Miércoles, 23 Agosto 2017
BREAKING NEWS
Me da descanso

Mi amigo: ¿Verdad que en más de alguna ocasión usted, al llegar a su casa, ha dicho: “Estoy muerto de cansancio, quiero descansar?” Hay tantas cosas en la vida que hacen de nosotros seres cansados, agotados, sin fuerzas, sin ánimo para hacer nada. El trabajo físico o mental, los paseos largos, los placeres, y mil cosas más, roban nuestro vigor y nos dejan rendidos. También las zozobras, las incertidumbres, las aspiraciones frustradas, la inseguridad financiera, las decepciones en el amor, las reyertas en el hogar, los vaivenes de la política, en el escenario de los acontecimientos mundiales; todo esto ha creado una humanidad cansada. Los síntomas del cansancio son notorios. No hay paz afuera porque primero no hay paz adentro. Y los hombres, aguijoneados por el cansancio, corren tras cualquier novelería que se les ofrece.

Para el cansancio físico hay una fácil solución: el descanso físico. Pero, ¿qué de ese cansancio profundo en el alma, que nada parece tranquilizarla? Tal vez usted mismo, que lee estas palabras, esté pasando por una situación semejante. Si es así, no desespere. Hoy tengo un mensaje de aliento y de esperanza para usted,

David, antiguo rey de Israel, hablando de Jehová Dios, dijo: “En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará”. Es lo que él –David- hacía con sus ovejas. Las llevaba a los predios de pastos tiernos, a los remansos de aguas y bajo la sombra de los árboles. Cuántas veces David se vio envuelto en situaciones difíciles.

Su vida fue en extremo azarosa. Pero su fe estaba cifrada en Dios. Los delicados pastos de la Palabra de Dios alimentaban su espíritu y le hacían descansar. La experiencia de la comunión con el Señor es como aguas plácidas que inyectan paz y reposo a la mente.

Jesucristo el Hijo de Dios, mi amable amigo, le ofrece ese descanso para su alma. El dice: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”. ¿Le gustaría poner a prueba esta invitación y esta promesa? Venga a Cristo, en actitud de fe, y usted experimentará un precioso descanso, ahora, mientras vive, y también en la eternidad, cuando muera. El pecado cansa, agobia; la fe en Cristo le hará descansar.

ORACION. ¡Qué bendición tan grande es conocerte a Ti, Señor! Me haz llenado de paz y continuamente siento la frescura de Tu cuidado y bendición...

Visto 1588 veces Modificado por última vez en Jueves, 18 Mayo 2017 15:42
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento