Imprimir esta página
Enfrenta tus conflictos

Enfrenta tus conflictos Destacado

Cuantas veces no nos enfrentamos a situaciones que queremos mejor olvidar y quedarnos callados. Muchas de ellas que suelen afectar nuestras relaciones más cercanas, como el matrimonio, familiar, amistad, etc.

Pero a pesar de que la gente teme sufrir porque le puede causar incomodidad y dolor, este es un sentimiento importante y necesario para poder tener una vida plena.

Un corazón que ha sido lastimado tiene un testimonio de vida, una lección y una historia poderosa que, de alguna manera, le ha dejado huella y ha fortalecido su carácter. No existen las vidas perfectas y aquel que insiste que todo es maravilloso y que nunca ha tenido algún problema, puede ser que todavía le falta mucho por vivir, o que posiblemente que no tiene el valor para aceptar el reto y prefiera mentirse o negar cuánto le duele el alma.

No hay problemas malos ni buenos. Tampoco se pueden categorizar los problemas en grandes o pequeños, ya que la persona que enfrenta su problemática es la única que puede darle valor. Después de todo, solo ella sabe cuánto le duele cuando su corazón ha sido lastimado.

En realidad, no se trata de competir para ver quien sufre más, ni quien se le hirió más. A cada persona le toca vivir lo que necesita, para desarrollar su carácter y aprender su lección de vida. Es por eso, que la cuestión más importante, no es saber cuántos problemas se tiene. Ni siquiera se trata de ver a quien lastimaron más.

Nadie quiere ser lastimado, los problemas no se eligen, llegan solos y sin preguntar. Nunca son bienvenidos y mucho menos son placenteros. Sin embargo, son parte de la vida. Negarlos solo los hace peor. Nadie puede ser juez de la vida de los demás. Sería cruel juzgar a otros porque ni actúan, no hablan y no piensan como uno cree que deberían. Suficiente con poder entenderse a uno mismo y tomar la responsabilidad de las decisiones propias.

La persona que puede encontrar paz en su corazón y reconoce que no hay nada de malo con tener un corazón herido, aprende a disfrutar su vida y hasta valora la compañía de las personas que le han dejado cicatrices, aún cuando estas todavía lastimen y no se puedan sanar.

Los sentimientos son reales, los problemas existen, cuando lastiman, duele. No tiene nada de malo tener problemas. Un corazón herido, es un corazón que puede vivir y que tiene mucho valor. La cuestión entonces es ¿Cuánto estás dispuesto sanar tu corazón? ¿Qué tan dispuesto estas tú para enfrentar tus conflictos?

Recuerda que entre más cerca está la personas de tu corazón, más dolor provocará cuando llegue a lastimarte. Sin embargo debes saber que siempre hay oportunidad para el perdón y para un nuevo comienzo.

Enfrenta tus conflictos, quizás esa decisión te dejará vivir en paz y podrás ver la vida desde otra perspectiva. La cual te aseguro, comenzarás a disfrutar más.

Artículos relacionados (por etiqueta)