oro y objetos preciosos labrados, que se pusieron allí para honra de los faraones sepultados, habían granos de trigo en pequeños platos.
Esos granos llevaban más de cuatro mil años depositados allí. Eran granos del famoso trigo de Egipto. Todavía tenían vida. El germen vital no había muerto en ellos. De ser sembrados germinarían otra vez.
En tanto que esos granos quedaron improductivos durante cuatro mil años, muertos en vida, otros granos similares murieron y renacieron miles de veces. Y se habían multiplicado por millones y millones, con esa prodigiosa facultad que tienen las semillas de multiplicarse en nuevas vidas.
Esto que digo, mi amigo, ilustra perfectamente unas palabras de Jesús que leímos anteriormente, Los granos de la tumba del faraón no murieron, es decir, no fueron depositados en la madre tierra para que se pudrieran y murieran y produjeran una planta de trigo. Conservaron su existencia personal. Pero nunca llevaron fruto. En cambio los otros granos que sí fueron sembrados y murieron, resucitaron en la siguiente primavera y llevaron fruto, rnucho fruto.
Y año tras año, esos granos fueron muriendo y naciendo, muriendo, naciendo, multiplicándose por millares de millones, y al fin siempre existían nuevos, frescos y sanos. Milagro de la muerte y resurrección! Cuando Jesús pronunció esas palabras estaba diciendo lo siguiente: “Si conservo la vida, reservándola para mí mismo, sin ir a la cruz, quedo solo, pero si muero, me reproduciré en millones de cristianos, y llevaré fruto”.
Y el cristianismo verdadero, que no es una religión, ni un sistema, sino una persona; es simplemente Cristo reproduciéndose en millones de creyentes y seguidores suyos. Cristo murió una sola vez, una sola vez fue sepultado: una sola vez resucitó. Pero Cristo se reproduce lleno de vida, en cada uno que cree en El.

ORACION: ¡Qué maravilla de obra! ¡Hazlo en mí, Señor! Reprodúcete hoy, en mi carácter. en mis actitudes, y en cada detalle de mi vida...

Canciones de la mañana

Jueves, 05 Enero 2017 20:47 Escrito por

Tratemos hoy, amigo mío, de describir el típico despertar del hombre moderno. Por hombre moderno quiero definir al hombre de nuestras ciudades. Al típico oficinista, al profesional que atiende su consultorio, al jefe de empleados, al hombre de gobierno, al profesor universitario, al comerciante, al agente de ventas que cada mañana tiene que salir para enfrentarse a sus colegas y competir con ellos como gladiador en las arenas del Coliseo.
Primero, al ser despertado por el despertador implacable, después de pasar una mala noche, el hombre masculla una imprecación. ¡Ahora que había podido conciliar el sueño, tiene que sonar este despertador! El hombre se encamina al baño para bañarse y afeitarse. el agua caliente no funciona y la hojita de afeitar es vieja. El hombre protesta y maldice.
Tercero, la señora le sirve el desayuno pero las tostadas se han quemado, los huevos están fríos, los chicos gritan, y la suegra, que tampoco ha podido dormir bien, masculla entre dientes. El sigue con sus canciones de protesta. Protesta contra el matrimonio, la paternidad, el tiempo, la política, y contra los competidores. Termina el desayuno, da un beso rápido a la señora y sale. No es extraño que éste buen ciudadano tenga los nervios alterados.
Pues mi amigo, para este hombre moderno que canta tales canciones en la mañana, la Biblia tiene algunas palabras. El Salmo 5 dice: “Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; de mañana me presentaré delante de ti, y esperaré”. Es en la mañana, cuando comienza un nuevo día de trabajo, de lucha y de fatiga, cuando tenemos que presentarnos ante Dios, fuente de toda vida, toda salvación y toda justicia, cuando más necesitamos elevar nuestro corazón a Dios, y meditar en El, para pedirle las fuerzas necesarias no solo para enfrentar la vida, si no mucho más para obrar justicia, bondad y verdad con todos nuestros semejantes.
Tenemos que hacer de Jesucristo, el amigo y confidente de cada día. Tenemos que sentarnos a sus pies, aunque sean quince minutos diarios, para escuchar de El las palabras de vida, que nos libren de nuestras debilidades y nos eleven por encima de nuestras miserias. Si de mañana temprano nos encontramos con Cristo, no nos encontraremos con satanás durante el día.

ORACION: Gracias Señor, porque tu, favor me rodea como un escudo. Te alabo Señor. Mi confianza en Ti, me llena de alegría. Enséñame más y, más a esperar, a depender y a confiar en Ti...

¿VIVES EN MISIÓN?

Jueves, 19 Mayo 2016 17:10 Escrito por

“Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, PARA DAR TESTIMONIO DEL EVANGELIO DE LA GRACIA DE DIOS.” Hechos 20:24

¡Esa expresión al final del apóstol Pablo es un reto para nosotros!

Observen lo que Charles Spurgeon dijo sobre estas palabras de Pablo:

“Así era la vida para Pablo: todas las energías de su espíritu estaban consagradas a la obtención de un objetivo, es decir, poder llevar a todas partes el testimonio del Evangelio de la gracia de Dios; y la vida que vivía aquí abajo solamente era valorada por él como un medio para alcanzar ese fin. Pablo también consideraba el Evangelio, y su ministerio de dar testimonio de él, como un depósito sagrado que le había encargado el propio Señor. Pablo se veía a sí mismo como “encomendado con el evangelio;” y tenía la determinación de ser fiel aunque esto le costara la vida. Él dice que “acabe mi carrera y el ministerio que recibí del Señor Jesús.” A través del ojo de su mente veía al Salvador tomando en sus manos traspasadas, el invaluable estuche que contiene la joya celestial de la gracia de Dios, y diciéndole: “Te he redimido con mi sangre, y te he llamado por tu nombre, y ahora entrego en tus manos esta joya, para que la cuides, y la guardes con la sangre de tu corazón si es preciso. Te doy el encargo que vayas por todas partes, en lugar mío y en mi Nombre, y que des a conocer a todas las naciones bajo el cielo el Evangelio de la gracia de Dios.” Todos los creyentes ocupan un lugar más o menos parecido. Ninguno de nosotros tiene el llamado de apóstol, y es posible que no todos hayamos recibido el llamamiento para predicar públicamente la palabra de Dios; pero a todos se nos pide que seamos valientes a favor de la verdad en esta tierra, y “que contendamos eficazmente por la fe que fue entregada una vez a los santos.” Como creyentes somos llamados a una forma de servicio; y así debemos estar motivados para hacer de nuestra vida una carrera, y considerarnos guardianes del Evangelio, igual que la persona que lleva la insignia de un regimiento se considera a sí misma comprometida a sacrificar cualquier cosa por conservarla.”

El corazón de Dios siempre ha sido que Su Evangelio sea proclamado en todo lugar y a personas de toda lengua, raza y nación. La misión cristiana es algo más que simplemente un departamento de la iglesia y algo más que simplemente el trabajo de pastores o profesionales capacitados.

El pastor Tim Keller dice que: El Dios bíblico es por naturaleza un Dios que envía, un Dios misionero. El Padre envía al Hijo; el Hijo envía al Espíritu y a sus discípulos al mundo.

Toda la iglesia está en misión y todo cristiano debe ser parte de esa misión.


David Platt dijo: “Gente común y corriente con extraordinario poder, predicando, orando, ofrendando y sufriendo por la propagación del Evangelio. Esta es la imagen de la iglesia primitiva que vemos en las páginas del Nuevo Testamento.”

En esta era tecnológica, son muchos los que han intercambiado el vivir en misión por vivir en conexión y a muchos esa conexión cibernética nos ha hecho fríos e indiferentes  a las necesidades de los que nos rodean. Es cierto que quizás algunos de nosotros nunca iremos a China o a África a predicar el Evangelio pero si podemos cruzar la calle y compartirlo con nuestros vecinos, amigos y familiares.

CADA CRISTIANO debe vivir en misión. Algunos dirán: “¿cómo lo hacemos?”, “yo estoy muy ocupado”, “no tengo tiempo para compartir el Evangelio”, “para servir a otros”… He aprendido que muchas de estas excusas NO son reales, es simplemente el producto de la procrastinación.

Estamos en la era de la procrastinación cristiana. Cientos y miles alrededor nuestro muriendo sin escuchar el Evangelio, nosotros lo sabemos pero hemos intencionalmente postergado nuestra responsabilidad de vivir en misión e ir a compartirle el Evangelio porque hemos conseguido otras cosas “más importantes que hacer”.

Ciertamente los que pensamos así, hemos olvidado que le daremos cuenta al Señor por lo que hicimos pero también por lo que no hicimos.

¡Es por eso que hoy te invito a que cumplas con Su Misión y utilices tu vida para dar testimonio del EVANGELIO DE LA GRACIA DE DIOS a TODOS los que te rodean!

¡Gracia y Paz de nuestro Señor Jesucristo!

Popular News

     Cada quien vive su vida desde un ángulo de…
¡El aceite! ¡El petróleo! Quién no habla de esto? Todos…
   Esta oración, como otras que he venido comentando en…
“Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores...…

¿Eres Mujer y Quieres Servir a Dios?

Miércoles, 20 Abril 2016 15:43 Escrito por

Hace tres semanas estaba predicando en una Conferencia para pastores y líderes en Phoenix, Arizona sobre los requisitos para calificar a un hombre para ser Anciano/Pastor según el Apóstol Pablo en 1 Timoteo 3 y Tito 1. Al finalizar, una hermana preguntó lo que muchas preguntan en nuestro contexto hispano: “Entonces, ¿la mujer no puede ser pastora?” Mi respuesta sencilla a eso es “no”.

¡Espera! No saques las armas para tildarme de machista, legalista, troglodita y todos los otros adjetivos que puedan pasar por tu mente en este momento.  Permíteme explicar mis razones para responder de esta manera.

¿Por qué la mujer no está llamada al pastorado?

No encontramos en ningún lado en la Escritura donde se vean requisitos para ordenar/llamar y colocar a mujeres como Ancianas o Pastoras.

Pablo dice claramente en 1 Timoteo 2:12 que la mujer no enseñe ni ejerza autoridad sobre el hombre. Sin embargo, el mismo Pablo en Tito 2 les hace un llamado a las mujeres ancianas (maduras) a enseñar a mujeres jóvenes a que amen a sus maridos e hijos, a que sean prudentes, cuidadosas de sus casas, etc.

En otras palabras: En el diseño de Dios, la mujer fue creada para ser ayuda idónea del esposo y/o a usar sus dones y talentos para edificar a otras damas.

¿La mujer no puede enseñar?

No, yo no he dicho eso. Sí puede enseñar y puede servir en la iglesia local.

Una mujer puede enseñar en escuela dominical o grupos pequeños para damas o niños. Puede ser parte del ministerio de oración, entre muchos otros. En nuestra iglesia, mi esposa dirige grupos pequeños para damas, y otras damas dirigen el ministerio de evangelismo de nuestra iglesia y de visita a los hospitales.

¡Las damas son valiosas para la vida de la iglesia local! Sin embargo, no fueron diseñadas ni están llamadas a pastorear.

¿Eres mujer y quieres servir a Dios?

Mi recomendación a una hermana que tenga un deseo genuino de servir a Dios es que primeramente debe ir a donde su pastor para expresarle su deseo de servir.

Un pastor maduro y sano le mostrará por las Escrituras como ella puede servir a Dios en la iglesia local y poner sus dones al servicio de la iglesia. También le puede asignar a una hermana madura en el Señor para que le guíe, oriente y sea su mentora en su caminar con el Señor para que así ella pueda servir a otras.

Otra recomendación a esas hermanas con anhelo de servir a Dios es que se conecten a un ministerio para mujeres que mi esposa y las damas de mi iglesia siguen y ha sido de gran bendición, Aviva Nuestros Corazones de Nancy Leigh Demoss.

¿VIVES EN MISIÓN?

Miércoles, 20 Abril 2016 15:41 Escrito por

Jueves, 21 de abril de 2016

“Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, PARA DAR TESTIMONIO DEL EVANGELIO DE LA GRACIA DE DIOS.” Hechos 20:24

¡Esa expresión al final del apóstol Pablo es un reto para nosotros!

Observen lo que Charles Spurgeon dijo sobre estas palabras de Pablo:

“Así era la vida para Pablo: todas las energías de su espíritu estaban consagradas a la obtención de un objetivo, es decir, poder llevar a todas partes el testimonio del Evangelio de la gracia de Dios; y la vida que vivía aquí abajo solamente era valorada por él como un medio para alcanzar ese fin. Pablo también consideraba el Evangelio, y su ministerio de dar testimonio de él, como un depósito sagrado que le había encargado el propio Señor. Pablo se veía a sí mismo como “encomendado con el evangelio;” y tenía la determinación de ser fiel aunque esto le costara la vida. Él dice que “acabe mi carrera y el ministerio que recibí del Señor Jesús.” A través del ojo de su mente veía al Salvador tomando en sus manos traspasadas, el invaluable estuche que contiene la joya celestial de la gracia de Dios, y diciéndole: “Te he redimido con mi sangre, y te he llamado por tu nombre, y ahora entrego en tus manos esta joya, para que la cuides, y la guardes con la sangre de tu corazón si es preciso. Te doy el encargo que vayas por todas partes, en lugar mío y en mi Nombre, y que des a conocer a todas las naciones bajo el cielo el Evangelio de la gracia de Dios.” Todos los creyentes ocupan un lugar más o menos parecido. Ninguno de nosotros tiene el llamado de apóstol, y es posible que no todos hayamos recibido el llamamiento para predicar públicamente la palabra de Dios; pero a todos se nos pide que seamos valientes a favor de la verdad en esta tierra, y “que contendamos eficazmente por la fe que fue entregada una vez a los santos.” Como creyentes somos llamados a una forma de servicio; y así debemos estar motivados para hacer de nuestra vida una carrera, y considerarnos guardianes del Evangelio, igual que la persona que lleva la insignia de un regimiento se considera a sí misma comprometida a sacrificar cualquier cosa por conservarla.”

El corazón de Dios siempre ha sido que Su Evangelio sea proclamado en todo lugar y a personas de toda lengua, raza y nación. La misión cristiana es algo más que simplemente un departamento de la iglesia y algo más que simplemente el trabajo de pastores o profesionales capacitados.

El pastor Tim Keller dice que: El Dios bíblico es por naturaleza un Dios que envía, un Dios misionero. El Padre envía al Hijo; el Hijo envía al Espíritu y a sus discípulos al mundo.

Toda la iglesia está en misión y todo cristiano debe ser parte de esa misión.


David Platt dijo: “Gente común y corriente con extraordinario poder, predicando, orando, ofrendando y sufriendo por la propagación del Evangelio. Esta es la imagen de la iglesia primitiva que vemos en las páginas del Nuevo Testamento.”

En esta era tecnológica, son muchos los que han intercambiado el vivir en misión por vivir en conexión y a muchos esa conexión cibernética nos ha hecho fríos e indiferentes  a las necesidades de los que nos rodean. Es cierto que quizás algunos de nosotros nunca iremos a China o a África a predicar el Evangelio pero si podemos cruzar la calle y compartirlo con nuestros vecinos, amigos y familiares.

CADA CRISTIANO debe vivir en misión. Algunos dirán: “¿cómo lo hacemos?”, “yo estoy muy ocupado”, “no tengo tiempo para compartir el Evangelio”, “para servir a otros”… He aprendido que muchas de estas excusas NO son reales, es simplemente el producto de la procrastinación.

Estamos en la era de la procrastinación cristiana. Cientos y miles alrededor nuestro muriendo sin escuchar el Evangelio, nosotros lo sabemos pero hemos intencionalmente postergado nuestra responsabilidad de vivir en misión e ir a compartirle el Evangelio porque hemos conseguido otras cosas “más importantes que hacer”.

Ciertamente los que pensamos así, hemos olvidado que le daremos cuenta al Señor por lo que hicimos pero también por lo que no hicimos.

¡Es por eso que hoy te invito a que cumplas con Su Misión y utilices tu vida para dar testimonio del EVANGELIO DE LA GRACIA DE DIOS a TODOS los que te rodean!

¡Gracia y Paz de nuestro Señor Jesucristo!

POCA O NINGUNA BIBLIA

Miércoles, 20 Abril 2016 15:39 Escrito por

Jueves, 31 de marzo de 2016

Cuando iniciamos nuestra iglesia y buscábamos un lugar para congregarnos, un líder de un ministerio muy conocido en nuestros lares me llamó a su oficina para decirme que él había encontrado el lugar para nosotros pero que había una condición para tenerlo. Entonces me dijo: “Pastor Cabrera, creo que tengo el lugar para ustedes, sólo que deber ir con su grupo y darle siete vueltas al edificio como hizo Josué y los guerreros en Jericó. De esa manera creo que la oposición caerá y el dueño del edificio le concederá el edificio para levantarle casa al Señor.”

Mientras él me hablaba, pensé que era un chiste pero al ver su rostro y escuchar su tono me di cuenta que estaba hablando muy en serio. Él realmente pensaba que si nosotros íbamos al edificio y caminábamos siete veces orando, ese edificio sería nuestro. ¡Sabrán ustedes que yo jamás hice eso! No lo hice porque estaba seguro que aunque le diera 700 vueltas al edificio, ese edificio no sería nuestro por eso. La única manera que íbamos a obtener ese edificio era que fuera la voluntad del Señor.

A lo largo de mi ministerio me he dado cuenta que existe mucha gente bien intencionada como aquel hermano, pero sin un entrenamiento bíblico serio. Poseen una teología incompleta y desviada de la voluntad de Dios. No es suficiente tener buenas intenciones, debemos conocer la Biblia.

El Dr. Albert Mohler escribió hace un tiempo un artículo al que tituló: “El Escándalo del Analfabetismo Bíblico: Es Nuestro Problema”.

El Dr. Mohler dijo lo siguiente:
    •    El 82% de los estadounidenses creen que: “Dios ayuda a quienes se ayudan a sí mismos”, es un versículo de la Biblia.
    •    La mayoría de los adultos piensan que la Biblia enseña que el propósito más importante en la vida es cuidar de la familia propia.
    •    Al menos 12% de los adultos creen que Juana de Arco era la esposa de Noé.
    •    50% de los estudiantes de último año de secundaria pensaban que Sodoma y Gomorra eran marido y mujer.
    •    Un número considerable de los encuestados en un sondeo indicó que el Sermón de la Monte fue predicado por Billy Graham.
    •    
“El escándalo más grande es la ignorancia bíblica entre los cristianos. Elige cualquier estadística o encuesta que quiera, la pauta general es la misma: los cristianos en los Estados Unidos saben cada vez menos acerca de la Biblia.

¿Cómo puede una generación ser formada bíblicamente en su comprensión de la sexualidad humana cuando se cree Sodoma y Gomorra son una pareja casada? No es de extrañar que los cristianos muestran una tendencia creciente a ceder en el tema de la homosexualidad. Muchos de los que se identifican como cristianos se confunden de manera similar sobre el Evangelio mismo. Una persona que cree que “Dios ayuda a quienes se ayudan a sí mismos” encontrará a la salvación por la gracia y la justificación por la fe ser conceptos ajenos.

Los cristianos que carecen de conocimientos bíblicos son los productos de las iglesias que marginan el conocimiento bíblico. La enseñanza de la Biblia hoy a menudo representa sólo una fracción decreciente del tiempo y la atención de la congregación local. Trasladarse al ministerio de grupos pequeños sin duda ha aumentado las oportunidades para la comunión, pero muchos de estos grupos nunca van más allá de un estudio de la Biblia superficial.”

Lo descrito aquí por el Dr. Mohler fácilmente lo podemos aplicar a nuestro contexto hispanohablante. Al igual que aquel hermano que me envió a darle siete vueltas a un edificio, nuestras iglesias están siendo dirigidas por pastores que carecen de conocimiento bíblico y que en vez de enseñarles la Biblia, lo que hacen es adornar sus servicios requiriendo a los feligreses traer a sus primeros servicios del año, las primicias de alimentos, a usar el shofar, recrear arcas del tabernáculo, entre otras cosas. Pastores que toman versículos fuera de contexto para “reclamarlos” para ellos y que enseñan que hay poder en sus palabras y que si “declaran” o “decretan” alguna Escritura, Dios está obligado a hacer que suceda.

Tristemente en la gran mayoría de nuestras iglesias, hay poco o ningún estudio serio de la Biblia, produciendo “cristianos” ignorantes que son movidos por cualquier viento de doctrina. Hombres y mujeres que no tienen un alta estima por la Palabra de Dios, no leen sus Biblias, mucho menos las estudian y dependen de la “palabra fresca” que traigan su pastores cada semana.

Es por eso que la descripción del “cristianismo” en Estados Unidos dado por el Dr. Mohler es igual o peor en nuestros países.

UN LLAMADO AL PASTOR
Pastor, el autor del libro de Hebreos nos advierte que usted y yo daremos cuenta a Dios por las ovejas que nos encargó y por lo que le enseñamos (Hebreos 13:17). La alta estima por la Palabra de Dios comienza en el púlpito de nuestras iglesias. Es muy relevante para nosotros lo que Pablo encargó a Timoteo con gran urgencia y solemnidad: “Predica la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción.  Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos.” (2 Timoteo 4:2-4) ¡No tome a la ligera esa gran responsabilidad!

Un amigo mío, el Pastor Juan Sánchez dice: “El trabajo del Pastor es enseñarle a la iglesia a leer y estudiar correctamente sus Biblias. Si las ovejas aprenden a leer bien sus Biblias aprenderán las doctrinas correctas y cómo vivir sus vidas cristianas”.

Oro a Dios que podamos tomar este trabajo en serio y con respeto para preparar bien a los santos para la obra del ministerio.
    •    4.24k
Veces Compartido
    •    
    •    4.24k
    •   

¡EL QUE NUNCA FALLA!

Miércoles, 20 Abril 2016 15:37 Escrito por

Jueves, 14 de enero de 2016

No habían pasado las primeras horas del 2016 y comenzaron los falsos profetas y maestros con sus “mensajes positivos” y “promesas sin sentido”. Uno de ellos colocó un mensaje que leía de la siguiente manera: “Este es tu año. Tu tristeza se convertirá en gozo. Soledad en amor, carencia en abundancia.”

Es obvio que está haciendo una mala exégesis de Juan 16:20, cuando Jesús le dijo a sus discípulos los sufrimientos que enfrentarían al cumplir con la comisión que les encomendó. Sin embargo, NO podemos esperar nada más de estos “pseudo pastores”, quienes han demostrado un gran analfabetismo bíblico. Lo que si me preocupa es lo millones de “likes” de sus “seguidores” que al igual que en años anteriores (2015, 2014, 2013, 2012…) escuchan, leen y creen las promesas que ellos les hacen y que NUNCA se cumplen. Es lamentable ver como colocan sus esperanzas en las palabras de estos hombres que tergiversan la Escritura.

Nadie puede negar que el 2015 fue un año duro, difícil, doloroso, hubo crisis, fracasos, pérdidas y llanto a nivel mundial. En tu vida quizás pasó lo mismo. Hacen unos días comenzó un nuevo año, una nueva jornada, un nuevo tiempo. Para muchos, es el comienzo de nuevas resoluciones, promesas, compromisos, sueños, metas, etc. Con el nuevo año, son muchos los que esperan que el pasado se borre y que cómo arte de magia el 1ro de enero, TODO fuese diferente.

No es mi intención ser pesimista. De hecho, escribo estas líneas para ser realista y poder invitarles a la reflexión y a una eventual decisión, para que este año sea uno DIFERENTE. Quizás a diferencia de lo que están diciendo otros en este momento, NO vengo a darte una receta mágica, ni a venderle un año de “bendición”.

El 2016 puede ser un gran año como puede ser un año difícil. Yo NO puedo garantizarles ni una ni la otra, sería irresponsable de mi parte. Lo que sí puedo invitarles es a ver en la Palabra a un Dios Soberano y que sí tiene control de TODAS LAS COSAS.

“Que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero…” Isaías 46:10

Por lo tanto, en vez de decirte que este es tu año, te invito a que revises como viviste el pasado año y que en el 2016 nuestra vida de oración, lectura de la Palabra, consagración, dependencia a Él y nuestro compromiso de compartir las Buenas Nuevas de Salvación con todos los que nos rodean, sea el norte de nuestras vidas.

Sin importar lo que pase en este nuevo año, mi exhortación es que coloquemos nuestra confianza y fidelidad en Aquel que nunca falla, en el Cristo que le prometió a sus discípulos y nos dice a nosotros hoy:

“Yo estoy con vosotros TODOS los días, hasta el fin del mundo.” Mateo 28:20 (LBLA)

¡Gracia y Paz de nuestro Señor Jesucristo para ti!

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento