Viernes, 22 Junio 2018
BREAKING NEWS
Tengo cuanto necesito

Tengo cuanto necesito Destacado

Siempre que salgo de viaje, mi esposa se encarga de arreglar mis maletas, y me voy confiado, porque al despedirme, ella acostumbra decirme: “Vete tranquilo, nada te falta.” Y así es, porque al llegar a mi destino, abro mi equipaje, busco lo que necesito y allí está.

En la vida, son muchísimas cosas las que todos necesitamos. Algunas de ellas son indispensables, otras son necesarias, y aun otras, aunque sea bueno tenerlas, podemos vivir sin ellas. ¿No cree usted, mi amigo, qué lindo sería todo, si usted y yo y cada uno pudiera decir, “nadame faltará?” Pues permítame darle la buena noticia: Este salmo dice al comienzo “Jehová es mi pastor; nada me faltará”. ¿Se imagina ... ? “Nada me faltará”.

Estas palabras las escribió el famoso rey judío David de su propia experiencia. Esta fue la afirmación contundente de su fe: “Jehová es mi pastor”. El, en su juventud, había sido pastor de ovejas. Cuidaba los rebaños de su padre. Estaba en contacto con la naturaleza. Como pastor, él apacentaba, defendía y guiaba a las ovejas. Había una relación de amor entre él y ellas, pero él también tenía, como ser humano, sus propias necesidades. Era consciente de que no se bastaba a sí mismo; de que en la vida, no podemos vivir solos y de que necesitamos de otros que nos ayuden. Pero él tenía su fe puesta en Dios. Para David, el cielo estrellado en las noches tranquilas, el campo verde, la corriente de los ríos, el canto de los pajarillos, los árboles frutales, y todo lo demás, era el marco providencial dentro del cual se desenvolvía el amor protector de Dios. El se sentía oveja en el rebaño de las criaturas de Dios, y en verdad, que nada le faltaba. Vivía una vida de fe, de sumisa obediencia. El “pastor humano” tenía su pastor divino.

Mi amigo, usted puede vivir en tan confortadora confianza. ¿Le falta algo? ¿Hay vacíos en su alma? ¿Interrogaciones acuciantes en su espíritu? Le recomiendo que haga suya la fe de David. Dios se le manifiesta en la Persona de Su Hijo Jesucristo. Ponga su fe en El. Recíbale en su corazón. Aprópiese de las benditas promesas de la Palabra de Dios. Entonces dirá: “Nada me faltará”. Sí, nada de lo que es substancial y bueno. Quien a Dios tiene, todo lo tiene, nada le falta; sólo Dios basta. La plenitud del cielo será suya, si tan solo cree y se rinde a Cristo Jesús dándole a El el control de toda su vida.

ORACION. Tú eres mi pastor; nada me faltará. Tenerte a Ti, Señor, es tenerlo todo. ¡Gloria a Tu Nombre!...

Visto 79 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento