Domingo, 20 Mayo 2018
BREAKING NEWS
Jueves, 10 Mayo 2018 15:11

Cerrar a los Estados Unidos

Trump quiere “Cerrar” EE.UU a la llegada de extranjeros.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, apeló de nuevo a su base más dura y arremetió contra las leyes migratorias del país, calificándolas de “lo más ridículo” que ha visto, sugiriendo incluso que para solucionarlo quizá haya que “cerrar” la nación a la llegada de extranjeros.
En un acto celebrado en Cleveland (Ohio), inicialmente diseñado para hablar de su reforma fiscal, el magnate abordó otra vez el asunto migratorio y aseguró que las personas que ingresan a Estados Unidos. ilegalmente se aprovechan de las políticas de “captura y liberación” y no van ante la corte cuando se presentan cargos en su contra.
“Puede que tengamos que cerrar nuestro país para aclarar esto”, insistió el magnate.
En la misma línea, el multimillonario indicó que en Estados Unidos hay “miles” de jueces de inmigración que “creen que otros países tienen jueces”, por lo que consideran que su actuación no es necesaria respecto a la llegada de inmigrantes con antecedentes penales a territorio estadounidense.
El magnate ha redoblado en las últimas semanas su llamado a la construcción de un muro fronterizo entre Estados Unidos y México, y ha insistido en que el país vecino debería haber hecho más para evitar que un gran grupo de inmigrantes centroamericanos cruzara la frontera estadounidense el mes pasado.
Recientemente, durante su intervención ante la Asociación Nacional del Rifle (NRA, en inglés) en Dallas (Texas), el presidente insistió en este asunto al considerar que quienes diseñaron las actuales leyes migratorias de Estados Unidos “no aman” el país.

Publicado en Nacionales
Viernes, 23 Febrero 2018 15:48

Un pequeño paso

El presidente Donald Trump da un pequeño paso hacia el control de armas tras el tiroteo en Florida.

El presidente Donald Trump, dio un pequeño paso hacia un posible refuerzo del control de armas en Estados Unidos al respaldar un proyecto de ley sobre el tema, en un cambio de postura después de obviar el asunto durante más de un año en su respuesta a los tiroteos en el país.
Trump, que durante la campaña electoral se alió con quienes se oponen a cualquier límite a la posesión de armas de fuego en Estados Unidos, hizo una leve concesión a quienes han clamado por un mayor control del armamento a raíz del tiroteo que dejó 17 muertos en una escuela secundaria de Parkland (Florida).
Lo hizo al apoyar un proyecto de ley presentado en noviembre por el senador republicano John Cornyn y el demócrata Chris Murphy, que tendría un alcance limitado porque solo trataría de aumentar la eficacia de la base de datos nacional sobre antecedentes criminales, para impedir que las personas allí incluidas puedan comprar armas. “El presidente habló con el senador Cornyn sobre el proyecto de ley bipartidista que presentaron el senador Murphy y él para mejorar el cumplimiento a nivel federal de la legislación de vericación de antecedentes criminales”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, en un comunicado.
“Aunque las conversaciones continúan y se están considerando cambios (al proyecto de ley), el presiden- te apoya los esfuerzos para mejorar el sistema federal de verificación de antecedentes”, añadió.
Ese gesto supone un cambio en la posición de Trump, que durante su presidencia solo ha tomado una medida relacionada con las armas: la rma, hace un año, de una ley que suspendía una regulación del expresidente Barack Obama para impedir que las personas con problemas mentales puedan acceder a la compra de armamento. Trump apoya a la Asociación Nacional del Rifle (NRA), un poderoso grupo de presión que se opone a cualquier límite a la posesión de armas en Estados Unidos, y el año pasado prometió a esa organización que tendrían “un amigo en la Casa Blanca”. Sin embargo, su anuncio no supone una traición a la NRA, dado que ese grupo aseguró en noviembre que no se oponía al proyecto de ley de Cornyn y Murphy.
De hecho, el plan de los senadores no buscaría aumentar el tipo de control de antecedentes de armas que se hace a posibles compradores, del que actualmente están exentos, en la mayoría de los estados, aquellos clientes que negocien con vendedores sin licencia, como los que operan a través de Internet o en ferias de armas. La propuesta de Cornyn y Murphy tiene un objetivo más modesto: fortalecer la base de datos del Sistema Nacional Instantáneo de Vericación de Antecedentes Criminales (NICS, en inglés), utilizado por el FBI para comprobar en cuestión de minutos si alguien que solicita comprar un arma ha cometido algún delito. Esa base de datos está incompleta, porque algunos estados y agencias federales no cumplen el requisito de informar al NICS cuando condenan a un sospechoso de un crimen.
El proyecto de ley daría incentivos nancieros a los estados que informen al NICS de cualquier condena criminal, además de aplicar el requisito ya existente de que las agencias federa- les transmitan a esa base de datos la información que ten- gan sobre esas sentencias.
El apoyo de Trump podría generar un impulso para ese proyecto de ley que muchos expertos consideran el único capaz de salir adelante en el actual Congreso, controlado por los republicanos.
Pero no está claro que el debate en el Congreso pueda mantenerse una vez que des- aparezcan los titulares sobre el tiroteo en Florida.
En octubre pasado, después de que un tiroteo en un concierto en Las Vegas dejara 58 muertos y 489 heridos, la Casa Blanca armó que daba “la bienvenida a un debate” sobre la posibilidad de restringir la venta de unos dis- positivos usados en ese ata- que, y que permiten que las armas de fuego puedan dispararse más rápido.
No obstante, el debate sobre la regulación de esos mecanismos, llamados en inglés “bump stocks”, nun- ca cobró fuerza en el Con- greso, y muchos estadounidenses son escépticos de que el liderazgo de Trump baste para lograr que el Senado dé prioridad al control de armas.

Publicado en Nacionales
Jueves, 01 Febrero 2018 15:45

Da Su Respeto

El Presidente Donald Trump escribe carta a líderes Africanos para expresar su “profundo respeto”
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, envió en días pasados una carta a diversos líderes de países africanos con el propósito de expresarles su “más profundo respeto”, según una información divulgada por la cadena NBC News.
Además de expresar su respeto, en la carta, de la que la cadena no ha revelado ni el contenido completo de la misiva ni los destinatarios, Trump habría anunciado una próxima visita del secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, al continente africano.
Con esta misiva el mandatario estadounidense habría querido apaciguar los ánimos tras la controversia surgida el 11 de enero, cuando diversos medios revelaron que duran- te una reunión con legislado res Trump se había referido a algunos países latinoamericanos y africanos como “países de mierda”.
El presidente habría pronunciado estas duras palabras al sugerir que preferiría recibir inmigrantes de Noruega en vez de los países que se benefician del programa de Esta- tus de Protección Temporal (TPS), como El Salvador, Haití o Sudán. “¿Por qué tenemos a toda esta gente de países de mierda viniendo aquí?”, afirmó Trump durante un encuentro en el que republicanos y demócratas negociaban una ley presupuestaria, cuya posible aprobación estaba a expensas de un acuerdo en la reforma de la política migratoria entre ambas partes.
La situación generó una crisis diplomática con países como Ghana o Nicaragua, cuyos respectivos Gobiernos condenaron las palabras del presidente y exigieron un respeto a sus conciudadanos.
Pese a que el mandatario negó la veracidad de la información y acusó a la oposición demócrata de haber inventado el rumor, la Casa Blanca también recibió duras quejas por parte de organismos como la ONU. La Unión Africana y varios Gobiernos del continente tacharon de “racistas” y “sorprendentes” los comentarios, “dada la realidad histórica de cómo muchos africanos llegaron a los Estados Unidos como esclavos”.

Publicado en Nacionales
Jueves, 06 Julio 2017 14:31

Marchas piden destitución

Miles de personas participaron hoy en marchas y concentraciones convocadas en 46 Ciudades de Estados Unidos para pedir al Congreso que inicie el proceso de destitución del presidente Donald Trump. Las marchas, convocadas por activistas de derechos humanos, sirvieron además de oportunidad para protestar contra las medidas de Trump en materia migratoria, sus negocios en el extranjero, la posible injerencia rusa en los comicios presidenciales de 2016 y la supuesta obstrucción a la investigación de este caso, entre otros.

“La obstrucción a la justicia y el haber violado la ‘cláusula de emolumentos extranjeros’ son ambas razones constitucionales para que el Congreso investigue y destituya al presidente”, declaró a Tudor Popescu, del grupo Indivisible CA D-39, principal organizador de la manifestación en Los Ángeles.

La de esta ciudad californiana fue la más numerosa, con cerca de 10.000 participantes. Una de ellas fue la de Nueva York, donde apenas varias decenas de personas protestaron frente al Trump International Hotel, a donde también acudió un grupo que mostró su respaldo al presidente, sin que se originara incidente alguno. “Manos muy pequeñas no pueden construir el muro” de la frontera de México, gritaron los manifestantes en Nueva York, donde un hombre disfrazado del presidente ruso, Vladimir Putin, aparecía a hombros de Trump y portaba un letrero en el que se leía “No vínculos con Rusia. Créanme”.

Publicado en Nacionales
Jueves, 29 Junio 2017 14:40

Rompe Trump una tradición

El presidente Donald Trump puso fin a una tradición de casi veinte años y no celebró en la Casa Blanca con representantes de la comunidad musulmana la cena de “iftar”, que marca el fin del ramadán. Esta es una tradición que venían celebrando anualmente los presidentes desde que en 1999 lo hizo Bill Clinton.

El ramadán, que cae en el noveno mes del calendario lunar islámico, comenzó el 27 de mayo y concluyó a la puesta del sol del 24 de junio, que es cuando los musulmanes practicantes de todo el mundo celebran el Eid al-Fitr, la “fiesta de la ruptura del ayuno”.

En lugar de la celebración en la Casa Blanca este año el Gobierno se limitó a la emisión de un comunicado en el que Trump, expresó su “cálida felicitación” por dicha celebración. “Los musulmanes en los Estados Unidos se unieron a los de todo el mundo durante el mes sagrado del ramadán para centrarse en actos de fe y caridad. Ahora, cuando conmemoran a Eid con sus familiares y amigos, continúan la tradición de ayudar a los vecinos y compartir el pan con gente de todas las clases sociales”, agregó.

El anterior presidente, Barack Obama, solía invitar a la cena del fin del ayuno del ramadán a líderes musulmanes, incluidos los congresistas musulmanes. Antes que él, fueron los presidentes Bill Clinton y George W. Bush los que mantuvieron esta tradición en la Casa Blanca, aunque el primer gobernante que acogió una cena de este tipo en la Casa Blanca fue Thomas Jefferson, en 1805.

Publicado en Nacionales
Jueves, 08 Junio 2017 14:38

La base minera

El hartazgo de los mineros y los trabajadores del acero dio a Donald Trump el triunfo en las elecciones y, ahora, como presidente, acude a su base más fiel para justificar decisiones tan criticadas como la de Estados Unidos del Acuerdo climático de París.

“Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, y no a los de París”, dijo Trump en una frase que resume su política para poner a “EE.UU. primero” (“America First”) y priorizar la creación de empleo en zonas industriales, como Pittsburgh, por encima de cualquier compromiso internacional.

Trump recuperó el tono populista de sus actos de campaña y, frente a una audiencia mundial, prometió que la salida de EE.UU. del “injusto” Acuerdo de París impulsará el desarrollo de un “carbón limpio” que permitirá la creación de cientos de miles de empleos en las minas, en la industria del acero y en la del automóvil.

“Las minas-aseguró- ya están empezando a abrir, tenemos una gran apertura

en dos semanas, en Pensilvania, en Ohio, en Virginia Occidental, en tantos lugares. Una gran apertura de una nueva mina. Eso es inaudito. Por tantos, tantos años que no ha sucedido. Me preguntaron si iba a ir y lo voy a intentar”. No mencionó el nombre de la mina en su discurso, pero inmediatamente después los jefes de la mina Acosta hicieron oficial la invitación a Trump para su ceremonia de apertura. La mina Acosta, en el oeste de Pensilvania, creará entre 70 y 100 empleos y producirá 400.000 tonela das anuales de carbón, según la empresa Corsa Coal, propietaria del yacimiento.

Esa pequeña creación de empleo apenas servirá para aliviar la dañada industria del carbón, que ha perdido 60.000 puestos de trabajo desde 2011, en gran medida debido al “boom” de la fractura hidráulica que ha convertido al gas natural en una alternativa mucho más barata que el carbón.

En todo caso, el Acuerdo de París y las políticas medioambientales del expresidente Barack Obama han sido percibidos como el origen de todos los males por los habitantes del cinturón de óxido de EE.UU. (“rust belt”), el corredor desindustrializado que va de Pensilvania a Minnesota y que apoyó en masa a Trump.

“La gente no gasta el dinero como antes, hay muchos negocios que han cerrado, casas tapiadas, la gente se va todo el tiempo a buscar otras oportunidades”, retrató en declaraciones Polly Bernard, de 61 años y que vive en Gillette, en el estado de Wyoming y apodada como “la capital de la energía de la nación”.

La ciudad de Gillette ha visto crecer el desempleo y su tasa de pobreza por encima de la media nacional en los últimos años, alcanzado un pico del 6,2% de desempleo en junio de 2016, cuando la tasa media en Estados Unidos era del 4,9%, según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales. Bernard encajó de mala gana las estocadas del declive. Se niega a abandonar su casa y tiene dificultades para llegar a final del mes y pagar la hipoteca. “He pasado 10 años en las minas, trabajé primero en una y luego en otra. Ganaba unos 72.000 dólares al año, más o menos. La empresa se declaró en quiebra y nos despidieron al mismo tiempo a entre 4.000 y 6.000 trabajadores.

Eso es mucho, todo el mundo buscaba trabajo como loco y no había nada”, narró. Varios meses después del despido, Bernard consiguió un trabajo en una escuela infantil, donde gana unos 20.000 dólares al año. “Me encargo de lavar los platos. La verdad, es una lucha, una lucha continua, el dinero no es suficiente. Es una pena, es como si se estuviesen riendo de nosotros”, lamenta.

La pérdida de capacidad adquisitiva de Bernard, su rabia y su cansancio, impulsa a Trump, quien en sus discursos pregona el comienzo de una nueva era de poder para la clase trabajadora, sometida al vendaval de la globalización.

“¿Cuándo comenzó Estados Unidos a degradarse? ¿En qué punto empezaron a reírse de nosotros como país? Queremos un trato justo”

Publicado en Nacionales
Jueves, 01 Junio 2017 18:22

Cien años de JFK

Cien años después de su nacimiento, el mito de John Fitzgerald Kennedy, conocido popularmente como JFK, sigue más vivo que nunca en EE.UU., donde muchos compatriotas le veneran como un símbolo de las esperanzas y aspiraciones de su país. El trigésimo quinto presidente de Estados Unidos cumplió un siglo desde que nació en una casa relativamente modesta en Brookline, a las afueras de Boston (Massachusetts). Pese a una frágil salud, el único mandatario católico que ha ocupado la Casa Blanca no defraudó a sus

padres, de origen irlandés.

Ávido lector, reconocido donjuán y amante del deporte, Kennedy viajó por Europa, donde su padre fue embajador de EE.UU. en Londres; se graduó en Humanidades con honores en la Universidad de Harvard y combatió en la II Guerra Mundial, de donde volvió como un héroe. Tras ejercer de congresista y senador en el Capitolio de Washington, el joven John alcanzó el cenit de su carrera política el 8 de noviembre de 1960, cuando se impuso como candidato demócrata al republicano Richard Nixon en unas reñidas elecciones presidenciales. Bien es sabido que durante su Presidencia Kennedy lidió con el fracasado intento de invasión de la cubana Bahía de Cochinos para derrocar a Fidel Castro (1961), la Crisis de los Misiles de Cuba (1962), que colocó al planeta al borde de una guerra nuclear entre EE.UU. y la Unión Soviética, y el impulso de la carrera por la exploración del espacio exterior, entre otros desafíos.

De su legado resuena con fuerza su genial oratoria, encumbrada en la famosa frase de su discurso de investidura pronunciado el 20 de enero de 1961: “No preguntes qué es lo que tu país puede hacer por ti; pregunta qué es lo que tú puedes hacer por tu país”. Y todo el mundo conoce, cómo no, el trágico final de JFK el 22 de noviembre de 1963, cuando recibió varios impactos de bala en el centro de Dallas (Texas) que segaron su vida a la edad de 46 años, un asesinato grabado a fuego en la memoria colectiva de EE.UU.

Con motivo ahora de su centenario, la imagen joven y optimista de Kennedy renace en el recuerdo de los estadounidenses merced a la celebración

de actos conmemorativos en todo el país. Esa imagen reluce en un sello que el Servicio Postal de Estados Unidos emitió para celebrar los cien años de JFK.

El timbre reproduce el emblemático retrato que el fotógrafo Ted Spiegel hizo de Kennedy en 1960 durante un acto de campaña electoral en la Plaza de la Victoria de Seattle, en el que el entonces aspirante presidencial demócrata, vestido para el mitin con traje y corbata, eleva la mirada con semblante pensativo y optimista.

También conmemora el centenario el Kennedy Center, el templo de las artes escénicas de Washington que toma el nombre del mandatario y rinde homenaje a su pasión por el arte. La institución ha programado una serie de conciertos y espectáculos inspirados en sus ideales: el coraje, la libertad, la justicia, el servicio y la gratitud. A unos diez minutos a pie del centro cultural se llega a Georgetown, el barrio más pintoresco y elegante de Washington, donde pasear por sus calles adoquinadas supone una inmersión en la biografía de John Fitzgerald Kennedy.

No en vano, Kennedy residió en Georgetown en su etapa de congresista y senador. Dejó una huella muy especial en el célebre “Martin’s Tavern”, un acogedor e histórico pub de inconfundible fachada amarilla. Cuenta la

leyenda y, recuerdan una y otra vez los dueños del pub, que Kennedy pidió matrimonio en el “Reservado 3” a la periodista Jacqueline Bouvier (más conocida como Jackie) el 24 de junio de 1953, tras regresar la joven de cubrir la coronación de la reina Isabel II de Inglaterra para el diario Washington Times Herald. “Cada semana tenemos aquí dos o tres proposiciones. Quieren pedir matrimonio donde lo hizo JFK”, asegura a Efe Chrissy Gardner, responsable de mercadotecnia del establecimiento.

Publicado en Nacionales
Jueves, 04 Mayo 2017 14:44

Primeros 100 días

El presidente Donald Trump subrayó que ha cumplido “una promesa tras otra” en sus primeros cien días en el poder y reiteró sus ataques a los medios de comunicación, a quienes criticó por estar alejados de la realidad. “Mis primeros cien días han sido muy productivos (...) Hemos cumplido una promesa tras otra”, dijo Trump en un acto en Harrisburg (Pensilvania),

de los estados claves de su victoria electoral en noviembre pasado, puesto que no votaba por un candidato presidencial republicano desde 1988.

En un acto con tono de campaña electoral más que de un presidente en el cargo, el mandatario lanzó una nueva andanada de ataques a la prensa. Durante el discurso, de cerca de una hora, rechazó las críticas vertidas sobre los fracasos registrados durante sus primeros 100 días de mandato, como la negativa del Congreso a aprobar su reforma de la ley sanitaria conocida como “Obamacare” y el bloqueo de los tribunales a su prohibición de entrada temporal en EEUU de viajeros procedentes de siete países de mayoría musulmana.

En este sentido, enfatizó que “las prioridades de la prensa no son vuestras prioridades” y volvió a recalcar que está concentrado “en volver a hacer grande de nuevo a EEUU”, su lema electoral. “Si el trabajo de los medios es ser honestos y decir la verdad entonces creo que estamos de acuerdo en que la prensa se merece un suspenso bien grande y gordo”, sostuvo ante los aplausos de los cerca de 10.000 asistentes.

Trump reiteró los ejes de su campaña, como su voluntad renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México o Canadá y su polémica promesa de construir el muro en la frontera sur. “No se preocupen, lo vamos a construir”, dijo sin comentar los obstáculos que enfrenta en el Congreso, donde los legisladores han mostrado sus reticencias a desembolsar fondos para la ampliación del muro existente.

Asimismo, anunció que estará “tomando una gran decisión sobre el Acuerdo de París en las próximas dos semanas. Veremos qué ocurre”, y a la vez que reiteró su compromiso para revitalizar la industria del carbón y el petróleo. Las declaraciones de Trump se producen el mismo día que se celebraron multitudinarias marchas en defensa del clima y contra sus políticas de desregulación medioambiental en Estados Unidos, incluida una con miles de manifestantes en Washington.

El mandatario firmó una orden ejecutiva para revisar las prohibiciones impuestas por Obama para permitir explotaciones petroleras en las costas del país, lo que podría abrir zonas del Ártico o del Golfo de México a nuevos pozos.

Estados Unidos está sopesando si se mantiene en el Acuerdo Internacional de

París sobre cambio climático, que busca un cambio de modelo de desarrollo libre de combustibles fósiles y fue firmado por su predecesor Barack Obama.

Trump también se refirió a la escalada de tensiones con Corea del Norte, y defendió que está trabajando con China para solucionar un problema que calificó de “complicado”. De hecho, insistió en que su decisión de no designar a China como manipulador de divisas, como había prometido, responde a la colaboración estrecha con Pekín para rebajar el conflicto. “Creo que no es el momento de designar a China como manipulador de divisas”, afirmó el mandatario.

Publicado en Nacionales
Jueves, 04 Mayo 2017 14:34

Se aparta de la OEA

El Gobierno de Venezuela ha optado por apartarse de la Organización de Estados Americanos ( OEA ) tras constatar que en el organismo hay una mayoría de países determinada a presionar al presidente, Nicolás Maduro , para que cumpla el calendario electoral y libere a los políticos presos.

La retirada de Venezuela "muestra hasta qué punto el proceso de debate y condena de la OEA ha sido relevante para el Gobierno venezolano, aunque este niegue que le importa", indicó a Efe Cynthia Arnson, directora del programa latinoamericano del centro de estudios Wilson Center.

"Su retirada -agregó- también ahonda en el aislamiento de Venezuela en el hemisferio, hasta un punto sin precedentes en la historia reciente".

La aprobación este miércoles de la convocatoria de una reunión de cancilleres para abordar la crisis política venezolana, pese a la oposición frontal de Caracas, evidenció que el chavismo ha perdido la hegemonía política que tuvo durante años en la región y, por ende, en la OEA, y ya no puede evitar la presión del organismo, según los expertos consultados por Efe.

Ante esa realidad,Madurosolicitó este viernes la salida de la organización, que no se hará efectiva hasta 2019 y es un paso sin precedentes.

Ni siquiera Cuba, al que se suspendió en 1962 y se le levantó esa suspensión en 2009, denunció nunca la Carta de la OEA, por lo que es miembro aunque no participe y asegure no tener intención de volver a hacerlo.

La decisión de retirarse "muestra que al Gobierno de Maduro le importa ser avergonzado por la comunidad regional", dijo a Efe el presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, Michael Shifter.

El Gobierno de Venezuela acusa directamente tanto a los países que le presionan en la OEA como al secretario general, Luis Almagro, de alentar, con sus críticas, la violencia en las marchas antigubernamentales que se suceden en el país desde hace un mes.

Almagro, que asumió el cargo en 2015, lidera la presión a Maduro desde hace casi dos años, cuando la gran mayoría de países de la región prefería no pronunciarse sobre la situación venezolana, apelando a una solución nacional y al diálogo entre Gobierno y oposición.

El chavismo siempre ha sido muy crítico con la OEA, un organismo al que acusa de estar a las órdenes de EE.UU. pese a que, durante los años del fallecido presidente Hugo Chávez, Venezuela gozaba de hegemonía política en la región y, por tanto, en la organización.

Venezuela solía contar con el apoyo en bloque de los países caribeños que durante más de una década se han beneficiado de su petróleo subvencionado a través de Petrocaribe, una alianza "que está ahora en soporte vital", apuntó Shifter.

En ese bloque se han presentado fisuras que, sumadas a los cambios de Gobierno en Brasil, Argentina y Perú, han dejado a Venezuela sin la influencia que tenía en la OEA y, como se ha encargado de recordar este mes EE.UU., "cada vez más aislada en la región".

Esta semana un periodista preguntó al embajador venezolano en la OEA, Samuel Moncada, por qué Venezuela sí quería estar en la organización cuando ganaba las votaciones y por qué se va ahora, cuando las pierde.

El diplomático dijo que los de ahora son "tiempos oscuros en la OEA" y llamó a los países que presionan a su Gobierno "los Caínes de América" por "tratar de linchar a un hermano obedeciendo las órdenes de quien les construye un muro", en referencia al que el presidente de EE.UU., Donald Trump, ordenó construir en la frontera con México.

Publicado en Latinoamérica
Jueves, 20 Abril 2017 14:27

Propuestas del Muro

Cumplido el plazo para la entrega de propuestas en el proceso de licitación para la construcción del muro en la frontera con México, el presidente Donald Trump ya examina las primeras ideas presentadas. Y los proyectos son variopintos. Van desde construcciones tradicionales, similares a la muralla china, a concepciones basadas en 2.000 millas de paneles solares, un foso con desechos radioactivos y hasta una pared de hielo, inspirada en la popular serie de televisión “Juego de Tronos”.

En una vertiente más amigable, una arquitecta venezolana ha propuesto un “anti-muro” y el aprovechamiento del espacio común entre los dos países para brindar oportunidades de desarrollo que amortigüen la migración indocumentada

desde México.

Victoria Benatar, radicada en Nueva York, señaló que la frontera no debe ser una “línea virtual o tierra de nadie”, o una franja de tensiones intermitentes entre los dos países, sino un “espacio binacional” con recursos compartidos.

En tal sentido, en lugar de un muro que refuerce la separación, Benatar propone desarrollar un área de 100 kilómetros con urbanización, infraestructura, oportunidades de empleo e innovación tecnológica para mexicanos y estadounidenses. Igualmente, un grupo de arquitectos mexicanos y estadounidenses propone el proyecto “Otra nación: la última frontera”, el cual en lugar de un muro sugiere construir “el corredor de transporte más rápido y sustentable” del mundo. A partir de San Diego/Tijuana, un tren eléctrico y futurístico recorrería vías elevadas sobre una franja de territorio auto gestionado,

donde ciudadanos de los dos países podrían vivir en libertad y armonía, de acuerdo a los planteamientos de esta idea. Trump declaró recientemente que ya vio por lo menos diez diseños, sin dar detalles sobre ellos, y aseguró que se ha involucrado personalmente en la concreción de una de sus principales promesas de campaña. “Voy a construir el muro, 100 %, y quiero ver más diseños (son más de 400) para tomar una decisión muy pronto”, prometió el presidente.

La idea, sin embargo, plantea dudas logísticas debido a las dimensiones de la obra así como por el coste, que podría triplicar el presupuesto inicial de 12.000 millones de dólares que estimó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

De acuerdo a la convocatoria del proceso de licitación, el muro, que se construiría en tres etapas y demandaría tres años y medio de trabajo, tendrá unos 30 pies (más de 9 metros) de altura, a fin de que no pueda ser escalado, y deberá ser resistente a daños intencionados. Para construir el “gran muro” prometido por Trump, la empresa Crisis Resolution Security Services, de Clarence (Illinois), se inspiró en la gran muralla china y propuso una doble pared de cemento de 26 pies de altura, con un terraplén en el medio.

Sobre la pared se construiría una senda peatonal que podría ser transitada por

turistas, a pie o en bicicleta, y también, por supuesto, por guardias de la Patrulla Fronteriza.

Concrete Contractors Interstate, de Poway (California), quiere construir una pared de cemento, que sería decorada a ambos lados; Tridipanel, de Carlsbad (California), propone un muro de cemento liviano, pero que puede soportar un peso de 100 toneladas, y que sería resistente al fuego y tornados. Thomas E. Gleason, de la empresa Gleason Partners de Las Vegas (Nevada), dijo que el muro debe ser modular y fácil de construir y propuso que las partes sean cubiertas además por paneles solares que aprovecharían las vastas extensiones desértica.

Publicado en Nacionales
Página 1 de 2

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento