Sábado, 31 Octubre 2020
BREAKING NEWS
Aprende a decir NO

Aprende a decir NO Destacado

Cuantas veces nos hemos enfrentado a situaciones que se nos hace difícil decir no, momentos en los cuales nos sentimos incomodos y por educación, respeto o voluntad no emitimos el no por respuesta. Aunque pareciera difícil, en ocasiones es necesario y no por ser malas personas o no tener un “buen corazón”. Simplemente es porque decir no, libera. Decir no, fortalece el carácter y mejora el sentir propio. Decir no, es una responsabilidad que ayuda al bienestar personal y mejora la calidad de vida. Decir no, es solo entender que hay cuestiones que uno no tiene, no quiere o no puede hacer, y que no tiene nada de malo expresar lo que se siente.

El miedo al rechazo, la confrontación y a la critica son cuestiones importantes por las cuales las personas acceden y aceptan a decir que si, a pesar de que, en realidad, tienen deseos de decir que no.

Sentir la aceptación de las personas que están cerca, ya sea en el núcleo familiar, con las amistades o en el ámbito laboral es una prerrogativa importante que erróneamente, nutre al sentimiento de querer ser aceptado. Así, el decir no, crea ansiedad, angustia y miedo debido al temor del que dirán y es solo es un fantasma creado por la mente y un deseo infantil de ser queridos.

Aprender a decir NO, sin anteponer palabras diplomáticas, como no puedo, no sé, ahora no es el momento, es la condición primordial para poder mantener firme las decisiones y los motivos personales.

Decir NO sin explicaciones y sin adornar la decisión, implica tener fuerza de voluntad, así como tener seguridad en uno mismo. Poder decir no, empodera, libera y ayuda a mantener mejores relaciones personales. Poder decir ino! sin culpa, ni remordimiento, es una acción que se debe de aprender y fomentar.

Decir que no es la mejor forma de protección personal sobre todo al desgaste físico y emotivo que se crea cuando uno quiere hacer todo y satisfacer a todos.

El aprender a decir que no, hace la persona responsable y respetuoso sobre sí mismo. Al decir que no, uno debe aprender a defender su posición. Una vez que se dijo que no, es suficiente. No hay necesidad de cuestionarse, ni de torturarse por la decisión. No se debe de temer a la reacción de los demás, ya que el haber dicho que no, da la oportunidad de respetarse y al mismo tiempo de poner límites.

Al decir que no, con seguridad, uno pierde la culpa, las justificaciones vacías o las mentiras que en otra situación pudieran sobrellevar la situación. Decir no crea personas emotivamente fortalecidas. Aprende a decir no, es mucho más fácil de lo que parece.

Por lo tanto, no tengas miedo de decirle no, si sabes que esa respuesta te liberara de la carga sentimental o la presión que puedas estar sintiendo en ese instante.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Reconoce y aprende

    Cuántas personas viven enojadas consigo mismas porque se equivocaron y tomaron una mala decisión en algún momento de su vida. Así, en lugar de salir de ese sentimiento de culpa o enojo, se aferran más y pierden la oportunidad para reparar y continuar.

    Vivir recordando los errores cometidos solo conduce a tener una vida llena de amargura y resentimientos y el dolor no deja soltar el enojo, por lo que el corazón se endurece al punto que deja de creer que puede componer y sanar cualquier lo que se daño.

    A veces queremos solucionar nuestro error, tratando de buscar culpables, en lugar de enfrentarnos a nuestra realidad y aceptar que muchas veces, es más fácil decir “yo estoy bien”, “no necesito que nadie me juzgue” a decir: “creo que me equivoque” o “lo siento”.

    Si te equivocaste es importante reconocer el error. Sin ciencia y sin orgullo, aceptar el hecho tal cual como es, como un error. No se le justifica, ni se le da muchas explicaciones. Al error se le asume, se le confronta y se busca lo que se pueda salvar.

    Estar consciente de las consecuencias y del daño que se ha causado y ser humilde para saber que por más incómoda que sea la situación, hay que saber disculparse y buscar una buena solución.

    Tú no eres los errores que haces, eres mucho más que eso. No tienes por qué cargar a tus errores ni por qué juzgarte en base a lo que hiciste. Tú tienes la posibilidad de arreglar (casi) cualquier situación que has dañado. Los errores son grandes maestros si aprendes a escucharlos.

    El problema más grande que hay es que muchas personas tienen tanto miedo a enfrentar el error que hicieron que cuando se equivocan, piensan que han hecho algo impresionantemente mal, que han fracasado y que lo han arruinado todo. Sin darse cuenta que una equivocación es solo una equivocación. Cuando esta se reconoce rápidamente, se le puede editar haciendo ajustes necesarios para continuar lo que se tenga que corregir.

    Los errores son necesarios y nadie se salva de estos, la cuestión como todo, es la actitud con la que se enfrentan y se superan.

    No se trata de justificar malas decisiones, ni las equivocaciones mayores que pueden llegar a crear consecuencias irreparables. En la mayoría de los casos, se puede decir que los grandes errores y los problemas que parece no tienen arreglo, se iniciaron un una pequeña e insignificante equivocación que se descuidó y se convirtió en un resentimiento mayor.

    No vayas por la vía fácil de alejarte de tus errores, siempre es mejor enfrentarlos, reconocerlos y luchar por solucionar el daño que hiciste. Además, nunca es tarde para aprender de nuestros errores y convertirlos en una oportunidad.

  • Las caídas enseñan

    Cuando una persona llega a la cúspide, muchas veces envidiamos lo que tiene sin pensar en lo que tuvo que pasar para poder llegar a ese momento. La mayoría de las personas desean el éxito, pero no quiere pasar la prueba y nadie llega a ser exitoso sin pasar momentos que lo pondrán a prueba.

    El éxito siempre se inicia con el deseo auténtico para triunfar y ese deseo se encuentra dentro de cada uno. Nadie puede inspirar o motivar suficiente para que uno tenga el valor de actuar y hacer lo posible para lograr sus objetivos, si uno no lo desea. Cuando las personas pueden alinear sus pensamientos con sus sentimientos tienen una posibilidad mayor para poder triunfar.

    El secreto para esto radica en poder enfocar las ideas que tiene la mente y callar los miedos que solo hacen ruido y no dejan prosperar. Para que el corazón reconozca sinceramente lo que quiere, lo que le gusta y lo que de verdad lo haría feliz. Los triunfadores no nacen, se hacen. Son el tipo de personas que se caen siete veces o más y aprenden a levantar.

    Cada caída les enseña un nuevo ángulo, les abre su perspectiva y además aprenden a descubrir una manera para superar cualquiera que sea su condición, sin reproches ni resentimiento. Son gentes que no se dan por vencida fácilmente. Tienen objetivos claros y sus acciones están impregnadas con determinación, esfuerzo y dedicación.

    Pensar como triunfador implica desarrollar un compromiso a largo plazo uno mismo y con la vida. Es tener la responsabilidad más grande que la duda o el miedo. El compromiso genera carácter y ese carácter determina el avance que darás en tu próxima meta.

    Ser una persona triunfadora no siempre quiere decir que se vive en una mansión millonaria, tampoco quiere decir que se trata de ser el individuo más famoso o más prestigiado de la comunidad. Para ser un triunfador se tiene que tener confianza en uno mismo, fe en que la vida es buena y abundante, pero sobre todo se tiene que sentir gratitud y satisfacción por todo lo que se tiene y se ha logrado.

    A pesar de que toda persona tiene la potencialidad para triunfar, hay ocasiones que el triunfo se esfuma y se va de las manos. Muchas veces el resistir es más importante que el avanzar.

    Pareciera que triunfar es solo una condición para los demás. Pero no es así. Toda persona que quiere triunfar puede, aun cuando esta persona se sienta derrotada y pudiera haber olvidado como desarrollar su potencial y volver a tener la fe que se perdió para volver a luchar.

    Afortunadamente, aunque no lo crean, la vida se encarga de volver a regalar nuevas oportunidades para poder triunfar. Así que, aunque te sientas que has caído y no puedes continuar. Levántate y camina, no permitas que el presente sea más fuerte que el futuro que realmente te espera. Aprovecha tus errores y lograrás el éxito.

  • Tu vida puede cambiar

    Muchas veces las situaciones de la vida producen cambios que ni siquiera esperamos. Cambios en nuestra actitud, en la forma en que vemos el presente y/o en las decisiones que haremos para nuestro futuro.

    Pero, para que las cosas cambien en tu vida tienes que cambiar tu forma de pensar. Cuando modificas la forma como recibes la información, transformas tus reacciones ante lo que sucede. Este proceso se inicia dentro de uno mismo, aceptando las debilidades, confrontando los miedos y luchando contra las creencias que limitan o paralizan.

    En corto, hay que redirigir los pensamientos y cambiar la forma de pensar para poder avanzar y vivir mejor. Desafortunadamente no es tan fácil cambiar y obtener los resultados deseados.

    No hay remedios inmediatos y el camino requiere mucho valor, flexibilidad, compasión propia y sobre todo determinación para poder cambiar la forma de pensar. Para cambiar los pensamientos hay que entrar a ese temido cuarto obscuro que es tu mente y confrontar tus ideas que solo te han limitado.

    Esto es un reto que no muchos están dispuestos hacer y que algunos, no saben que es posible. Esa lucha con uno mismo, tan difícil e incómoda, es precisamente la batalla que libera y permite el cambio y la superación personal. La vida es buena. Toda persona merece ser feliz. Todos tienen la posibilidad de encontrar y crear oportunidades para vivir mejor. No importa si la vida es injusta, ni siquiera te concierne cuánto tienen o como se ven los demás.

    Tú tienes la fortaleza dentro de ti para dejar de conformarte con lo que tienes y cambiar tus resultados. Tú puedes encontrar nuevas ideas reemplazando lo que hasta ahora no te ha ayudado a vivir en paz y armonía. Busca la bondad en las personas, hasta en las que te caen mal. Reconoce que tú y solo tú puede tomar la decisión para planear tu vida. No dejes que el destino te imponga el camino. No busques culpables de lo que te sucede, más bien cambia la perspectiva de lo que te está sucediendo y aprovecha la situación para realizar un cambio positivo en tu vida.

    Cuando comienzas a cambiar las verdades que rigen tus creencias y te enfocas en crear oportunidades, cuando aceptas que la vida es buena y tienes el derecho de ser feliz, tus pensamientos se convierten en realidades. Tu mente busca el equilibro, la salud emotiva y el éxito será tuyo. Recuerda nadie te debe nada. Tú tienes lo que tú haces por ti. Resetea tu mente, aprende a pensar positivo y deja de ser víctima del mundo que tú solo te has creado.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Clasificados

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento