Miércoles, 23 Agosto 2017
BREAKING NEWS
Los negocios de mi padre

Los negocios de mi padre Destacado

Mi amigo y amiga, tenga usted el mejor de los días. Aquella era una larga caravana de hombres, mujeres y niños. Bajaban cantando las colinas y lomas que descienden de Jerusalén hasta las tierras bajas, para llegar por fin a Nazaret de Galilea.

Entre la caravana iban José y María, los que eran tenidos por padres de

Jesús. Después de un día de camino se dan cuenta que Jesús, a la sazón de doce años de edad, no está entre ellos. La consternación del matrimonio es profunda. ¿Dónde andaría Jesús? Al principio pensaron que estaría entre otros parientes y amigos, pero no estaba entre ellos.

José y María corren a Jerusalén. Seguramente Jesús se ha quedado perdido, desconectado de todos los otros galileos. Quizá está enfermo. Después de varias horas de afanoso caminar y buscar, lo hallan en el templo. En medio de los doctores. Jesús les está haciendo preguntas. Y también está dando respuestas.

Los doctores judíos, viejos hombres encanecidos sobre las Sagradas Escrituras, se hallan asombrados, Ese niño galileo de doce años es extraordinario. Tiene una penetración espiritual asombrosa. Una lucidez mental extraordinaria. Conoce las Escrituras como el más experimentado escriba, es un sabio en las respuestas. José y María alcanzan a Jesús y le dicen con reproche: “Hijo, ¿por qué nos hiciste esto? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia Y Jesús, sereno, sonriente, dueño de sí mismo como siempre, les dice

tranquilamente: “¿Porqué me buscabais? ¿No sabías que en los negocios de mi padre me es necesario estar?”.

Y bien, ¿cuál es el negocio de Dios? Sencillamente salvar a los hombres del pecado. ¿Y cómo Dios lleva a cabo ese negocio, cómo Dios salva a los hombres del pecado?. Pues, nos dice la Biblia, que enviando a su Jesucristo a morir en una cruz, para que su muerte en Cruz sea el precio de redención por todos los pecadores del mundo.

Cuando Jesús habló de los “negocios de su Padre”, la sombra de la cruz extendió sus dos brazos sobre él. Amigo, Jesús murió por usted y por mí. Que hacemos usted y yo, por el?.

ORACION: A mí también, Señor, hoy me conviene estar en Tus, negocios Hoy quiero compartir Tu mensaje de salvación con los demás...

Visto 182 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento