Martes, 23 Octubre 2018
BREAKING NEWS
Jueves, 11 Octubre 2018 14:51

Corte de derecha

La llegada de Kavanaugh a supremo de Estados Unidos agudiza conservadurismo de la corte.

La confirmación de Brett Kavanaugh, acusado de abusos sexuales, como nuevo juez del Tribunal Supremo estadounidense, agudiza el conservadurismo de la máxima corte del país, formada ahora por cinco magistrados elegidos por presidentes republicanos y cuatro por demócratas. El juez nacido en Washington arriba al Supremo para sustituir al jubilado Anthony Kennedy, un magistrado de corte conservador pero que se destacó a lo largo de su trayectoria por ser un “voto indefinido” (“swing vote”), que en repetidas ocasiones fue clave en casos de la alta instancia.

Sin embargo, Kavanaugh tiene un acentuado perfil político que hace temer que lleve el partidismo a la corte, una situación que preocupa en los sectores liberales del país. “Me siento frustrado de que el progreso de nuestra nación hacia los derechos de las mujeres, los derechos civiles y la igualdad LGTBQ pueda verse estancado por un juez preparado por los grupos de interés de extrema derecha”, señaló el senador demócrata Bob Menéndez.

Además, el senador por Nueva Jersey se mostró intranquilo de que Kavanaugh sea el voto decisivo en los casos que lleguen a la máxima corte del país.

“Me estremece la idea de que el juez Brett Kavanaugh sea el voto decisivo en los casos del Tribunal Supremo que, por ejemplo, determinarán si el presidente está por encima de la ley”, lamentó Menéndez. Cuando se inició su proceso de confirmación, una de las sombras que pesaban sobre Kavanaugh estaba relacionada con su punto de vista sobre el poder presidencial, ante la posibilidad de que el presidente estadounidense, Donald Trump, se viera afectado por las investigaciones en torno a él y su campaña electoral de 2016.

Precisamente, algunos medios estadounidenses especularon con que la primera gran decisión que tendrá que tomar el nuevo juez del Supremo estará relacionada con los límites del poder presidencial. La experiencia de Kavanaugh, siempre próximo a los círculos de poder de Washington, le ha convertido en un magistrado vinculado a las más altas esferas de las filas republicanas, especialmente durante su tramo dentro de la Casa Blanca del expresidente George W. Bush (2001-2009) entre 2001 y 2006.

Estas conexiones inquietan a activistas y organizaciones que luchan por los derechos de las minorías en Estados Unidos, grupos que han visto progresar su situación en las últimas décadas y que ahora entienden que la visión ultraconservadora de Kavanaugh en relación a derechos civiles como el aborto puede afectarles.

La directora ejecutiva de la Red Nacional de Fondos para el Aborto (NNAF, en sus siglas en inglés), Yamani Hernández, consideró en declaraciones que la llegada de Kavanaugh al Supremo es “trágica” para las minorías.

“Kavanaugh ha demostrado que no será un juez imparcial, que ignorará abiertamente la ciencia de la anticoncepción, silenciará las voces de los jóvenes inmigrantes que buscan abortos e ignorará a nuestras familias que buscan justicia”, señaló Hernández. Para la activista, Estados Unidos “es un lugar menos seguro y menos libre” desde que Kavanaugh juró su cargo. Más allá de su postura conservadora, en las últimas fechas el debate ha estado marcado por una audiencia sobre las acusaciones de la profesora de psicología Christine Blasey Ford, que acudió a la Cámara Alta para explicar los abusos sexuales del juez supuestamente ocurridos en 1982. En esa sesión, Kavanaugh se mostró desafiante, agresivo y pasional contra los demócratas, lo que, aparte de las sospechas de abusos sexuales, elevó las dudas sobre su partidismo y su temperamento para formar parte de la corte más importante del país.

“Va a estar en el Tribunal Supremo con una gran mancha y un gran asterisco al lado de su nombre” después de su comportamiento en el Senado, aseguró la senadora demócrata Mazie Hirono a la cadena televisiva ABC.

Publicado en Nacionales
Jueves, 04 Octubre 2018 14:23

Continúan los aranceles

Trump presiona al acero y aluminio de Canadá y México

El presidente, Donald Trump, recalcó que los aranceles al acero y aluminio de México y Canadá siguen en vigor a la espera de encontrar una alternativa, entre la que mencionó la posibilidad de imponer "cuotas".

"No vamos a eliminar los aranceles al acero y aluminio a México y Canada", afirmó Trump en un discurso tras alcanzar un acuerdo para reformar el antiguo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El mandatario justificó la permanencia de esos aranceles al considerar que es fundamental “proteger" la industria siderúrgica estadounidense.

"Los aranceles continuarán hasta que lleguemos a un momento en el que podamos hacer algo distinto (...) quizás cuotas”, apuntó Trump. El Gobierno ha aplicado aranceles del 25 % a las importaciones de acero y 15% a las de aluminio a sus socios comerciales, de las que eximió a Canadá y México co durante las negociaciones del TLCAN, aunque finalmente a comienzos de verano decidió imponerlas igualmente para sus dos vecinos. “Estamos trabajando en ello ahora, eso no estaba en las discusiones del acuerdo comercial, son temas separa dos”, agregó el presidente sobre estos gravámenes. Trump estuvo acompañado por los principales miembros de su gabinete económico, como el Representante de Comercio Exterior y principal negociador del nuevo acuerdo, Robert Lighthizer; y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

El nuevo pacto llevará por nombre Acuerdo EE.UU.-México-Canadá (USMCA, por su siglas en inglés) y se espera que sea ratificado formalmente por los líderes de los tres países a finales de noviembre.

Publicado en Nacionales
Jueves, 04 Octubre 2018 14:21

Ganador

Peña Nieto celebra acuerdo comercial de “ganar-ganar-ganar”.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, celebró que su país llegara a un acuerdo comercial con sus dos socios norteamericanos, Estados Unidos y Canadá, y que este sea de “ganar-ganar-ganar”, como era el objetivo.

“La modernización del acuerdo comercial entre México, Canadá y Estados Unidos concluye 13 meses de negociaciones y logra lo que nos propusimos al inicio: un acuerdo ganar-ganar-ganar”, dijo el mandatario en su mensaje publicado en su cuenta de Twitter. Los tres socios anunciaron, después de más de un año de negociación, un nuevo acuerdo comercial trilateral que sustituirá al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y se llamará Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés). En un comunicado, la oficina de Presidencia de México informó que Peña Nieto conversó vía telefónica tanto con el presidente estadounidense, Donald Trump, como con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.
Durante sus conversaciones, el mandatario “constató que la nueva versión del tratado, resultado de la voluntad política de los tres Gobiernos, cumple con las expectativas de México al igual que las de EE.UU y Canadá”.

El acuerdo permitirá “profundizar la integración productiva de América del Norte”, y consolidar a la región como “una de las más competitivas en el mundo”.

La Presidencia resaltó que Peña Nieto agradeció a los equipos negociadores de
los tres países su trabajo, por mostrar “en todo momento” su voluntad de continuar avanzando en la renegociación.

En este sentido, expresó su reconocimiento, de manera particular, al sector empresarial mexicano y a Jesús Seade, representante del Gobierno electo de Andrés Manuel López Obrador, quien asumirá el poder el próximo 1 de diciembre.

El canciller mexicano, Luis Videgaray, adelantó que era “una buena noche” para los tres socios.. En un corto mensaje de Twitter, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) afirmó que ha sido “un honor y un gusto” trabajar bajo el liderazgo de Peña Nieto y junto con el ministro de Economía, Ildefonso Guajardo, y un “gran equipo negociador.

Publicado en México
Jueves, 13 Septiembre 2018 14:42

Escribirá su propio libro

Donald Trump replica a Woodward sobre su gobierno

El presidente, Donald Trump, aseguró que se encargará de "escribir el verdadero libro" sobre su Gobierno en respuesta al del prestigioso periodista Bob Woodward, muy crítico con la gestión del actual mandatario.

"El libro de Woodward es una Broma. Solo otro ataque contra mi, es lluvia de ataques, usando fuentes desacreditadas anónimas y sin nombrar”, afirmó Trump en su cuenta de Twitter.˙

“Muchos ya han salido a decir que las citas de ellos, como el libro son ficción. Los demócratas no pueden soportar perder. iYo escribiré el verdadero libro!”, agregó.

Desde que se conocieron algunos extractos del libro, que llevas por titulo “Fear: Trump in the White House“ (“Miedo: Trump en la Casa Blanca”), el mandatario ha cargado de manera reiterada contra el periodista, que calificado como de “Estafa” El libro retrata una Casa Blanca “de manicomio”, sujeta al erráticoo comportamiento del mandatario. En una de las escenas descritas en el libro. Trump pidió al Pentágono un plan para lanzar un ataque militar “preventivo” sobre Corea del Norte, al tiempo que criticó el alto coste de proteger a Coread del Sur. El secretario de Defensa, James Mattis, salió “exasperado y alarmado” de una reunión con Trump˙sobre ese tema, y comentó a su círculo cercano que el mandatario había "actuado como un niño de 10 u 11 años", de acuerdo a Woodward.

Woodward, cuyo trabajo publicado en el Washington Post sobre el caso Watergate contribuyó a la dimisión del presidente Richard Nixon (1969-1974), ha explica doque basó su libro en entrevistas con testigos de los entresijos de la Casa Blanca, que hablaron bajo condición de anonimato.

Publicado en Nacionales
Jueves, 13 Septiembre 2018 14:29

Más respeto a las decisiones

Panamá pide soberanía a la vez que anuncia alianza con EE. UU.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, pidió respeto a las decisiones soberanas de su país y destacó la relación histórica de cooperación con EE.UU., que llamó a consultas a su representante diplomático por los nexos entablados por el país centroamericano con China hace más de un año.

"Respetamos las decisiones soberanas de otros países e igualmente pediremos siempre el mismo respeto a las nuestras, para continuar fortaleciendo las relaciones bilaterales y así seguir avanzado para posicionarnos como un país de unión, diálogo, consenso y de paz”, expresó Varela.

El Gobierno del presidente Donald Trump llamó a consultas a su encargada de negocios en Panamá Roxanne Cabral, y a sus embajadores en República Dominicana, Robin Bernstein, y en El Salvador, Jean Manes, por las “recientes decisiones de dejar de reconocer a Taiwán”en favor de China. “Como país soberano tomaremos siempre nuestras decisiones de política exterior en función de los intereses de la República de Panamá. Estamos seguros además que los mejor res intereses de Panamá no riñen con los intereses de nuestros socios estratégicos”, afirmó este sábado el presidente panameño en su misiva. Recordo que Panamá "tiene una tradición histórica de 115 años con el pueblo y los gobiernos de Estados Unidos, con sus instituciones y agencias de seguridad”.

“Hemos trabajado y seguiremos trabajando en conjunto con Estados Unidos para mantener la estabilidad política y social en la región", afirmó Varela.

Publicado en Latinoamérica
Jueves, 06 Septiembre 2018 15:23

Recortas Amenazan

Se recomienda ampliar educación alimentaria.

La política de recortes sociales de la Administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pone en peligro la educación nutricional en un país con graves problemas de alimentación, alertó la experta estadounidense, Pamela Koch.

Koch, que es directora del Centro Laurie Tish para la alimentación, educación y política de la Universidad de Columbia en Nueva York, se centró en el “complejo” modelo de EE.UU., donde las políticas y los fondos para impulsar una buena alimentación parten de leyes federales y luego son implementados por Estados y municipios. “La educación en nutrición es muy vulnerable a los recortes a nivel federal. La administración actual está haciendo grandes esfuerzos en reducir programas sociales”, otorgando fondos “mucho más ilimitados” en salud, educación o agricultura”, resaltó Koch,

Explicó que ese tipo de educación puede contribuir a cambiar el ambiente alimentario.

Publicado en Nacionales
Jueves, 06 Septiembre 2018 15:19

Adiós A McCain

El adiós al héroe de Estados Unidos, John McCain como última muestra de su antipatía por Trump.
La minuciosa planificación del senador republicano John McCain de su propio funeral y homenajes ha sido la última maniobra del histórico político para demostrar su antipatía por el presidente, Donald Trump, que no fue invitado a ninguna de las honras póstumas.

Poco después de anunciar que sufría cáncer cerebral terminal, McCain empezó a convocar reuniones en su oficina en Washington para programar al milímetro lo que inevitablemente iba a ocurrir en los siguientes meses: su propio velatorio.

El político decidió desde los lugares de celebración hasta la música que sonaría en cada momento, pasando por la lista de invitados y las personas autorizadas para hablar, a las que llamó personalmente para pedirles que participaran en su servicio fúnebre, según el expresidente Barack Obama (2009-2017) confirmó en los últimos días. McCain, quien quiso hacer de su adiós un lugar de encuentro para aquellos que han dedicado la vida a servir EE.UU., solicitó a los exmandatarios George W. Bush (2001-2009) y el propio Obama que ofrecieran sendas elegías en la ceremonia, aunque entre ambos truncaron su sueño de llegar a la Presidencia del país.

En esta celebración póstuma de cinco días que empezó en su estado de acogida, Arizona, y acabó en el cementerio de la Academia Naval de Annapolis (Maryland, EE.UU.), el político quiso dejar claro su rechazo a Trump.

El senador, de hecho, pidió explícitamente a su círculo cercano que el mandatario no fuera invitado a sus exequias, después de duros enfrentamientos políticos con él, tras lo que Trump llegó a insultarlo duramente a través de las redes sociales.

La turbulenta relación entre ambos tuvo su punto álgido en verano de 2015, cuando Trump aseguró que McCain, veterano de la Guerra de Vietnam, “no es un héroe”. “(McCain) es considerado un héroe de guerra porque fue capturado. Me gustan las personas que no fueron capturadas”, dijo entonces Trump, una afirmación que fue recibida con abucheos por parte del público. El mandatario se refería a una de las etapas más duras de la vida de McCain, un periodo que comenzó el 26 de octubre de 1967 cuando tenía 31 años de edad.

Su avión fue derribado sobre Hanoi y fue prisionero de guerra cinco años y medio en Vietnam, donde fue sometido a fuertes torturas físicas y mentales.

La mofa de Trump fue mal vista por la sociedad estadounidense, que trata de reconocer por lo alto los éxitos de los militares de su Ejército, y provocó que el presidente quedara retratado como alguien que no respeta a los veteranos de guerra. Así, mientras la plana mayor de Washington se congregaba en la Catedral de la capital estadounidense para dar su último adiós a McCain, Trump fue a jugar a un club de golf suyo situado a las afueras de la ciudad.

En las primeras filas del templo se sentaron Bill y Hillary Clinton; Barack y Michelle Obama; George y Laura Bush y Al y Mary Elizabeth Gore, pero también se podía distinguir entre los asistentes a senadores de todo el espectro político, desde la progresista Elizabeth Warren al republicano y gran amigo de McCain Lindsay Graham.

Algunos de los discursos durante el funeral sirvieron, además, como sutiles ataques a la manera de gobernar y actuar del atíico mandatario. Sin ir más lejos, Meghan McCain, hija del senador, reivindicó “la grandeza” de Estados Unidos y aseguró que el país al que representó y defendió su padre “no necesita ser grande de nuevo, porque siempre lo fue”. “La real, no la retórica barata para los hombres que nunca se acercarán al sacrificio que él ofreció tan voluntariamente, ni la apropiación oportunista de aquellos que vivieron vidas de comodidad y privilegio”, dijo la hija del senador, en una alusión velada a Trump.

Con esta estrategia, McCain pudo tener la última palabra frente a un Trump que tuvo que recluirse a lo largo del fin de semana en la Casa Blanca.

Publicado en Nacionales
Jueves, 30 Agosto 2018 14:22

Confrontación

La confrontación continua de Trump como táctica para hacer “grande” a Estados Unidos.

Amenazas, sanciones, aranceles e incluso insultos forman parte de la estrategia de acoso y derribo que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha seguido desde su llegada a la Casa Blanca para lograr su objetivo de que EE.UU. “vuelva a ser grande otra vez”, también en el plano internacional.

Esta estrategia de confrontación en las relaciones internacionales, alejada del multilateralismo y de los grandes acuerdos globales, desconcierta a los expertos, que alertan de los riesgos que ello presenta para el futuro de los Estados Unidos.

“Es uno de los reveses más sorprendentes de nuestra política en los últimos 70 años. Trump ha hecho todo lo posible para destruir el sistema internacional y las relaciones que EE.UU. ha construido en las últimas décadas”, señaló Gordon Adams, profesor emérito de política exterior en la American University de Washington. Una de las medidas favoritas del presidente para presionar a otros países, ya sean aliados o rivales históricos de EE.UU., e intentar conseguir aquello que él considera “justo” para su país, son los aranceles comerciales.

En los últimos meses, EE.UU. ha aplicado gravámenes a las importaciones de aluminio y acero de todo el mundo, después de decidir poner fin a la exención a socios comerciales como la Unión Europea, Canadá y México, entre otros, ha castigado a China con dos rondas de multimillonarios aranceles y ha golpeado a Turquía. Para la economista del Peterson Institute de Washington, Monica DeBolle, si bien esta estrategia “está perfectamente alineada con las promesas de su campaña y se mantiene fiel a su base”, económicamente hablando “tiene poco sentido”. El Gobierno estadounidense ha justificado esos castigos asegurando que son necesarios para reequilibrar su balanza comercial con los respectivos países, un argumento que en algunos casos “no se ha ajustado a la realidad”, de acuerdo a entendidos en diplomacia y comercio. “Los gravámenes a Turquía tenían un motivo político inequívoco: devolverle el golpe por detener a un pastor estadounidense (Andrew Brunson). El uso de medidas económicas por razones políticas generalmente no funciona bien, y sin duda son desacertadas”, consideró DeBolle. La opinión de la experta fue compartida por Simon Lester, del centro conservador de pensamiento Cato Institute, dijo que este tipo de medidas “va en contra del espíritu de las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC)”.

Precisamente, Trump ha cargado en repetidas ocasiones contra la OMC, organismo internacional al que ha amenazado con “hacer algo” si no empieza a tratar “adecuadamente” a su país.

“La OMC ha tratado muy mal a Estados Unidos y espero que cambie su actitud. Nos han estado tratando muy mal durante muchos, muchos años, y por eso estamos en una desventaja muy grande”, aseguró el mandatario en una rueda de prensa en julio en la Casa Blanca.

Hasta ahora, la estrategia de confrontación ha significado un incremento de la fricción de EE.UU. con la UE, Canadá, México, China, Irán y Turquía, entre otros, aunque sí ha tenido resultados relativamente positivos con Corea del Norte y, en menor medida, con Rusia.

La intimidación e insultos de Trump hacia el líder norcoreano, Kim Jong-Un, eran comunes hace un año, un periodo en el que lo llegó a calificar abiertamente de “loco”, “hombrecohete” y de quien dijo que “no le importa matar a su pueblo”.

El pasado 12 de junio, sin embargo, Trump y Kim Jong-Un celebraron una histórica cumbre en Singapur, de la que ambos salieron satisfechos a pesar de los pocos avances tangibles alcanzados.

“Parece que solo valora la intimidación y lo que él llama líderes fuertes, como (el presidente ruso, Vladimir) Putin. Este enfoque puede funcionar en negocios inmobiliarios, pero es una forma inmadura de conducir la diplomacia”, sentenció Adams, que aseguró que la confrontación es una táctica “contraproducente”.

Publicado en Nacionales
Jueves, 26 Julio 2018 20:05

Trump insiste en tema Putin

     “No cedí nada” ante Putin, declara el mandatario
     Donald Trump, subrayó que no cedió “nada” en su encuentro con el presidente ruso, Vladimir Putin, después de la polémica cumbre de Helsinki entre ambos mandatarios. “Cuando escuchen a los Medios Falsos hablar de manera negativa sobre mi encuentro con el presidente Putin y todo lo que cedí, recuerden, no cedí NADA, simplemente hablamos de futuros beneficios para ambos países”, recalcó Trump en un mensaje en Twitter.
     Además, apuntó que los dos líderes se llevaron “muy bien” algo que “es una buena cosa, excepto para los Medios Corruptos”.
     Trump recibió un aluvión de críticas tras la cumbre de Helsinki en la que desautorizó a las agencias de inteligencia estadounidenses al señalar que creía a Putin al negar que hubiese habido injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.
     Posteriormente, el mandatario se retractó al afirmar que se había “expresado mal” y dijo creer las informaciones de sus servicios de inteligencia, entre ellos el FBI y la CIA, de que Moscú trató de interferir en los comicios presidenciales en los que finalmente se impuso a su rival, la demócrata Hillary Clinton. Sin embargo, días después, volvió a asombrar la opinión pública de EEUU al informar que había invitado a Putin para una segunda cumbre en Washington en otoño. Esa invitación abre la posibilidad de que Putin visite Washington justo antes o después de las elecciones legislativas previstas para el 6 de noviembre.

Publicado en Nacionales
Jueves, 26 Julio 2018 20:01

Reducir Migración

     Andrés Manuel López Obrador y su gran triunfo hacen que Trump cambie estrategia con México
     El electo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, le propuso mediante una carta al mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, una serie de políticas para reducir la migración y concretar acuerdos para enfrentar de manera conjunta problemas bilaterales.
     La carta se entregó al equipo de trabajo que encabezó el secretario de Estado de EE.UU., Michael Pompeo, que visitó México el 13 de julio para reunirse con López Obrador, en lo que fue el primer acercamiento del líder izquierdista con miembros del Gobierno de Estados Unidos. El futuro canciller, Marcelo Ebrard, fue el encargado de leer la misiva de López Obrador, quien le propuso a Trump “hacer un esfuerzo por avanzar en las áreas sustantivas en las que está la esencia de la relación bilateral: el comercio, la migración, el desarrollo y la seguridad”.
     El ganador de la elección del 1 de julio consideró “necesario encontrar un camino común en esos cuatro temas para avanzar en otros puntos de la relación bilateral”.
     Ebrard recordó que la propuesta tiene como objetivo iniciar una nueva etapa en la relación entre ambos países “basada en el respeto mutuo y en la identificación de áreas de entendimiento en intereses comunes”.
     En materia de comercio, López Obrador le dijo a Trump “que vale la pena hacer un esfuerzo por concluir la renegociación” del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) “ya que prolongar la incertidumbre podría frenar las inversiones a mediano y largo plazo, lo que dificulta el crecimiento económico de México”.
     Le recordó que una parte de su equipo acompañará al del Gobierno mexicano actual que retomará pláticas el 26 de julio en Washington.
     Mientras que en asuntos de migración, le dijo que el propósito fundamental de su Gobierno “será que los mexicanos no tengan que migrar por pobreza o violencia y que la migración sea optativa y no necesaria”.
     “Nos esforzaremos en lograr que las personas encuentren trabajo en sus lugares de origen”, apuntó.
     Sobre el problema de la migración, López Obrador señaló a Trump que “se debe atender de manera integral” mediante un plan de desarrollo que incluya a los países de Centroamérica.
     “Si en este plan participa Estados Unidos y México e incluimos a los países centroamericanos aportando recursos de acuerdo a su economía podría abrir una enorme cantidad de recursos para el desarrollo de la región”, expuso.
     Señaló que el 75 % de los recursos de ese plan se destinaría a proyectos para el desarrollo y el 25 % al control fronterizo y seguridad y de esa forma se atenderían las causas que originan el fenómeno de la migración.
     Le anticipó que su proyecto de Gobierno desterrará la corrupción, abolirá la impunidad y actuará con austeridad “y todo el ahorro lo utilizará para financiar el desarrollo del país en diferentes proyectos productivos”. Adelantó que en la frontera norte de México se creará una zona libre o franca para promover la inversión, el desarrollo productivo y la generación de empleos “y será la última cortina para retener trabajadores” de su territorio.
     Dijo que en México, a partir del 1 de diciembre, cuando tome posesión “habrá muchos cambios”.
     “Y estoy seguro que podemos llegar a acuerdos para enfrentar juntos los problemas bilaterales, respetando en todo momento los derechos humanos”, agregó.

Publicado en México
Página 1 de 11

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento