Viernes, 18 Agosto 2017
BREAKING NEWS
Nos conviene que un hombre muera por todo el pueblo

Nos conviene que un hombre muera por todo el pueblo Destacado

Caifás, sumo sacerdote judío en el año que murió Jesús ejercitando toda su autoridad política y moral, dejó caer estas palabras: “Vosotros no sabeís nada, ni pensaís que nos conviene que un hombre muera por todo el pueblo, y no que toda la nación perezca.”

Los judíos se habían reunido para considerar los milagros de Jesús. El Señor acababa de resucitar a Lázaro, después de cuatro días en el sepulcro. El pueblo estaba maravillado. Las habladurías corrían ya por toda Judea y Galilea. “¡Jesús de Nazaret era un profeta poderoso!” ¿Sería, quizá, el Mesías esperado tantos siglos?

Los principales sacerdotes y los fariseos, se preocupaban. Si los romanos se enteraban que había surgido tal hombre poderoso, y el pueblo estaba soñando otra vez con la independencia, entonces armarían sus ejércitos y destruirían la nación.

Les convenía, entonces, eliminar a Jesús, porque ya se estaba tornando demasiado peligroso. No porque fuera malo. No porque fuera un simple agitador de masas. Al contrario, porque era demasiado bueno, justo, santo y verdadero.

Fue entonces cuando Caifás dijo sus palabras. Convenía para la salud del pueblo, que un hombre muriera por todo el pueblo. Eliminando a Jesús, el profeta, los romanos se calmarían y no castigarían a la nación. La astuta consideración de Caifás, fue en verdad una profecía.

Jesús tenía que morir por la nación judía, porque para eso estaba destinado desde la eternidad. Pero no solo por la nación hebrea, sino también por todas las naciones del resto del mundo.

Jesús debía morir por la humanidad. Y lo mataran los judíos o lo mataran los romanos, o lo matara quien fuere, JESUS TENIA QUE MORIR, porque solo muriendo en Cruz obraba la redención universal. Si moría de otra manera que clavado en cruz, o moría en otro tiempo que el señalado por las profecías, o moría en otra nación que no fuera la judía, Jesús no cumpliría su mission, según estaba escrito de El en las escrituras.

Pero murió cuando debía morir, donde debía morir y como debía morir. Su muerte en Cruz, es vida para nosotros. Es perdón, redención y salvación para nosotros.

ORACION. Tu muerte en la Cruz, Señor, me ha dado vida. Tu obra redentora es perfecta y me ha salvado para siempre. ¡Gloria a Ti, Jesús!...

Visto 138 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento